Archivos del weblog

¿Es peligroso que el cordón umbilical esté enredado en el cuello del bebé?

5 de Octubre, 2015 por Azalia

Pregnant woman talking with doctor

El cordón umbilical permite que el bebé reciba oxígeno y los nutrientes necesarios para crecer sano. Un tejido gelatinoso llamado gelatina de Wharton recubre y protege estos vasos sanguíneos. Esto crea una barrera para evitar que se compriman los vasos sanguíneos. Aún si hay enredos del cordón umbilical estos no necesariamente van a cortar el flujo sanguíneo y de oxígeno en el bebé.

Una de las preocupaciones que tienen los padres con el cordón umbilical, es que el mismo se vaya a enredar en el cuello del bebé. A esto se le llama, en términos médicos, cordón nucal. Es posible que el cordón  umbilical tenga una o más vueltas alrededor del cuello del bebé. Esto suele ocurrir en aproximadamente uno de cada cinco nacimientos. Ocurre porque el bebé flota y gira en el saco de líquido amniótico. El cordón nucal rara vez causa problemas al bebé.

A veces el cordón nucal se diagnostica mediante un ultrasonido. Es probable que no necesite cuidados especiales si el bebé tiene un cordón nucal. Muy raramente un cordón nucal evita que la mujer tenga un parto vaginal. Un control adecuado durante el parto detecta si el corazón del bebé disminuye. En este caso el doctor interviene rápidamente y hasta puede hacer una cesárea para que el bebé no corra peligro.  Con menor frecuencia, el cordón umbilical se envuelve alrededor de otras partes del cuerpo del bebé, como un pie o una mano. Por lo general esto, no representa un riesgo para el bebé.

Qué es el síndrome HELLP y sus riesgos

14 de Agosto, 2015 por Azalia

16445430.thb

Si usted tiene alta presión arterial, incluyendo preeclampsia o eclampsia, puede presentar una condición llamada síndrome HELLP. A veces los síntomas de HELLP son la primera señal de preeclampsia.

El HELLP afecta la sangre y el hígado. Sus glóbulos rojos, los que transportan oxígeno de los pulmones al resto del cuerpo, se descomponen. Usted puede sufrir de anemia. Su hígado no puede funcionar adecuadamente. Las plaquetas, las cuales ayudan a la coagulación de la sangre, bajan. Esto la pone a riesgo de un sangrado excesivo o de sufrir moretones fácilmente.

La mayoría de las veces los síntomas se presentan antes de las 37 semanas de embarazo. Pero a veces ocurren durante la semana después del parto. Si tiene algunos de esto síntomas llame a su profesional de la salud de inmediato o váyase a la sala de emergencia:

  • Vista nublada o borrosa
  • Fatiga o malestar
  • Aumento súbito e peso; hinchazón
  • Dolor de cabeza
  • Náuseas o vómitos que empeoran
  • Sangrado de la nariz u otro sangrado que no se detiene fácilmente
  • Convulsiones
  • Dolor en la parte superior del abdomen

Esta condición es un riego para un desprendimiento de la placenta. Durante o después del parto usted puede presentar estas complicaciones:

  • Hemorragia; usted puede necesitar una transfusión de sangre
  • Edema pulmonary: líquido en los pulmones
  • Falla de los riñones o del hígado

Si su profesional diagnostica el síndrome HELLP, podrá darle medicamentos para controlar la presión arterial y evitar las convulsiones. Casi siempre se debe inducir el parto para evitarles problemas a usted y a su bebé, quien puede nacer prematuro. A veces se necesita hacer una cesárea. Afortunadamente después del nacimiento del bebé, el HELLP se resuelve y desaparecen la mayoría de las complicaciones que esta condición causa.

No se conoce qué causa el síndrome de HELLP. Si lo tuvo en un embarazo anterior es posible que ocurra de nuevo. Lo mejor que puede hacer es prepararse para un nuevo embarazo, comenzar su cuidado prenatal cuanto antes y acudir a todos sus controles. Esto le permite a su profesional diagnosticar y tratar este problema.

La preeclampsia y su tratamiento

22 de Mayo, 2015 por Azalia

16445295_thb

Aun no se conoce que es lo que causa la preeclampsia. Se cree que la placenta desempeña un papel clave. El parto es el que inicia el proceso de curación, al eliminar del cuerpo la placenta. Es importante reconocer que el parto no “cura” todos los casos de preeclampsia. Hay mujeres que pueden desarrollarla hasta 6 semanas luego del alumbramiento. La placenta, antes del parto, puede excretar en el cuerpo de la mujer toxinas, las cuales no se eliminan inmediatamente. Estas pueden causar preeclampia posparto. Los síntomas son: dolor de cabeza severo, alteraciones visuales, falta de aliento y hasta convulsiones después del parto. Este muy alerta a estos síntomas.

Qué pueden hacer

  • Exámenes y revisiones médicas: Es muy probable que su proveedor de cuidados prenatales le haga chequeos frecuente. Revisarán su presión arterial, le harán pruebas de sangre para verificar la función de sus riñones, hígado y coagulación sanguínea.  Algunas mujeres se les recomienda ser hospitalizada. Mucho depende de la severidad del caso y cuantas semanas de embarazo tiene. El descanso en cama no se recomienda de forma rutinaria a todas las mujeres con preeclampsia. Algunos estudios sugieren que aumenta el riesgo de coágulos sanguíneos mientras que no ofrece un beneficio claro.
  • Revisiones al bebé: Le pueden hacer ultrasonidos más frecuentes y pruebas para verificar que su bebé esté creciendo adecuadamente y que no hay señales de estrés fetal. Mientras sea posible, su proveedor tratará de esperar hasta que tenga 37 semanas de embarazo antes de que induzcan el parto o hagan una cesárea. Hay casos donde el bebé debe nacer mucho antes de las 37 semanas para asegurar que tanto la madre como el bebé pueden sobrevivir.
  • Antihipertensivos: Estas son medicinas para controlar la alta presión arterial. Se recomiendan si la presión arterial está muy alta. Hable con su médico de la seguridad de las mismas en el embarazo. Unas son más seguras que otras.
  • Corticosteroides: Estos medicamentos ayudan a madurar los pulmones de su bebé. Esto es importante si hay riesgo de parto prematuro, algo que sucede con bastante frecuencia. Los corticoesteroides también pueden ayudarle a usted a mejorar la función de su hígado y de las plaquetas, que pueden ser afectadas en casos de preeclampsia severa.
  • Medicinas para detener las convulsiones: En casos severos donde la preeclampsia la puede poner a riesgo de tener convulsiones, pudieran recetarle sulfato de magnesio u otra medicina para prevenir las convulsiones.

Si su profesional cree que usted corre un alto riesgo de tener preeclampsia, posiblemente la trate con aspirina de baja dosis para ayudar a prevenir este trastorno. Hable con su profesional de la salud para ver si el tratamiento con aspirina es adecuado para usted.

Cómo superar la ansiedad al parto

18 de Mayo, 2015 por Azalia

vacunas y su seguridad en el embarazo

La mayoría de las mujeres embarazadas sienten un poco de temor o ansiedad al parto. Aprenda cómo puede superar este temor y obtener más confianza en su cuerpo.

Qué puede hacer

Aprender sobre el parto. Si usted es madre primeriza es muy normal sentir temor ante esta experiencia desconocida. Educarse sobre lo que es el parto puede ayudarle muchísimo. Considere inscribirse en unas clases de preparación para el parto. Existen varios tipos de clases de parto para escoger. Dos de las más populares son las de Lamaze y Bradley, nombradas por sus creadores. Ambas le enseñan a lidiar con el dolor de parto. Ambas técnicas alientan la participación de la pareja durante el parto y alumbramiento. También puede leer algún libro reconocido y ver la información que tenemos en nuestro sitio web sobre el parto. No dude en preguntarle a su proveedor de cuidados de la salud cada cosa que la inquiete, es mejor que aclare sus dudas antes del momento del parto. Confíe en su cuerpo, usted tiene la capacidad de lidiar con el parto.

Decidir cómo manejar los dolores de parto. Los dolores del parto, aunque son algo natural y que somos capaces de superar, pueden causarle ansiedad. Aprenda que opciones de manejo de dolor tiene usted. Por ejemplo, si usted no quiere usar medicamentos para el dolor, debe aprender sobre otras técnicas, como las de respiración, meditación, masajes, etc. También debe aprender sobre las medicinas para manejar el dolor de parto. Usted puede decidir usarlas desde el inicio o puede que usted al inicio no querías usar medicamentos y luego cambie de opinión. Por ello debe conocer sobre la epidural, el bloqueo espinal y los medicamentos narcótico.  Hable con su profesional de la salud para averiguar qué es lo mejor para usted. Escriba un plan de parto donde especifique los que desea.

Saber que el bebé está bien. Es probable que durante todo su embarazo, usted se haya preocupado por la salud de su bebé. Hay mujeres que piensan que el parto es algo traumático para el bebé. Debe confiar en que su bebé está preparado para el parto, su bebé va a estar bien. Hable con su proveedor de cuidados prenatales sobre sus temores si usted tiene complicaciones, como la preeclampsia, diabetes, disminución en los movimientos fetales, tener mucho o poco líquido amniótico, señales de parto prematuro o su embarazo está pasado de término. Mientras sea posible, el parto vaginal es mejor para su bebé que el parto por cesárea. Para el final del embarazo usted puede contar los movimientos de su bebé, esto puede ayudarle a saber que está bien. Durante el parto a través de un monitor fetal se puede corroborar que el latido del bebé es estable y que no hay estrés fetal.

¿Tiene usted otros temores? Escríbanos y déjenos saber, tal vez podamos ayudarle a superarlos.

 

¿Qué es la placenta previa?

29 de Abril, 2015 por Azalia

La placenta se forma a comienzos de su embarazo y se adhiere a la pared de su matriz. La placenta es el órgano que forma una conexión sanguínea entre usted y su bebé. A través de la placenta usted le transfiere oxígeno y nutrientes a su bebé.

Generalmente la placenta está localizada en la parte superior de la matriz (útero), de esta forma no interfiere con la salida del bebé al momento del parto. Pero a veces la placenta se coloca en la parte baja de su matriz y cubre total o parcialmente la apertura del cuello uterino. Esto se llama placenta previa. Hay tres tipos de placenta previa:

Marginal: está cerca de la apertura del cuello uterino, pero no lo cubre

Parcial: cubre solo un área de la apertura del cuello uterino

Total: cubre totalmente la apertura del cuello uterino, lo cual bloquea la salida del bebé.

¿Qué puede hacer si le dicen que tiene placenta previa?

Si usted tiene menos de 20 semanas de embarazo y le han hecho un ultrasonido donde se ve la placenta baja, esto no debe ser razón para alarmarse. En la mayoría de los casos la placenta sube a medida que el bebé crece y el útero se expande.

Si usted tiene más de 20 semanas de embarazo y le dicen que tiene placenta previa, aún es posible que la placenta suba. Con un seguimiento cercano su profesional de la salud podrá decirle si esto sucede y qué precauciones debe tener.

¿Cuáles son los síntomas de la placenta previa?

Algunas mujeres con placenta previa no presentan síntomas y esta condición no se detecta sino cuando se hace un ultrasonido de rutina, muchas veces a mediados del embarazo. Sin embargo, el síntoma más común de la placenta previa es un sangrado sin dolor durante la segunda mitad del embarazo. Si esto le ocurre, llame a su profesional de la salud de inmediato.

Pregúntele a su profesional qué cuidados debe tener. En general se recomienda que se abstenga de tener relaciones, limite sus viajes y se abstenga de hacer ejercicio. Su proveedor probablemente evitará hacerle exámenes pélvicos, para evitar provocar sangrado vaginal.

¿Cuáles son las posibles complicaciones?

Si la condición de la placenta previa se maneja adecuadamente es muy posible que su embarazo llegue a término y no haya complicaciones. En la gran mayoría de los casos la placenta se corrige sola hacia finales del embarazo. A medida que el vientre crece, empuja la placenta hacia arriba y usted podrá tener un parto vaginal. De lo contrario, es necesario hacer una cesárea.

Si usted tiene hemorragias, seguramente la internarán en el hospital. Su profesional hará todo lo posible por ayudarle a que su embarazo llegue a término. Pero si esto no es posible, tal vez le den ciertos medicamentos, como los corticoesteroides, para madurar los pulmones y otros órganos del bebé, ante el riesgo de que su bebé nazca antes de tiempo.

Qué puede hacer si tiene herpes genital y está embarazada

6 de Abril, 2015 por Azalia

El herpes genital es una infección de transmisión sexual. Si usted está embarazada y tiene herpes genital, debe orientarse sobre qué debe hacer para proteger a su bebé. Él  pudiera estar a riesgo de contagio al momento del parto. Es raro que el bebé se contagie mientras está en el útero.

Si usted contrae herpes genital antes del embarazo

Es poco probable que el herpes genital pueda afectar a su bebé si usted padecía esta condición antes del embarazo. En su visita de control prenatal,  su médico debe examinarla cuidadosamente para detectar cualquier signo de infección antes de que ocurra el parto. Si no tiene señales de infección activa, es posible que no haya riesgo al tener un parto vaginal. Pero si tiene una infección activa (brotes o llagas), por lo general se le hará una cesárea. Esta operación puede ayudar a evitar que su bebé se contagie con el virus del herpes.

Si usted contrae herpes genital por primera vez en el embarazo

Si tuvo su primer brote de herpes genital durante el embarazo, o si tiene brotes con frecuencia, su profesional puede tratarla con un medicamento antivírico llamado aciclovir (también llamado Zovirax® Inyectable o acicloguanosina) durante el último mes de embarazo. Este medicamento puede ayudar a prevenir un brote alrededor de la fecha de parto.

Cómo puede protegerse del herpes genital

Tenga relaciones con una sola pareja que usted sepa no tenga herpes. Los condones o preservativos no protegen completamente contra la infección, porque no siempre cubren todas las áreas infectadas.

Hágase una prueba para el herpes genital. Si descubre que tiene esta infección, hágase tratar de inmediato. Si usted o su pareja tiene una infección sin tratar, se la pueden pasar del uno al otro. Tomar un medicamento antivírico puede ayudar a evitar que se contagien la enfermedad entre ustedes.

En la visita de control preconcepcional, háblele honestamente a su profesional acerca de las infecciones de transmisión sexual. El herpes genital la pone a riesgo de un aborto espontáneo o de que su bebé nazca prematuro.

 

El aumento en las cesáreas y el riesgo de tener un bebé prematuro

14 de Agosto, 2014 por Azalia

csection

Muchas mujeres embarazadas se preocupan cuando le recomiendan una cesárea. Es normal que se sienta un poco desilusionada, si esperaba tener un parto vaginal. Quizás lleva tiempo tomando clases de parto y se ha preparado mentalmente para ello. Usted puede percibir el parto vaginal como un logro en el transcurso de su maternidad.

Muchas veces la cesárea es indicada y es lo mejor para la madre y para el bebé cuando hay razones médicas. Sin embargo, sabemos que hoy día se realizan más cesáreas que nunca antes. También sabemos que algunas veces las cesáreas se realizan sin que haya una razón médica justificada.

Si le recomiendan una cesárea, usted debe hacer algunas preguntas. Por ejemplo, ¿por qué necesito tener una cesárea?, ¿qué problemas puede causar la cesárea para mí y para mi bebé?, ¿necesitaré tener una cesárea en embarazos futuros? ¿qué riesgos hay de que mi bebé nazca antes de desarrollarse completamente?

Como las semanas de embarazo se estiman, puede que usted tenga una 0 dos semanas menos de lo que han calculado. Si ese es el caso, el parto por cesárea puede llevar a un nacimiento prematuro casi a término, con posibles riesgos para el bebé. Si su embarazo es saludable, es mejor esperar hasta que el parto comience por sí mismo. Si su médico le aconseja programar una cesárea o inducir el parto, pregúntele si puede esperar al menos 39 semanas para darle a su bebé todo el tiempo que necesita para crecer.

Se llama nacimientos prematuros casi a término aquel que ocurre entre las 34 y las 36 semanas de embarazo. La mayoría de los bebés prematuros (más del 70 por ciento) pertenece  a esta categoría. Los bebés nacidos algunas semanas antes de término tienen más probabilidades de tener problemas de salud que los bebés nacidos a término completo.

La obesidad es un riesgo para un nacimiento sin vida

16 de Abril, 2014 por Azalia

26483713_thm

Un artículo publicado recientemente dice que casi 1 de 4 nacimientos sin vida obedece a la obesidad de la madre. El nacimiento sin vida es la muerte del bebé después de 20 semanas de embarazo.

Entre más pasada de peso u obesa sea la madre, mayor es la probabilidad de que el bebé nazca sin vida. Una mujer con demasiado peso tiene un riesgo ligeramente más alto de un nacimiento sin vida. Pero si la mujer es obesa el riesgo aumenta considerablemente. Entre más obesa, mayor es riesgo.

Así mismo, a medida que progresa el embarazo, aumenta el riesgo, particularmente en las etapas finales. El 25% de los nacimientos sin vida entre las 37 y 42 semanas se atribuyen a la obesidad. A las 39 semanas el riesgo es aproximadamente 6 veces más alto. A las 41 semanas, es casi 14 veces mayor.

Además del riesgo de un nacimiento sin vida, la obesidad se ha relacionado con ciertas complicaciones, como diabetes gestacional, hipertensión, tromboembolias (coágulos sanguíneos en las venas), preeclampsia y la necesidad de hacer una cesárea.

Qué puede hacer:

  • Hágase un control preconcepcional antes de quedar embarazada. Su profesional de la salud puede darle sugerencias sobre cómo lograr un peso adecuado a su estatura antes de concebir. Nunca debe tratar de perder peso durante el embarazo ya que esto priva al bebé de los nutrientes que él necesita para crecer.
  • Consulte choosemyplate.gov, una herramienta en la red del Departamento de Agricultura de los EE.UU. Puede ayudarle con un plan de comidas sanas en función de su edad, peso, estatura y actividad física.
  • Visite este sitio de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés), el cual contiene muchos recursos y sugerencias.

 

Verrugas genitales- preguntas frecuentes

29 de Enero, 2014 por Azalia

¿Vuelven a salir las verrugas genitales luego de removerlas?

Luego de recibir tratamiento para eliminar las verrugas genitales, es común que vuelvan a salir, especialmente durante los primeros tres meses posteriores al tratamiento.

¿Cómo evito contagiar a mi pareja?

Cuando una persona en la pareja tiene verrugas genitales, es casi seguro que la otra persona este contagiada también, aunque no tenga verrugas genitales visibles. Además la mayoría de las personas activas sexualmente tendrán algún tipo de VPH en algún momento de su vida, aunque no presenten síntomas. Usted puede usar condones, especialmente si así se lo ha recomendado su proveedor de la salud, pero tenga en mente que los condones no cubren toda el área afectada.

¿Cómo se si las verrugas que tengo son causadas por VPH?

Haga una cita con su proveedor de cuidados de la salud. La mayoría de las veces con tan solo mirar las verrugas genitales, se puede hacer un diagnóstico. Si hay dudas es posible que se requiera hacer una biopsia del tejido, pero esto solo se hace en casos muy específicos.

¿Por cuánto tiempo tengo que cuidarme de no pasar las verrugas genitales a otra persona?

El hecho que una verruga haya desaparecido, con o sin tratamiento, no garantiza que la persona ya no es contagiosa. No es posible saber por cuanto tiempo una persona se mantiene contagiosa luego de haber tenido verrugas genitales.

¿Qué sucede si no recibo tratamiento para eliminar las verrugas genitales?

Si las verrugas no son tratadas puede que se eliminen por si solas, que permanezcan en el área o que se multipliquen y aumenten en tamaño. Si las verrugas causan dolor, picor o le molestan por su apariencia, usted puede recibir tratamiento para eliminarlas. Recuerde que las mismas pueden volver luego de recibir tratamiento.

¿Necesita una cesárea porque tiene verrugas genitales?

No se recomienda una cesárea a todas las mujeres que tienen verrugas vaginales. Muy pocas veces las verrugas complican el embarazo o afectan al bebé.  No se sabe si una cesárea puede prevenir el contagio en el bebé. Siendo la cesárea una cirugía mayor, la mayoría de las veces un parto vaginal es una mejor opción para la mujer embarazada que tiene verrugas genitales. Su médico debe discutir esto en detalle con usted, ya que cada caso es diferente.

Fuentes (recopiladas 1/29/2014): http://www.cdc.gov/std/spanish/STDFact-HPV-s.htm  http://www.cdc.gov/std/hpv/common-clinicians/InsertGW.pdf

¿Necesita una cesárea porque tiene VPH?

27 de Diciembre, 2013 por Azalia

El virus del papiloma humano (VPH) puede causar verrugas genitales, displasia cervical u otras alteraciones en el cuello uterino. Con el debido seguimiento y cuidados casi nunca el VPH complica el embarazo.

Verrugas Genitales

Es común que las hormonas del embarazo hagan que las verrugas genitales crezcan más de lo usual. No use medicamentos de venta libre para tratar estas verrugas. Si las verrugas crecen demasiado o le molestan, su profesional de la salud las puede extirpar de forma segura con cirugía láser o crioterapia (congelación). Si las mismas crecen dentro del canal vaginal, crean una obstrucción y no se pueden extirpar, esto pudiera indicar una cesárea. Sin embargo, no se recomienda una cesárea a todas las mujeres que tienen verrugas vaginales. Muy pocas veces las verrugas complican el embarazo o afectan al bebé. No se sabe si una cesárea pueda prevenir el contagio en el bebé.

Displasia Cervical

Cuando la mujer tiene una lesión en el cuello uterino, ésta puede denominarse displasia o NCI (neoplasia cervical intraepitelial). Este tipo de lesión casi nunca se trata en el embarazo. Pero sí se observa utilizando la colposcopia. Tampoco es necesario hacerle una cesárea por tener este tipo de lesión. El riesgo de contagio a su bebé es muy bajo, en comparación al riesgo de hacer una cirugía mayor como lo es la cesárea.

La gran mayoría de las veces un parto vaginal es una mejor opción para la mujer embarazada que tiene VPH. Su médico debe discutir en detalle el tema del VPH y su embarazo. Recuerde que muchas veces las lesiones en el cuello uterino leves se resuelven por su cuenta y usted no debe alarmarse. Lo que sí es importante es que realice sus controles de Papanicolaou (Pap), citologia o colposcopia regularmente. Ésta es la mejor manera de controlar el VPH.