Mes Nacional de Preparación: ¿está usted preparada para un desastre?

6 de Septiembre, 2017 por Juviza

Los huracanes, tornados, inundaciones, y tormentas son catástrofes naturales que pueden dejar mucha destrucción. Aunque no podemos controlar la naturaleza, sí podemos prepararnos con anticipación. Si usted está embarazada, tiene un bebé, o tiene niños pequeños esto es sumamente importante. Mire las siguientes recomendaciones:

Para las embarazadas

  • Hable con su profesional de la salud sobre lo que debe hacer en caso de desastre, en especial si ha tenido complicaciones del embarazo, o si está cerca de la fecha de parto y vive en una zona de alto riesgo.
  • Aprenda las señales del parto prematuro. Es el parto que sucede antes de las 37 semanas de embarazo. El estrés puede conducir al parto prematuro y la realidad es que un desastre puede causar altos niveles de estrés.
  • Planee con su pareja adónde irá si tiene que marcharse del área donde vive.

Si tiene un bebé o niños pequeños:

  • Ponga pañales, juguetes, chupones, mantas y un porta bebé o cuna portátil. También puede incluir un termómetro rectal y un medicamento líquido para aliviar el dolor sin aspirina.
  • Tenga listo alimentos, refrigerios y agua embotellada. Si su bebé toma fórmula o si lo alimenta con comida para bebé, inclúyalas. Asegúrese de incluir tabletas de cloro o yodo para tratar el agua del grifo.
  • Si está dando pecho, mantenga un sacaleches manual y biberones limpios a mano.
  • Si su bebé está en la unidad de cuidados intensivos neonatales (NICU), pregunte qué plan tiene el hospital en caso de desastre.

Para toda la familia

  • Haga una lista de teléfonos importantes, incluidos los de su pareja y los profesionales de la salud. Aunque es una buena idea tener esos números en su teléfono, tenga en cuenta que puede quedarse sin batería. Escriba los números en un papel también.
  • Empaque un “bolso para caso de desastre” con ropa, medicamentos, vitaminas, refrigerios y artículos que necesitará si debe marcharse de su casa.
  • Esté preparada para seguir las instrucciones locales o estatales de evacuación. Las autoridades le dirán cuándo evacuar (irse) y cuándo es seguro regresar a su casa.

La preparación no es algo que solamente las personas que viven en áreas de alto riesgo deben hacer. Es algo que todos debemos hacer para cuidar el bienestar de nuestras familias y nuestros hijos.

Para más información vea la información de Mother to Baby al respecto:

El embarazo y los desastres naturales 

La lactancia y los desastres naturales

 

Deje un comentario