La seguridad al preparar y escoger sus alimentos y la prevención defectos de nacimientos

11 de Enero, 2017 por Azalia

Woman eating salad

Algunos alimentos pueden ser dañinos para usted y su bebé, ya sea porque no están bien cocidos o porque están contaminados por ciertos gérmenes. Si usted está alerta a estos riesgos y los evita, también puede disminuir las probabilidades de que su bebé nazca con algún defecto de nacimiento.

Listeria

La listeria es una bacteria que puede afectar ciertos alimentos. Esta bacteria es muy peligrosa en el embarazo. Cuando una mujer embarazada contrae listeriosis, corre el riesgo de sufrir un aborto espontáneo o un parto prematuro, o bien el bebé puede nacer sin vida o enfermarse gravemente después de nacer e incluso morir. Para evitarla usted debe evitar consumir:

  • No comer perros calientes ni fiambres o embutidos (incluyendo jamón, pavo, salami y “bologna”) a menos que se calienten hasta que estén humeantes.
  • No consumir leche que no esté pasteurizada ni alimentos derivados de esta leche.
  • Evitar los quesos blandos como el feta, brie, camembert, roquefort, azul, queso blanco, queso fresco o panela, a menos que estén hechos con leche pasteurizada. Los quesos duros, los quesos procesados, el queso crema y el “cottage cheese” no presentan riesgos.
  • No comer patés refrigerados ni productos para untar a base de carne. Como la listeria se propaga a la temperatura del refrigerador, estos mismos productos envasados en lata o en conserva son seguros, mientras que los refrigerados no.
  • Evitar los pescados y mariscos ahumados refrigerados a menos que hayan sido previamente cocidos (en guiso, por ejemplo). Estos mismos productos envasados en lata o en conserva son seguros.

La listeriosis suele presentarse como una enfermedad con síntomas parecidos a los de la gripe, como fiebre, dolores musculares, escalofríos y, a veces, náuseas o diarrea. Consulte a su médico si se presenta alguno de estos síntomas.

Toxoplasmosis

La toxoplasmosis, por lo general, no presenta síntomas o presenta síntomas muy leves parecidos a los de la gripe. Cuando una mujer embarazada contrae la enfermedad existe el riesgo de que su bebé desarrolle pérdida de la visión o de la audición, retraso mental, convulsiones y otros problemas. Cuando la toxoplasmosis se diagnostica durante el embarazo, con frecuencia un tratamiento con antibióticos puede ayudar a reducir la gravedad de los síntomas en el recién nacido. Para evitarla haga lo siguiente:

  • No consuma carnes a medio cocinar o semi crudas.
  • Evite el contacto con la materia fecal de los gatos. Siempre pida a otra persona que cambie la arena higiénica del gato.
  • No consuma huevos blando o medio cocinar, ni tampoco alimentos preparados con huevos crudos o parcialmente cocidos, como el ponche de leche y huevo (“eggnog”), mayonesas caseras o la salsa holandesa.

Salmonela y E.coli

En los adultos sanos, las infecciones por Salmonella y E. coli suelen provocar diarrea, náuseas, dolores abdominales y fiebre que se prolonga por varios días. Sin embargo, a veces las mujeres embarazadas pueden enfermarse gravemente como consecuencia de estas infecciones. Ocasionalmente, pueden transmitir una infección por Salmonella o E. coli al feto, el cual podrá presentar diarrea, fiebre y, con menor frecuencia, meningitis después del nacimiento. Para evitar contaminarse:

  • No consuma brotes crudos de verdura (incluyendo los brotes de alfalfa, trébol, rábano y soya verde)
  • Todos los jugos de frutas o verduras que consuma deben ser pasteurizados.

Excesos de vitamina A y el consumo de hígado 

Algunos estudios sugieren que altas dosis de vitamina A pueden causar defectos de nacimiento. Esto se refiere a vitamina A preformada (retinol) en cantidades excesivas. El hígado es el único alimento que proporciona cantidades elevadas de vitamina A. Por ejemplo, una porción de hígado de vaca de tres onzas puede contener 27,000 UI y tres onzas de hígado de pollo 12,000 UI de vitamina A preformada. No se recomienda que una mujer embarazada coma hígado regularmente ya que puede poner en riesgo a su bebé.

Debe asegurarse de que su suplemento vitamínico o prenatal no contenga más de 5,000 UI de vitamina A preformada (algunas vitaminas prenatales no contienen vitamina A preformada y la reemplazan con beta-caroteno o la eliminan totalmente) y debe evitar tomar suplementos vitamínicos que contengan más vitamina A que la permitida.

Deje un comentario