Mes Nacional de la Salud de las Minorías en los Estados Unidos

Abril es el Mes Nacional de la Salud de las Minorías en los Estados Unidos. Cada año, muchas organizaciones se unen para ayudar a crear conciencia sobre el estado de salud de las poblaciones de minorías raciales y étnicas en este país. El tema de este año es «activos y saludables» que tiene como fín promover la importancia de la actividad fisica en un estilo de vida sano.

Minorías en los EE.UU.

Aunque se han observado importantes mejorias en la salud general en las personas en los EE.UU., no es asi para algunas minorías que se ven afectados en mayor proporción por ciertas condiciones de salud, discapacidad y muertes.

Según el Censo de los Estados Unidos, este es el desglose de las poblaciones minoritarias en los EE.UU.:

  • Hispanos/latinos: 18 por ciento de la población de EE. UU.
  • Afroamericanos: aproximadamente 13 por ciento
  • Estadounidenses de origen asiático: casi 6 por ciento
  • Indígenas americanos/nativos de Alaska: aproximadamente 1 por ciento
  • Nativos Hawaianos/isleños del Pacífico: menos del 1 por ciento

En general, estos grupos tienen un mayor riesgo de tener problemas de salud como obesidad, enfermedades cardíacas y diabetes tipo 2, en comparación con los blancos no hispanos (que son casi el 61 por ciento de la población).

Actividad física

La actividad física regular puede beneficiar la salud y la calidad de vida de todos. La actividad física puede ayudar a reducir el riesgo de afecciones graves, como alta presión arterial, diabetes y depresión. Sin embargo, más de la mitad de los adultos en los grupos minoritarios no cumplen con las pautas de actividad física del Departamento de Salud y Servicios Humanos de los EE. UU.

Hay muchas razones para ello, incluyendo factores personales, sociales, económicos y ambientales. Juntos, estos factores constituyen lo que se conoce como determinantes sociales de la salud: condiciones en las que nace y crece, trabaja, vive y envejece y afecta su salud a lo largo de su vida. Comprender estas barreras para la actividad física es importante para garantizar que todos tengan las mismas oportunidades de estar lo más saludables posible.

Actividad física antes, durante y después del embarazo

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades recomiendan que los adultos realicen 2 horas y media a la semana de actividades de intensidad moderada (como caminar rápido). Esto es aproximadamente 30 minutos, al menos 5 días a la semana. Dos de estos días deben incluir entrenamiento con resistencia. Estas recomendaciones cambian dependiendo de la intensidad de su actividad fisica. Si está pensando en tener un bebé, la actividad física regular antes del embarazo puede ayudar a prevenir complicaciones cuando queda embarazada.

Si está saludable e hizo ejercicio antes de quedar embarazada, generalmente es seguro continuar sus actividades durante el embarazo. Consulte con su proveedor de cuidados de la salud para asegurarse que puede hacerlo. Si no hizo ejercicio antes de quedar embarazada, ahora es un buen momento para comenzar. Hable con su proveedor sobre actividades seguras y comience lentamente. Intente aumentar poco a poco. Por ejemplo, comience con 5 minutos de actividad cada día y trabaje hasta 30 minutos cada día.

Para mujeres embarazadas sanas, el ejercicio regular puede:

Después de que nazca su bebé, asegúrese de acudir a su chequeo posparto. Incluso si hizo ejercicio regularmente antes y durante el embarazo, es importante que siga las recomendaciones de su profesional médico sobre el tipo de actividades que debe realizar después de que nazca su bebé.

Para obtener más información, visite nacersano.org

COMMENTS