Nuevas recomendaciones AAP: No jugos para bebés menores de un año

23 de mayo, 2017 por Azalia

Baby eating carrots

La Academia Americana de Pediatría (AAP, por sus siglas en inglés) acaba de publicar nuevas recomendaciones acerca del consumo de jugo hecho 100% de frutas para los bebés y niños. A continuación puntos claves sobre el nuevo reportaje:

  • La AAP recomienda no darle jugo a niños menores de 1 año, al menos haya una razón médica (por ejemplo, para ayudar con el estreñimiento).
  • Los niños de entre 1 a 3 años de edad no deben consumir más de 4 onzas de jugo. Los que tienen de entre a 4 a 6 años no deben consumir más de 4 a 6 onzas, y los que tienen más de 7 años, no deben consumir más de 8 onzas de jugo de fruta.
  • Comer fruta fresca en vez de tomar jugo de frutas siempre es lo ideal (aun el jugo sea 100% de frutas o “natural”). Comer fruta (en vez de tomar el jugo) ayuda mantener una alimentación balanceada y provee fibra adicional que no se encuentra en los jugos.
  • Para los niños que no toman leche materna después del año, la leche de vaca y el agua deben ser el líquido que se consume con mayor frecuencia.
  • Si su hijo tiene caries y toma jugo, debe hablar con su dentista para saber si el jugo está causando las caries.

Si le da jugo a su hijo (siguiendo las recomendaciones mencionadas), según la AAP, no debe de dárselo en biberones o tazas con cubiertas (“sippy cups”) para niños, use un vasito sin cubierta. Tampoco le debe dar jugo antes de dormir, para evitar la formación de caries dentales.

La AAP también afirma que el jugo no es algo necesario para la alimentación del niño en su primer año de vida, ni tampoco contiene ningún valor nutritivo. Esto incluye productos de jugo en venta que hayan sido comercializados en forma especial (por ejemplo, paquetes o botellas que digan “exclusivo para su bebé” o “solo para bebés). Tampoco le de sodas o refrescos a su bebé.

¿Cómo se detectan los problemas de fertilidad?

22 de mayo, 2017 por Juviza

Couple with laptop

Una de las primeras señales de problemas de fertilidad es cuando una pareja lleva mucho tiempo tratando de concebir sin lograrlo. Si usted y su pareja no han logrado tener un bebé, quizás tenga muchas preguntas sobre los próximos pasos que deben tomar para poder ser padres. Estos puntos podrían ayudarles a navegar mucha de la confusión y frustración que sienten:

¿Cómo sé si necesito un tratamiento para la infertilidad?: Según la Sociedad Americana de Medicina Reproductiva (ASRM, por sus siglas en inglés), si una pareja lleva más de un año tratando de concebir (no ha usado método anticonceptivo en este tiempo) deben considerar hacerse una evaluación. Tanto el hombre como la mujer pueden tener problemas con la infertilidad, así que ambos deben hacerse la evaluación.

¿Puedo hablar con mi profesional de salud (medicina general o ginecólogo) sobre esto, o necesito un especialista?: Sería prudente hacer una cita con su profesional de salud para que le haga una evaluación inicial, especialmente porque ya conoce su historial médico. A base de esta evaluación, su profesional puede recomendarle un especialista adecuado para tratar el problema. La misma recomendación aplica a su pareja.

¿Qué tipos de exámenes debo hacerme para saber si hay un problema o no?: Los problemas de fertilidad pueden tener diferentes causas, así que los exámenes que usted o su pareja necesiten dependen mucho del problema. Quizás su profesional decida hacerle algún examen básico, por ejemplo un análisis de sangre para chequear los niveles de hormonas (un factor que puede afectar la fertilidad de las mujeres y los hombres al igual). Si los niveles de hormonas son normales, el profesional podría recomendar un ultrasonido transvaginal para chequear el cuello uterino y el útero, o un análisis de semen para chequear si hay problemas con los espermatozoides. Si existe algún problema en el sistema reproductor, el profesional podrá recomendar exámenes más especializados, o tratamientos para tratar el problema.

La buena noticia es que muchas veces se logra encontrar qué es lo que causa el problema de fertilidad y la mayoría de las veces el problema es algo que se puede tratar. Los problemas de fertilidad pueden ocurrirle a cualquier persona, así que usted y su pareja no deben sentir vergüenza o pensar que esto es algo raro. No tema en buscar la ayuda necesaria si se encuentran en esta situación. Mientras más temprano reciban ayuda mejor son las posibilidades de lograr un embarazo.

Romper fuente: qué debe esperar

19 de mayo, 2017 por Azalia

Pregnant woman with nurse

Durante el embarazo la mujer espera con cierta curiosidad y ansiedad que se rompa la fuente o el saco amniótico. Muchas mujeres pasan las últimas semanas del embarazo pensando en cómo es que esto va a ocurrir, especialmente si usted es primeriza. Cada mujer es diferente y puede que la experiencia de una sea muy diferente a la experiencia de otra.

La ruptura de las membranas o fuente algunas veces sucede de forma dramática. Es decir un escape muy grande de líquidos. Otras veces solo hay escapes muy pequeños del líquido amniótico y se siente una sensación como si se salieran orines o que le ha bajado la menstruación. También hay casos intermedios donde la mujer puede sentir la ruptura de la membrana y el escape de líquido y luego el líquido sale de poco a poco.

Es normal que usted le preocupe pasar una vergüenza en público si esto sucede. Pero trate de no preocuparse demasiado por esto, la ruptura de fuente es algo normal y cuando sucede lo menos que se piensa es en vergüenza. Sino que la mujer debe notificarle a su doctor, pareja o alguna persona cercana que pueda asistirla. Le servirá de ayuda tener consigo toallas sanitarias extra absorbentes y usarlas en caso de emergencia. Tenga una toalla en el auto o en su oficina, en el caso de que le haga falta ponerla debajo de usted si sale mucho líquido de una vez.

Tenga en mente que cuando se rompe la fuente el parto es inminente. Es decir si usted tiene 37 semanas de embarazo o si ya está cerca de la fecha de parto, quiere decir que el parto va a ocurrir en cualquier momento. Si rompe fuente antes de las 37 semanas eso se considera una señal de parto prematuro. En ambos casos usted debe apresurarse e irse al hospital. El saco y líquido amniótico ofrecen protección a su bebé contra infecciones. Cuando el mismo se rompe su profesional de la salud debe asistirla.

Observe el color del líquido amniótico. El líquido amniótico debe ser de color transparente quizás con un poco de color amarillo o rosado. Si usted observa un color verdoso o café, esto pudiera indicar que el líquido amniótico contiene meconio. El meconio es la primera excreta del bebé. Esto no siempre es motivo de preocupación, pero a veces indica que el bebé está en estrés. Es importante que le notifique a su doctor si le preocupa el color de su líquido amniótico.

 

Las drogas y el alcohol no mezclan con el embarazo

17 de mayo, 2017 por Azalia

pregnancy-loss

El abuso de alcohol y drogas crea muchos problemas a nivel social, familiar y a la persona,  pero uno de los problemas más serios es el daño que pueden causarle a un bebé. Las drogas y el alcohol pueden pasar fácilmente la barrera de la placenta y afectar al bebé, cuando la mujer embarazada las usa. Los efectos de estas exposiciones en el tierno cerebro del bebé que aún está en desarrollo son muy severos. El cuerpo y el cerebro del bebé aún no cuenta con la madurez o los mecanismos para protegerse.

El uso de drogas o alcohol también aumenta el riesgo de que el bebé tenga defectos de nacimiento, como defectos del corazónproblemas de la audición o problemas de la vista. De hecho, cualquier cantidad de alcohol y drogas en cualquier momento durante el embarazo puede causar graves problemas de salud. Por ello la mujer debe buscar ayuda para dejar de consumir estas sustancias, preferiblemente antes que planifique quedar embarazada.

Se estima que el 50% de los embarazos ocurre por sorpresa. Es común que la mujer no sepa que está embarazada hasta la 6ta semana. Si usted sospecha que puede estar embarazada o que pudiera quedar embarazada, deje de consumir estas sustancias. También debe dejarle saber a su doctor. Juntos deben discutir qué acciones deben tomar para protegerla a usted y a su bebé. Por ejemplo, si usted necesita ayuda para dejar de usar estas sustancias o si es necesario hacer algunas pruebas prenatales específicas para ver cómo se encuentra él bebe.

Hable con su proveedor de cuidados de la salud sobre el tema del uso o abuso de alcohol o drogas. Si vive en los EE.UU. también puede comunicarse con los siguientes recursos que ofrecen servicios útiles para dejar estos hábitos:

Semana de la Salud de la Mujer

15 de mayo, 2017 por Azalia

moms with babies

Nuestra salud y bienestar es importante para nosotras, nuestros hijos y para nuestra familia. Las mujeres somos el pilar del hogar y de la sociedad. Siga estos simples pasos que le ayudarán a gozar de buena salud por muchos años. Recuerde también que su salud reproductiva es clave para que usted pueda tener embarazos y bebés sanos.

  • Visite un profesional de la salud para recibir chequeos regulares y exámenes preventivos. Hágase sus pruebas de Pap regularmente. Planifique cuando será su próximo embarazo. Verifique que sus vacunas están al día. Conozca su historial familiar.
  • Manténgase activa. Haga algo activo por lo menos 5 días a la semana, por al menos 30 minutos. Puede también dividir su actividad en 3 sesiones de 10 minutos cada día, si no cuenta con 30 minutos. Lo importante es mantenerse activa.
  • Tenga una alimentación sana. No tome sodas o bebidas azucaradas. Coma muchas verduras todos los días. Limite las frituras y los postres azucarados. Si quiere algo dulce, coma una fruta. Sea moderada con el alcohol.
  • Preste atención a su salud mental, incluyendo dormir suficiente y controlar el estrés. Si su vida es muy agitada, pida ayuda a su pareja o busque un balance. Hable con un profesional de la salud mental si se siente muy estresada.
  • Evite tomar alcohol si pudiera quedar embarazada.
  • Ciertas conductas son claves: no fume, no escriba mensajes de texto mientras conduce, use un casco cuando monte en bicicleta y use el cinturón de seguridad en el auto.

Haga una cita médica para tener una revisión de rutina cada año. Pregunte sobre vacunas que podría necesitar y pruebas recomendadas de acuerdo a su edad. Hable de todos estos temas con su doctor y hable de sus riesgos y cómo controlarlos.