Sugerencias para dejar de vapear y de fumar

Cuando usted queda embarazada, todo lo que come, bebe y respira puede afectar a su bebé. Eso incluye vapear y fumar durante el embarazo.

Los cigarrillos y los cigarros están hechos de hojas de tabaco. El humo del tabaco contiene más de 7000 sustancias químicas. Al menos 250 son perjudiciales para los fumadores y los no fumadores. El tabaco contiene una droga llamada nicotina. La nicotina es lo que crea la adicción de fumar. La mayoría de los cigarrillos electrónicos también contienen nicotina.

El humo de segunda mano es el humo que usted inhala del cigarrillo, cigarro o pipa u otro producto de tabaco de otra persona. El humo de segunda mano es peligroso para usted y para su bebé. Estar expuesta al humo de segunda mano durante el embarazo puede causar que su bebé nazca con bajo peso o tenga defectos de nacimiento. Tan solo respirar un poco de humo de tabaco puede ser perjudicial.

¿Cómo es que fumar puede afectar a su bebé?

Cuando usted fuma durante el embarazo, las sustancias químicas como la nicotina, el monóxido de carbono y el alquitrán pasan a través de la placenta y del cordón umbilical a su bebé. Esas sustancias químicas son perjudiciales para su bebé. Pueden reducir la cantidad de oxígeno que recibe su bebé. Eso, a su vez, puede retardar el crecimiento de su bebé antes de nacer y puede dañarle los pulmones y el cerebro.

Si fuma durante el embarazo, es más probable que su bebé:

  • Nazca prematuramente, antes de las 37 semanas de embarazo
  • Tenga defectos de nacimiento, incluidos defectos de nacimiento en la boca del bebé, llamados labio leporino o paladar hendido.
  • Tenga bajo peso al nacer. Eso significa que su bebé nace pesando menos de 5 libras, 8 onzas.
  • Muera antes de nacer por aborto espontáneo o muerte fetal. El aborto espontáneo ocurre cuando el bebé muere en el útero antes de las 20 semanas de embarazo. La muerte fetal (o nacimiento sin vida) ocurre cuando el bebé muere en la matriz después de las 20 semanas de embarazo.
  • Muera por el síndrome de muerte súbita infantil (SIDS). El SIDS es la muerte inexplicada del bebé de menos de 1 año de edad. Por lo general ocurre cuando el bebé está durmiendo. A veces se lo llama «muerte de cuna» porque el bebé suele morir en su cuna.
  • Tenga daño en los pulmones o en el cerebro. El tabaco puede afectar a los pulmones y el cerebro en desarrollo de su bebé. El daño puede seguir presente durante toda la infancia y la adolescencia.

Fumar también duplica su riesgo de tener sangrado anormal durante el embarazo y el parto. Eso puede poner en peligro tanto a usted como a su bebé.

¿Es más seguro vapear que fumar durante el embarazo?

No, los cigarrillos electrónicos (vapear) durante el embarazo no son seguros. La mayoría de ellos contienen nicotina, que daña permanentemente el cerebro en desarrollo y muchos otros órganos del bebé. Los cigarrillos electrónicos también contienen otras sustancias químicas y sabores que pueden perjudicar a su bebé.

Consejos para dejar el hábito

Es mejor dejar de fumar antes de quedar embarazada. Si está embarazada y todavía fuma, tal vez sienta vergüenza y soledad. Pero si deja de fumar, todavía está a tiempo para ayudar a protegerlos a usted y a su bebé de los problemas de salud.

Tal vez piense que los cigarrillos light o suaves son una opción más segura durante el embarazo. Eso no es cierto. O quizás desee reducir la cantidad en lugar de dejar de fumar por completo. Es verdad que cuanto menos fume, mejor será para su bebé. Pero lo mejor es dejar por completo. 

Estos son algunos consejos para ayudarle a dejar de fumar:

  • Anote sus motivos para dejar de fumar. Lea la lista cuando le tiente fumar.
  • Escoja una fecha para dejar de fumar. Ese día, tire a la basura todos sus cigarrillos o cigarros, encendedores y ceniceros.
  • Beba agua en abundancia.
  • Ocupe las manos con pequeñas pelotas para el estrés, tejiendo o cosiendo.
  • Trate de salir a caminar o de hacer tareas domésticas para distraerse de los antojos.
  • Coma verduras crudas o mastique goma sin azúcar para apaciguar la necesidad de tener algo en la boca.
  • Manténgase alejada de lugares, actividades o personas que le hagan dar ganas de fumar.
  • Pídale a su pareja o a una amiga que la ayude a dejar el hábito.
  • Pregunte a su empleador qué servicios cubre su seguro médico.
  • Busque programas en su comunidad o donde trabaja para ayudarle a dejar de fumar. Esos se conocen como “programas de cesación del tabaco”.
  • Pregunte a su profesional médico sobre los medios de ayuda para dejar de fumar, como parches, goma de mascar, rociador nasal y medicamentos. No empiece a usarlos sin la aprobación de su profesional médico, en particular si está embarazada.
  • Utilice recursos como el programa de mensajes de texto gratis de Smokefree.gov para embarazadas que están tratando de dejar de fumar o llame al 1-800-DÉJELO-YA para recibir consejos de un consejero para dejar de fumar.


Es importante dejar de fumar para siempre. Tal vez piense que es seguro empezar a fumar otra vez después de que nazca su bebé, pero el humo de tabaco de segunda mano puede perjudicar a su hijo.

Si tiene problemas para dejar, ¡siga intentándolo! Usted está haciendo lo que es mejor para usted y para su bebé.

COMMENTS