Archivos del weblog

La cena en familia es importante

20 de junio, 2014 por Azalia

83897532_thb

Hoy en día los aparatos electrónicos, como los teléfonos celulares, computadoras portátiles, video juegos y la televisión acaparan la atención de todos. Tanto así que ya las personas no se comunican entre sí como lo hacían en otras generaciones.

Póngase como objetivo que durante la hora de la cena no haya este tipo de interrupciones. No tenga la televisión prendida, no conteste el teléfono, ni mande mensajes de texto; haga que todos los miembros de su familia observen esta regla. En nuestras vidas ajetreadas debemos aprovechar la hora de la cena para comunicarnos, pasar tiempo agradable con nuestra familia, y saber cómo les fue durante ese día.

Acostumbre a su bebé a comer en familia desde pequeño. Siéntelo en su sillita para comer y acostúmbrelo que la hora de la cena es un momento agradable para compartir con mamá o papá; y luego con toda la familia. Aproveche la hora de la cena para enseñarle a su pequeño buenos hábitos alimentarios.

  • Alrededor de los 6 meses su pequeño puede comenzar a comer alimentos sólidos. Si toda la familia come una dieta sana, su hijo aprenderá a hacer lo mismo.
  • Como afirma la Academia Americana de Pediatría, cuando los niños comen en familia consumen más frutas y verduras; comen menos alimentos fritos y altos en azúcar, los cuales son un riesgo para la obesidad. Los comerciales de televisión promueven este tipo de productos; otra razón para mantenerla apagada.
  • Elogie a su pequeño a medida que aprende a comer alimentos nuevos, a comer solo, y a coger sus cubiertos y su tacita.
  • Háblele a su bebé. Esto le ayuda a desarrollar su lenguaje.
  • Nunca haga de la hora de la cena un momento de lucha. Si él no desea un alimento, o no desea comer más, no lo fuerce. Puede ofrecérselo más tarde.

Si sus pequeños aprenden que la hora de la comida es una experiencia agradable que se comparte con la familia, esto evitará que en el futuro se sienten frente a la televisión para comer, un comportamiento que se asocia con la obesidad. Sentarse a la mesa con la familia además que les ayudará además en su desarrollo como individuos y en sus conductas sociales.

La obesidad es un riesgo para un nacimiento sin vida

16 de abril, 2014 por Azalia

26483713_thm

Un artículo publicado recientemente dice que casi 1 de 4 nacimientos sin vida obedece a la obesidad de la madre. El nacimiento sin vida es la muerte del bebé después de 20 semanas de embarazo.

Entre más pasada de peso u obesa sea la madre, mayor es la probabilidad de que el bebé nazca sin vida. Una mujer con demasiado peso tiene un riesgo ligeramente más alto de un nacimiento sin vida. Pero si la mujer es obesa el riesgo aumenta considerablemente. Entre más obesa, mayor es riesgo.

Así mismo, a medida que progresa el embarazo, aumenta el riesgo, particularmente en las etapas finales. El 25% de los nacimientos sin vida entre las 37 y 42 semanas se atribuyen a la obesidad. A las 39 semanas el riesgo es aproximadamente 6 veces más alto. A las 41 semanas, es casi 14 veces mayor.

Además del riesgo de un nacimiento sin vida, la obesidad se ha relacionado con ciertas complicaciones, como diabetes gestacional, hipertensión, tromboembolias (coágulos sanguíneos en las venas), preeclampsia y la necesidad de hacer una cesárea.

Qué puede hacer:

  • Hágase un control preconcepcional antes de quedar embarazada. Su profesional de la salud puede darle sugerencias sobre cómo lograr un peso adecuado a su estatura antes de concebir. Nunca debe tratar de perder peso durante el embarazo ya que esto priva al bebé de los nutrientes que él necesita para crecer.
  • Consulte choosemyplate.gov, una herramienta en la red del Departamento de Agricultura de los EE.UU. Puede ayudarle con un plan de comidas sanas en función de su edad, peso, estatura y actividad física.
  • Visite este sitio de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés), el cual contiene muchos recursos y sugerencias.

 

Gonadotropinas inyectables para estimular la ovulación

1 de abril, 2013 por Azalia

Si usted tiene problemas en quedar embarazada, puede ser que un especialista en endocrinología reproductiva, un doctor que trabaja en el campo de la infertilidad, le recomiende un tratamiento con gonadotropinas inyectables. Éstas se deben usar sólo cuando se hayan agotado terapias menos agresivas. Éstos son los motivos principales por los cuales se usa este tratamiento:

  • El tratamiento con clomifemo para estimular la ovulación no produce los resultados deseados.
  • Se planea una fertilización in vitro y se desea que la mujer libere varios óvulos.
  • Se planea una inseminación artificial. En esto caso las dosis de gonadotropina son más bajas que en el caso anterior.
  • Ha habido pérdidas recurrentes; este tratamiento puede mejorar la calidad de los óvulos.
  • Se desea mejorar la capacidad del revestimiento del útero de acoger el embrión.

Unos de los riesgos de este tratamiento es el síndrome de la sobre estimulación de los ovarios. Usted puede presentar hinchazón y dolor en la zona del vientre, dificultad en respirar, aumento súbito de peso en pocos días, y náusea o vómitos. Si la condición es seria, el posible que tenga que ser hospitalizada. Dados estos riesgos, su endocrinólogo hará un seguimiento cuidadoso durante todo el tratamiento. La probabilidad de un embarazo después de este tratamiento es del 20 – 30 por ciento.

Si usted tiene un problema de obesidad o el síndrome del ovario poliquístico es menor la probabilidad de que quede embarazada y de que haya una pérdida, otra una buena razón para lograr un peso adecuado antes de tratar de concebir. Uno de los riesgos del uso de las gonadotropinas es un embarazo múltiple. El doctor puede tratar de controlar este riesgo con una supervisión adecuada que le permite dejar de administrar la gonadotropina cuando sea indicado.

Trombosis venosa profunda

8 de marzo, 2010 por nacersano

Marzo es el mes de alertar sobre la trombosis venosa profunda. Ésta condición es un coágulo de sangre que se forma en una de las venas, generalmente en la piernas o los muslos. Aunque la mayoría de las veces estos coágulos desaparecen por sí solos, no siempre ocurre. Si un coágulo viaja a los pulmones o al cerebro, puede causar serios problemas como una embolia pulmonar, en la cual el pulmón no puede funcionar adecuadamente. También puede producir un infarto o un derrame cerebral y poner en peligro su vida y la de su bebé.

El embarazo es un factor de riesgo para una trombosis. Pero hay cosas que usted puede hacer para reducir los riesgos.

Antes del embarazo:

  • Evite el consumo del tabaco.
  • Adquiera un peso adecuado a su estatura. La obesidad es un factor de riesgo para una trombosis.
  • En su control preconcepcional, infórmele a su profesional de la salud si en su familia hay un historial de problemas de coagulación o trombofilias.
  • Espérese el tiempo adecuado entre embarazos. Haber dado a luz en los últimos 6 meses es un factor de riesgo.

Una vez haya concebido:

  • Después de hablar con su profesional, haga un poco de ejercicio diariamente.
  • Si viaja en auto o en avión, pare el auto y camine o recorra el pasillo con frecuencia. Tome mucho líquido.
  • Si su profesional le recomienda reposo parcial o total, pregúntele qué tipos de movimientos puede hacer para evitar este problema.

Llame a su profesional de inmediato si presenta uno de estos síntomas:

  • Dolor, calor o inflamación persistentes o enrojecimiento en la parte del cuerpo afectada, particularmente las piernas
  • Falta de aliento o dolor en el pecho
  • Tos con sangre
  • Desmayo o pérdida del conocimiento

Una trombosis se diagnostica con un ultrasonido y exámenes de sangre. Si se determina que usted tiene esta condición, se considera que su embarazo es de alto riesgo. Su profesional le recomendará los medicamentos adecuados.

Envíe sus preguntas a preguntas@nacersano.org  Nuestras educadoras en salud están disponibles para ofrecer tranquilidad y apoyo al resolver sus dudas.

(Actualizado  24 de julio,  2014)

Controlar el sobrepeso durante el embarazo

28 de mayo, 2009 por nacersano

Todos sabemos lo importante que es para la salud de la madre y la del bebé empezar el embarazo con un peso saludable y aumentar la cantidad adecuada de peso durante el embarazo. Dado el aumento en la obesidad en las mujeres en edad reproductiva, el Instituto de Medicina de los EE.UU. ha desarrollado una nueva categoría para las mujeres obesas con un rango estrecho para el aumento de peso. De acuerdo a la nueva recomendación, las mujeres en esa categoría deben aumentar sólo de 11 a 20 libras (5 a 9 kg) durante el embarazo.

Este tema puede ser uno difícil de abarcar para ambos mujeres y profesionales de la salud, pero la realidad del caso es que el peso, o el aumento del mismo, es un factor de riesgo que se puede modificar. Si una mujer empieza el embarazo a un peso saludable, su riesgo para el nacimiento prematuro, los defectos de nacimiento, y otras complicaciones, como el parto por cesárea, disminuye.

Aumentar demasiado o no aumentar suficiente peso durante el embarazo puede afectar la salud del recién nacido. Las mujeres con sobrepeso u obesas durante el embarazo tienen un mayor riesgo para una variedad de complicaciones, incluyendo:

Infórmense más acerca del tema y no teman en preguntarles a sus profesionales de la salud los pasos que pueden tomar antes y durante el embarazo para asegurar de que sus bebés nazcan sanos.

Prevención de los defectos de nacimiento

9 de enero, 2009 por nacersano

Enero es el mes de la prevención de los defectos congénitos. Actualmente uno de cada 33 bebés nace con un defecto de nacimiento. Afortunadamente usted puede hacer mucho para que su bebé nazca sano.

  • Consuma ácido fólico. Toda mujer en edad fértil, planifique o no, debe consumir diariamente una pastilla con 400 mcg de esta vitamina. La mitad de los embarazos no son planificados. Aun si lo son, la mujer puede demorarse un mes o más en darse cuenta de que ha concebido a un bebé. Idealmente, usted debe consumir ácido fólico ANTES de quedar embarazada.
  • Controle cualquier condición crónica, como la diabetes, fenilcetonuria o desórdenes convulsivos.
  • Antes de concebir, hable con su proveedor acerca de los medicamentos que toma para ciertas enfermedades. El ajustará la dosis o le recomendará otros medicamentos más seguros.
  • Logre un peso adecuado antes de concebir. Aumente el peso indicado durante el embarazo.
  • No consuma ningún medicamento, (ya sea que se compre con o sin receta médica), ningún suplemento nutricional, ni ningún producto a base de hierbas sin antes hablar con su proveedor.
  • Evite las sustancias tóxicas en su hogar y en el trabajo. Entre éstas se encuentran el plomo (en el agua y la pintura), el mercurio, los disolventes, el benceno y el formaldehido.
  • No fume y evite el humo de los fumadores.
  • No consuma alcohol ni ninguna droga ilegal como la cocaína, marihuana, o drogas ilegales sintéticas.
  • Conozca el historial familiar suyo y de su pareja. Si en alguna de las familias hay defectos de nacimiento, considere hablar con un asesor en genética.

Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) le ofrecen más información sobre cómo prevenir los defectos de nacimiento.

¡Con una buena preparación y un óptimo cuidado prenatal, usted puede hacer mucho para que su bebé nazca sano!

(Actualizado 20 de abril, 2017)

El embarazo y el sobrepeso

5 de septiembre, 2008 por nacersano

Cuando una mujer tiene sobrepeso o es obesa antes del embarazo, se puede enfrentar a riesgos particulares de salud. Por ejemplo, en estos casos existen más probabilidades de sufrir alta presión arterial y diabetes durante el embarazo. También tienen más probabilidades de sufrir problemas durante el parto y problemas de salud para el bebé.

La hipertensión gestacional sucede cuando la embarazada tiene un aumento repentino de la presión arterial durante la segunda mitad del embarazo. La presión arterial alta durante el embarazo puede ser una señal de preeclampsia. Las embarazadas deben prestar atención a estas señales de advertencia: dolores de cabeza, problemas con la vista, hinchazón de manos y cara, dolor en la parte superior derecha del abdomen.

La diabetes gestacional sucede cuando el cuerpo tiene problemas para controlar el nivel de glucosa (azúcar). La glucosa es la fuente principal de energía del cuerpo.  Si bien desaparece una vez que nace el bebé, más de la mitad de las mujeres tendrá diabetes más tarde en la vida.

La mujer con sobrepeso tiene mas probabilidad tiene de un parto por cesárea, que es una cirugía mayor. En comparación con otras embarazadas, las mujeres con mucho sobrepeso pueden tener más problemas para recuperarse de una cesárea.  Además, es posible que deban permanecer más tiempo en el hospital.

Los bebés de madres con sobrepeso u obesas pueden enfrentarse a sus propios desafíos. Tienen mayor riesgo de: nacer prematuramente, tener ciertos defectos de nacimiento, necesitar atención especial en la unidad de cuidados intensivos neonatales (NICU) y ser obesos en la niñez.

Sin embargo, puede tomar medidas para proteger su salud y la del bebé. Para ayudar a evitar estos problemas de salud, atiéndase regularmente con el médico antes de quedar embarazada y durante el embarazo. Si tiene sobrepeso o es obesa, su profesional médico o dietista registrada puede ayudarle a adelgazar, para tener un peso más sano antes de quedar embarazada. Consulte Mi Plato, una herramienta interactiva que puede ayudarle a planear una dieta sana en función de su edad, peso, estatura y actividad física. Recuerde que debe evitar los suplementos diéteticos, los cuales pueden representar un riesgo para su salud.

Si tiene sobrepeso y ha confirmado que está embarazada, NO empiece a hacer dieta. Hacer una dieta en el embarazo podría poner en riesgo a su bebé. Por lo general, las mujeres con sobrepeso deben aumentar entre 15 y 25 libras (7 a 11 Kg) durante el embarazo. Recuerde, cada mujer tiene un cuerpo distinto. Hable siempre con su profesional médico sobre las medidas más sanas para usted y su bebé.