Las migrañas y el embarazo

23 de Junio, 2017 por Azalia

dolor de cabeza o migrana

Muchas madres se quejan de los dolores de cabeza durante el embarazo. Esta molestia obedece frecuentemente a los cambios hormonales y aumento del volumen y circulación de la sangre. Pero hay veces que el dolor se convierte en una migraña, lo cual es un dolor muy fuerte.

La migraña puede causar palpitaciones en un lado de la cabeza. Pudiera estar acompañada de náuseas o vómitos y una extrema sensibilidad a la luz, al sonido o algunos olores. Algunas migrañas van precedidas o acompañadas por destellos de luz, dificultad en ver, o quisquilleo en los brazos o piernas, diarrea, y un mareo que puede ir seguido por un desmayo. La migraña puede durar varias horas o inclusive días. Algunas mujeres sufren de migrañas por primera vez durante el primer trimestre del embarazo, o se hacen más fuertes, posiblemente debido a los cambios hormonales en su organismo. Generalmente los ataques son menos frecuentes en las etapas finales de la gestación.

Qué puede hacer:

• Trate de dormir lo suficiente. No dormir lo necesario, o al contrario dormir demasiado, puede desencadenar una migraña. Trate de acostarse y levantarse a la misma hora todos los días.
• Trate de evitar las situaciones de tensión, las cuales pueden provocar una migraña. Aprenda a reducir el estrés, por ejemplo haciendo técnicas de relajación y meditación. Después de hablar con su doctor, considere hacer yoga para embarazadas. Dedique un tiempo cada día a hacer algo que la relaje como leer, darse un baño en la tina (no demasiado caliente), caminar un poco.
• Considere hacerse un masaje, lo cual alivia la tensión y le ayuda a dormir bien.
• Si siente que le va a venir una migraña, retírese a un cuarto silencioso y oscuro. Coloque una bolsa con hielo envuelta en una toalla en la nuca. Aplique presión suave sobre las zonas de la cabeza que le duelen.
• Después de verificar con su doctor que sea seguro, haga un poco de ejercicio diariamente. Esto alivia la tensión.
• Logre un peso adecuado antes de concebir. Además de representar un problema para el embarazo, la obesidad es un factor de riesgo para las migrañas.
Hable con su doctor acerca de los medicamentos que puede tomar para aliviar el dolor. Algunos pueden no ser seguros para su embarazo o durante la lactancia.

Comuníquese de inmediato con su proveedor de cuidados prenatales si:

• El dolor es repentino y explosivo.
• Está acompañado de fiebre y rigidez en el cuello.
• A usted se le nubla la vista, ve doble, tiene dificultad al hablar, se siente confusa o débil, siente somnolencia o entumecimiento de los miembros.
• Sucede después de caerse o golpearse la cabeza

Si siente un dolor de cabeza fuerte por primera vez en el segundo o tercer trimestres llame de inmediato a su doctor. Éste puede ser indicio de una preeclampsia.

Deje un comentario