Archivos del weblog

Qué llevar al hospital cuando se ponga de parto

22 de Agosto, 2014 por Azalia

 85620866_thb

El momento del parto se acerca y ya está deseosa de conocer a su bebé. Ya el cuarto del bebé está listo y ya ha comprado el equipo que necesita para su bebé. Todo esto es muy emocionante. Ahora debe empacar las cosas que debe llevar al hospital para usted y para su bebé. Cada hospital en cada país es diferente, aquí le proveemos una lista bastante básica. Usted puede también preguntar a sus amigas que ya han pasado por esta experiencia.

Para usted:

  • Su información de seguro de salud
  • Un camisón o una camisa grande para usar durante el parto, aunque el hospital le proporcionará una bata
  • Calcetines
  • Toallas
  • Pantuflas
  • Algunos camisones, pijamas o camisetas y pantalones de gimnasia (si va a lactar a su bebé pueden resultarles más cómodas las camisetas sueltas o las batas para amamantar al bebé)
  • Una bata o salto de cama
  • Varios pares de ropa interior, incluya sostén para amamantar.
  • Compresas o toallas sanitarias grandes autoadhesivas (las que provee el hospital pueden ser pequeñas y difíciles de usar)
  • Jabón
  • Desodorante
  • Champú
  • Cepillo para el pelo
  • Cepillo de dientes y pasta dentífrica
  • Cualquier otro artículo de tocador, cosméticos o artículos para el cabello que desee
  • Números de teléfono de las personas a quienes desea llamar (si es que no los tiene guardados en su teléfono móvil)
  • Su teléfono móvil y su cargador eléctrico, si es que permiten usarlo en el hospital.
  • Ropa para ponerse el día en que regrese a su casa (asegúrese de que sea holgada)

También puede llevar su plan de parto. Un plan de parto es un conjunto de instrucciones que usted escribe sobre el nacimiento de su bebé. Llénelo con su pareja. Comparta su plan de parto con su profesional de la salud, sus familiares y otras personas de apoyo. Es importante que todos sepan con anticipación si usted planea amamantar.

Para su bebé:

La mayoría de los hospitales proporciona todo lo básico que necesitan los recién nacidos durante su internación: una gorrita tejida, una camiseta, pañales y mantas. Cuando sea hora de llevar a casa al bebé, necesitará sus propias cosas.

  • Una manta pequeña
  • Ropa para usar el día de ir a casa, incluidos una camiseta, una gorrita y escarpines
  • Pañales desechables (la mayoría de los hospitales los suministra)
  • Tenga instalada una sillita en el automóvil (para cuando lleve al bebé a casa)

Cómo reducir el estrés y dolor de las vacunas

8 de Agosto, 2014 por Azalia

Usted sabe lo importante que son las vacunas para proteger a su bebé. No por esto deja de afanarle el dolor que sufre su bebito cuando le aplican la inyección. Y para qué hablar de cómo llora él, que no entiende que esto es por su propio bien.

Los Centros para el Control y Prevención de las Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) ofrecen algunas sugerencias útiles para disminuir el dolor de la inyección y reducir el estrés que siente su pequeño.

Antes de la vacuna:

• Sepa qué vacunas recibirá su bebé en esta próxima cita.
• Lleve el carnet de vacunación a la cita.
• Lleve consigo el juguete, libro o cobijita favoritos de su bebé.
• Antes de la inyección, pregúntele al profesional de la salud del bebé si hay alguna forma de dormir el área con una crema u aerosol, o aplicando hielo.

Mientras le aplican la vacuna:

• Sujete a su bebé en brazos y mírelo a los ojos. Háblele suavemente o cántele una canción.
• Distráigalo con el juguete o mostrándole algo interesante dentro del cuarto.

Después de la vacuna:

• Abrace y arrulle a su bebé. Dígale palabras de elogio.
• Envuélvalo en su cobijita.
• Amamante a su bebé o dele el biberón. Éstas son formas rápidas de darle alivio.

El profesional de la salud puede darle una hoja con información acerca de qué esperar después de administrar las vacunas y cuáles pueden ser algunas reacciones. Algunas vacunas pueden aumentar la temperatura de su bebé. Pregúntele al pediatra en qué circunstancias es necesario darle a su bebé una medicina para bajar la fiebre, qué cantidad y cuántas veces al día.

 

Lactancia: cómo mantener su leche segura y sana

28 de Julio, 2014 por Azalia

MOD_shota-0055_zps0607b767

La leche materna es el mejor alimento para su bebé. Le ayuda a crecer sano y fuerte. Pero también pudiera transmitirle cosas dañinas como alcohol, drogas ilegales y nicotina, a su bebé a través de la leche materna. Deberá mantener esas sustancias fuera de su leche materna y de su bebé. Haga lo siguiente para cerciorarse que su leche materna sea segura y sana para su bebé.

  • Beba mucha agua. Al amamantar, su cuerpo pierde líquidos. Es importante recuperarlos. Puede tomar leche y jugos, pero principalmente debe tomar agua.
  • Coma alimentos sanos para ofrecerle a su bebé los nutrientes que necesita. Trate de no preocuparse mucho por adelgazar lo que aumentó durante el embarazo. Las madres que amamantan suelen perder el peso más rápido que las que no amamantan.
  • Pregunte a su profesional de la salud si las medicinas que toma son seguras para su bebé mientras amamanta. Estas incluyen medicinas sin receta y con prescripción. Si no son seguras, deberá cambiarlas por otras menos dañinas. Si debe tomar alguna medicina que no sea segura por un periodo corto de tiempo, pregunte si puede extraerse la leche y tirarla mientras la toma. Esto puede ayudarle a mantener la producción de leche mientras usa la medicina.
  • Si se enferma, avísele de inmediato a su profesional de la salud. Usualmente usted va a poder seguir amamantando si tiene un resfriado u otras condiciones leves. No use medicinas sin antes preguntarle a su profesional de la salud.
  • No beba alcohol. Por “alcohol” se entiende cerveza, vino, refrescos con contenido alcohólico y otras bebidas alcohólicas fuertes. Si opta por tomar alcohol, no tome más de dos tragos por semana. Espere al menos dos horas después de cada bebida alcohólica antes de amamantar.
  • No fume. La nicotina es una droga que contienen los cigarrillos. Se transmite a su bebé a través de la leche materna y puede causar problemas como estos:
    • El bebé se pone irritable.
    • Le cuesta dormir.
    • Reduce su producción de leche y tal vez el bebé no reciba toda la leche que necesita.
  • No consuma drogas ilegales. Estas incluyen la marihuana, cocaína y heroína. Estas pueden pasar a su bebé a través de la leche.
  • No tome productos a base de hierbas. Estos incluyen ginkgo y St. John’s wort. Aunque las hierbas son naturales, puede que no sean seguras para su bebé. Es mejor limitarlas mientras lacta.
  • Limite la cafeína. La cafeína se encuentra en el café, algunos tés, refrescos o sodas, chocolate y algunas medicinas. Demasiada cafeína en la leche materna puede hacer que el bebé está irritable o que le cueste dormir. Si bebe café, no tome más de dos tazas al día.

Reflejo de búsqueda y succión

2 de Julio, 2014 por Azalia

37468772_thb

Su bebé nace con unos reflejos importantes para su supervivencia. Dos de éstos son los reflejos de búsqueda y de succión. Como lo explica la Academia Americana de Pediatría, si usted le toca una mejilla o un lado de la boca, él girara su cabecita en esa dirección. Al principio él moverá su cabeza de lado a lado, hacia el pezón y luego en dirección contraria. Paulatinamente la girará menos y hacia las 3 semanas se prenderá de una vez a su pezón. Este girarse se llama el reflejo de búsqueda.

A veces los ultrasonidos muestra al bebé chupándose el dedo antes de nacer. Ya en el vientre él está desarrollando el reflejo de la succión. Éste es el que le permite a su bebé comenzar a succionar cuando lo coloca al seno o le da un biberón. También succiona si usted le coloca un dedo en sus labios.

Primero, el bebé aprieta el pezón entre la lengua y el paladar; esto hace que la leche salga. Luego mueve la lengua y agarra la base del seno. Algunos bebés no pueden agarrarse o succionar bien porque tienen el paladar alto, o la quijada inferior. Si su bebé tiene problemas en succionar, hable con una consultora en lactancia. A veces cambiar la posición del bebé ayuda. Algunos bebés tienen una condición llamada frenillo, en la cual el tejido que une la lengua a la base de la boca es muy corto y él no puede sacar la lengua lo suficiente. Su pediatra le puede orientar sobre cómo corregir el frenillo.

Además de permitirle alimentarse, succionar también le da al bebé un sentido de calma. Por esto es que un chupón, o chuparse el dedo o la mano lo tranquiliza. Es por este motivo también que algunos niños mayorcitos a veces se chupan el dedo.

 

Sacarle los gases a su bebé

14 de Mayo, 2014 por Azalia

2011d023_1437-m_zpsd8fe5123

Cuando alimente a su bebé, debe sacarle los gases o hacerlo eructar frecuentemente. Esas pequeñas burbujas de aire que se quedan atrapadas en su tracto digestivo le causan incomodidad y además dificultad para poder alimentarse bien. Lo mejor es que usted haga pausa y le saque los gases, esto va a ayudarle a que coma sin problemas. Y como forma preventiva también lo debe hacer eructar aunque no se sienta o muestre incómodo. Pero tenga en mente que no todas las veces va a eructar. De hecho hay veces que no es hasta una hora más tarde que  logra hacerlo.

Si su bebé toma de un biberón, sáquele los gases luego que tome 60-90 ml (2-3oz). Si amamanta a su bebé, hágalo eructar cuando lo cambie de seno. Tanto los bebés lactados como los que toman biberón necesitan ayuda para eructar. Aunque parece ser que los que toman en biberón suelen tragar un poco más de aire al beber leche que los lactados. Los bebés también pueden tragar aire cuando toman leche muy rápido o cuando lloran.

Continúe sacándole los gases, más o menos hasta que su bebé se pueda sentar. Muchos bebés pueden eructar por si solos cuando logran sentarse. Momento para el cual la gravedad le ayuda a lograrlo. Pero como cada bebé es diferente usted debe prestar atención al desarrollo de su bebé. Quizás ya luego de los tres meses escuche a su bebé eructando solo y ya casi no lo tenga que ayudar. Pero puede que su bebé tarde más tiempo. Esto tiene que ver con su propio desarrollo, por eso no se determina una edad específica.

Cómo amamantar a su bebé en la NICU

3 de Marzo, 2014 por Azalia

2013d018_0908cr_zps31343ee3

Puede ser que por algún tiempo usted se haya extraído la leche para que se la den a su bebé en la NICU. Pero ahora su bebé, aun si sigue en la NICU, está ya listo para amamantar.

Estos consejos pueden ayudarle:

  • Hable con el equipo médico que cuida a su bebé acerca de su deseo de amamantarlo. Solicite hablar con la especialista en lactancia de la NICU.
  • Hable con otras madres que estén amamantando a su bebé con éxito. Le pueden dar valiosos consejos sobre cosas que a ellas les han ayudado.
  • Si su bebé es capaz de succionar, estará más dispuesto a amamantar cuando esté alerta y tranquilo. Solicite alimentar a su bebé en una sala tranquila y con poca luz para que no se distraiga.
  • Cuando sea posible, cargue a su bebé con el método canguro. Esto lo estimula a succionar, lo cual aumenta la cantidad de leche que usted produce. Cuando el bebé comience a empujar contra su piel, guíelo hacia el pezón.
  • Si su bebé tiene problemas para sujetar el pezón, intente sacárselo hacia afuera antes de acercar al bebé al pecho. Utilice la succión del sacaleches para hacerlo.
  • Si la leche sale a borbotones cuando comienza a amamantar al bebé y él se siente abrumado, exprímase la cantidad necesaria para reducir la presión o volumen. De esta manera, su bebé podrá amamantarse a un ritmo normal sin tragar aire ni atragantarse con su leche.

 

La leche materna le ayuda a su bebé en la NICU

28 de Febrero, 2014 por Azalia

2001mc46dd14_zps136202a8

La leche materna es el mejor alimento para su bebé y le ofrece grandes beneficios. Si su bebé nació prematuro o por algún otro motivo está en la sala de cuidados intensivos para neonatos (NICU), muchas veces es posible alimentarlo con su leche aun si usted no puede amamantarlo.

Varios estudios hablan de los beneficios de la leche de mamá para el bebé prematuro:

  • Las mujeres que dan a luz a un bebé prematuro producen grandes cantidades de calostro, la forma de la leche materna espesa y amarilla. Es rico en nutrientes que alimentan al bebé los primeros días de vida. Si su bebé es muy pequeño y no puede amamantar, o ingerir leche materna en un biberón o por medio de un tubo, las enfermeras en la NICU le pondrán calostro y luego leche materna dentro de su boquita. Cualquier cantidad es beneficiosa.
  • Este calostro también es rico en anticuerpos, los cuales lo protegen de infecciones e inflamaciones.
  • La leche materna contiene bifidobacterias. Éstas son las bacterias “buenas” que lo protegen de infecciones como la enterocolitis necrotizante, un problema con sus intestinos.
  • El sostener a su bebé con el método canguro, le ayuda a mejorar su ritmo cardiaco y respiratorio, y a aumentar de peso, entre otros beneficios. Además estimula su producción de leche. Así usted tendrá suficiente para seguir extrayéndosela y eventualmente dársela en un biberón o amamantarlo, ya sea en la NICU o en casa.

 

Por qué no debe darle a su bebé alimentos sólidos muy temprano

27 de Marzo, 2013 por Azalia

La Academia Americana de Pediatría, el Congreso Americano de Obstetras y Ginecólogos y la Academia Americana de Médicos de Familia advierten acerca de los peligros de darles a los bebés alimentos sólidos antes de los 6 meses. Los bebés no nacen con un sistema digestivo totalmente desarrollado y no pueden digerir adecuadamente ningún alimento aparte de la leche materna o la leche de fórmula. Los alimentos sólidos pueden causarle daño al tracto digestivo. Éstos son otros riesgos de introducir alimentos sólidos muy temprano:

  • El bebé está bajo mayor riesgo de desarrollar enfermedades crónicas como diabetes, obesidad, eccema y enfermedad celiaca.
  • Aún si el alimento es puré, pasa muy lentamente por el tracto digestivo. Esto le produce al bebé dolor estomacal, constipación y gas.
  • El bebé se demora en desarrollar el instinto de producir arcadas y no puede vomitar a voluntad. Puede atorarse, aun con el puré.

Algunas madres que introducen alimentos muy pronto dejan de amamantar a sus bebés. La leche materna y la fórmula tienen un mayor contenido nutricional que los alimentos sólidos. Además amamantar al bebé le produce grandes beneficios, entre ellos protegerlo de la diabetes, diarrea, obesidad, infecciones respiratorias y del oído, y la muerte súbita en la cuna.

Hay formas de saber si el bebé se está alimentando lo suficiente y formas de aumentar la leche que usted produce. Si el bebé llora no necesariamente tiene hambre. Puede llorar porque está cansado, necesita un pañal limpio, o tiene algún dolor o molestia. Las señales de que un bebé tiene hambre es que se despierta, se lleva las manos a la boca, hace movimientos de succión y flexiona los brazos y piernas. Si usted lo alza, él busca su seno. Lo mejor es estar atenta a estas señales y alimentarlo antes de que llore por hambre. El estómago del bebé es muy pequeño y por esto necesita comer con frecuencia: cada 2 a 4 horas según amamanten o tomen fórmula. Si su estómago se siente lleno después de comer alimentos sólidos es porque su sistema no está listo para digerirlo.

Los estudios indican que los alimentos sólidos no le ayudan al bebé a dormir más tiempo. Lo que determina cuánto tiempo duerma un bebé es cómo madura sus sistema nervioso, lo cual es distinto para cada bebé. Un bebé menor de 6 meses tampoco debe tomar jugos de fruta ya que lo pone a riesgo de ingerir demasiadas calorías, lo cual puede hacer que tenga aumento de peso excesivo. Los jugos se introducen cuando el bebé comienza a comer alimentos sólidos.

Recuerde:

  • Hable con el pediatra antes de darle alimentos sólidos al bebé.
  • Hable con el pediatra acerca de los jugos que son seguros para el bebé.
  • Siga amamantando a su bebé hasta el año, y por más tiempo si lo desea. El bebé sigue recibiendo grandes cantidades de nutrientes de la leche materna.
  • Nunca le dé alimentos sólidos en el biberón. Esto le puede producir obesidad.
  • No le dé leche de vaca a su bebé hasta cuando cumpla un año. Cuando cumpla 2 años cambie la leche a una baja en grasa.

 

Radiación durante el embarazo: sustancias de contraste

19 de Octubre, 2012 por Azalia

Puede ser que si su profesional de la salud le haya recomendado una radiografía, ultrasonido, resonancia magnética, o tomografía computarizada y sea necesario inyectarle una sustancia de contraste. Ésta permite que se vea la imagen con mucha más precisión y se haga un diagnóstico más certero.

Como lo explica un artículo de la Dr. Jill Widmark (en inglés), éstas son algunas sustancias de contraste:

  • Sulfato de bario: se usa a veces cuando se hace una radiografía de los intestinos. Según el Congreso de Obstetras y Ginecólogos (ACOG, siglas en inglés) el feto resulta expuesto a 2-4 rads. En comparación, una radiografía sin sustancia de contraste en la zona del vientre expone al bebé a 100 mrad (0.1 rad). Algunas fuentes dicen que no se ha establecido la seguridad del sulfato de bario durante el embarazo y que sólo se debe usar si los posibles beneficios de la prueba justifican el posible riesgo al feto.

Si ya ha tenido a su bebé y está amamantado, esta sustancia no se secreta en la leche materna.

  • Sustancias radiopacas: se administran por vía oral o intramuscular. La mayoría de estas sustancias contienen derivados del yodo y no se han hecho estudios sobre su seguridad en las personas. El uso de agentes con yodo durante el embarazo puede ocasionar hipotiroidismo en el bebé recién nacido. ACOG recomienda que se eviten a no ser que sean necesarias para poder hacer un diagnóstico correcto. Hay algunas sustancias radiopacas sobre las cuales se han hecho estudios en animales y parecen ser seguras (iohexol, iopamidol, yotalamato, ioversol, ioxaglato, y metrizamida).

Aunque algunas sustancias radiopacas se excretan en la leche materna, no se han asociado con problemas en los bebés que amamantan.

  • Sustancias paramagnéticas: se usan durante una resonancia magnética. No se han hecho estudios en mujeres embarazadas. Los estudios en animales indican que presentan un posible riesgo para un aborto espontáneo y defectos de nacimiento. ACOG dice que se deben usar sólo si los posibles beneficios justifican un posible riesgo al bebé.

No se sabe si estas sustancias se excreten en la leche materna. Si su profesional de la salud dice que se debe usar una sustancia de contraste, hágale estas preguntas:

  • ¿Es absolutamente necesario usar esta sustancia?
  •  ¿Hay otra sustancia de contraste que pueda ser más segura?
  •  ¿Cuál es el riesgo para el bebé?

Si está amamantando, pregúntele cuánto tiempo debe esperar antes volver a lactar. Antes del procedimiento, usted puede extraerse la leche y guardarla para alimentar durante este tiempo al bebé con biberón, pero con su leche. Extraerse la leche también ayuda a mantener su producción hasta cuando pueda lactar a su bebé de nuevo.

El uso de medicamentos durante la lactancia

1 de Julio, 2010 por nacersano

lactancia

Muchas madres nos preguntan si pueden tomar medicamentos cuando están amamantando a su bebé. Algunas de ellas tienen problemas de salud a corto plazo, como dolor de cabeza o resfriados. Otras tienen condiciones crónicas como asma o alta presión arterial y deben tomar medicamentos para controlarlas. En general, la mayoría de los medicamentos sin receta y los recetados por el profesional de la salud probablemente se puedan tomar mientras esté dando pecho. Pero ya que se necesitan más investigaciones para saber cómo cada medicamento afecta la leche materna, si está amamantando es importante siempre hablar con el profesional de la salud de su bebé antes de tomar cualquier medicamento, ya sea con o sin receta.

Hay varias cosas que usted puede hacer para proteger a su bebé:

  • Antes de tomar cualquier medicamento, sea de venta libre o se deba comprar con receta, hable con su profesional de la salud y el del bebé.
  • Lea también cuidadosamente la literatura que viene con el medicamento.
  • Tómese el medicamento justo después de dar pecho o al menos 2 a 4 horas antes de la próxima toma. Esto ayuda a que haya menos cantidad de medicina en su leche cuando vaya a amamantar.
  • Los medicamentos para el cáncer y los que contienen ingredientes radioactivos no son compatibles con la lactancia. Otros medicamentos requieren que usted deje de amamantar durante varias horas o días. Puede extraerse la leche antes de tomarse el medicamento y dársela al bebé en un biberón. O puede darle fórmula por un tiempo y seguir extrayéndose la leche para estimular su producción. Así será posible reanudar la lactancia después.
  • Si el medicamento que le recetan puede ser perjudicial para su bebé, pregúntele a su profesional de la salud si se puede reducir la dosis sin afectar la efectividad o si hay otro medicamento más seguro. También puede ser que haya terapias alternativas, por ejemplo sesiones de conversación o grupos de apoyo en el caso de la depresión. Pero no consuma productos a base de hierbas como ginkgo biloba o St. John’s Wort.
  • Comuníquese con el profesional de la salud si el bebé muestra señales de una reacción como diarrea; somnolencia; e irritabilidad o llanto excesivos.

El efecto de un medicamento en el bebé depende mucho de su edad y peso. Tenga especial cuidado si el bebé nació prematuro, o tiene pocos días de nacido; también si tiene alguna condición gástrica.

Algunos medicamentos pueden afectar la producción de la leche materna, otro tema para hablar con su profesional de la salud antes de tomarse una medicina.

Envíe sus preguntas a preguntas@nacersano.org  Nuestras educadoras en salud están disponibles para ofrecer tranquilidad y apoyo al resolver sus dudas.