Cómo se induce el parto

Conozca los procedimientos que se usan cuando su profesional de la salud induce el parto.

Una vez se ha determinado que usted necesita una inducción del parto, su proveedor del cuidado de la salud puede usar una de los siguientes métodos:

Separar el saco amniótico de la pared del útero (“romper las membranas”): El proveedor del cuidado de la salud introduce en su cérvix un dedo cubierto con un guante y procede a separar el saco amniótico (que contiene al bebé) de la pared uterina. Usted podría sentir un poco de cólico o tener un ligero sangrado. Este procedimiento se puede hacer en la oficina del proveedor de la salud.

Madurar la cérvix o cuello uterino: El proveedor coloca una pequeña tableta o supositorio en la parte alta de la vagina, junto a la cérvix. Un supositorio es un medicamento que se derrite una vez se coloca en su lugar. Esto ayuda a que la cérvix se ablande y se adelgace. Después de recibir el medicamento, usted puede comenzar a tener contracciones de parto.

Administrar un medicamento para iniciar las contracciones: Regularmente se usa un medicamento llamado oxitocina (Pitocina), que hace que las contracciones sean muy fuertes. Aunque su cuerpo produce oxitocina naturalmente, la forma sintética (Pitocina), puede administrarse de forma intravenosa.

Reventar el saco amniótico (“romper las membranas o fuente”): El proveedor de cuidados prenatales usa un pequeño instrumento para romper el saco que contiene a su bebé. Generalmente este procedimiento no es doloroso. Pero de seguro va a sentir como sale el agua de las membranas.

En la mayoría de los casos, la inducción funciona, y usted puede tener a su bebé por parto vaginal. Una inducción puede demorarse unas pocas horas o durar tanto como dos o tres días. Depende de cómo su cuerpo responda al tratamiento que ha recibido. Siempre hable con su proveedor de cuidados de la salud sobre las ventajas y desventajas de tener una inducción.

COMMENTS