La inducción del parto al despegar el saco amniótico o las membranas del útero

Despegar o separar el saco amniótico es una forma que usan los médicos para inducir o ayudar a la mujer a ponerse de parto. Orientese sobre este tema si le recomiendan este procedimiento.

Induccion parto

Una forma que algunos médicos usan para ayudar a la mujer a ponerse de parto o para inducir el parto es despegando las membranas del saco amniótico del útero. Otro nombre para este procedimiento es la maniobra de Hamilton. Este procedimiento es diferente al de romper las membranas, en el mismo no se busca romper las membranas, sino separarlas.

Cómo se hace este procedimiento

El proveedor de cuidados de la salud inserta suavemente su dedo (que está cubierto con guantes) en el útero de la mujer para separar o despegar el saco amniótico del útero. Este procedimiento es sencillo y es parecido al examen pélvico. Usted puede sentir un pequeño dolor o cólico menstrual y tener un poco de sangrado. Este procedimiento se suele hacer en el consultorio de su proveedor de cuidados prenatales.

Qué puede esperar luego del procedimiento

Luego de despegar las membranas del saco amniótico del útero, el cuerpo libera unas hormonas llamadas prostaglandinas. Las prostaglandinas hacen que el útero se ablande o borre, lo cual puede provocar contracciones y la dilatación del útero. Esto pudiera hacer que se ponga de parto. Sin embargo este procedimiento no siempre funciona. Inclusive luego de sentir un poco de molestias y contracciones, es posible que no se ponga de parto. Algunas veces es necesario repetir el procedimiento.

La inducción del parto debe tener justificación médica

Si le recomiendan una inducción del parto es importante que se oriente bien porque le han dado esta recomendación. Por ejemplo, si usted tiene algún problema médico que pudiera perjudicar su salud o la de su bebé, o si su embarazo dura más de 42 semanas, puede que le recomienden una inducción. Pero programar una inducción del parto sin justificación médica, especialmente si se hace antes de las 39 semanas de embarazo, puede causarle problemas a la mamá y al bebé. Oriéntese bien sobre este tema con su profesional de la salud y haga todas las preguntas que entienda necesarias.

Llegar al menos a las 39 semanas de embarazo

Siempre y cuando la mujer tenga un embarazo sano sin complicaciones no se debe programar una inducción antes de las 39 semanas de embarazo. Llegar al menos a las 39 semanas le brinda al bebé el tiempo que necesita para crecer y desarrollarse. Muchos órganos importantes, como los pulmones, el cerebro y el hígado necesitan ese tiempo para desarrollarse y funcionar bien. Así es que, si su embarazo es sano, espere a que el parto comience por sí solo.

COMMENTS