Cómo evitar la meningitis

21 de abril, 2017 por Azalia

Pediatrician with baby

La meningitis es una inflamación de las membranas del cerebro y la médula espinal. La meningitis puede ser una infección seria si no se trata a tiempo. La mejor forma de prevenir la meningitis es recibiendo las siguientes vacunas: Haemophilus influenzae tipo B y la del neumococo y la del meningococo.

Existen principalmente dos tipos de meningitis, bacteriana y otra de tipo viral. Por lo general la infección viral suele ser menos agresiva que la bacteriana. La bacteriana suele ser una emergencia médica y puede ser muy peligrosa. Las vacunas protegen contra ambas formas de meningitis, bacteriana y viral. Es importante que su bebé reciba todas sus vacunas en el tiempo indicado y que no falle con ninguna dosis.

Los bebés son principalmente vulnerables a este tipo de infección. El sistema inmunológico de un bebé apenas se va desarrollando y necesita recibir las vacunas que protegen contra la meningitis empezando desde los dos meses. La lactancia materna también le ofrece cierta protección a su bebé contra ciertas infecciones, es importante que amamante a su bebé para que ayude a fortalecer su sistema inmunológico, pero esto no sustituye la vacunación apropiada y a tiempo.

Algunos bebés y niños son más susceptibles que otros a padecer meningitis, por ejemplo, aquellos que padecen sinusitis frecuentemente, los que han tenido una lesión en la cabeza o fracturas del cráneo. Reconocer los síntomas de la meningitis y tratarla rápido (preferiblemente dentro de las primeras horas) ayuda a disminuir el riesgo de complicaciones serias, incluyendo la muerte. Esta enfermedad puede ser mortal en tan solo 24 horas.

Estos son los síntomas más comunes de la meningitis:

  • fiebre
  • disminución en el apetito
  • llanto que no se calma y que es fuerte (especialmente importante en bebé de menos de 12 meses)
  • dificultad para despertarse
  • convulsiones
  • salpullido
  • dolor de cabeza y espalda (se puede saber en niños de 2-5 años)
  • cuello rígido
  • sensibilidad a la luz
  • mareos
  • vomitos
  • frente hinchada

Estos síntomas pueden ser difíciles de reconocer en etapas tempranas, pero si usted tiene dudas u observa varios de ellos en su bebé, póngase en contacto con el doctor o lleve a su bebé a la sala de emergencia más cercana.

Deje un comentario