Hipotiroidismo

Si sufre de hipotiroidismo, un buen manejo antes de quedar embarazada y durante el embarazo le ayudará a evitar complicaciones y a que su bebé nazca sano.

La tiroides es una pequeña glándula en forma de mariposa localizada en la parte delantera del cuello. Produce las hormonas tiroideas que controlan el funcionamiento de nuestro organismo incluyendo el corazón, cerebro, músculos e hígado.

El no producir suficientes hormonas tiroideas causa una condición llamada hipotiroidismo. Los síntomas pueden incluir los siguientes:

  • Aumento de peso sin explicación
  • Fatiga
  • Sentir frío
  • Períodos menstruales más fuertes
  • Estar olvidadiza
  • Estreñimiento
  • Ritmo cardíaco lento
  • Engrandecimiento de la glándula tiroides
  • Dolor muscular y de las articulaciones
  • Pérdida del cabello
  • Piel seca

Algunas mujeres tienen problemas de la tiroides y no lo saben. Cuando acuda a su control preconcepcional, hable con su profesional de la salud y pídale que le haga una prueba de sangre. Esto es especialmente importantes si hay un historial familiar de problemas de la tiroides o de partos prematuros.

Durante su embarazo la tiroides juega un papel crítico en el desarrollo del cerebro y el sistema nervioso de su bebé. Si su bebé no recibe suficientes hormonas tiroideas pudiera tener serios problemas cognitivos y neurológicos. Esto puede ocurrir cuando la mujer no se ha tratado su hipotiroidismo, quizás porque desconoce que tiene esta condición. En el primer trimestre, es la etapa más crítica porque su bebé depende de las hormonas tiroideas que usted le transmite a través de la placenta. Luego la tiroides del bebé comienza a funcionar por sí sola. Aun así, usted debe controlarse esta condición para evitar las siguientes complicaciones:

Su profesional le recomendará una hormona tiroides sintética. Este medicamento es seguro durante el embarazo.

Si usted ya toma medicamentos para esta condición y queda embarazada, siga consumiéndolos y hable con su profesional lo más pronto posible. Los cambios hormonales propios del embarazo, afectan los niveles de la hormona tiroides. Por esto su profesional controla periódicamente los niveles y modifica la dosis del medicamento según sea necesario.

A veces es difícil diagnosticar problemas de la tiroides durante el embarazo ya que algunos síntomas semejan los cambios que sufre la mujer durante la gestación. Por esto lo mejor es siempre hablar de este tema con su profesional de la salud antes de quedar embarazada. Afortunadamente con el tratamiento apropiado la mayoría de las mujeres con hipotiroidismo puede tener bebés sanos.

COMMENTS