La varicela pudiera causar serios defectos del nacimiento

16 de Enero, 2018 por Azalia

La varicela no es solo una infección que le ocurre a los niños, también puede ocurrir a los adultos que no han recibido la vacuna o que nunca tuvieron varicela de niños.  Es especialmente peligrosa en el embarazo, ya que puede causar defectos del nacimiento en el bebé. Si usted no está segura de tener inmunidad para la varicela, puede hacerse una simple prueba de sangre para determinarlo.

Las mujeres que no tienen inmunidad para la varicela deben recibir la vacuna al menos 1 mes antes de intentar quedar embarazadas. Usted tiene inmunidad para la varicela si la tuvo en el pasado o si ha recibido la vacuna. Si usted está embarazada no tiene inmunidad a la varicela usted debe evitar contacto con personas infectadas.

La varicela es muy contagiosa y se transmite por el aire o al tocar los brotes. Inclusive es contagiosa hasta dos días antes de que la persona tenga las ampollas. El periodo de transmisión dura hasta que todas las ampollas estén secas.

Si una mujer embarazada tiene se contagia con varicela, las probabilidades de que el bebé se afecte es muy baja. Sólo 1 al 2 por ciento de los bebés cuyas madres tuvieron varicela en las primeras 20 semanas de embarazo se ven afectados por el síndrome de varicela congénita. Sin embargo este síndrome es muy serio. Es un grupo de defectos de nacimiento que pueden incluir:

  • Cicatrices
  • Problemas con los músculos y huesos
  • Brazos o piernas paralizados o con malformidades
  • Microcefalia
  • Ceguera
  • Convulsiones
  • Problemas de aprendizaje

Los defectos de nacimiento son muy poco comunes si usted se contagia la varicela después de las 20 semanas de embarazo. Pero su bebé podría tener problemas con su sistema nervioso central (cerebro y médula espinal) si usted se infecta en el tercer trimestre del embarazo.

Si usted está embarazada ha estado en contacto con una persona infectada, puede recibir una inyección especial que puede prevenir la varicela o reducir su gravedad. Este tratamiento es seguro para la madre y para el bebé. Si usted no sabe si es inmune a la varicela pida que le hagan una prueba de anticuerpos. Su pareja también debe recibir la vacuna si es que no tienen inmunidad. Hable con su profesional de la salud sobre la varicela durante su chequeo preconcepcional o la primera visita prenatal.

Prevención de infecciones para la protección de su bebé

3 de Enero, 2018 por Azalia

Enero es el mes de la prevención de los defectos congénitos. Cada año en los EE.UU. 1 de cada 33 bebés, aproximadamente, nace con un defecto de nacimiento. Los defectos de nacimiento ocurren por múltiples razones. Algunas conocidas y otras que no se han determinado. Afortunadamente, existen algunos medidas que usted puede tomar para ayudar a reducir su riesgo de tener un bebé con un defecto congénito.

En el embarazo hay ciertas infecciones que pueden hacerle daño a usted y a su bebé y ocasionar defectos del nacimiento. Durante el embarazo su sistema inmunológico se debilita un poco, esto la puede hacer susceptible a que se enferme o a que se contagie con infecciones que pudieran ser peligrosas. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU. (CDC, por sus siglas en inglés) y March of Dimes recomiendan a las mujeres que están embarazadas o que pudieran quedar embarazadas que tomen medidas preventivas para la protección de las infecciones.

Tome las siguientes medidas preventivas para protegerse a usted y a su bebé:

  • Prepare y consuma sus alimentos de forma segura. Evite comer carnes, aves, pescados  o huevos, crudos o a medio cocer. La leche y los quesos deben ser pasteurizados. Los fiambre y las carnes frías pueden estar contaminadas con listeria, si las va a comer las debe calentar hasta que salga vapor de ellas. Esto elimina las posibles bacterias que pueden tener. Evite la contaminación cruzada, es decir, cuando los utensilios tengan contacto con aves y carnes crudas, lávelos antes de ponerlos en contacto con alimentos que no se van a cocinar, por ejemplo ensaladas o verduras. Tome medidas necesarias para evitar la intoxicación por alimentos.
  • Hable con su proveedor de cuidados de la salud. Antes de quedar embarazada asegúrese que está al día con todas sus vacunaciones. Su médico puede verificar esto en una visita preconcepcional, es decir, la visita médica que se hace ANTES de quedar embarazada. Pregunte cuánto ácido fólico necesita tomar. Las mujeres deben tomar una multivitamina con ácido fólico antes y durante el embarazo para ayudar a prevenir los defectos del tubo neural.
  • Protéjase de las infecciones causadas por insectos o animales como por el ejemplo del virus del zika  y el citomegalovirus. Use repelentes de insectos con DEET, picaridina, IR3535 y aceite de eucalipto de limón; no cambie la caja sanitaria de gatos.
  • Tenga buenas prácticas de higiene. Lávese las manos con agua y jabón luego de cambiar pañales, tocar mascotas, antes y después de preparar alimentos, etc. Tenga cuidado con los roedores como los ratones, hamsters o conejillos de India. Pueden portar el virus de la coriomeningitis linfocítica. Conviene mantenerlos en otra parte de la casa y pedirle a otra persona que limpie la jaula.

 

La roséola y su bebé

27 de Marzo, 2017 por Azalia

Pediatrician with baby

La roséola es una enfermedad viral que es común en los bebés y en los niños menores de 2 años.  También se le conoce como la sexta enfermedad. Por lo general, comienza con un ligero resfrío. Luego el niño desarrolla una fiebre elevada, y una erupción en la piel. La fiebre suele ser entre 101ºF a 105ºF (38.3ºC a 40.5ºC) y persiste entre 3 a 7 días.

Aunque muy pocas veces es una enfermedad grave, existe un leve riesgo de convulsiones febriles (relacionadas con la fiebre). Este riesgo es mayor durante la fase inicial de la enfermedad, cuando la temperatura sube rápidamente. Algunos niños con roséola tienen una ligera tos, falta de apetito, inflamación de las glándulas del cuello y diarrea leve.

Una vez que la temperatura del niño vuelve a la normalidad, aparece una erupción en la piel. Generalmente comienza en la espalda o el estómago y luego se extiende a la parte superior de los brazos y cuello. En general, no dura más de un día. Una vez que desaparece la erupción, el niño puede reanudar sus actividades normales.

A pesar de que la roséola es una enfermedad contagiosa, lo más probable es que no pueda evitar que su niño se contagie, ya que se transmite en pequeña gotas de tracto respiratorio o saliva de un niño infectado antes de que presente síntomas.

Qué puede hacer:

Llame al profesional de la salud inmediatamente si el niño:

  • Tiene menos de 3 meses de edad y tiene fiebre de más de 100.4ºF (38ºC); tiene entre 3 y 6 meses y la fiebre es de 101ºF (38.3ºC) o más; o es mayor de 6 meses y la fiebre es de 103ºF (39.4ºC).
  • Tiene una convulsión

Su niño debe comenzar a sentirse mejor en el término de una semana. Mientras tanto, usted puede ayudarle a que se sienta más cómodo:

  • Vístalo con ropa liviana.
  • Insista en que descanse más de lo acostumbrado y que beba muchos líquidos.
  • Pregúntele al profesional de la salud si puede darle acetaminofeno o ibuprofeno para bebés o niños para reducir la fiebre. Nunca le administre aspirina a un niño o adolescente sin antes consultar al profesional de la salud. La aspirina puede causar una afección poco común, con frecuencia mortal, conocida con el nombre de síndrome de Reye.
  • Para bajar la temperatura, dele baños de esponja con agua fría.

Prevención de defectos de nacimiento: enfoque en la higiene

18 de Enero, 2017 por Azalia

Handwashing

En el embarazo hay ciertas infecciones que son de cuidado. Muchas de ellas representan mayor peligro para el bebé en desarrollo, que para la madre. Además, durante el embarazo su sistema inmunológico se debilita un poco. Esto la puede hacer susceptible a que se enferme o a que se contagie con algunas infecciones. Las siguientes medidas de precaución pueden ayudarle a evitarlas:

  • Lávese las manos correctamente. Al tocar superficies, como la perilla de una puerta, un pasamanos, animales y personas que están enfermas, podríamos adquirir gérmenes que pueden causar enfermedades. Frote sus manos bien, hasta que haga espuma. Enjabone todas las partes, entre los dedos, debajo de las uñas, etc. estriegue sus manos por lo menos por 20 segundos. Lávese las manos antes de comer, al preparar alimentos, luego de usar el baño o de cambiar un pañal, luego de toser, estornudar o tocarse la nariz, ojos o boca, luego de estar en contacto con mascotas, sus juguetes o sus excrementos, luego de visitar o estar en contacto con alguien que está enfermo.
  • No comparta comida, cepillo de dientes, toallas, vasos ni utensilios con niños pequeños. Estas precauciones la protegen del citomegalovirus, un virus común en los niños (en la saliva y la orina) y aunque no es peligroso para los niños, es muy peligroso para el feto.
  • Sus alimentos deben ser seguros. Evite las comer carnes crudas o a medio cocer. Tampoco coma pescado crudo, como en sushi. La leche y los quesos deben ser pasteurizados. Los fiambre y las carnes frías pueden estar contaminadas con listeria, si las va a comer las debe calentar hasta que salga vapor de ellas. Esto elimina las posibles bacterias que pueden tener. Sea particularmente cuidadosa con la higiene al cocinar y manejar alimentos. Cuando use utensilios con aves y carnes crudas, lávelos antes de ponerlos en contacto con alimentos que no se van a cocinar, por ejemplo ensaladas o verduras. Tome medidas necesarias para evitar la intoxicación por alimentos.

Al prevenir las infecciones puede ayudar a prevenir los defectos del nacimiento en su bebé

3 de Enero, 2017 por Azalia

health provider with patient

Enero es el mes de la prevención de los defectos congénitos. Cada año, uno de cada 33 bebés nace con un defecto de nacimiento en los EE.UU. Afortunadamente usted puede tomar precauciones para evitar infecciones en el embarazo y así ayudar a prevenir los defectos del nacimiento en su bebé.

En el embarazo hay ciertas infecciones que son de cuidado. Muchas de ellas representan mayor peligro para el bebé en desarrollo, que para la madre. Incluso, algunas pueden causar defectos del nacimiento. Durante el embarazo su sistema inmunológico se debilita un poco. Esto la puede hacer susceptible a que se enferme o a que se contagie con algunas infecciones. Las siguientes medidas de precaución pueden ayudarle a evitarlas:

  • Lávese las manos correctamente. Al tocar superficies, como la perilla de una puerta, un pasamanos, animales y personas que están enfermas, podríamos adquirir gérmenes que pueden causar enfermedades. Frote sus manos bien, hasta que haga espuma. Enjabone todas las partes, entre los dedos, debajo de las uñas, etc. restriegue sus manos por lo menos por 20 segundos. Lávese las manos antes de comer, al preparar alimentos, luego de usar el baño o de cambiar un pañal, luego de toser, estornudar o tocarse la nariz, ojos o boca, luego de estar en contacto con mascotas, sus juguetes o sus excrementos, luego de visitar o estar en contacto con alguien que está enfermo.
  • No comparta comida, cepillo de dientes, toallas, vasos ni utensilios con niños pequeños. Estas precauciones la protegen del citomegalovirus, un virus común en los niños (en la saliva y la orina) y aunque no es peligroso para los niños, es muy peligroso para el feto.
  • Sus alimentos deben ser seguros. Evite las comer carnes crudas o a medio cocer. Tampoco coma pescado crudo, como en sushi. La leche y los quesos deben ser pasteurizados. Los fiambre y las carnes frías pueden estar contaminadas con listeria, si las va a comer las debe calentar hasta que salga vapor de ellas. Esto elimina las posibles bacterias que pueden tener. Sea particularmente cuidadosa con la higiene al cocinar y manejar alimentos. Cuando use utensilios con aves y carnes crudas, lávelos antes de ponerlos en contacto con alimentos que no se van a cocinar, por ejemplo ensaladas o verduras. Tome medidas necesarias para evitar la intoxicación por alimentos.
  • Precaución con sus mascotas. No cambie la caja de arena de su gato. Pero si lo tiene que hacer, use guantes y lávese bien las manos después. No tenga roedores como mascotas (ejemplo hámster, conejillo de india o cobaya). Si tiene problemas de ratas u otras plagas en su hogar considere contratar un exterminador o alguien que sepa como deshacerse de ellas.
  • Tenga sus vacunas al día. Sepa cuales pueden colocarse en el embarazo, por ejemplo la de la influenza y cuales debe colocarse antes de concebir, por ejemplo la de la varicela.
  • Evite contagiarse en el embarazo de infecciones que otras personas pueden tener. Esto incluye infecciones de transmisión sexual o enfermedades contagiosas como la rubéola o varicela.
  • Hágase la prueba del estreptococo grupo B. Esto es una bacteria común en el tracto genital de algunas mujeres. Cerca del parto le deben hacer una prueba para saber si la tiene o no y saber cómo proteger al bebé durante el parto.

Evite contagiarse por el citomegalovirus en el embarazo

8 de Junio, 2016 por Azalia

vacunas y su seguridad en el embarazo

El citomegalovirus es una infección común y no se considera peligrosa. Sin embargo para el bebé en el útero esta infección representa riesgos serios. Por ello las mujeres embarazadas deben cuidarse y evitar contagiarse con el citomegalovirus.

El citomegalovirus es una infección viral. Esto quiere decir que una vez usted la padece usted va a tener anticuerpos en su sangre por siempre. Los anticuerpos no son peligrosos para el bebé ni para usted. Simplemente es parte de la memoria que tiene su sistema inmunológico. Esto le ayuda a que no vuelva a padecer este virus en el futuro. Antes del embarazo usted se puede hacer una prueba para saber si alguna vez tuvo citomegalovirus.

Muchas mujeres tienen dudas cuando se hacen una prueba para el citomegalovirus y muestra que tiene anticuerpos. Mientras la infección no esté activa en el cuerpo, es decir es una infección del pasado, no hay peligro para el bebé. Pero si le hacen una prueba para detectar la presencia del virus (diferente a la prueba que mide anticuerpos), y se detecta el virus en la saliva, sangre, orina o fluidos corporales, esto puede ser peligroso para el bebé en el útero.

La mayoría de los adultos infectados con citomegalovirus no presentan síntomas y muchas veces no saben que han sido infectados. Cuando se presentan síntomas la persona puede tener: fiebre dolor de garganta, fatiga y glándulas inflamadas. Como esos son síntomas similares a otras enfermedades muchas personas no se dan cuenta que sean infectados con citomegalovirus.

Para usted proteger a su bebé del citomegalovirus, hágase una prueba para saber si tuvo el citomegalovirus en el pasado antes de quedar embarazada. Si usted nunca ha padecido esta enfermedad debe tomar ciertas medidas de precaución para evitar el contagio durante el embarazo. La infección se contrae de persona a persona al tener contacto con la saliva, orina y lágrimas de una persona infectada, usualmente un niño de 1-3 años. Las mujeres que trabajan con niños pequeños, como niñeras, enfermeras, y maestras de preescolares están a un riesgo mayor de enfermarse.

Siga estas medidas preventivas para evitar contagiarse con citomegalovirus:

  •  Lavarse las manos frecuentemente y luego de tener contacto  con la orina, saliva y secreciones nasales de niños pequeños.
  •  Lavarse las manos luego de cambiarle el pañal a un bebé, limpiarle la nariz y recoger los juguetes de niños pequeños.
  •  No besar a un niño pequeño en la boca.
  •  No compartir comida, cepillo de dientes, toallas, vasos ni utensilios con niños pequeños.

 

Los resfriados y su bebé

15 de Diciembre, 2014 por Azalia

41809113_thm

Cuando un bebé tiene un resfriado, o le da un catarro, va a notar que va a estar muy incómodo. El bebé no puede soplarse la nariz y le cuesta respirar por la boca. La congestión nasal dificulta la succión del bebé e interfiere con la alimentación. Y usted al ver a su bebé así va a sentirse un poco desesperada.

Desafortunadamente, los resfriados forman parte de nuestra vida. Los síntomas duran alrededor de una semana y son muy conocidos: mucosidad y congestión nasal, estornudos, dolor de garganta, tos y fiebre baja.

Llame al profesional de la salud de su bebé si es menor de 3 meses de edad y:

  • Tiene fiebre (más de 100.4 ºF) o síntomas de resfriado. Lo más probable es que el profesional de la salud quiera examinar al bebé para cerciorarse de que no está incubando una enfermedad más grave.
  • Si rechaza varias tomas de leche.
  • Si está más irritable que lo usual, o tiene mucho sueño.

Llame también si su bebé más grande o hijo:

  • Desarrolla una fiebre de más de 102 ºF
  • Tiene una tos que después de una semana no mejora o empeora. No le administre productos para la tos y la gripe de venta libre a los bebés o niños menores de 2 años de edad. De acuerdo con la Administración de los Alimentos y las Drogas de EE.UU., estos medicamentos pueden causar efectos secundarios muy peligrosos.
  • Tiene congestión nasal que perdura más de 10 a 14 días.
  • Tiene dolor de garganta que empeora.
  • Tiene dificultades al respirar.
  • Manifiesta dolor de oídos o dolor en la cara.

Usted puede hacer que su bebé esté más cómodo. Por ejemplo use una pera de goma para succionarle y destaparle la nariz antes de alimentarlo. El médico puede recomendar gotas nasales de solución salina (agua salada) para despejar la congestión. Siempre hable con el pediatra del bebé si se siente preocupada o nota que su bebé no mejora con el pasar del tiempo.

¿Qué problemas de salud pueden tener los bebés prematuros después de nacer?

17 de Noviembre, 2014 por Azalia

2006d037_0209fnlcr_zps89272ce9

Los problemas de salud de los bebés que nacen antes de tiempo pueden variar mucho. Mientras algunos solo tienen secuelas simples que se mejoran rápidamente, otros pueden tener problemas de salud más serios y a largo plazo. Es común que los bebés que nacen prematuros  deban permanecer en el hospital más tiempo. Algunos deben pasar tiempo en la unidad de cuidados intensivos neonatales (NICU, por sus siglas en inglés). Cuanto más temprano en el embarazo nazca el bebé, más probable es que tenga problemas de salud.

Los problemas de salud que pueden afectar a los prematuros incluyen:

  • Apnea. Es una pausa en la respiración de 20 segundos o más. Algunas veces los bebés prematuros tienen apnea. Puede suceder junto con una frecuencia cardíaca lenta.
  • Síndrome disneico (RDS, por sus siglas en inglés). Es un problema de la respiración que es más común en los bebés nacidos antes de las 34 semanas de embarazo. Los bebés con RDS no tienen una proteína llamada “surfactante” que evita que las pequeñas bolsas de aire de los pulmones se compriman o aplasten.
  • Hemorragia intraventricular (IVH, por sus siglas en inglés). Ésta es el sangrado en el cerebro. Suele suceder cerca de los ventrículos en el centro del cerebro. El ventrículo es un espacio en el cerebro que está lleno de líquido.
  • Conducto arterial persistente (PDA, por sus siglas en ingles). Es un problema del corazón que sucede en la conexión (llamada “conducto arterial”) entre dos vasos sanguíneos importantes cerca del corazón. Si el conducto no se cierra adecuadamente después del nacimiento, el bebé puede tener problemas de respiración o insuficiencia cardíaca. Ésta última sucede cuando el corazón no puede bombear suficiente sangre.
  • Enterocolitis necrótica (NEC, por sus siglas en inglés). Es un problema con los intestinos del bebé. Puede causar complicaciones en la alimentación, pancita inflamada y diarrea. A veces sucede de 2 a 3 semanas después del nacimiento prematuro.
  • Retinopatía del prematuro (ROP, por sus siglas en inglés). Es un desarrollo anormal de vasos sanguíneos en el ojo. Puede llevar a la pérdida de la vista.
  • Ictericia. El blanco de los ojos y la piel del bebé tienen un color amarillo. El bebé tiene ictericia cuando el hígado no está desarrollado por completo o no está funcionando bien. • Anemia. Sucede cuando el bebé no tiene suficientes glóbulos rojos sanos para transportar oxígeno al resto del cuerpo.
  • Displasia broncopulmonar (BPD, por sus siglas en inglés). Es un problema pulmonar que puede manifestarse tanto en los bebés prematuros como en los bebés que reciben tratamiento con una máquina respiradora. En los bebés con BPD a veces se presenta líquido en los pulmones, lesiones y daño pulmonar.
  • Infecciones. Los bebés prematuros suelen tener problemas para combatir los gérmenes porque su sistema inmunitario no está totalmente desarrollado. Las infecciones que pueden afectar a un bebé prematuro incluyen neumonía, una infección de los pulmones; sepsis, una infección de la sangre; y meningitis, una infección en el líquido que rodea el cerebro y la médula espinal.

Enterovirus D68

17 de Septiembre, 2014 por Azalia

32355108_thb

Recientemente en los EE.UU. ha surgido un brote de casos de infecciones respiratorias causadas por el enterovirus D68. Aunque los enterovirus son muy comunes, este en particular es raro. Ha llamado la atención el hecho de que ha sido responsable de muchas hospitalizaciones en las últimas semanas.

El virus se presenta al inicio como un resfriado común, con síntomas como estornudos, secreciones nasales y tos. En algunos casos empeoran causando una tos grave, dificultad al respirar, salpullido, sibilancia y en ciertos casos fiebre. Se cree que el virus se propaga a través de las secreciones respiratorias, como cualquier resfriado.

Cualquier persona puede infectarse con el enterovirus D68. Sin embargo, los bebés, los niños y los adolescentes están a mayor riesgo ya que no han estado expuestos al virus antes y todavía no han desarrollado inmunidad. También los niños con asma o antecedentes de sibilancias pueden ser muy vulnerables.

No existe un tratamiento específico para el enterovirus D68. Los médicos tratan y manejan los síntomas, de la misma forma que tratan otros virus similares. Los antibióticos no son eficaces. Tampoco hay vacunas disponibles que pueden prevenir la infección. La mejor forma de protegerse es la prevención.

Hay tres cosas que usted puede hacer para protegerse a sí mismo y a su familia del enterovirus D68:

  • Asegúrese de que usted se está lavando las manos con frecuencia con agua y jabón, especialmente después de usar el baño o cambiar pañales. Vigile a los niños pequeños mientras se están lavando las manos, para que los ayude a que lo hagan correctamente.
  • Evite el contacto cercano con personas que estén enfermas. Esto incluye besar, abrazar y compartir utensilios.
  • Limpie y desinfecte las superficies que puedan estar contaminadas.

Los resfriados y los virus son muy comunes en esta época del año. Sin embargo, si su hijo tiene un resfriado y tiene dificultad para respirar, tiene silbido en el pecho o su condición no mejora, es importante ponerse en contacto con su proveedor de atención médica inmediatamente. Esto es especialmente cierto para los niños con asma y/o alergias.

¡A detener el CMV!

2 de Junio, 2014 por Azalia

las stopcmv

¿Conoce lo que es el citomegalovirus (CMV)? El mes de junio se dedica a crear conciencia sobre esta infección y sobre cómo evitar que le cause daños al bebé mientras se desarrolla en vientre de mamá. 

El citomegalovirus es una infección viral. Si la mujer embarazada tiene CMV, su bebé puede nacer infectado y desarrollar serias complicaciones, incapacidades permanentes e incluso la muerte. Todas las mujeres deben saber esto. Usted puede ayudar a informar a otras mujeres sobre cómo detener el CMV.

La campaña de manos para detener el CMV tiene como objetivo colectar fotos de personas con las palabras “Stop CMV” en la palma de su mano. Usted puede ir a la página web de “Stop CMV” (sitio en inglés) y agregar su foto. También puede compartir en sus redes sociales (Facebook, Twitter, Google +, etc.) información sobre el citomegalovirus.

El CMV es una enfermedad viral bastante común que suele afectar a los niños pequeños. Por lo general, no es peligrosa y no causa síntomas. Pero cuando una mujer embarazada la contrae puede transmitirle el virus al bebé. La infección se contrae de persona a persona al tener contacto con la saliva, orina y lágrimas de una persona infectada, usualmente un niño de 1-3 años). Las mujeres que trabajan con niños pequeños, como niñeras, enfermeras, y maestras de preescolares están a un riesgo mayor de enfermarse.

Siga estas medidas preventivas para evitar contagiarse:

  •  Lavarse las manos frecuentemente y luego de tener contacto  con la orina, saliva y secreciones nasales de niños pequeños
  •  Lavarse las manos luego de cambiarle el pañal a un bebé, limpiarle la nariz y recoger los juguetes de niños pequeños
  •  No besar a un niño pequeño en la boca
  •  No compartir comida, cepillo de dientes, toallas, vasos ni utensilios con niños pequeños

Aproximadamente la mitad de las mujeres ya han tenido CMV en el pasado. Por lo general no deben preocuparse durante el embarazo ya que la infección en el pasado ayuda a protegerla de una nueva infección. Pero la mujer que contrae el CMV por primera vez durante el embarazo tiene una probabilidad de 1 en 3 de pasarle el virus a su bebé. Y aunque lo puede transmitírselo en cualquier etapa del embarazo, los estudios sugieren que las probabilidades son más altas si contrae CMV en las primeras 20 semanas de embarazo.

¡Infórmeles a otras personas sobre el sobre el CMV y únase a esta campaña para detener el CMV!