Sobre la anemia falciforme

19 de Junio, 2017 por Azalia

2012d010_0213frIntern2_zps7d378a07

La falcemia o  anemia falciforme, es una enfermedad hereditaria. En la falcemia los glóbulos rojos tienen una forma diferente, lo cual causa una serie de problemas. Normalmente, los glóbulos son redondos y flexibles y se desplazan fácilmente por los vasos sanguíneos. En la anemia falciforme, los glóbulos rojos tienen la forma de la letra “C” o de media luna. Esto hace que los mismos se endurezcan y se atasquen en los vasos sanguíneos pequeños, interrumpiendo la irrigación sanguínea. Esto puede causar fuertes dolores y daños en los órganos.

Los glóbulos rojos falciformes mueren y se descomponen más rápidamente que los glóbulos sanos. Esto produce una forma de anemia conocida como anemia drepanocítica. Otras complicaciones pueden ser ictericia, infecciones graves, hinchazón de los pies y manos, problemas de visión y accidentes cerebrovasculares.

Hay una diferencia entre sufrir de anemia falciforme o falcemia (“sickle cell disease”, en inglés) y tener el rasgo de la anemia falciforme (“sickle cell trait”, en inglés). La persona que tiene anemia falciforme, todos los glóbulos rojos de la sangre tienen la forma de media luna. En el caso del rasgo, algunos de los glóbulos rojos tienen esta forma, pero en mucho menor cantidad que la persona con la falcemia. Por lo general, las personas con el rasgo de la anemia falciforme son tan saludables como quienes no tienen anemia falciforme y no desarrollan la enfermedad propiamente dicha.

La probabilidad de que su hijo herede el rasgo de la anemia falciforme o sufra de la anemia en sí depende del tipo de anemia que usted o su pareja tenga. Ustedes pueden hablar de este tema con su profesional de la salud en la visita de preparación para el embarazo. También pueden consultar a un asesor en genética, quien les aclarará todas sus dudas al respecto. Si usted sufre de anemia falciforme, con un buen cuidado prenatal es muy posible que tenga un embarazo sano.

Deje un comentario