Defectos congénitos del corazón: reduciendo su riesgo

12 de febrero, 2016 por Azalia

Pregnant woman

Este mes de febrero se dedica a crear conciencia sobre los defectos congénitos del corazón. De todos los defectos de nacimiento, los defectos del corazón son los más comunes. En la mayoría de los casos, no se sabe por qué el corazón del bebé se desarrolla de esta manera. Pero hay ciertos factores de riesgo que usted pudiera controlar:

  • Rubéola: Cuando la madre se contagia con esta infección aumenta el riesgo de este y otros defectos del nacimiento. Es importante que antes de concebir tenga todas sus vacunas al día, incluyendo especialmente la vacuna del MMR.
  • Cigarrillo, alcohol y drogas: El consumo del tabaco, el alcohol o la cocaína puede ser muy dañinos, además de que se asocia a los defectos congénitos del corazón. Si usted puede quedar embarazada, evite tomar alcohol, fumar o usar drogas.
  • Medicamentos: Entre los medicamentos que son un riesgo se incluyen la isotretinoína (usada contra el acné) y algunos anticonvulsivos.
  • Obesidad: si la mujer logra un peso sano antes del embarazo, se reduce el riesgo de tener un bebé con un defecto del corazón.
  • Diabetes : Si usted padece de diabetes es importante que controle los niveles de azúcar en la sangre antes de la concepción y durante el embarazo. Mientras mejor control lleve menos riesgo de defectos congénitos para su bebé. El exceso de azúcar en la sangre es muy dañino para el bebé.
  • Genética: En las últimas décadas se han identificado mutaciones genéticas (herencia) que pueden producir defectos en el corazón. Si los padres u otro hijo tienen defectos cardíacos, una consulta con un asesor en genética ayuda a evaluar el riesgo de tener un bebé con este defecto.

Un buen cuidado prenatal antes y durante el embarazo y controlar estos factores de riesgo pueden ayudarle a tener un bebé sano. Otra medida preventiva que puede ayudarle es tomar una multivitamina que contenga ácido fólico, que además de reducir el riesgo de los defectos del cerebro y la médula espinal, ayuda a que el bebé nazca con un corazón sano.

Deje un comentario