Evite contagiarse por el citomegalovirus en el embarazo

8 de junio, 2016 por Azalia

vacunas y su seguridad en el embarazo

El citomegalovirus es una infección común y no se considera peligrosa. Sin embargo para el bebé en el útero esta infección representa riesgos serios. Por ello las mujeres embarazadas deben cuidarse y evitar contagiarse con el citomegalovirus.

El citomegalovirus es una infección viral. Esto quiere decir que una vez usted la padece usted va a tener anticuerpos en su sangre por siempre. Los anticuerpos no son peligrosos para el bebé ni para usted. Simplemente es parte de la memoria que tiene su sistema inmunológico. Esto le ayuda a que no vuelva a padecer este virus en el futuro. Antes del embarazo usted se puede hacer una prueba para saber si alguna vez tuvo citomegalovirus.

Muchas mujeres tienen dudas cuando se hacen una prueba para el citomegalovirus y muestra que tiene anticuerpos. Mientras la infección no esté activa en el cuerpo, es decir es una infección del pasado, no hay peligro para el bebé. Pero si le hacen una prueba para detectar la presencia del virus (diferente a la prueba que mide anticuerpos), y se detecta el virus en la saliva, sangre, orina o fluidos corporales, esto puede ser peligroso para el bebé en el útero.

La mayoría de los adultos infectados con citomegalovirus no presentan síntomas y muchas veces no saben que han sido infectados. Cuando se presentan síntomas la persona puede tener: fiebre dolor de garganta, fatiga y glándulas inflamadas. Como esos son síntomas similares a otras enfermedades muchas personas no se dan cuenta que sean infectados con citomegalovirus.

Para usted proteger a su bebé del citomegalovirus, hágase una prueba para saber si tuvo el citomegalovirus en el pasado antes de quedar embarazada. Si usted nunca ha padecido esta enfermedad debe tomar ciertas medidas de precaución para evitar el contagio durante el embarazo. La infección se contrae de persona a persona al tener contacto con la saliva, orina y lágrimas de una persona infectada, usualmente un niño de 1-3 años. Las mujeres que trabajan con niños pequeños, como niñeras, enfermeras, y maestras de preescolares están a un riesgo mayor de enfermarse.

Siga estas medidas preventivas para evitar contagiarse con citomegalovirus:

  •  Lavarse las manos frecuentemente y luego de tener contacto  con la orina, saliva y secreciones nasales de niños pequeños.
  •  Lavarse las manos luego de cambiarle el pañal a un bebé, limpiarle la nariz y recoger los juguetes de niños pequeños.
  •  No besar a un niño pequeño en la boca.
  •  No compartir comida, cepillo de dientes, toallas, vasos ni utensilios con niños pequeños.

 

Deje un comentario