Colestasis intrahepática durante el embarazo

La ICP es un trastorno del hígado en el embarazo que presenta anomalías en el flujo de la bilis.

pregnancy-complications

No cabe duda que nuestro organismo trabaja continuamente para mantener un equilibrio. Piense en nuestro cuerpo como una “red” que se comunica las 24 horas al día con todos los órganos. Cada uno de estos órganos tiene una función importante. Ya dicho, ¿sabía usted que el hígado es uno de los órganos más importantes? Dentro de sus funciones están transformar los alimentos en energía, y eliminar las toxinas de nuestro organismo. También produce la bilis, un líquido amarillo verdoso que ayuda con la digestión y absorción de las grasas.

La etapa del embarazo trae muchos cambios que pueden causar interrupciones en el equilibrio del cuerpo. En algunas mujeres estos cambios pueden provocar ciertos trastornos. La colestasis intrahepática o ICP (siglas en inglés) es una de esos trastornos.

La ICP es un trastorno hepático (afecta el hígado) relacionado con el embarazo en el que se presenta  anomalías en el flujo de la bilis. En realidad no se conocen bien las causas de este trastorno, pero parece que los cambios hormonales del embarazo y factores de herencia influyen. Aproximadamente la mitad de las mujeres que padecen ICP tienen antecedentes familiares de trastornos hepáticos relacionados.

Los síntomas de la ICP pueden ser de leves a graves, pero por lo general comienzan en el segundo o tercer trimestre del embarazo. Entre los síntomas más comunes se encuentran:

  • Comezón en la piel: Se presenta con más gravedad en las palmas de las manos y en las plantas de los pies. Muchas mujeres afectadas sienten comezón en todo el cuerpo. Puede llegar a ser tan grave que interfiere con el sueño y las actividades diarias.
  • Ictericia: Esta coloración amarillenta de la piel y la parte blanca de los ojos se presenta en entre el 10 y el 20% de las mujeres con ICP. Es causada por la acumulación de una sustancia química llamada bilirrubina en la sangre, como resultado del trastorno hepático y la reducción en el flujo biliar.

Aunque la ICP afecta a menos del 1% de las mujeres en los Estados Unidos, la ICP puede ser muy molestoso para la mujer embarazada. Incluso puede afectar al bebé. Hasta un 60% de las mujeres que padecen ICP tienen partos prematuros (antes de las 37 semanas de gestación). Sin embargo, la ICP parece darse con más frecuencia en los embarazos de mellizos (o más bebés), posiblemente debido a los mayores niveles hormonales.

Un análisis de sangre puede verificar si usted tiene este trastorno hepático. De ser el caso, se pueden usar medicamentos. El profesional de la salud hace un seguimiento estricto del embarazo, y si lo considera necesario, puede recomendar adelantar el parto, si es que existen complicaciones serias para usted y su bebé.

COMMENTS