La transición de su bebé de la NICU al hogar

31 de julio, 2015 por Azalia

 

09_zpse880a1cf

Si su bebé lleva cierto tiempo hospitalizado, estará ansiosa por tenerlo en su casa. Usted puede tener una mezcla de alegría y de temor. Eso es normal. Ambos deben estar preparados para esta transición.

Una vez que su bebé alcance estos hitos, estará más cerca del día en que podrá irse a casa:

  • Puede mantener su propia temperatura corporal
  • Duerme en una cuna y no en la incubadora
  • Se alimenta adecuadamente del pecho o biberón (aunque algunos se van a casa con alimentación por sonda)
  • Aumenta de peso sistemáticamente
  • Respira por sí solo

Para ayudarle a prepararse para irse a casa con su bebé y cuidarlo tiempo completo, el personal de la NICU le asistirá para que se sienta cómoda dando de comer, vistiendo y bañando a su bebé. Le enseñarán a:

Cuanto más practique cuidar a su bebé mientras está en el hospital, más fácil será cuando lo lleve a casa. Antes de irse a casa con su bebé, aprenda a administrar la reanimación cardiopulmonar infantil (CPR).

El equipo de profesionales del hospital, incluyendo a la enfermera principal de su bebé, le ayudará a planear el alta de su hijo. Este equipo le recomendará los especialistas o servicios comunitarios que puedan necesitar, incluidas compañías de equipos y suministros. La trabajadora social o el supervisor de casos del hospital con frecuencia pueden ayudar a disponer las entregas de equipos, pagos y otros asuntos importantes.

Si su bebé está casi listo para marcharse a casa, pero no por completo, se le puede trasladar a una sala de cuidados menos agudos o de cuidados intermedios. Aunque esté feliz de que su bebé se está mejorando, quizás se sienta un poco nerviosa de dejar al personal y rutinas conocidas de la NICU. La visita a la sala de cuidados intermedios antes del traslado de su bebé puede ayudar a aliviar sus inquietudes.

Compartir la habitación

Es posible que cuidar a su bebé por sí sola la ponga nerviosa. Muchos hospitales le dan la oportunidad de compartir la habitación con su bebé por una o dos noches antes de marcharse a casa. Con frecuencia a los padres les resulta una forma útil de prepararse para regresar a casa con su bebé.

Uno o ambos padres pueden quedarse con el bebé y encargarse de su cuidado. Pero la enfermera está cerca para responder preguntas, si es que surgen.

Un último chequeo antes del alta

Antes del gran día, es posible que se le hagan algunas pruebas finales a su bebé, como análisis de sangre y una prueba de la audición. También es posible que se le haga al bebé una “prueba del asiento de seguridad para el vehículo”. Se chequeará el corazón y la respiración de su bebé mientras está sentado en el asiento de seguridad para confirmar que la posición en el asiento no le represente riesgo. Una vez recibidos los resultados de esas pruebas y cuando el bebé esté listo para el alta, ¡finalmente podrá regresar a casa con él!

Deje un comentario