Ultimas semanas del embarazo: molestias típicas y cómo sentirse mejor

14 de Octubre, 2015 por Azalia

staying-safe

Es normal que en las últimas semanas del embarazo se sienta cansada y ciertas molestias empeoren. Su cuerpo ha cambiado mucho para que su bebé pueda crecer y desarrollarse sanamente dentro de usted.

Cambios típicos y que puede hacer para sentirse mejor:

Incomodidad al dormir: A medida que progresa el embarazo, el tamaño del abdomen aumenta, haciéndosele difícil encontrar una posición cómoda para dormir. A esto se suma la ansiedad y el estrés que también pueden contribuir a que le de insomnio o que no pueda descansar bien. Los ejercicios de relajamiento, la respiración profunda, o simplemente cerrar los ojos e imaginarse en un lugar sereno pueden ayudar. Tome un baño o dúchese con agua tibia antes de acostarse.

Presión pélvica: Sentir que el bebé empuja hacia abajo, “sentir al bebé muy bajito” o “sentir presión en el área de la vagina” es una molestia que ocurre por la presión que hace el bebé en el área pélvica. Esto es un síntoma normal, si ocurre cerca del final del embarazo (no antes de la semana 33). Para aliviar esta presión, trate de no pasar mucho tiempo de pie. Puede acostarse un rato y relajarse mientras eleva sus caderas. Relájese en la bañera con agua tibia. Esto ayuda a aliviar el peso en el área de la vagina y espalda.

Hinchazón: Es normal que su cuerpo produzca y retenga más líquido durante el embarazo, particularmente en los últimos meses. Esto puede causar una hinchazón leve, especialmente en las piernas, pies y tobillos, pero también en las manos y en la cara. Debe acostarse a dormir del lado izquierdo, esto ayuda a mejorar la circulación y a prevenir la hinchazón. También beber agua ayuda a reducir la hinchazón porque la mantiene hidratada y le ayuda a eliminar el sodio (sal) del cuerpo. Vaya al hospital de inmediato si la hinchazón es severa o repentina, particularmente en las manos o en su cara, alrededor de los ojos. Esto puede ser una señal de una condición seria llamada preeclampsia.

Dolores en la espalda: Mientras el dolor no sea insoportable o un dolor constante, puede ser normal tener molestias en la espalda. Los cambios de postura para compensar el peso extra del embarazo y el cambio en  el centro de gravedad (se mueve hacia adelante y ejerce más tensión en la parte inferior de la espalda) son mayormente responsables de los dolores de espalda. Algunas formas de ayudar a evitarlos es asegurándose que tiene buena postura, puede hacer ejercicios de estiramiento o para fortalecer la espalda baja (hable con su médico al respecto), use calzado cómodo y coloque una almohada pequeña detrás de la cintura.

Fatiga o cansancio: Muchas mujeres se sienten más cansadas de lo normal a finales del embarazo. En esas etapas el cuerpo está produciendo nuevas hormonas y creando muchos cambios en preparación para el trabajo arduo que le espera. Algunas formas de sentirse mejor es acostándose a dormir más temprano, tomando siestas durante el día, limitando los eventos sociales, pidiendo ayuda a amistades y familiares (ahora y luego que nazca el bebé).

Estas últimas semanas del embarazo son muy importante para el desarrollo adecuado de su bebé. El cerebro de su bebé casi se duplica en peso en estas últimas semanas. Además, en este período los pulmones, hígado, ojos, y otros órganos tienen cambios muy importantes. Este desarrollo ayudará a su bebé a ser sano y adaptarse mejor al ambiente fuera del útero. Si su embarazo es sano, lo mejor es que dure al menos las 39 semanas y que el parto comience por sí solo. De esta forma le estará ofreciendo a su bebé todo el tiempo que necesita para crecer y nacer sano.

Deje un comentario