Tratamiento para el parto prematuro: corticoesteroides

9 de Febrero, 2018 por Azalia

El parto prematuro es aquel que comienza antes de las 37 semanas de embarazo. Si usted muestra señales de parto prematuro su profesional de la salud podría recomendarle corticoesteroides para ayudar a la maduración de los pulmones de su bebé y para reducir el riesgo de ciertas complicaciones. Es normal que usted tenga preguntas acerca de la efectividad, seguridad y los usos de este tipo de esteroides en el embarazo.

¿Cómo ayudan los corticoesteroides prenatales a su bebé?

Existen dos tipos de corticoesteroides que pueden ser utilizados cuando hay señales de parto prematuro, betametasona y dexametasona. Ambos medicamentos ayudan a acelerar la producción de una sustancia en los pulmones de su bebé llamada surfactante. El surfactante es una proteína que evita que las pequeñas bolsas de aire en los pulmones se compriman o aplasten. El surfactante tiene como función  ayudar a que el bebé pueda respirar adecuadamente. Cuando un bebé nace a término sus pulmones producen suficiente surfactante y de forma natural. Pero cuando un bebé nace antes de tiempo esta proteína no se produce en cantidades suficientes, por consiguiente los sacos de aire en el pulmón no se podrán expandir adecuadamente. Esta es la causa principal de dificultades respiratorias en los bebés prematuros.

¿Cuándo se supone que se administren los corticoesteroides prenatales?

El Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos de los Estados Unidos (ACOG, por sus siglas en inglés) recomienda una dosis única de corticoesteroides para mujeres embarazadas que están riesgo de tener parto dentro de los próximos siete días. Esto incluye mujeres que han tenido rotura de membranas y mujeres embarazadas con gemelos o embarazo múltiple. Si usted está embarazada y está a riesgo de parto prematuro y hable con su proveedor de cuidados prenatales y pregunte sobre los tratamientos que pudieran ayudarle a usted y a su bebé.

¿Son efectivos los corticoesteroides prenatales?

Si usted está teniendo señales de parto prematuro y recibe corticoestereoide prenatales, las probabilidades de su bebé tener problemas de salud se reducen significativamente. Algunos problemas de salud que afectan a los bebés prematuros son:

  • Síndrome disneico (RDS, por sus siglas en inglés). Es un problema de la respiración que es más común en los bebés nacidos antes de las 34 semanas de embarazo. Los bebés con RDS no tienen una proteína llamada “surfactante” que evita que las pequeñas bolsas de aire de los pulmones se compriman o aplasten.
  • Hemorragia intraventricular (IVH, por sus siglas en inglés). Ésta es el sangrado en el cerebro. Suele suceder cerca de los ventrículos en el centro del cerebro. El ventrículo es un espacio en el cerebro que está lleno de líquido.
  • Enterocolitis necrótica (NEC, por sus siglas en inglés). Es un problema con los intestinos del bebé. Puede causar complicaciones en la alimentación, pancita inflamada y diarrea. A veces sucede de 2 a 3 semanas después del nacimiento prematuro.

¿Cuáles son los efectos secundarios de los corticoesteroides prenatales?

Los posibles efectos secundarios de estos esteroides para la mamá pueden incluir acumulación de fluidos en el cuerpo y presión arterial más alta. No hay efectos secundarios para el bebé. Usted puede estar tranquila que su bebé solo puede tener beneficios al usted recibir estos medicamentos.

¿Cómo puede saber si está teniendo señales de parto prematuro?

Si usted tiene cualquiera de estas señales o síntomas antes de las 37 semanas de embarazo, aunque solo tenga una, llame a su profesional de la salud de inmediato. La atención inmediata puede ayudarle a usted y a su bebé a reducir los riesgos asociados al parto prematuro.

  • Cambio en su flujo vaginal (acuoso, mucoso o con sangre) o más flujo vaginal de lo usual
  • Presión en su pelvis o bajo vientre, como que su bebé empuja hacia abajo
  • Dolor leve y constante en la espalda baja
  • Dolor de vientre con o sin diarrea
  • Contracciones regulares o frecuentes que hacen que su vientre se endurezca como un puño. Las contracciones pueden o no causar dolor.
  • Rompe fuente

 

Los comentarios están cerrados