Problemas de coagulación sanguínea y el embarazo

21 de junio, 2017 por Azalia

coagulacion

Cuando nos damos un golpe y se produce sangrado, nuestro cuerpo detiene el sangrado activando el proceso de coagulación sanguínea. La coagulación nos ayuda a que no se pierda la sangre de nuestro cuerpo, es un proceso fundamental. Pero hay veces que el proceso de coagulación de sangre tiene problemas y esto causa que  los coágulos de sangre bloquean parcial o completamente el flujo de sangre en un vaso sanguíneo, como una vena o arteria. Eso puede causar daño a los órganos del cuerpo e incluso la muerte.

En el embarazo el cuerpo se prepara para la posible pérdida de sangre en el parto y el nacimiento, por eso la sangre se coagula más fácilmente. Esto es normal, pero cuando una mujer está embarazada y tiene otros factores que alteran la coagulación, entonces puede haber problemas. Por ejemplo:

  • Tener ciertas condiciones de salud, como una trombofilia, coagulación intravascular diseminada (DIC), alta presión arterial, o tener sobrepeso u obesidadLa coagulación intravascular diseminada causa que se formen coágulos de sangre en los vasos sanguíneos pequeños, lo cual puede resultar en sangrado grave. Ciertas complicaciones del embarazo y del parto (como la placenta accreta), cirugía, sepsis (infección de la sangre) y cáncer pueden causar coagulación intravascular diseminada. Algunas mujeres que tiene historial médico familiar de estos problemas también puede aumentar sus probabilidades de tener coágulos de sangre.
  • Tomar ciertos medicamentos, como pastillas anticonceptivas u hormonas de estrógeno. Estos medicamentos pueden aumentar el riesgo de coagulación. Si ha tenido problemas con los coágulos de sangre o las trombofilias, o tiene un historial familiar de esos trastornos, las pastillas anticonceptivas pueden no ser seguras para usted. Hable con su profesional de la salud sobre otras opciones para el control de la natalidad.
  • Fumar. El fumar daña el revestimiento de los vasos sanguíneos, lo cual puede resultar en la formación de coágulos de sangre.
  • Tener una cirugía, como una cesárea. La Asociación Americana de Obstetras y Ginecólogos (ACOG) recomienda que los profesionales de la salud ayuden a prevenir coágulos de sangre en la mujer durante la cesárea, por ejemplo al usar dispositivos de compresión que ponen presión sobre las piernas para ayudar a mantener la circulación de sangre durante la cesárea.
  • Estar deshidratada. Esto significa no tener suficiente agua en su cuerpo. La deshidratación puede estrechar los vasos sanguíneos y hacer que la sangre se espese, lo cual puede aumentar las probabilidades de coágulos de sangre.
  • No moverse mucho. Quizás no pueda moverse porque debe hacer reposo en cama durante el embarazo o se está recuperando de una cirugía o un accidente. Quedarse quieta durante períodos largos puede dar lugar a una mala circulación de sangre, que la hace más propensa a tener coágulos de sangre. Incluso estar sentada durante largo tiempo, como cuando viaja en automóvil o en avión, puede aumentar el riesgo de tener un coágulo de sangre.

Si usted tiene cualquiera de estos factores de riesgo y está embarazada, hable con su profesional de la salud acerca de los coágulos de sangre y como evitar complicaciones en el embarazo. Tenga en cuenta los siguientes síntomas y vaya al hospital o visite a su doctor si ocurren: falta de aliento, dolor en el pecho, dolor persistente en las piernas e hinchazón o enrojecimiento en la pierna.

Deje un comentario