Archivo de la categoría "Bebé"

Repelentes de mosquitos seguros para su bebé

21 de septiembre, 2016 por Azalia

moms with babies

No use repelentes de insectos en bebés menores de dos meses de edad. Use productos registrados por la EPA (Agencia de Protección Ambiental).

Como madre, usted quiere hacer todo lo posible por proteger a su bebé. Y por supuesto desea protegerlo de las picaduras de los mosquitos y otros insectos. De esta forma evita que su bebé se contagie con el virus del Zika, el dengue o el chinkunguña.

Quizás la primera reacción es pensar en usar productos “naturales” en la delicada piel de su bebé. Pero debe pensarlo de nuevo, los repelentes de insectos “naturales” no han comprobado que pueden evitar el contagio del Zika, dengue o chinkunguña.  Lo mejor es usar productos que se han comprobados efectivos y seguros en los bebés, como los registrados por la EPA. Lea etiqueta del repelente y asegúrese que contiene al menos uno de los siguientes ingredientes:

  • DEET
  • Picaridin (también conocido como: KBR 3023, Bayrepel o icaridina)
  • IR3535
  • 2-undecanona

Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) recomiendan lo siguiente:

  • Siga las instrucciones de la etiqueta al aplicar repelente de insectos a sus niños.
  • No les aplique repelente de mosquitos a bebés menores de  2 meses.
  • Evite aplicar repelente en las manos de su bebé. También tenga cuidado que no le caiga en los ojos, la boca o en áreas de la piel irritada o cortada.
  • No utilice productos que contengan aceite de eucalipto de limón (OLE) o para-mentano-diol (PMD) en niños menores de 3 años.

Protéjase a usted y a su bebé usando una malla para los mosquitos. Use una malla mientras su bebé está en su cuna, corral o carriola. Las mallas para los mosquitos ayudan a disminuir el uso de repelentes y protegen a su bebé de picaduras. Asegúrese que la malla o mosquitero no toque la piel del bebé, para evitar que los mosquitos lo piquen.

Cómo se diagnóstica la microcefalia

26 de agosto, 2016 por Azalia

Pregnant with mug

La microcefalia es un defecto de nacimiento, en el cual la cabeza del bebé es más pequeña de lo esperado, en comparación con bebés del mismo sexo y edad. Los casos de microcefalia han estado en aumento en diferentes partes del mundo. Esto se debe principalmente al aumento en los casos de Zika en las mujeres embarazadas. Pero la microcefalia no solo ocurre por el virus del Zika, sino que se asocia a otras exposiciones como: la varicela, rubéola, toxoplasmosis, citomegalovirus y otros problemas.

Si usted ha estado expuesta o sospecha que ha estado expuesta al virus del Zika durante el embarazo, es normal que se pregunte si su bebé se ha afectado. Sin embargo no todas las mujeres que tienen Zika en el embarazo tienen bebés con microcefalia. La microcefalia puede ser diagnosticada en el embarazo o luego que nace el bebé. Durante el embarazo, su profesional de la salud podría diagnosticar la microcefalia con uno o varios ultrasonidos a fines del segundo trimestre o principios del tercer trimestre.

Para diagnosticar la microcefalia después del nacimiento, el profesional de la salud de su bebé le mide la circunferencia de la cabeza durante el examen físico. La circunferencia de la cabeza es la distancia alrededor de la cabeza del bebé. El profesional luego compara la medida de su bebé con la de otros bebés del mismo sexo y edad. Visite los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) para ver los cuadros de crecimiento que incluyen información sobre la circunferencia de la cabeza de bebés y niños.

También es posible que haga estas pruebas:
• Análisis de sangre
• Tomografía computada (también llamada CT o CAT scan). La tomografía computada usa equipos de rayos X especiales y poderosas computadoras para tomar imágenes del interior del cerebro de su bebé.
• Prueba de imágenes por resonancia magnética (MRI, por sus siglas en inglés). El MRI usa imanes grandes y ondas de radio para tomar una imagen clara del cerebro de su bebé.

Aunque es importante es que esté orientada sobre este tema, no se adelante a pensar lo peor. Hable con su proveedor de cuidados de la salud sobre sus preocupaciones.

Lactancia: qué hacer cuando hay dificultades

17 de agosto, 2016 por Azalia

Mom calming crying baby

Antes de comenzar a amamantar a mí bebé había leído bastante sobre la lactancia. Aprendí mucho, pero no fue hasta que lo practiqué que realmente supe cómo hacerlo. Lactar al bebé es una destreza que requiere práctica. Y como toda principiante, tuve algunas dificultades, pero con la práctica y con algunos buenos consejos pude resolverlos y lactar con éxito, ¡por dos años y medio!

Hoy día tenemos mucha información y ayuda disponible en línea, por teléfono y de forma convencional- hablando con un consultor en lactancia o una mamá experta, entre otros. No se desanime y siga leyendo, verá que cada situación tiene una solución.

Pecho cogestionado o demasiado lleno. Es normal que haya momentos en los cuales sus senos se llenen de leche. Pero si es demasiado, estos se van a agrandar o a sentir congestionado. Pudieran sentirse sensibles o que le molestan. Esto le indica que debe amamantar o sacarse la leche, si su bebé no está consigo. Cuando logre vaciarlos, la molestia debe desaparecer. Si pasa tiempo lejos de su bebé considere usar regularmente un saca leche, para aliviar la congestión. Pero lo ideal es pueda amamantar, trate de no saltarse ninguna toma de leche de su bebé. Tome una ducha tibia o ponga unos paños tibios en los senos para ayudarle a expresar l aleche. Luego de amamantar debe ponerse unos paños fríos.

Dolor en los pezones. Esto puede ser común, especialmente los primeros días que está amamantando. Si sus pezones están agrietados es posible que deba cambiar la posición en la cual está amamantando. Asegúrese que su bebé se ha prendido correctamente. Si no lo está, debe separarlo (usando su dedo meñique para romper la succión del bebé) y volver a posicionarlo. Coloque unas gotas de leche materna en sus pezones, esto le ayudará a cicatrizarlos. Pregunte a su médico si puede usar cremas que venden para los pezones, que son compatibles con la lactancia.

Ductos tapados. Cuando esto ocurre los pechos se sienten muy duros en un área específica, enrojecidos o irritados. También puede sentir que no se vacían, aun cuando está lactando. Póngase una toalla húmeda con agua caliente o tome una ducha en agua tibia. Cuando amamante comience con el pecho que le molesta, aunque se sienta incomodo es importante que siga lactando para que se destape el ducto. Dese un masaje en el área que se siente dura mientras lacta. Trate de extraerse un poco de leche de forma manual. Hable con el médico si le da fiebre, escalofríos o mucho dolor.

Mastitis. Esto es una infección que puede ocurrir a consecuencia de tener los ductos tapados, no haber podido amamantar o si sus pechos están congestionados. Usted puede sentir un área muy sensible y dura, que se siente caliente y puede estar enrojecida. Además puede darle fiebre, escalofríos o dolor. En estos casos debe llamar al médico, es posible que le haga falta tomar un antibiótico. Usted debe seguir amamantando, la mastitis no afecta a su bebé o la leche, al contrario le ayuda a eliminar la infección. Evite usar un sostenedor muy ajustado.

No sé quede con dudas, ni se dé por vencida si tiene dificultades. Usted puede comunicarse con la Línea de Asistencia Nacional sobre la Lactancia Materna. Ellos hablan en español y pueden ofrecerle ayuda gratuita, con solo una llamada telefónica. Llame al 1-800-994-9662 y una experta podrá ayudarle.

Vacunación infantil: preguntas frecuentes

15 de agosto, 2016 por Azalia

Family with nurse

El tema de las inmunizaciones y su bebé puede traer consigo algunas preguntas. Estos son algunas de las preguntas más comunes que pueden surgir.

Mi bebé no recibió la vacuna que le tocaba este mes porque no había (o estaba enfermo), ¿cuándo se la deben poner?

Tan pronto como la vacuna esté disponible o su bebé se mejore deben aplicarle la vacuna que no recibió. Tenga en mente que este atraso en recibir una vacuna específica puede alterar el resto de las vacunas que reciba en esa serie. Es decir quizás la próxima dosis ya no le toque a los 4 meses, sino que le toque a los 5 meses. Hay un tiempo mínimo que se debe esperar entre una dosis y otra de una misma vacuna. Su proveedor de la salud le podrá dar detalles más específicos.

Estoy alarmada, a mi bebé le dieron una misma vacuna dos veces, ¿es esto peligroso?

Recibir una dosis “extra” de una vacuna, por lo regular, no debe causar problemas en su bebé. Lo ideal es que esto no suceda, pero si sucede no debe alarmarse. Siempre tenga la tarjeta de vacunación de su bebé consigo y pida que le expliquen que vacuna van a aplicarle a su bebé. Trate de estar al tanto de cual vacuna es la que le toca a su bebé, para que pueda estar alerta ante un posible error.  Con ciertas vacunas la recomendación es que so no hay evidencia de haberla recibido, hay que aplicarla, aunque usted piense que ya la recibió en el pasado. Hable con su profesional de la salud si tiene preguntas sobre este tema.

¿Es cierto que las vacunas pueden causar autismo?

No hay evidencia o estudios clínicos que hayan comprobado que las vacunas causan autismo. Las vacunas son seguras y necesarias para su bebé. Millones de bebés reciben vacunas cada año, mostrando la seguridad de las mismas. Las vacunas protegen a su bebé de enfermedades muy serias que pueden causar la muerte si ocurren, por ejemplo el tétano, tos ferina, hepatitis B, rotavirus, etc.

Mi bebé recibió la primera dosis de la vacuna contra la poliomielitis (Sabin) de forma oral, pero ahora le quieren dar su segunda dosis de forma inyectable, ¿eso está bien?

Sí, un bebé puede recibir la vacuna contra la polio inyectable o intramuscular, aún si recibió en el pasado la vacuna de la polio en gotas (oral). La recomendación que hace el Comité Asesor sobre Prácticas de Inmunización (ACIP, en inglés)  es que se use la vacuna de polio inyectable.

Son tantas las vacunas que debe recibir mi bebé, tengo temor que le cargue demasiado su sistema inmunológico.

Los bebés reciben muchas vacunas, pero las mismas contienen cantidades mínimas y purificadas de una parte del virus. Esta pequeña partícula no puede dar la  enfermedad al niño, pero si hace que el cuerpo la recuerde y que no se enferme con dicha enfermedad. Muchos expertos creen un bebé se expone a más bacterias y virus en el día a día (al usar chupete, biberón, juguetes etc.) que por la vacunación. Las vacunas no sobrecargan el sistema inmunológico del bebé.

Las vacunas son seguras y es la mejor forma de proteger a su bebé de enfermedades que son serias. Si tiene otra pregunta sobre las vacunas y su bebé, comuníquese con Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades, (CDC, en inglés) llenando el siguiente formulario: https://wwwn.cdc.gov/dcs/

Alimentación y la lactancia: ¿debe seguir una dieta especial?

3 de agosto, 2016 por Azalia

Mom breastfeeding (2)

La leche materna es el mejor alimento para su bebé. Su cuerpo produce leche materna de alta calidad, inclusive si su alimentación no es “perfecta”. Además, ¿quién lleva una perfecta? Lo que hay que tener en cuenta es que hay ciertos nutrientes que son claves mientras usted amamanta a su bebé. Pero no es necesario llevar una dieta especial mientras amamanta.

Agua

Tomar suficiente agua le ayuda a su cuerpo a recompensar los fluidos que usa al producir leche materna y le ayuda mantener una buena producción de leche materna. Una buena regla a seguir es: tome un vaso de agua cada vez que amamante.

Vitaminas y minerales

Usted puede tomar una multivitamina para ayudarle a cumplir sus necesidades nutricionales. Durante la lactancia su cuerpo necesita mayor cantidades de ciertos nutrientes como la vitamina C, vitamina A, yodo y otros. Tomar una multivitamina no recompensa una mala alimentación, pero ayuda a complementar la misma. Hable con su proveedor de cuidados de la salud para que le ayude a escoger una multivitamina adecuada para usted.

Alimentos nutritivos

Coma alimentos sanos de todos los grupos de alimentos. Evite hacer dietas que limiten grupos de alimentos, por ejemplo, dietas bajas en carbohidratos o grasas. Su alimentación deben ser balanceada y que incluya alimentos que provean buena nutrición y grasas saludables. Por ejemplo: frutas, verduras, pescado, cereales, granos, etc.

Qué debe limitar

  • Cafeína: Usted puede tomar café, pero trate de no excederse. Dos tazas de café al día no le van a hacer daño a su bebé. Pero si usted toma demasiado café puede que la cafeína que lleve a la leche materna interfiera con el sueño de su bebé. De igual forma algunos refrescos de soda y medicamentos pueden contener cafeína. Lo mejor es que no tome refrescos de soda o que los limite. Hable con su doctor antes de tomar cualquier medicamento.
  • Pescado: Coma pescados bajos en mercurio. Los pescados contienen ácidos omega 3 que son esenciales para el buen desarrollo neurólogo o y visual de su bebé. Usted puede comer 2-3 porciones de pescado bajo en mercurio. No consuma más de 6 oz de atún albacore a la semana.
  • Alimentos que no proveen buena nutrición: Algunos ejemplos son las sodas, los productos de panadería, los dulces o golosinas. Este tipo de alimentos provee mucha azúcar y grasas saturadas y pocos nutrientes. Este tipo de alimentos puede hacer que usted aumente mucho de peso y que usted tenga deficiencias nutricionales.
  • Alcohol: Lo mejor es que no tome alcohol mientras amamanta. Pero si usted va a tomar alcohol, debe esperar a que su bebé tenga más de 3 meses. La cantidad de alcohol que toma también juega un papel importante. Solo tome un trago o una bebida alcohólica y espere 2 horas luego que ha tomado una bebida alcohólica para amamantar. Si toma más de una bebida, necesita esperar más tiempo.

Fumar y su efecto en la leche materna

31 de mayo, 2016 por Azalia

mom breastfeeding

Si fuma, lo ideal es dejar de fumar antes del embarazo. Muchas madres logran dejar de fumar en el embarazo. Esto es un gran logro. Pero, no tiene que parar su estilo de vida sano, incluyendo no fumar, una vez nazca el bebé.

Algunas mujeres que fuman piensan que no pueden amamantar a su bebé. Pero la realidad es que usted puede amamantar a su bebé, aunque fume. Lo ideal es que no fume, pero los beneficios de la lactancia materna son mayores que los riesgos a la exposición a los cigarrillos. Se ha comprobado que cuando la madre fuma, el riesgo de problemas respiratorios es mayor si el bebé toma leche de fórmula, en comparación a los bebés que toma leche materna. La Academia Americana de Pediatría reconoce que el embarazo y la lactancia son momentos ideales para que la mamá deje de fumar, pero esto no quiere decir que porque la madre fume no pueda amamantar a su bebé.

Aunque la nicotina se transfiere a la leche materna, no se han reportado efectos adversos serios en los bebés de las madres que fuman. Se han observado algunos efectos secundarios en los bebés expuesto a cantidades altas de nicotina (es decir mujeres que fuman más de 20 cigarrillos al día). Así que mientras menos fume la madre mejor será para el bebé. Entre estos efectos se incluyen: diarrea, náuseas, vómitos e irritabilidad al dormir. Fumar también afecta la producción de leche materna.

Para proteger a su bebé y mantener su leche materna sana y segura:

  • Haga todo lo posible por dejar de fumar o fume lo menos posible.
  • Evite fumar justo antes de lactar.
  • Nunca fume mientras está amamantando.
  • Espere una hora y media luego de fumar para dar el pecho.
  • Antes de amamantar cámbiese la camisa por una limpia o en la que no haya fumado. Así evita pasar los contaminantes del cigarrillo que quedan impregnados en su ropa.
  • Lávese las manos y la cara antes de amamantar a su bebé para evitar trasmitir contaminantes a través de su piel.

Toda persona que fume, debe hacerlo fuera de la casa, el auto y la habitación en la cual se encuentra el bebé. Fumar cerca del bebé lo expone al humo segunda mano, que causa problemas respiratorios y aumenta el riesgo del síndrome de la muerte súbita infantil.

Alcohol y la lactancia: lo qué debe saber

25 de abril, 2016 por Juviza

El alcohol suele ser parte de las actividades sociales como fiestas, reuniones familiares, o cenas con amigos. Ahora que no está embarazada, usted se preguntará si puede ingerir alcohol mientras amamanta. Esto depende de la cantidad de alcohol que usted tome y el tiempo que ha pasado luego de tomarlo. Según MotherToBaby (una organización de especialistas en exposiciones), cuando una mujer bebé alcohol éste navega por su sistema sanguíneo y se pasa a la leche materna. Por esto recomendamos que lo mejor es evitar el consumo de alcohol durante la lactancia, pero si usted opta por tomar alcohol en una cantidad moderada, debe seguir esta recomendación: espere 2 horas después de cada bebida alcohólica antes de lactar y no tome más de dos tragos por semana.

Un trago de alcohol equivale a:

  • 12 oz. de cerveza (en vaso o una botella).
  • 5oz de vino (una copa)
  • 12oz. de refresco con contenido alcohólico (“wine coolers”) (en vaso o una botella)
  • 1.5 oz. de bebida alcohólica fuerte (solo, o mezclado con jugo).

Quiere decir que si usted tomó 2 copas de vino, usted debe esperar 4 horas antes de poder amamantar a su bebé. Y si toma 3 cervezas, debe esperar 6 horas antes de poder amamantar y así sucesivamente se añaden 2 horas por cada bebida alcohólica. Algunas mujeres creen que usar un sacaleches ayuda a eliminar el alcohol más rápidamente, pero esto no es cierto. Aunque ingerir alimentos puede ayudar a minimizar el efecto del alcohol en el cuerpo, esto no hace que se elimine más rápido. La realidad es que entre más tragos tome, más tiempo tendrá que esperar para que el cuerpo elimine el alcohol.

Aunque no se sabe el efecto que el alcohol podría tener en la salud del bebé a largo plazo, algunos reportes han encontrado que esto ha causado problemas con la alimentación e interrupciones del sueño. Si usted toma con mucha frecuencia, no puede controlar la cantidad de alcohol que toma, o toma alcohol hasta que se emborracha, busque ayuda para dejar este hábito. La seguridad suya, de su bebé y de su familia puede estar en riesgo por esto. Hable con su profesional de la salud y con el pediatra de su bebé para que la orienten sobre la mejor forma de mantener su leche segura y a su bebé saludable.

Si su bebé no pudo recibir una vacuna, ¿puede recibirla en otro momento?

22 de abril, 2016 por Azalia

calendario de vacunaciones2015

Como madre usted siempre va a hacer lo mejor por su bebé. Por ello usted se asegura que su bebé recibe todas sus vacunas. Sin embargo hay veces que esto o es posible. Por ejemplo, si hay escasez de alguna vacuna, si su  bebé se  enferma o perdió alguna cita médica, etc. No debe de estresarse por eso, es normal que a veces las cosas no salen como planificamos. Lo importante es que tan pronto pueda lleve a su bebé a recibir la vacuna que no recibió en el momento adecuado.

Sin embargo, el pediatra debe evaluar si es necesario o no aplicar la vacuna que no recibió o en qué momento hay que aplicarla. Cada vacuna tiene un tiempo específico en el cual se debe aplicar y hay un tiempo mínimo y máximo entre una dosis y otra. La verdad es que este tema del esquema de vacunación y cada cuanto aplicar una vacuna, puede ser complicado. Por ello es que siempre debe verificar con el pediatra que corresponde hacer.

Veamos por ejemplo la vacuna contra la poliomielitis y su esquema de vacunación:

  • primera dosis: 2 meses de edad
  • segunda dosis: 4 meses de edad
  • tercera dosis: entre 6 y 18 meses
  • cuarta dosis: entre los 4 y 6 años.

¿Pero qué sucede si su bebé no recibe la primera dosis a los dos meses?  Si esto sucede es probable que la segunda dosis haya que moverla un poco más tarde de los 4 meses. No tan solo hay que cumplir con cierto número de dosis, sino que hay un intervalo de tiempo mínimo y a veces máximo entre una dosis y otra. Entre la primera y segunda dosis de polio deben pasar al menos 4 semanas. Así que si un bebé recibe su primera dosis a los 4 meses, deben contar al menos 4 semanas para recibir la segunda dosis, así que será en algún momento a los 5 meses.

¿Qué debe saber?

Siempre debe consultar al doctor cuando puede aplicar la vacuna que perdió y la siguiente dosis, así se aseguran que esperan el mínimo de tiempo entre una dosis y otra.

Primeros alimentos para su bebé: qué puede darle

26 de febrero, 2016 por Azalia

P53_SR100148_05095rsrt_zps54d29feb

El mejor alimento para su bebé es la leche materna. Durante los primeros seis meses de vida, su bebé debe consumir exclusivamente leche materna o fórmula. Cercano a los seis meses el cuerpo de su bebé ya estará listo para comenzar procesar los alimentos sólidos. Pero teniendo en mente que la nutrición principal debe provenir de la leche materna o fórmula. Los alimentos sólidos solo complementan su alimentación. Contrario a lo que se creía anteriormente no es necesario empezar los alimentos sólidos en un orden específico. Lo que es importante es que su bebé consuma alimentos sanos y nutritivos.

  • Comience dándole pequeñas cantidades, solo unas pocas cucharadas para que se familiarice con los sabores.
  • Introduzca un solo ingrediente a la vez. Es decir, si le va a dar espinacas, no la mezcle con otros ingredientes. Dele solo espinacas.
  • Espere unos 2-3 días antes de introducir un segundo nuevo alimento y así sucesivamente. Introducir un alimento a la vez le ayuda a observar cómo reacciona su bebé al nuevo alimento.
  • Al comenzar a introducir alimentos sólidos, también debe darle a su bebé un poco de agua.
  • Entre los 6- 8 meses su bebé necesita que todos los alimentos sean majados y en consistencia de puré.  Luego de los 8 meses, ya puede darle alimentos blandos y en trocitos que su bebé puede agarrar con sus dedos.

¿Qué alimentos puede darle a su bebé?

  • Verduras
    Espinacas, brécol, aguacates, calabaza (zapallo), calabacines, papas, chayote, camote, guisantes. Las verduras deben ser cocidas y molidas. No le añada sal o condimentos. No le dé verduras duras o sin cocinar, ya que pueden atragantar a su bebé.
  • Frutas
    Moras azules, bananas, cerezas, etc. Recuerde pelar, remover semillas, cocinar (aquellas frutas que sean dura) y majar ciertas frutas, ejemplo: duraznos, manzanas y peras. Cuidado con las uvas, estas pueden atragantar al bebé. Las puede pelar, quitar las semillas y majar.
  • Cereales
    El cereal de arroz fortificado con hierro es una excelente opción. Lo puede preparar con un poco de fórmula o con su leche materna. No ponga el cereal en el biberón. Colóquelo en un plato y use una cuchara para dárselo a su bebé.
  • Carnes
    Puede darle carnes luego que han sido cocidas y hechas puré. Algunas opciones son el pollo, pavo, pescado y la carne de res. También puede darle frijoles o lentejas que han sido cocidos y hechos puré.
  • Lácteos
    El yogur, si es sin azúcar y sin otros ingredientes, puede ser una buena opción. No le añada miel, ni le de yogur bajo en grasa a su bebé. Ya cuando su bebé haya probado algunas frutas, puede mezclarlo con manzanas cocidas o moras azules. La leche debe ser sólo materna o de fórmula, nunca le de leche de vaca a su bebé.

 

Pérdida de audición en el recién nacido: Lo qué debe saber

15 de enero, 2016 por Juviza

hispanic mom and baby

El nacimiento de su bebé es un evento de la vida que trae mucha felicidad. Es inevitable querer irse a casa luego para disfrutar esta nueva etapa en la comodidad de su propio hogar. Sin embargo, antes de que le den de alta del hospital, su bebé necesitará varias pruebas de detección. Entre éstas esta la prueba de audición.

Para poder evaluar la audición de su bebé el profesional de la salud hará una de dos pruebas:

  • Respuesta auditiva troncoencefálica automatizada (AABR, por sus siglas en inglés): Parches (electrodos) son colocados en la cabeza del bebé y unos pequeños audífonos son colocados en los oídos. Éstos envían un tono y los parches entonces miden la reacción del nervio auditivo al sonido. Una computadora mide estos niveles y le ayuda al profesional de la salud con la interpretación y evaluación.
  • Emisiones otoacústicas (OAE, por sus siglas en inglés): Un pequeño audífono (conectado a una computadora) es colocado en el oído del bebé. El profesional de la salud envía un sonido suave a través del audífono y el eco del sonido en el canal auditivo del bebé es medido.

Si resulta que su bebé no pasa la prueba AABR u la prueba OAE, es probable que el profesional de la salud recomiende un especialista en audición (llamado un audiólogo), para corroborar si existe pérdida auditiva o no.

En realidad no se conoce las causas exactas de la pérdida de audición en los recién nacidos pero algunas posibilidades incluyen:

  • Los genes. Es posible que la pérdida auditiva suceda con otros defectos de nacimiento, pero si usted o su pareja tienen historial familiar de pérdida auditiva, le conviene hablar con un asesor en genética.
  • Virus e infecciones durante el embarazo. Tener problemas como el citomegalovirus, rubeola, y/o toxoplasmosis (entre otras), pueden provocar complicaciones. Un chequeo preconcepcional puede detectar estos problemas.
  • Nacimiento prematuro o bajo peso al nacer. Bebés que nacen antes de las 37 semanas de embarazo y/o que pesan menos de 5 libras y 8 onzas, están a riesgo.

Ya dicho, estas evaluaciones son sumamente importante ya que un diagnóstico y tratamiento temprano pueden ayudar a minimizar problemas de habla, lenguaje, y sociales.