Lactancia: Algunos malestares comunes y qué puede hacer

2 de agosto, 2018 por Azalia

La leche materna es el mejor alimento para su bebé. La leche materna provee a su bebé importantes nutrientes que lo ayudan a crecer sano y fuerte. Es importante que no se desanime si tiene algunas incomodidades o dificultades en los inicios de la lactancia.  Es algo común y con un poco de información y apoyo podrá superarlo.

Estos son algunos de los problemas comunes que las mamás pueden tener y lo que puede hacer al respecto:

“Mi bebé no quiere prenderse al seno.”

Cuando su bebé se prende al seno, su boca está firmemente sujeta a su pezón mientras lo amamanta. Para ayudar a su bebé a prenderse, comience por buscar un lugar donde se sienta cómoda para amamantar. Puede ser en una silla, un sofá o en su cama. Quítese la ropa de la cintura para arriba y deje a su bebé solo con su pañal. Coloque a su bebé entre sus senos para que su panza y la de su bebé estén juntas. El contacto piel con piel es la mejor manera de ayudar a que su bebé se sienta cómodo y listo para prenderse al seno. A continuación, le indicamos cómo asegurarse que su bebé está bien prendido:

  • Cuando su bebé abra la boca, llévelo a su pecho. Tráigalo a usted, en lugar de usted acercase a él.
  • Mantenga a su bebé cerca. Tanto su nariz como su barbilla deben tocar su pecho. No se preocupe, su bebé puede respirar y comer al mismo tiempo. La boca de su bebé debe cubrir casi toda su areola (el área alrededor de su pezón).
  • Cuando su bebé esté bien prendido, sentirá que su lengua estará succionando fuertemente. Si usted solo siente su lengua en la punta de su pezón, esto indica que no está bien prendido. Si ocurre, desprendalo y trate de nuevo.

“Me duelen los pezones.”

Muchas mujeres sienten dolor en los pezones cuando empiezan a amamantar. Si sus pezones están agrietados y doloridos, es posible que necesite cambiar la posición que usa para amamantar. Si tiene dolor en el pezón:

  • Asegúrese de que su bebé esté completamente prendido. Si no está prendido,  retírelo de su seno y vuelva a intentarlo.
  • Después de alimentarlo, ponga un poco de leche fresca en sus pezones. Al igual que la leche materna es buena para su bebé, también puede ayudarle a evitar que le duelan sus pezones. Las cremas también pueden ayudar. Pregúntele a su proveedor qué tipo de crema puede usar.
  • Hable con su proveedor o asesor de lactancia si el dolor no desaparece.

“Mi pecho está hinchado y se siente duro.”

Sus senos se hinchan cuando se llenan de leche. Pueden sentirse sensibles y adoloridos. La mayoría de las veces, la incomodidad desaparece una vez que comienza a amamantar regularmente. Aquí hay algunas maneras de ayudar a sentirse mejor:

  • Amamante regularmente. Evite pasar mucho tiempo sin lactar. No se salte las alimentaciones nocturnas.
  • Exprese una pequeña cantidad de leche con un sacaleches o con la mano antes de amamantar.
  • Tome una ducha tibia o ponga toallas calientes en sus senos. Si le duelen los senos, coloque compresas frías.
  • Si sus senos permanecen hinchados, informe a su proveedor.

¡Con paciencia y práctica, usted y su bebé pronto serán expertos! Dese tiempo para aprender esta nueva destreza y confíe en sí misma. No dude en pedir ayuda. Es posible que solo necesite un poco de apoyo adicional para comenzar. Su proveedor de cuidados de la salud, un asesor de lactancia, o un grupo de apoyo para la lactancia materna pueden ayudarle. Obtenga más información sobre cómo obtener ayuda con la lactancia materna visitando nacersano.org.

El asesoramiento sobre la lactancia materna, los extractores de leche y otros suministros son servicios cubiertos por la mayoría de los seguros médicos bajo la Ley de Cuidado de Salud de Bajo Precio, sin costo adicional para usted. Obtenga más información sobre los servicios preventivos recomendados que están cubiertos bajo la Ley de Cuidado de Salud de Bajo Precio en Care Women Deserve (en inglés).

Los comentarios están cerrados