El cuidado prenatal es clave para un embarazo y bebé sano

14 de Julio, 2017 por Azalia

cuidado prenatal

Todo bebé se merece la oportunidad de tener un comienzo sano. Este empieza desde el vientre materno. Para ayudar a lograr esto, los expertos en salud materno-infantil están de acuerdo que toda mujer embarazada necesita recibir cuidado prenatal adecuado y temprano.

Actualmente, en los EE.UU. se están proponiendo cambios que buscan reemplazar La Ley de Cuidados de Salud Asequible y esto pone a riesgo el acceso a servicios de salud de muchas mujeres embarazadas. Y, con el aumento reciente en el índice de nacimiento prematuros , acceso al cuidado prenatal es de gran importancia. En March of Dimes trabajamos cada día para ayudar a las mamás a tener embarazos a término completo y bebés sanos. Según dice la presidenta de March of Dimes, Stacey D. Stewart ,“toda madre necesita recibir atención médica durante todo el embarazo para ayudar a evitar el parto prematuro y complicaciones del parto, con el objetivo de que cada bebé nazca sano.”

Cuando una mujer recibe cuidado prenatal se pueden identificar a tiempo problemas en el embarazo y riesgos para su bebé. Los chequeos prenatales incluyen:

Verificar el aumento de peso. Aumentar demasiado peso puede hacer que la mujer tenga más riesgo de tener un bebé prematuro, un bebé demasiado grande (macrosomia), necesitar una cesárea, tener sangrado intenso y otras complicaciones luego del parto.
Revisar la presión arterial. Cuando la presión arterial aumenta la mujer no se da cuenta, por ello las revisiones periódicas ayudan a detectar si hay problemas de alta presión. Además, la alta presión arterial es un factor de riesgo para la preeclampsia, una condición muy seria y responsable de muchos partos y nacimientos prematuros cada año. La preeclampsia puede afectar los órganos del cuerpo de la mujer y hasta pudiera ser mortal.
Controlar condiciones médicas de salud que pueda tener. Algunas condiciones comunes en el embarazo son la diabetes, anemia, infecciones, complicaciones de la placenta, entre otras. Con los controles adecuados se puede ayudar a evitar que estas complicaciones causen problemas a la mujer o a su bebé.
Verificar que el crecimiento y desarrollo de su bebé sea adecuado. A través de pruebas prenatales, como ultrasonidos, pruebas de detección del primer trimestre, análisis triple o cuádruple y otros controles se puede corroborar que el bebé se está desarrollando adecuadamente.
Verificar que sus vacunas estén al día y que los medicamentos que usa sean compatibles con el embarazo. Las mujeres embarazadas deben recibir la vacuna Tdap y la vacuna contra la influenza. El profesional de la salud debe evaluar que los medicamentos que recibe en el embarazo sean seguros para la mujer y su bebé.
Tener la oportunidad de hacer preguntas sobre su embarazo y resolver inquietudes. Esto le ayuda a la mujer a disminuir la ansiedad y asegurarse que hace todo lo posible porque su bebé y embarazo sean sanos. La mujer además debe hablar sobre su historial de salud, incluyendo si ha tenido un parto prematuro en el pasado. El profesional de la salud puede ayudar a identificar si hay formas de ayudar a prevenir que la mujer tenga otro parto prematuro.

Recuerde, vaya a todas sus visitas de cuidado prenatal aunque se sienta bien.

Si tiene preguntas, déjenos un comentario o envíelas a preguntas@nacersano.org

Deje un comentario