El síndrome antifosfolípidos puede afectar su embarazo

7 de diciembre, 2015 por Azalia

Pregnant woman talking with doctor

El síndrome antifosfolípidos (SAF) es un trastorno autoinmunitario y que afecta la coagulación de la sangre. Aunque puede ocurrir a cualquier edad, esta enfermedad es más común en mujeres jóvenes (las mujeres en edad de concebir), y en mujeres de mediana edad. El tener otro trastorno inmunitario (por ejemplo, lupus) aumenta el riesgo de que una mujer desarrolle anticuerpos antifosfolípidos.

Es común que la mujers que padecen SAF tengan problemas de coagulación sanguínea, como:

  • coágulos en las piernas que producen dolor o hinchazón
  • problemas en la válvulas del corazón que impiden el flujo normal de la sangre
  • ciertas erupciones de la piel en forma de arañas vasculares o puntos rojos
  • episodios frecuentes de sangrado de la nariz o las encías

A veces la mujer no tiene síntomas sino hasta cuando queda embarazada. Este síndrome puede complicar el embarazo, aumentado el riesgo de una pérdida, nacimiento sin vida, parto prematuro y alta presión arterial durante la gestación (preeclampsia). Si usted ha tenido varias pérdidas o complicaciones que no se logran explicar, pregúntele a su profesional de la salud si conviene hacerse ciertas pruebas de sangre para detectar esta condición.

Antes de concebir:

  • En la visita preconcepcional, háblele a su profesional de la salud de cualquier síntoma o molestia que pueda tener.
  • Déjele saber las complicaciones que haya tenido en embarazos anteriores, incluyendo pérdidas repetidas.
  • Aunque no es un trastorno que se transmita por herencia, parece que el que haya habido otras personas en la familia con este desorden aumenta el riesgo. Hable con su familia acerca del historial familiar y comparta esta información con su profesional de la salud.

Una vez embarazada:

  • Acuda a todas sus citas prenatales.
  • Siga el tratamiento que su profesional de la salud le indique. Hay medicamentos que son seguros durante el embarazo y otros que se deben usar con cautela.

Aunque el manejo de este trastorno autoinmunitario durante el embarazo es complicado, con un buen manejo es muy posible que logre tener a su bebé sano y a término.

 

 

Deje un comentario