¿Son normales mis síntomas de embarazo?

28 de Agosto, 2017 por Juviza

Los malestares como dolor de espalda y fatiga son comunes durante el embarazo y no deben preocuparla. Pero cuando los malestares son severos, dolorosos, o afectan su vida diaria, puede que sea algo de advertencia. Entonces, ¿cómo saber si el malestar o síntoma que tiene es normal, o si es algo que necesita atención médica?  Mire la siguiente guía:

  • Dolores abdominales o cólicos: A principios del embarazo estos dolores pueden ser a causa de la implantación del óvulo fertilizado. Más adelante pueden ocurrir porque los músculos y ligamentos del útero se van estirando. Si los dolores son fuertes, empeoran, o no desaparecen, debe discutirlo con su profesional de la salud.
  • Sangrado: Se estima que hasta la mitad de embarazadas tienen un poco de manchado o sangrado durante el embarazo. Temprano en el embarazo esto ocurre por los cambios en el cuello uterino o cambios hormonales. Pero podría también ocurrir después de tener relaciones sexuales. Ya dicho esto, un manchado o sangrado que es intenso, con dolor, o sangrado en el segundo o tercer trimestre, podría indicar que hay un problema más serio, como insuficiencia cervical.
  • Dolores de cabeza o hinchazón: Éstos suelen ser causados por las hormonas del embarazo y la tensión del cuerpo por el peso extra durante todo el embarazo. Dado que su cuerpo produce más líquido durante el embarazo, particularmente en los últimos meses, puede tener hinchazón leve. Sin embargo, los dolores de cabeza intensos durante el embarazo y la hinchazón de las piernas, cara, y manos podrían ser señal de preeclampsia.
  • Orinar con frecuencia, flujo vaginal, o presión pélvica: El peso de su bebé al crecer presiona sobre su vejiga y pelvis. Esto puede causar incomodidad. Los cambios en la vagina y en el cuello uterino pueden causar aumento en el flujo vaginal. Si siente dolor al orinar, ardor, o tiene flujo vaginal que tiene mal olor, comuníqueselo a su profesional de la salud, ya que esto podría ser una señal de una infección (esto puede dar lugar al parto prematuro). Presión pélvica acompañada de otros síntomas antes de la semana 37 de embarazo, pudiera ser una señal de parto prematuro.

Usted puede mantener registro de sus síntomas para estar al tanto de los cambios que note en su cuerpo. Lo mejor es ser precavida y comunicarle sus dudas a su profesional de la salud. No tiene que esperar hasta su próxima visita prenatal para hablar sobre cualquier síntoma que la preocupe.

Deje un comentario