Trabajar mientras está embarazada

22 de junio, 2018 por Azalia

Es algo normal que muchas mujeres continúen trabajando durante su embarazo. Algunas mujeres trabajan hasta que llega o se acerca la fecha de su parto. Una de las primeras cosas que piensan muchas mujeres es cuándo es el mejor momento para compartir la noticia de su embarazo con su jefe y colegas de trabajo. Aquí hay algunas otras cosas para pensar mientras usted trabaja en el embarazo.

Su seguridad. Es importante mantenerse sana y segura en el trabajo, especialmente durante el embarazo. Si trabaja con productos químicos o tiene que levantar o llevar objetos pesados, hable con su jefe sobre cómo cambiar las responsabilidades de su trabajo. Estar todo el día de pie o trabajar con sustancias como pesticidas o radiación puede poner en riesgo su salud y la de su bebé.

Sacar tiempo para chequeos de cuidado prenatal. Las visitas de cuidado prenatal le permiten corroborar que usted y su bebé se encuentran en buen estado de salud. Vaya a todos sus chequeos de cuidado prenatal, incluso si se siente bien.  Hable con su jefe con anticipación sobre el tiempo que necesita para asistir a sus visitas de cuidado prenatal. Pregunte como puede compensar por el tiempo ausente o las tareas que le corresponden.

Planifique su licencia de maternidad. La licencia de maternidad es el momento en que se retira del trabajo luego que tiene su bebé. Cuando planifique su licencia de maternidad, piense en una fecha de inicio y en cuánto tiempo piensa quedarse en casa una vez que nazca su bebé. Hable con su jefe o el departamento de recursos humanos de su empresa.Bajo la Ley de Ausencia Familiar y Médica de los EE.UU. (FMLA, por sus siglas en inglés), los empleados pueden tomarse tiempo libre sin sueldo por asuntos de salud relacionados con la familia y el embarazo. Puede tomarse hasta 12 semanas de licencia sin sueldo por año. Investigue cómo funciona esto como parte de su licencia de maternidad. Tenga en mente que el embarazo y el nacimiento del bebé ocurren sin problemas para la mayoría de las mujeres. Pero a veces las cosas no salen según lo planeado, por ejemplo si hay complicaciones en el embarazo. Si esto sucede, es posible que deba ajustar el tiempo de su ausencia.

La Ley contra la Discriminación por Embarazo establece que los empleadores no pueden discriminar por motivo del embarazo, nacimiento de un hijo u otros problemas de salud afines. Si está embarazada o afectada por problemas relacionados con el embarazo, su empleador debe tratarla como a cualquier empleado con un problema similar.

El embarazo nunca debe ser la causa de que una mujer sea discriminada, se le niegue una oportunidad, se la trate injustamente o se le recompense menos. Apoyar embarazos saludables es fundamental para reducir el nacimiento prematuro, los defectos de nacimiento y la mortalidad infantil (muerte). March of Dimes lucha por la salud de todas las madres y bebés y trabaja con el gobierno, los empleadores y los proveedores de cuidados de la salud para realizar cambios positivos para cada madre y cada bebé.

Los comentarios están cerrados