Fiebre en el embarazo

1 de junio, 2018 por Azalia

Enfermarse, es algo normal. En el embarazo es algo que no debe ignorar, especialmente si siente escalofríos o siente que la temperatura de su cuerpo sube. Primeramente revise su temperatura, si el termómetro marca más de 100.4°F (38 °C), usted tiene fiebre. El próximo paso es comunicarse con su proveedor de cuidados prenatales. Pregunte si es necesario que tome acetaminofén (paracetamol) y cuándo pueden hacerle un chequeo físico. Ambas cosas son importante, controlar la fiebre rápidamente e investigar porque tiene fiebre.

La fiebre usualmente ocurre cuando el cuerpo está tratando de combatir una infección (ya sea por una bacteria o por un virus). Es una de las formas en las cuales su sistema inmunológico trata de eliminar un patógeno. En el embarazo usted puede desarrollar fiebre si le da la influenza, una infección urinaria, una intoxicación alimentaria, entre otras causas. Es importante dar con la causa y recibir tratamiento. La fiebre cuando ocurre en el inicio del embarazo pudiera aumentar el riesgo de tener un bebé con un defecto del nacimiento, como la espina bífida. Es preocupante cuando la fiebre sube sobre los 101°F (38.3 °C). Mientras usted actúe rápido y controlen la fiebre y su causa, es altamente probable que usted y su bebé van a estar bien.

Aparte de un aumento en la temperatura de su cuerpo, otros síntomas que puede sentir son:

  • Sudoración
  • Escalofríos
  • Dolor de cabeza
  • Dolores musculares
  • Pérdida de apetito
  • Irritabilidad
  • Deshidratación
  • Debilidad general

Algunas de las cosas que puede hacer para evitar enfermarse:

  • Evite estar cerca de personas enfermas.
  • Asegúrese que está al día con todas sus vacunaciones. Reciba la vacuna contra la influenza en el embarazo. Al menos 1 mes antes del embarazo, asegúrese que tiene la vacuna contra la varicela y la rubéola.
  • Protéjase de las infecciones causadas por insectos o animales como por el ejemplo del virus del Zika  y el citomegalovirus. Use repelentes de insectos con DEET, picaridina, IR3535 y aceite de eucalipto de limón; no cambie la caja sanitaria de gatos.
  • Tenga buenas prácticas de higiene. Lávese las manos con agua y jabón luego de cambiar pañales, trabajar en el jardín, antes y durante la preparación de alimentos, luego de tocar mascotas, antes y después de preparar alimentos, etc.
  • Prepare y consuma sus alimentos de forma segura. Evite comer carnes, aves, pescados  o huevos, crudos o a medio cocer. La leche y los quesos deben ser pasteurizados. Los fiambre y las carnes frías pueden estar contaminadas con listeria, si las va a comer las debe calentar hasta que salga vapor de ellas. Esto elimina las posibles bacterias que pueden tener. Evite la contaminación cruzada, es decir, cuando los utensilios tengan contacto con aves y carnes crudas, lávelos antes de ponerlos en contacto con alimentos que no se van a cocinar, por ejemplo ensaladas o verduras. Tome medidas necesarias para evitar la intoxicación por alimentos.

Medicamentos antivirales durante el embarazo

16 de febrero, 2018 por Azalia

Esta temporada la influenza ha sido muy intensa. Las complicaciones de la influenza continúan causando muchas hospitalizaciones y lamentablemente muchas personas han fallecido. La influenza es particularmente peligrosa en el embarazo y para los bebés recién nacidos que aún no cuentan con inmunidad.  Si usted no se ha vacunado, todavía puede hacerlo. La vacunación contra la influenza sigue siendo la mejor forma para protegerse. Pero si usted sospecha que tiene la influenza, comuniquese de inmediato con su profesional de la salud. El tratamiento rápido con medicamentos antivirales puede ayudar a prevenir complicaciones serias en el embarazo.

¿Cuáles son las señales y los síntomas de la influenza?

  • Congestión o goteo nasal
  • Dolor muscular o dolor de cuerpo
  • Dolores de cabeza
  • Escalofríos
  • Fiebre
  • Sentirse muy cansada
  • Tos o dolor de garganta
  • Vómitos y diarrea (es más común en los niños)

La fiebre y la mayoría de los otros síntomas pueden durar una semana o más. Pero algunas personas pueden sufrir los síntomas de la influenza durante un tiempo largo, incluidos los niños, los adultos mayores de 65 años, las embarazadas y las mujeres que acaban de tener un bebé.

¿Por qué se considera la influenza peligrosa en el embarazo?

  • Durante el embarazo, el sistema inmunitario no responde tan rápidamente a las enfermedades como lo hacía antes del embarazo. Por lo tanto es más fácil que usted se contagie con la influenza.
  • Las complicaciones de salud causadas por la influenza, como la neumonía, pueden ser graves e incluso mortales, en especial si está embarazada.
  • Es más probable que las embarazadas con influenza tengan un parto prematuro y que el bebé nazca prematuro que aquellas que no se enferman.
  • Si está embarazada o tuvo un bebé en las últimas 2 semanas, corre más riesgo que otras mujeres de padecer graves problemas de salud por la influenza.

¿Qué tratamientos hay disponible?

Si cree que tiene influenza, su proveedor de cuidados de la salud puede recetarle un medicamento antiviral. Los antivirales matan las infecciones causadas por virus. Pueden hacer que los síntomas sean más leves y ayudarle a sentirte mejor más rápido. Los antivirales pueden ayudar a prevenir complicaciones graves, como la neumonía. Los antivirales funcionan mejor si los toma dentro de los 2 días posteriores a la aparición de los síntomas de la influenza. Pero aún pueden ser útiles si se comienzan más tarde, así que asegúrese de hablar con su proveedorde cuidados de la salud, incluso si ha estado enferma por más de 2 días.

En los Estados Unidos hay dos medicamentos aprobados para prevenir o tratar la influenza en embarazadas y mujeres que acaban de tener un bebé. Hable con su profesional de la salud para ver cuál es el adecuado para usted:

  • Oseltamivir (nombre de marca Tamiflu®)
  •  Zanamivir (nombre de marca Relenza®). Este medicamento es un polvo que usted respira por boca. No es recomendada para personas con problemas respiratorios, como el asma.

¿Todavía puede vacunarse?

Si usted no se ha vacunado, todavía puede hacerlo. La vacunación contra la influenza sigue siendo la mejor forma para protegerse.

 

La temporada de la influenza continúa siendo una alarmante

5 de febrero, 2018 por Azalia

 

Sin duda alguna, esta temporada de la influenza ha sido una muy fuerte. Los Centros para el Control y la Prevención de las Enfermedades  de los EE.UU. (CDC, por sus siglas en inglés) reportan que los casos continuaron en aumento la semana pasada en los EE.UU. y se espera que los casos de influenza se mantengan elevados por algunas semanas más. Los CDC urgen a las personas a que tomen medidas para protegerse. Las complicaciones de la influenza pueden ser muy serias (hospitalizaciones y hasta la muerte), especialmente para algunos grupos en alto riesgo. Vacunarse contra la influenza es el primer paso a tomar y el más importante.

Los siguientes grupos aún están a tiempo para vacunarse y ayudar a prevenir complicaciones serias:

  • Todos los bebés de 6 meses de edad o más deben vacunarse, especialmente los niños menores de 2 años. La influenza puede ser peligrosa para todos los niños, aun los niños sanos.
  • Niños o personas con desórdenes como la parálisis cerebral, epilepsia, distrofia muscular, discapacidades intelectuales o lesión de la médula espinal.
  • Todas las mujeres embarazadas, que amamantan y posparto.
  • Los bebés menores de 6 meses no pueden recibir la vacuna de la influenza, toda persona en contacto con ellos deben vacunarse.  También las personas en contacto bebés prematuros, los que tienen asma o enfermedad de células falciforme, ya que están a mayor riesgo.
  • Personas con asma, diabetes, o enfermedad cardiaca o pulmonar.

Qué medidas preventivas debe seguir:

  • Evite estar cerca de personas enfermas.
  • Si usted se enferma, evite contacto con otros para evitar contagiarlos.
  • Lave frecuentemente y de forma correcta sus manos. Use agua y jabón, pero si no los tiene disponible puede usar un desinfectante a base de alcohol.
  • Evite tocar su boca, ojos y nariz. Así ayuda a evitar que se diseminen los gérmenes.
  • Si estornuda asegúrese que cubre su nariz y su boca con un pañuelo o la parte interior de su codo. Enseñe a sus hijos a seguir esta práctica. Tire los pañuelos usados.
  • Limpie y desinfecte todas las superficies u objetos (perillas de puerta, llave del agua, etc.) que pueden estar contaminados.

Medicamentos antivirales

  • Los antivirales son medicamentos que sirven para tratar la influenza, pueden hacer que la enfermedad dure menos y que sea más leve.
  • Es mejor comenzar a tomarlos durante los primeros dos días de la influenza, esto puede ayudar a evitar las complicaciones por la influenza, como la neumonia.
  • Los antivirales como el Oseltamivir y el Zanamivir (no recomendado en personas con problemas respiratorios) están aprobados para su uso en mujeres embarazada y las que acaban de tener un bebé. Úselos si su proveedor de cuidados de la salud se los receta.
  • Los antivirales son considerados segunda línea de defensa, la primera línea de defensa es vacunarse cada temporada contra la influenza.

Si usted  o su bebé presentan síntomas o señales de la influenza, comuníquese de inmediato con su profesional de la salud. Por ejemplo: congestión o goteo nasal, dolor muscular o de cuerpo, dolores de cabeza, escalofríos, fiebre, sentirse muy cansada, tos o dolor de garganta, vómitos y diarrea (es más común en los niños).

Proteja a su bebé contra la influenza

11 de diciembre, 2017 por Azalia

La influenza es una enfermedad respiratoria muy contagiosa y que puede ser grave. No es tan solo goteo nasal y dolor de garganta. La influenza puede enfermar gravemente a su bebé. Aunque es raro, en algunos casos la influenza puede ser mortal.  Por eso es realmente importante proteger a los bebés y niños pequeños. Los bebés de 6 meses de edad o más necesitan la vacuna contra la influenza todos los años.

La influenza se transmite fácilmente de persona a persona. Cuando alguien enfermo con influenza tose, estornuda o habla, el virus se disemina por el aire. Su bebé se puede contagiar si respira el virus o si toca algo (como un juguete) que tiene el virus de la influenza y luego se toca la nariz, los ojos o la boca.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) y la Academia Americana de Pediatría (AAP) recomiendan que todas las personas de 6 meses de edad o más reciban la vacuna contra la influenza todos los años, un poco antes o durante la temporada (de octubre a mayo). Es especialmente importante que los niños menores de 5 años se vacunen porque corren mayor riesgo que los niños más grandes de sufrir graves problemas de salud por la influenza. La influenza puede ser peligrosa para todos los niños, aun los niños sanos.

Su bebé podría tener la influenza si tiene cualquiera de las siguientes señales o síntomas:

  • Congestión o goteo nasal
  • Dolor de cabeza, dolor muscular o dolores en el cuerpo
  • Fiebre (usualmente más de 101 F), escalofríos, temblor en el cuerpo
  • No tener hambre
  • Se muestra con mucho cansancio
  • Tos fuerte y seca que no desaparece, o dolor de garganta
  • Vómitos y diarrea

La fiebre y la mayoría de las señales y los síntomas pueden durar una semana o más. Mientras que su bebé no puede decirle con palabras cómo se siente, los bebés con influenza por lo general se enferman más, se sienten más irritables, y parecen estar más incómodos y descontentos que los bebés que tienen un resfriado. Si cree que su bebé tiene influenza, inclusive si ya le vacuno, llame al profesional de la salud del niño.

No dude en llamar o visitar al profesional de la salud de su bebé de inmediato si tiene alguna de estas señales o síntomas:

  • Color azulado de la piel
  • Está tan irritable que no quiere que lo tengan en brazos
  • Fiebre con sarpullido
  • No está bebiendo suficientes líquidos
  • No se está despertando ni interactuando con usted
  • Respiración rápida o dificultades para respirar
  • Síntomas de la influenza que mejoran pero regresan con fiebre y peor tos

 

El embarazo, el nuevo bebé, y el estrés de los días festivos

6 de diciembre, 2017 por Juviza

Estamos en la temporada de celebraciones y días festivos de Navidad y fin de año. Aunque para muchas personas es un tiempo de alegría y felicidad, también es una temporada que suele causar estrés. Entre las compras, organizar o participar de reuniones familiares, viajes, etc. nos podemos sentir abrumados, ansiosos y con mucha presión de cómo manejar las expectativas individuales y de la familia. Si usted está embarazada o acaba de tener un bebé, esto se suma a la lista de estresores. Las siguientes recomendaciones puede que le sean muy útiles durante esta temporada:

  • El cansancio durante el embarazo es común y puede aumentar en las últimas semanas del embarazo. Después del parto se sentirá más cansada también. Mientras le sea posible, descanse lo más que pueda.
  • Póngase a sí misma y a su bebé como prioridad. Trate de no debe sentirse obligada a tener visitas constantes de amigos y familiares. Si está en las últimas semanas del embarazo y necesita preparar su hogar para la llegada de su bebé, usted puede limitar las visitas o programar un horario. Esta misma recomendación se aplica si acaba de tener a su bebé, o si su bebé está en la unidad de cuidados intensivos neonatales (NICU, por sus siglas en inglés).
  • Encontrar el tiempo de preparar las comidas o ir de compras puede ser difícil después del parto y nacimiento de su bebé. Usted puede pedirles a sus familiares que traigan una comida que todos puedan compartir.
  • Si necesita hacer compras, trate de ir durante un horario donde no haya mucha gente. Evite llevar al bebé a lugares con mucha gente, como centros comerciales. Si le es posible haga compras en línea o decida tener una temporada festiva más sencilla que no se centre en las compras.
  • Dado que estamos en la temporada de la influenza (llamada “flu”, en inglés), pídales a sus familiares y amistades que si tienen  influenza  u otra enfermedad contagiosa, posponer sus visitas hasta que se hayan mejorado.

Aunque haya planeado tener una alguna reunión con sus familiares y amigos, no deje de ir a sus citas de control prenatal o su visita de posparto. Su salud y la salud de su bebé siempre es lo más importante.

Semana Nacional de Vacunación contra la Influenza

4 de diciembre, 2017 por Azalia

Del 3 al 9 de diciembre dedicamos la Semana Nacional de Vacunación contra la Influenza (NIVW) a crear conciencia de la importancia de la vacunación para evitar complicaciones y la propagación de la influenza. 

La influenza es una enfermedad viral respiratoria muy contagiosa. Este virus puede causar una enfermedad leve o grave y en ocasiones puede llevar a la muerte. La temporada de la influenza comienza en octubre y termina en mayo. Eso quiere decir que son los meses donde hay más posibilidad de enfermarse. La influenza es una enfermedad seria, especialmente para las mujeres embarazadas y para los bebés. Todavía está a tiempo para vacunarse.

¿Cómo puede protegerse?

La mejor forma de protegerse es vacunándose contra la influenza. La vacuna de la temporada pasada no protege contra la influenza o gripe de esta temporada, por esto debe vacunarse cada año. Todas las mujeres embarazadas deben recibir la vacuna contra la influenza.

¿Quiénes deben vacunarse?

Las mujeres embarazadas, las que amamantan, las que acaban de tener un bebé, las que planifican quedar embarazada y los bebés de 6 meses o más deben vacunarse.

¿Es seguro recibir la vacuna contra la influenza durante el embarazo?

Es seguro para la mayoría de las mujeres embarazadas recibir la vacuna contra la influenza. Avise a su profesional de la salud si tiene cualquier alergia severa o ha tenido una reacción alérgica a una vacuna contra la influenza. Sí. Todas las embarazadas deben recibir la vacuna contra la influenza.

¿Qué tan seria puede ser la influenza?

Las complicaciones de salud causadas por la influenza, como la neumonía, pueden ser graves e incluso mortales, en especial si está embarazada. Es más probable que las embarazadas con influenza tengan un parto prematuro y que el bebé nazca prematuro que aquellas que no se enferman. También la influenza puede ser perjudicial durante el embarazo porque el embarazo afecta su sistema inmunitario.

Otra razón por la cual enfermarse con la influenza es peligrosa en el embarazo es que sus pulmones necesitan más oxígeno, en especial durante el segundo y tercer trimestre. Su abdomen en crecimiento pone presión sobre sus pulmones haciéndolos trabajar más arduamente en un espacio más pequeño. Es posible que se sienta con falta de aliento en ocasiones. Su corazón también está trabajando mucho. Está ocupado suministrando sangre a usted y a su bebé. Todo eso significa que su cuerpo está estresado durante el embarazo. Ese estrés en el cuerpo puede crearle más riesgo de contagiarse la influenza. Si está embarazada o tuvo un bebé en las últimas 2 semanas, corre más riesgo que otras mujeres de padecer graves problemas de salud por la influenza.

En los niños pequeños la influenza puede ser muy peligrosa, especialmente los que tienen problemas de salud como el asma, las enfermedades del corazón o diabetes. Para proteger a los bebés menores de 6 meses de la influenza las personas que los cuidan y estén en contacto con ellos deben estar vacunadas. Usted también protege a su bebé al transmitirle inmunidad cuando se vacuna durante el embarazo. Especialmente en esos primeros 6 meses de vida cuando el bebé no puede recibir la vacuna. En los EE.UU. se registraron más de 100 muertes pediátricas a causa de la influenza en la temporada anterior.

 

Cómo evitar complicaciones por influenza en el embarazo

6 de noviembre, 2017 por Azalia

Las embarazadas deben cuidarse de no contagiarse con el virus de la influenza. Cuando una mujer embarazada se contagia con la influenza, tiene mayores probabilidades de tener problemas como parto prematuro y nacimiento prematuro que las mujeres que no se enferman. La mejor forma de evitar contagiarse con la influenza, es recibiendo la vacuna inyectable contra la influenza.

La influenza es un virus que transmite fácilmente de persona a persona. Usted se puede contagiar si alguien enfermo con influenza tose, estornuda o habla, cerca de usted. También si toca algo (como la manija de una puerta o un teléfono) que tiene el virus de la influenza y luego se toca la nariz, los ojos o la boca.

Peligros de la influenza en el embarazo

Las embarazadas con influenza tienen mayor riesgo de tener un parto o nacimiento prematuro (que sucede antes de las 37 semanas de embarazo) en comparación a las mujeres que no se enferman. La fiebre causada por la influenza podría estar relacionada a defectos de nacimiento, como los defectos del tubo neural, y otros problemas para su bebé. Los defectos del tubo neural son defectos de nacimiento del cerebro y la médula espinal.

Las complicaciones de salud causadas por la influenza, como la neumonía, pueden ser graves e incluso mortales, en especial si está embarazada. Por eso es mejor recibir la vacuna contra la influenza en forma de inyección cada temporada. Se la puede poner antes de quedar embarazada o durante el embarazo. Mientras más temprano en la temporada (octubre a mayo), más pronto tendrá protección.

La protección de la vacuna sólo dura una temporada, es decir alrededor de un año, por eso es importante vacunarse cada temporada. Su profesional de la salud puede aplicarle la vacuna. Muchas farmacias y lugares de trabajo también la ofrecen en los meses de otoño. Use el Mapa de salud buscador de vacunas (en inglés) para averiguar dónde puede recibir la vacuna contra la influenza.

Además de protegerla a usted de la influenza, la vacuna también podría ayudar a reducir su riesgo de que su bebé sea natimuerto (nacimiento sin vida). El nacimiento sin vida es cuando un bebé muere dentro de la matriz después de las 20 semanas de embarazo. Si usted está embarazada y no ha recibido la vacuna contra la influenza, hable con su profesional de la salud acerca de recibirla.

Su mejor protección contra la influenza y sus complicaciones es recibir la vacuna inyectable cada temporada.

Es tiempo de vacunarse contra la influenza

29 de septiembre, 2017 por Juviza

La influenza (también llamada flu, en inglés) no es tan solo goteo nasal y dolor de garganta. La influenza puede hacerla sentir muy mal y puede ser muy perjudicial si se contagia durante y justo después del embarazo.

La influenza se transmite fácilmente de persona a persona. Cuando alguien enfermo con influenza tose, estornuda o habla, el virus se disemina por el aire. Las complicaciones de salud causadas por la influenza, como la neumonía, pueden ser graves e incluso mortales, en especial si está embarazada. Esto es porque el embarazo afecta su sistema inmunitario. Durante el embarazo su sistema inmunitario está debilitado. De hecho, las embarazadas que se enferman con influenza corren mayor riesgo de tener un parto prematuro y que el bebé nazca prematuro, que aquellas que no se enferman.

La mejor forma de protegerse es vacunándose. Las mujeres embarazadas, las que amamantan, las que acaban de tener un bebé, las que planifican quedar embarazada, y los bebés de 6 meses o más deben vacunarse. Para la mayoría de las mujeres embarazadas es seguro recibir la vacuna contra la influenza. Avise a su profesional de la salud si tiene cualquier alergia severa o ha tenido una reacción alérgica a una vacuna contra la influenza.

La temporada de la influenza comienza en octubre y termina en mayo. Eso quiere decir que son los meses donde hay más posibilidad de enfermarse. Usted y su familia obtendrán el mejor beneficio al vacunarse a tiempo, es decir al comienzo de la temporada. Sin embargo, es seguro recibir la vacuna en cualquier momento del embarazo. Todavía está a tiempo para vacunarse. Es importante vacunarse cada año, porque la vacuna de la temporada pasada no protege contra la influenza de esta temporada. Ya dicho, es importante saber que la vacuna contra la influenza en aerosol nasal NO se debe usar durante el embarazo, solo debe aplicarse la inyectable. Si recibe la vacuna en atomizador nasal antes de quedar embarazada, espere al menos 4 semanas antes de intentar el embarazo.

Cuando la mujer embarazada se vacuna, la inmunidad que recibe la protege no tan solo a ella, sino que también a su bebé, por los primeros meses de vida. Este es un periodo muy importante donde el bebé es muy susceptible a enfermarse por influenza. Si tiene preguntas sobre la vacuna no dude en hablar con su profesional de la salud.

Conozca qué vacunas puede recibir durante y antes del embarazo

7 de agosto, 2017 por Azalia

Agosto es el Mes Nacional de Concienciar sobre las Inmunizaciones (NIAM, por sus siglas en inglés). Toda mujer debe tener sus vacunas al día, antes y durante el embarazo.

  • Antes de quedar embarazada asegúrese que está al día con todas sus vacunaciones. Su médico puede verificar esto en una visita preconcepcional, es decir, la visita médica que se hace ANTES de quedar embarazada.
  • Es muy importante que esté al día antes del embarazo con la vacuna triple vírica que la protege contra el sarampión, paperas y rubéola (SPR, en español; MMR, en inglés). La infección por rubéola en las mujeres embarazadas puede causar defectos de nacimiento graves en el bebé. Esto trae consecuencias devastadoras para el bebé por el resto de su vida, y hasta puede causar la muerte.
  • Las vacunas que contienen virus vivos atenuados, como la triple vírica o MMR, se deben aplicar al menos UN MES antes del embarazo.
  • Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) recomiendan que todas las mujeres embarazadas reciban una vacuna contra la tos ferina, llamada Tdap, entre 27 y 36 semanas de cada embarazo. Esta vacuna le ayudará a proteger a su bebé contra la tos ferina en los primeros meses de vida, periodo en el cual es demasiado pequeño para ser vacunado. La tos ferina puede ser muy grave para los bebés, y puede provocar que dejen de respirar e incluso morir. Alrededor del 80 por ciento de los bebés que contraen la  tos ferina es de su madre u otro miembro de la familia. Vacúnese para que proteja a su bebé.
  • Todas las mujeres embarazadas o que planean quedar embarazadas durante la temporada de la influenza pueden recibir la vacuna contra la influenza. La vacuna puede ayudar a protegerla contra la influenza y evitar que la contagie a otras personas. También puede ayudar a proteger a su bebé durante el embarazo y los primeros meses de vida hasta que tenga la edad suficiente para que lo vacunen. Es menos probable que los bebés nacidos de mujeres que se vacunaron durante el embarazo se enfermen por la influenza.

¿Cuánto sabe sobre las vacunas y el embarazo? Conteste este cuestionario y compruebe sus conocimientos.

La fiebre y su bebé: preguntas frecuentes

17 de julio, 2017 por Azalia

sifilis

La fiebre es un síntoma que causa preocupación, especialmente si le ocurre a su bebé. La fiebre en sí no es una enfermedad sino una señal de alerta que se produce  cuando el cuerpo está combatiendo una infección. Pero no debe ser motivo de alarma, sino es una señal de alerta. Tampoco quiere decir que debe ir inmediatamente a la sala de urgencia o al pediatra. Sin embargo, es importante conocer ciertos aspectos básicos para que se sienta con más seguridad de que está haciendo lo correcto.

¿Qué temperatura se considera fiebre?

  • Temperatura rectal mayor de 4 grados F (38 grados C)
  • Temperatura en la boca es mayor de 99 grados F (37.2 grados C).

¿Es necesario usar un termómetro o con solo tocar al bebé es suficiente?

Sentir la piel del bebé no es suficiente para saber si tiene o no fiebre. Lo mejor es que siempre use un termómetro. Se recomienda tomarle la temperatura a su bebé si además de entirse caliente también muestra señales de enfermedad. Usar un termómetro rectal, es la forma más adecuada y precisa de tomarle la temperatura a su bebé.

¿Tengo que ir al hospital o a ver al pediatra si mi bebé tiene fiebre?

Llame al pediatra o vaya al hospital si su bebé tiene fiebre y además suceden cualquiera de los siguientes:

  • La fiebre sube sobre los 104 grados F (40 grados C)
  • Su bebé tiene menos de 3 meses y tiene una temperatura mayor de 100.4 grados F (38 grados C)
  • Su bebé muestra señales de deshidratación como: boca reseca, casi no hace pipi, no está consumiendo líquidos, se le ve la mollera hundida
  • Tiene otros síntomas, como: tiene el cuello rígido, sarpullido inexplicable, o diarrea o vómito constante
  • Ocurre una convulsión

¿Puedo darle baños de alcohol a mi bebé o usar bolsas de hielo?

Las prácticas para reducir la fiebre de poner bolsas de hielo o hacer baños de alcohol ya no son recomendadas. De hecho se cree que pudieran provocar efectos adversos en su bebé, es mejor que no lo haga.

¿Tengo que usar una medicina para bajarle la fiebre a mi bebé?

No es necesario medicar siempre que hay fiebre, se debe hacer solo cuando su niño está muy incómodo. Por ejemplo, si su niño no desea comer, no puede dormir o le cambia su comportamiento. Esto es más importante que mantener la temperatura corporal normal. Si tiene preguntas, comuníquese con su doctor para que le diga qué debe hacer, especialmente si su hijo tiene menos de 2 años.