Síndrome de transfusión de gemelo a gemelo

15 de Diciembre, 2017 por Azalia

El síndrome de transfusión de gemelo a gemelo es una condición rara que afecta aproximadamente un 15% de los embarazos de gemelos idénticos. Los mellizos o gemelos fraternos no se afectan por este síndrome. El problema surge cuando los gemelos comparten la misma placenta y se forman conexiones sanguíneas anormales. Como resultado un bebé recibe mayor flujo sanguíneo que el otro bebé.

El bebé que recibe la mayor cantidad de flujo sanguíneo se dice que es el recipiente, y el bebé que recibe menos cantidad de flujo sanguíneo se dice que es el donante. Esto con lleva problemas para ambos bebés. El bebé que no recibe suficiente flujo sanguíneo (donante) no recibe la cantidad suficiente de nutrientes para desarrollarse de forma normal o inclusive para poder sobrevivir. Alguno de los problemas son la anemia, bajo peso, poca cantidad de líquido amniótico, entre otros. El bebé que recibe mayor cantidad de sangre puede tener problemas como presión arterial alta, ser demasiado grande, problemas cardíacos, entre otros.

Su proveedor de cuidados prenatales puede sospechar esta condición luego de hacer un ultrasonido, usualmente en el segundo trimestre del embarazo. Algunas cosas que pueden indicar este problema son las siguientes:

  • Una sola placenta
  • Diferencias marcadas en el tamaño de ambos bebés en el útero
  • Problemas con el líquido amniótico (un exceso o muy poca cantidad)
  • Sacos amniótico de diferente tamaño
  • Otros

Es probable que su proveedor de cuidados prenatales le recomiende hacer un ecocardiograma fetal, una amniocentesis y ultrasonidos semanales para evaluar la severidad de este síndrome. La mayoría de las veces los bebés se recuperan adecuadamente luego de tener esta condición. Hoy día existen avances médicos y tratamientos que pueden ayudar a mantener la salud de los bebés con este síndrome, inclusive mientras están en el útero.

Su proveedor de cuidados prenatales puede resolver sus inquietudes. Haga preguntas y pida que le explique de una forma clara lo que esto significa. También puede enviar sus preguntas a preguntas@nacersano.org  Nuestras educadoras en salud están disponibles y pueden ofrecer información sobre este tema. Esto puede darle tranquilidad y servirle de apoyo.

 

Cómo papá puede ayudar con la lactancia

13 de Diciembre, 2017 por Juviza

Si está embarazada o acaba de tener a su bebé quizás su profesional de la salud le ha hablado sobre la lactancia y sus beneficios. Sabemos que la leche materna provee la alimentación de más alta calidad nutricional para su bebé. Aun teniendo esta información, muchas mamás enfrentan retos y barreras con la lactancia. La realidad es que lactar al bebé requiere práctica, pero también requiere apoyo.

Hay muchas personas que pueden ayudarle, incluyendo una consultora en lactancia o consejera de apoyo en lactancia. Pero, la participación y apoyo de papá es sumamente importante. Tal vez se pregunta, ¿cómo puede mi pareja ayudar con la lactancia? Mire estos puntos:

  • Su pareja puede ir a clases de lactancia con usted o puede alimentar al bebé con un biberón con leche extraída, que usted se ha sacado de sus senos. Esto puede ayudarle a su pareja a ser parte de la alimentación del bebé, especialmente si su bebé está en la unidad de cuidados intensivos neonatales (NICU).
  • Puede pedirle a su pareja que le acerque el bebé y que le ayude a los dos a ponerse cómodos. Papá puede eructar al bebé después de que usted termine de alimentarlo.
  • Mantener la leche materna sana y segura es muy importante. Su pareja puede ayudarle con esto.
  • Conviene mantener un diario de lactancia. Es una buena forma de saber cómo se está alimentado el bebé. Pídale a su pareja que le ayude a mantener record de: el día y las horas de alimentación de su bebé, cuánto dura su bebé en cada seno, en cuál seno comienza cada tomar de leche, y cuánta leche se extrae.

No hay duda que el apoyo de su pareja le puede ayudar a sentirse confiada si está teniendo dificultades o malestares durante esta etapa de grandes cambios. La participación de papá con el cuidado del bebé y en el periodo del posparto es muy importante. Juntos pueden compartir las varias emociones y responsabilidades que conlleva el tener una familia.

Proteja a su bebé contra la influenza

11 de Diciembre, 2017 por Azalia

La influenza es una enfermedad respiratoria muy contagiosa y que puede ser grave. No es tan solo goteo nasal y dolor de garganta. La influenza puede enfermar gravemente a su bebé. Aunque es raro, en algunos casos la influenza puede ser mortal.  Por eso es realmente importante proteger a los bebés y niños pequeños. Los bebés de 6 meses de edad o más necesitan la vacuna contra la influenza todos los años.

La influenza se transmite fácilmente de persona a persona. Cuando alguien enfermo con influenza tose, estornuda o habla, el virus se disemina por el aire. Su bebé se puede contagiar si respira el virus o si toca algo (como un juguete) que tiene el virus de la influenza y luego se toca la nariz, los ojos o la boca.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) y la Academia Americana de Pediatría (AAP) recomiendan que todas las personas de 6 meses de edad o más reciban la vacuna contra la influenza todos los años, un poco antes o durante la temporada (de octubre a mayo). Es especialmente importante que los niños menores de 5 años se vacunen porque corren mayor riesgo que los niños más grandes de sufrir graves problemas de salud por la influenza. La influenza puede ser peligrosa para todos los niños, aun los niños sanos.

Su bebé podría tener la influenza si tiene cualquiera de las siguientes señales o síntomas:

  • Congestión o goteo nasal
  • Dolor de cabeza, dolor muscular o dolores en el cuerpo
  • Fiebre (usualmente más de 101 F), escalofríos, temblor en el cuerpo
  • No tener hambre
  • Se muestra con mucho cansancio
  • Tos fuerte y seca que no desaparece, o dolor de garganta
  • Vómitos y diarrea

La fiebre y la mayoría de las señales y los síntomas pueden durar una semana o más. Mientras que su bebé no puede decirle con palabras cómo se siente, los bebés con influenza por lo general se enferman más, se sienten más irritables, y parecen estar más incómodos y descontentos que los bebés que tienen un resfriado. Si cree que su bebé tiene influenza, inclusive si ya le vacuno, llame al profesional de la salud del niño.

No dude en llamar o visitar al profesional de la salud de su bebé de inmediato si tiene alguna de estas señales o síntomas:

  • Color azulado de la piel
  • Está tan irritable que no quiere que lo tengan en brazos
  • Fiebre con sarpullido
  • No está bebiendo suficientes líquidos
  • No se está despertando ni interactuando con usted
  • Respiración rápida o dificultades para respirar
  • Síntomas de la influenza que mejoran pero regresan con fiebre y peor tos

 

La importancia del lavado de manos

8 de Diciembre, 2017 por Juviza

La Semana Nacional de Concienciación sobre el Lavado de Manos es del 4 al 10 de diciembre. Durante esta semana creamos conciencia sobre la importancia del lavado de manos—un hábito sencillo pero muy importante que todos debemos de practicar siempre. Un bueno lavado de manos tiene muchos beneficios. Por ejemplo:

  • Ayuda a evitar que se contagie con gérmenes y microbios que causan diferentes enfermedades.
  • Evita que usted se enferme, que usted enferme a otros o que otros la enfermen a usted.
  • Reduce los casos de enfermedades, como los resfriados .

Si se lava sus manos adecuadamente puede eliminar casi el 100% de estos gérmenes. Se recomienda siempre lavar las manos con agua y jabón, ya que los limpiadores de manos con base de alcohol no eliminan todos los gérmenes como lo haría el lavado de manos. Sin embargo, si no hay agua y jabón disponible, puede usar uno de estos limpiadores.

Si usted planea quedar embarazada o está embarazada, el lavado de manos es sumamente importante porque le ayuda a reducir su riesgo de contagiarse con infecciones como el citomegalovirus y toxoplasmosis. Aunque estas dos infecciones son comunes y no suelen causar complicaciones en la mayoría de personas, son peligrosas para la salud del bebé si usted se contagia durante el embarazo.

Para reducir su riego, asegúrese de lavarse las manos:

  • Antes, durante y después de preparar alimentos, incluyendo frutas, vegetales o carne cruda.
  • Antes de comer.
  • Luego de tener contacto  con la orina, saliva y secreciones nasales de niños pequeños.
  • Luego de usar el baño o de cambiar un pañal.
  • Luego de toser, estornudar o tocarse la nariz, ojos o boca.
  • Luego de estar en contacto con mascotas, sus juguetes o sus excrementos.
  • Luego de visitar o estar en contacto con alguien que está enfermo.
  • Luego de tirar la basura o de estar en contacto con cosas sucias (ropa, jugar afuera, etc.).

Cuando se lave las manos, mójelas completamente y aplique suficiente jabón. Frote sus manos hasta que haga espuma. Recuerde de enjabonar todas las partes de sus manos (entre los dedos, debajo de las uñas, etc.). Restriegue sus manos por lo menos por 20 segundos (¡cante la canción “Feliz Cumpleaños” dos veces para pasar el tiempo!). Séquese las manos completamente, ya sea con una toalla, papel toalla o un secador de aire, y cierre el grifo con un pedazo de papel para cubrirlo.

El embarazo, el nuevo bebé, y el estrés de los días festivos

6 de Diciembre, 2017 por Juviza

Estamos en la temporada de celebraciones y días festivos de Navidad y fin de año. Aunque para muchas personas es un tiempo de alegría y felicidad, también es una temporada que suele causar estrés. Entre las compras, organizar o participar de reuniones familiares, viajes, etc. nos podemos sentir abrumados, ansiosos y con mucha presión de cómo manejar las expectativas individuales y de la familia. Si usted está embarazada o acaba de tener un bebé, esto se suma a la lista de estresores. Las siguientes recomendaciones puede que le sean muy útiles durante esta temporada:

  • El cansancio durante el embarazo es común y puede aumentar en las últimas semanas del embarazo. Después del parto se sentirá más cansada también. Mientras le sea posible, descanse lo más que pueda.
  • Póngase a sí misma y a su bebé como prioridad. Trate de no debe sentirse obligada a tener visitas constantes de amigos y familiares. Si está en las últimas semanas del embarazo y necesita preparar su hogar para la llegada de su bebé, usted puede limitar las visitas o programar un horario. Esta misma recomendación se aplica si acaba de tener a su bebé, o si su bebé está en la unidad de cuidados intensivos neonatales (NICU, por sus siglas en inglés).
  • Encontrar el tiempo de preparar las comidas o ir de compras puede ser difícil después del parto y nacimiento de su bebé. Usted puede pedirles a sus familiares que traigan una comida que todos puedan compartir.
  • Si necesita hacer compras, trate de ir durante un horario donde no haya mucha gente. Evite llevar al bebé a lugares con mucha gente, como centros comerciales. Si le es posible haga compras en línea o decida tener una temporada festiva más sencilla que no se centre en las compras.
  • Dado que estamos en la temporada de la influenza (llamada “flu”, en inglés), pídales a sus familiares y amistades que si tienen  influenza  u otra enfermedad contagiosa, posponer sus visitas hasta que se hayan mejorado.

Aunque haya planeado tener una alguna reunión con sus familiares y amigos, no deje de ir a sus citas de control prenatal o su visita de posparto. Su salud y la salud de su bebé siempre es lo más importante.