Mitos y la infertilidad

12 de Julio, 2017 por Juviza

pregnancy-loss

Como educadoras de salud recibimos preguntas todas las semanas de parejas que expresan inquietud porque no han podido tener un bebé. La realidad es que lidiar con problemas de fertilidad puede causar mucho estrés y ansiedad. Aunque hay mucha información disponible en el internet sobre la infertilidad, puede ser muy difícil distinguir lo que es un mito y lo que es un hecho.

Si usted y su pareja se encuentran en esta situación, estos puntos podrían orientarlos y serles muy útiles:

Mito #1: Los anticonceptivos causan infertilidad.

Según la información disponible, los anticonceptivos no causan problemas con la fertilidad. Algunas mujeres se embarazan luego después de haber dejado de usar anticonceptivos, pero otras tratan por más tiempo. Mucho depende del tipo de anticonceptivo que usaba.

Mito #2: La infertilidad solo afecta a las mujeres.

Tanto el hombre como la mujer pueden tener problemas con la infertilidad. Según el Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos (ACOG, por sus siglas en inglés), en más o menos una tercera parte del  tiempo, el problema de fertilidad viene del hombre.

Mito #3: Los problemas de fertilidad solamente afectan a mujeres mayores de 35 años.

Aunque la fertilidad en las mujeres disminuye con la edad, la infertilidad no solamente afecta a las mujeres mayores de 35 años. Los problemas de fertilidad pueden ocurrirle a cualquier persona.

Mito #4: Toda pareja con problema de fertilidad puede lograr un embarazo a través de un tratamiento de fertilidad.

La buena noticia es que en la mayoría de casos el problema se puede tratar y un embarazo es posible. Pero no siempre es el caso para toda pareja. Hay varios tipos distintos de tratamientos para la fertilidad. Usted, su pareja, y su profesional de la salud pueden decidir qué tratamiento le brinda la mejor oportunidad de quedar embarazada y tener un embarazo saludable.

Muchas parejas sienten vergüenza, o piensan estar solos en todo esto. La infertilidad no es algo raro. No teman en buscar la ayuda necesaria. Discutan sus preocupaciones con su profesional de la salud y no duden en hacer todas las preguntas que tengan.

Deje un comentario