Controle la cantidad de sal que consume

28 de octubre, 2015 por Azalia

Woman eating salad

La sal y el sodio no son lo mismo. Sin embargo, muchas veces se usa la misma palabra cuando se habla de la cantidad de sodio en nuestra alimentación. La sal contiene sodio y nuestra meta debe ser consumir una cantidad moderada de sodio. Sabemos que la mayoría de las personas consumen más sodio de lo que su cuerpo necesita. Consumir sodio en exceso puede aumentar el riesgo de tener alta presión arterial, problemas del corazón y accidentes cardiovasculares.

El exceso de sodio en nuestra alimentación no proviene necesariamente de la sal que añadimos a la comida. Más del 75% del sodio que consumimos proviene de alimentos procesados (como las sopas enlatadas) y de comidas que compramos en restaurantes. Esos alimentos no necesariamente tienen un sabor salado. Por ejemplo, una lata de sopa enlatada pudiera tener casi todo el sodio que uno necesita consumir en un solo día, aunque el sabor de esa sopa no sea salado.

Las recomendaciones más recientes indican que las personas deben consumir 2,300 mg o menos de sodio al día. Si usted padece de alta presión arterial o su profesional de la salud le ha indicado que debe limitar el consumo de sodio, evite los alimentos que presentamos a continuación:

  • Sopas enlatadas. Si va a comprar una sopa en un restaurante, pregunte antes de ordenar. Verifique que esté preparada con ingredientes frescos y que no sea enlatada.
  • Productos de tomate procesado. Por ejemplo: salsas de tomate, jugo de tomate, salsas para pastas y cualquier otro que sea enlatado o envasado.
  • Algunos aderezos para ensaladas. Lea la etiqueta nutricional antes de comprarlos. En vez, haga un aderezo de aceite de oliva y vinagre. Es un aderezo delicioso, sano y de muy bajo contenido de sodio.
  • Ciertas meriendas o bocadillos. Por ejemplo galletas, “pretzels”, papitas en bolsa, etc.
  • Comidas congeladas con varios ingredientes. Lea la etiqueta del producto. Muchas de las comidas congeladas ya preparadas contienen mucho sodio para conservarlas. Las verduras y frutas congeladas son una mejor alternativa, porque no contienen sodio y son muy sanas.
  • Carnes procesadas o enlatadas. Por ejemplo las salchichas, embutidos, carnes ahumadas o deshidratadas, entre otros.

Recuerde que lo importante es la moderación. Siempre lea las etiquetas de los productos que vaya a comprar y haga preguntas cuando vaya a comer fuera de casa. Y mejor aún, trate de comer alimentos preparados por usted en casa, con ingredientes frescos, variados y sanos. ¿Necesita ideas? Mire las recetas que tenemos en nuestra página.

Deje un comentario