Esclerosis múltiple y el embarazo

Aprenda aquí cómo ayudar a que su embarazo y su bebé sean sanos si usted tiene esclerosis múltiple.

39169112_thm

La esclerosis múltiple (MS, por sus siglas en inglés) es un trastorno autoinmunitario que afecta al sistema nervioso central (el cerebro y la médula espinal). Las mujeres tienen alrededor de 2 a 3 veces más probabilidades que los hombres de padecerla. Por lo general se diagnostica durante los años en que la mujer está en edad de procrear, es decir entre los 20 y 40 años de edad.

Puede ser difícil diagnosticar esta condición ya que los síntomas son distintos para cada individuo y a veces la persona se siente mejor. Hable con su profesional de la salud si usted presenta algunos de estos síntomas, sean leves o serios:

  • Problemas para caminar o mover los brazos o las piernas
  • Pérdida del equilibrio o mareos
  • Cosquilleo, entumecimiento o dolor en el cuerpo
  • Temblores en los brazos o las piernas
  • Problemas del habla o de la vista.
  • Fatiga (sentirse cansada todo el tiempo)
  • Problemas de la vejiga o los intestinos
  • Problemas  en concentrarse o de memoria
  • Depresión

La gente con un historial médico familiar de MS tiene más probabilidades de padecerla que los que no tienen esos antecedentes. Otros factores de riesgo de adquirir esta condición es tener diabetes tipo 1 o enfermedad de la tiroides. La gente que fuma corre mayor riesgo de contraer MS que los que no fuman. Su profesional puede remitirla a un neurólogo quien le hará pruebas para verificar si usted tiene esclerosis múltiple. Esta condición no parece afectar la capacidad de concebir. Pero puede aumentar ciertos riegos durante su embarazo, entre los cuales están

  • Un bebé pequeño para su edad gestacional
  • Problemas para empujar a su bebé durante el parto si esta condición afecta los músculos y nervios pélvicos. Puede ser que esto haga necesaria una cesárea.

La buena noticia es que si usted tiene esclerosis múltiple, con un buen cuidado es probable que puede tener un embarazo y un bebé sanos. En la visita de preparación para el embarazo, hable con su profesional de la salud acerca de su condición y de los medicamentos que toma. Es posible que algunos no sean seguros para su bebé y su profesional deba cambiarlos.

Una vez nazca su bebé, es posible que usted tenga una recaída en los primeros
3–6 meses. Hable con su profesional acerca de los medicamentos que toma para verificar que sean seguros durante la lactancia.

 

 

COMMENTS