Archivos del weblog

Corazón sano para mamá

17 de septiembre, 2015 por nacersano

mom-baby-HH4M

La Fundación de Preeclampsia y el Brigham and Women’s Hospital están llevando a cabo un estudio en línea de investigación para mujeres que han tenido un embarazo afectado por la preeclampsia recientemente (en los últimos 5 meses). El estudio tiene como meta mejorar la salud de estas mujeres y de las futuras mamás a través de cambios que se pueden hacer en el estilo de vida, como la nutrición, la actividad física, el apoyo de la pareja y familia, y la importancia de controlar la alta presión para ayudar a evitar problemas del corazón en el futuro.

Existe bastante información sobre cómo la alta presión y la preeclamsia pueden afectar el embarazo y el bebé. De hecho, la preeclampsia es un factor de riesgo para el parto y el nacimiento prematuro. Sin embargo, aún faltan respuestas para determinar cómo es que la preeclampsia puede afectar a la mujer más adelante en la vida. Y es por esta razón que necesitamos la ayuda de mujeres que han tenido preeclampsia y hablan español para tener una buena representación en el estudio.

Si usted piensa que es una buena candidata para este estudio, visite hh4m.org. Allí podrá aprender más sobre este estudio importante. La página se encuentra en inglés y español. Debe residir en uno de los estados o territorios de Estados Unidos para poder participar.

Hipertiroidismo y sus implicaciones en el embarazo

21 de agosto, 2015 por Azalia

La tiroides es una pequeña glándula en forma de mariposa localizada en la parte delantera del cuello. Produce las hormonas tiroideas que controlan el funcionamiento de nuestro organismo incluyendo el corazón, cerebro, músculos e hígado. El producir demasiadas hormonas tiroideas se llama hipertiroidismo. Los síntomas incluyen:

  • Pérdida de peso sin explicación
  • Nerviosismo e irritabilidad; dificultad para dormir
  • Latidos cardíacos rápidos o irregulares
  • Sentirse acalorada
  • Irregularidad o ausencia de la menstruación
  • Engrandecimiento de la tiroides
  • Irritación e hinchazón de los ojos; problemas de la visión; ojos saltones
  • Fatiga o debilidad muscular
  • Temblor en las manos
  • Hipertensión

En su chequeo preconcepcional (antes del embarazo), su profesional puede medir los niveles de las hormonas tiroides por medio de un control de sangre. Si detecta hipertiroidismo, puede recomendarle lo siguiente

  • Medicamentos antitiroideos
  • Yodo radiactivo. No se puede usar durante el embarazo ya que puede afectar la tiroides de su bebé.
  • Cirugía para extirpar la tiroides

¿Qué causa el hipertiroidismo?

  • Enfermedad de Graves. Es la causa más común en el embarazo. Si tiene esta enfermedad o la desarrolla durante el embarazo, su profesional debe hacer un seguimiento cuidadoso.
  • Nódulos en la tiroides
  • Tiroiditis: inflamación de la tiroides
  • Tumores de los ovarios
  • El consumo excesivo de yodo
  • Consumir demasiada hormona tiroidea sintética.

¿Cuáles son los riesgos para usted y su bebé?

Algunos de los síntomas del hipertiroidismo asemejan las molestias comunes durante el embarazo, como la fatiga y aumento en el ritmo cardiaco. Otros pueden sugerir hipertiroidismo, como el no aumentar el peso adecuado, o tener náuseas y vómitos severos.

¿Cómo se controla?

Si su hipertiroidismo es leve, puede ser que durante su embarazo no necesite tratamiento. Si es severo, debe tomar medicamentos. Algunos no se recomiendan en el primer trimestre. Se deben usar las menores dosis posibles para que su bebé no sufra de hipotiroidismo.

Si su profesional le recomienda un medicamento antitiroideo, pregúntele que efectos secundarios puede tener. Si usted desarrolla uno de los siguientes síntomas, deje de tomar el medicamento y llame inmediatamente a su profesional.

Tal vez usted pueda dejar de tomar el medicamento 4-8 semanas antes de la fecha de parto. Sin embargo, después de dar a luz,  debe seguir controlándose su problema de tiroides para detectar una tiroiditis posparto.

 

Qué es el síndrome HELLP y sus riesgos

14 de agosto, 2015 por Azalia

16445430.thb

Si usted tiene alta presión arterial, incluyendo preeclampsia o eclampsia, puede presentar una condición llamada síndrome HELLP. A veces los síntomas de HELLP son la primera señal de preeclampsia.

El HELLP afecta la sangre y el hígado. Sus glóbulos rojos, los que transportan oxígeno de los pulmones al resto del cuerpo, se descomponen. Usted puede sufrir de anemia. Su hígado no puede funcionar adecuadamente. Las plaquetas, las cuales ayudan a la coagulación de la sangre, bajan. Esto la pone a riesgo de un sangrado excesivo o de sufrir moretones fácilmente.

La mayoría de las veces los síntomas se presentan antes de las 37 semanas de embarazo. Pero a veces ocurren durante la semana después del parto. Si tiene algunos de esto síntomas llame a su profesional de la salud de inmediato o váyase a la sala de emergencia:

  • Vista nublada o borrosa
  • Fatiga o malestar
  • Aumento súbito e peso; hinchazón
  • Dolor de cabeza
  • Náuseas o vómitos que empeoran
  • Sangrado de la nariz u otro sangrado que no se detiene fácilmente
  • Convulsiones
  • Dolor en la parte superior del abdomen

Esta condición es un riego para un desprendimiento de la placenta. Durante o después del parto usted puede presentar estas complicaciones:

  • Hemorragia; usted puede necesitar una transfusión de sangre
  • Edema pulmonary: líquido en los pulmones
  • Falla de los riñones o del hígado

Si su profesional diagnostica el síndrome HELLP, podrá darle medicamentos para controlar la presión arterial y evitar las convulsiones. Casi siempre se debe inducir el parto para evitarles problemas a usted y a su bebé, quien puede nacer prematuro. A veces se necesita hacer una cesárea. Afortunadamente después del nacimiento del bebé, el HELLP se resuelve y desaparecen la mayoría de las complicaciones que esta condición causa.

No se conoce qué causa el síndrome de HELLP. Si lo tuvo en un embarazo anterior es posible que ocurra de nuevo. Lo mejor que puede hacer es prepararse para un nuevo embarazo, comenzar su cuidado prenatal cuanto antes y acudir a todos sus controles. Esto le permite a su profesional diagnosticar y tratar este problema.

Preeclampsia y sus retos a largo plazo

24 de julio, 2015 por nacersano

 

HH4M
De seguro ha escuchado acerca de la preeclampsia y cómo puede afectar el embarazo si sucede. Pero, ¿sabía usted que si tuvo preeclampsia corre riesgo de sufrir  enfermedad cardiovascular más tarde en su vida? No se sabe exactamente por qué, pero hay ciertos pasos que se pueden tomar que podrían reducir el riesgo de enfrentar esos retos a largo plazo. De hecho, hay una nueva investigación cuya meta es ayudar a las mujeres que tuvieron preeclampsia a mejorar sus hábitos de salud.

Esta investigación, que se llama Heart Health 4 Moms (Salud Cardíaca para las Mamás), se llevará a cabo en línea y se centra en mejorar los comportamientos saludables a largo plazo de las nuevas madres que recientemente han tenido preeclampsia. Para participar, tiene que vivir en uno de los 50 estados de los EEUU o uno de los territorios de los EEUU y tener un celular (smartphone) o tableta con internet para ser elegible. La investigación está realizada por las doctoras Ellen Seely y Janet Rich-Edwards del Brigham and Women’s Hospital en Boston, una filial de la Escuela de Medicina de Harvard, y en colaboración con la Fundación de Preeclampsia.

Si recién tuvo preeclampsia y desea participar, visite HH4M.org para aprender más. Estará ayudando a muchas otras mamás a mejorar su salud.

Hipotiroidismo

22 de junio, 2015 por Azalia

La tiroides es una pequeña glándula en forma de mariposa localizada en la parte delantera del cuello. Produce las hormonas tiroideas que controlan el funcionamiento de nuestro organismo incluyendo el corazón, cerebro, músculos e hígado.

El no producir suficientes hormonas tiroideas causa una condición llamada hipotiroidismo. Los síntomas pueden incluir los siguientes:

  • Aumento de peso sin explicación
  • Fatiga
  • Sentir frío
  • Períodos menstruales más fuertes
  • Estar olvidadiza
  • Estreñimiento
  • Ritmo cardíaco lento
  • Engrandecimiento de la glándula tiroides
  • Dolor muscular y de las articulaciones
  • Pérdida del cabello
  • Piel seca

Algunas mujeres tienen problemas de la tiroides y no lo saben. Cuando acuda a su control preconcepcional, hable con su profesional de la salud y pídale que le haga una prueba de sangre. Esto es especialmente importantes si hay un historial familiar de problemas de la tiroides o de partos prematuros.

Durante su embarazo la tiroides juega un papel crítico en el desarrollo del cerebro y el sistema nervioso de su bebé. Si su bebé no recibe suficientes hormonas tiroideas pudiera tener serios problemas cognitivos y neurológicos. Esto puede ocurrir cuando la mujer no se ha tratado su hipotiroidismo, quizás porque desconoce que tiene esta condición. En el primer trimestre, es la etapa más crítica porque su bebé depende de las hormonas tiroideas que usted le transmite a través de la placenta. Luego la tiroides del bebé comienza a funcionar por sí sola. Aun así, usted debe controlarse esta condición para evitar las siguientes complicaciones:

Su profesional le recomendará una hormona tiroides sintética. Este medicamento es seguro durante el embarazo.

Si usted ya toma medicamentos para esta condición y queda embarazada, siga consumiéndolos y hable con su profesional lo más pronto posible. Los cambios hormonales propios del embarazo, afectan los niveles de la hormona tiroides. Por esto su profesional controla periódicamente los niveles y modifica la dosis del medicamento según sea necesario.

A veces es difícil diagnosticar problemas de la tiroides durante el embarazo ya que algunos síntomas semejan los cambios que sufre la mujer durante la gestación. Por esto lo mejor es siempre hablar de este tema con su profesional de la salud antes de quedar embarazada. Afortunadamente con el tratamiento apropiado la mayoría de las mujeres con hipotiroidismo puede tener bebés sanos.

La preeclampsia y su tratamiento

22 de mayo, 2015 por Azalia

16445295_thb

Aun no se conoce que es lo que causa la preeclampsia. Se cree que la placenta desempeña un papel clave. El parto es el que inicia el proceso de curación, al eliminar del cuerpo la placenta. Es importante reconocer que el parto no “cura” todos los casos de preeclampsia. Hay mujeres que pueden desarrollarla hasta 6 semanas luego del alumbramiento. La placenta, antes del parto, puede excretar en el cuerpo de la mujer toxinas, las cuales no se eliminan inmediatamente. Estas pueden causar preeclampia posparto. Los síntomas son: dolor de cabeza severo, alteraciones visuales, falta de aliento y hasta convulsiones después del parto. Este muy alerta a estos síntomas.

Qué pueden hacer

  • Exámenes y revisiones médicas: Es muy probable que su proveedor de cuidados prenatales le haga chequeos frecuente. Revisarán su presión arterial, le harán pruebas de sangre para verificar la función de sus riñones, hígado y coagulación sanguínea.  Algunas mujeres se les recomienda ser hospitalizada. Mucho depende de la severidad del caso y cuantas semanas de embarazo tiene. El descanso en cama no se recomienda de forma rutinaria a todas las mujeres con preeclampsia. Algunos estudios sugieren que aumenta el riesgo de coágulos sanguíneos mientras que no ofrece un beneficio claro.
  • Revisiones al bebé: Le pueden hacer ultrasonidos más frecuentes y pruebas para verificar que su bebé esté creciendo adecuadamente y que no hay señales de estrés fetal. Mientras sea posible, su proveedor tratará de esperar hasta que tenga 37 semanas de embarazo antes de que induzcan el parto o hagan una cesárea. Hay casos donde el bebé debe nacer mucho antes de las 37 semanas para asegurar que tanto la madre como el bebé pueden sobrevivir.
  • Antihipertensivos: Estas son medicinas para controlar la alta presión arterial. Se recomiendan si la presión arterial está muy alta. Hable con su médico de la seguridad de las mismas en el embarazo. Unas son más seguras que otras.
  • Corticosteroides: Estos medicamentos ayudan a madurar los pulmones de su bebé. Esto es importante si hay riesgo de parto prematuro, algo que sucede con bastante frecuencia. Los corticoesteroides también pueden ayudarle a usted a mejorar la función de su hígado y de las plaquetas, que pueden ser afectadas en casos de preeclampsia severa.
  • Medicinas para detener las convulsiones: En casos severos donde la preeclampsia la puede poner a riesgo de tener convulsiones, pudieran recetarle sulfato de magnesio u otra medicina para prevenir las convulsiones.

Si su profesional cree que usted corre un alto riesgo de tener preeclampsia, posiblemente la trate con aspirina de baja dosis para ayudar a prevenir este trastorno. Hable con su profesional de la salud para ver si el tratamiento con aspirina es adecuado para usted.

Cómo prepararse para un nuevo embarazo luego de haber tenido preeclampsia

13 de mayo, 2015 por Azalia

pregnancy-loss

Si usted tuvo preeclampsia en un embarazo anterior puede que se sienta temerosa. La preeclampsia puede ocurrir en diferentes grados de severidad. Puede ocurrir de forma leve al final del embarazo y lograr controlarse sin mayores complicaciones. Otras veces puede ser muy severa y traer serias consecuencias a la mujer y al bebé, como nacimiento prematuro o la pérdida del embarazo.

Algunos médicos le recomiendan a la mujer no volver a quedar embarazada, especialmente si tuvo preeclampsia severa. Muchas veces por ser precavidos y evitar consecuencias serias. Pero la verdad es que puede ser difícil determinar si usted debe o no quedar embarazada nuevamente. Es posible que hasta un médico especialista no pueda saber con exactitud qué tan serios son los riesgos de un futuro embarazo. Si a usted le hacen esta recomendación es importante que viste a un médico especialista en salud materno-fetal y en preeclampsia o en embarazos de alto riesgo para que le hagan una evaluación.

Para controlar sus riesgos y tomar la mejor decisión en cuanto a si debe o no quedar embarazada nuevamente debe hacer varias cosas:

  • Debe aprender sobre su condición anterior. Saber los detalles de qué fue lo que pasó puede ayudar a determinar los riesgos que representa en un nuevo embarazo. Discuta estos en la visita de preparación al embarazo.
  • Visite a un especialista en salud materno infantil y preeclampsia, antes de quedar embarazada. Si no tiene acceso a este tipo de especialista visite un obstetra especialista en embarazos de alto riesgo para que tenga chequeo antes del embarazo
  • Considere visitar a un médico especialista en problemas de coagulación y de alta presión arterial. Deben controlar o descartar que usted tenga problemas de coagulación o alta presión, ya que son condiciones que pueden ser peligrosas si ocurre la preeclampsia nuevamente.

Hay ciertas cosas que usted puede controlar:

  • Su alimentación debe ser sana.
  • Maneje su nivel de ansiedad. Trate de mantener una mentalidad positiva, porque obtuvo preeclampsia en el pasado no quiere decir que de seguro volverá a ocurrir.
  • Mantenga la mejor condición física posible antes del embarazo, esto quiere decir que su peso debe estar controlado. Evite el sobrepeso.
  • Mantenga un balance entre estar informada, estar alerta a síntomas y estar positiva.

Los estudios indican que el riesgo de que la preeclampsia ocurra nuevamente es aproximadamente un 20%. Sin embargo los expertos dicen que el rango varía desde un 5% a un 80% dependiendo en qué momento del embarazo ocurrió la preeclampsia y cuán severa fue. Todavía hacen falta más estudios para poder determinar con exactitud el riesgo que tiene una mujer de que le vuelva a dar preeclampsia. Los riesgos de preeclampsia aumentan si usted tiene alta presión arterial o diabetes desde su embarazo anterior, si tiene un embarazo de gemelos o múltiples o si queda embarazada usando técnicas de reproducción asistida.

Por último, una vez quede embarazada comience su cuidado prenatal en las primeras semanas de embarazo (no se demore) y no falle a sus citas, aunque se sienta bien.

Conozca las señales de la preeclampsia

1 de mayo, 2015 por Azalia

nurse measuring blood pressure

La preeclampsia es una condición que solo ocurre en el embarazo y durante las 6 semanas posparto. Típicamente se presenta después de las 20 semanas, pero más frecuentemente hacía el final del embarazo. Una mujer tiene preeclampsia si tiene alta presión arterial, proteínas en la orina y algunas veces presenta algunos de estos síntomas:

  • Hinchazón en las manos y la cara , especialmente alrededor de los ojos (la hinchazón de los pies es más común al final del embarazo y probablemente no es un signo de preeclampsia )
  • Aumento de peso repentino (5 libras o más en una semana)
  • Dolores de cabeza fuertes (que no se le quita al tomar acetaminofén)
  • Visión borrosa, luces centelleantes, pérdida parcial o total de la vista
  • Náusea o vómitos, especialmente si son repentinos y luego de las 20 semanas de embarazo
  • Dificultad al respirar o jadeo
  • Dolor en la parte superior derecha del abdomen o el hombro, sensación de quemazón en la boca del estómago
  • Confusión o simplemente sentirse mal

Muchos de los síntomas de la preeclampsia se pueden confundir con los malestares comunes del embarazo, otras veces la preeclampsia NO causa síntomas. La mejor forma de detectar la preeclampsia a tiempo y poder controlarla es revisando su presión arterial y proteínas en su orina en sus controles prenatales de rutina. La preeclampsia puede ser muy seria y afecta muchos órganos en su cuerpo. Es muy importante que usted acuda a todas sus citas de control prenatal, aun si se siente bien.

  • Presión arterial.  La presión arterial sana es 110/80. Si el número superior es 140 o más, o el inferior 90 o más, esto significa que su presión arterial está alta.
  • Proteína en la orina. Le harán una prueba en la que se sumerge una tirita que mide la cantidad de proteínas en su orina.

Si a usted le detectan preeclampsia, debe llevar un control prenatal muy estricto. Esta es la mejor forma de evitar serios problemas, como la eclampsia (convulsiones que pueden producir un estado de coma) o el síndrome HELLP  (una complicación que afecta la función del hígado). Con un buen manejo y chequeos continuos, muchas veces la preeclampsia se puede controlar. Pero si la preeclampsia no se puede controlar su profesional debe inducir el parto. Esto puede causar que su bebé nazca prematuro.

 

Evite la alta presión arterial

24 de noviembre, 2014 por Azalia

39169033_thb

La presión arterial es la fuerza que ejerce la sangre contra el interior de las arterias. Cuando la presión de las arterias se eleva demasiado, se conoce como alta presión arterial o hipertensión. La hipertensión es una condición que la mayoría de las veces no causa síntomas, por ello es muy importante que usted revise su presión arterial, antes y durante el embarazo. ¿Cuándo fue la última vez que le revisaron la presión arterial? Es importante que al menos una vez al año la revise, esto ayuda a detectar la alta presión arterial a tiempo para que la pueda controlar.

Si a usted le detectan alta presión arterial, es importante que se la controlen. Especialmente si usted está embarazada  o busca quedar embarazada. Esta es la clave para evitar complicaciones serias, como la preeclampsia. Su médico va a evaluar si es necesario que usted use medicamentos para controlar la presión, en cuyo caso debe tomarlos exactamente como le indique. Los medicamentos llamados inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina (ECA), como el enalapril o captopril, no deben usarse si usted desea concebir o está embarazada. Estos pueden ser nocivos para el bebé. Su profesional de la salud evaluará su necesidad de medicamentos antes y durante el embarazo y debe recomendarle solo aquellos que sean compatibles con el embarazo.

Usted puede evitar la alta presión o controlarla con estos consejos:

  • Mantenga un peso sano
  • Haga algo activo casi todos los días
  • Evite los alimentos altos en sodio (sal), como la comida chatarra y procesada.
  • Aumente el consumo de frutas y verduras frescas
  • Deje de fumar
  • Si usted consume alcohol, hágalo en moderación (nunca tome alcohol, si cree que puede estar embarazada)

 

La hinchazón en el embarazo

24 de septiembre, 2014 por Azalia

Es normal que su cuerpo produzca más líquido durante el embarazo, particularmente en los últimos meses. Esto puede causar una hinchazón leve (llamada edema), especialmente en las piernas, pies y tobillos, pero también en las manos y en la cara. La hinchazón puede empeorar hacia el final del día o durante los meses calientes del verano.

La hinchazón leve de las piernas, las manos y la cara es normal durante el embarazo. Llame a su profesional de salud de inmediato si la hinchazón es severa o repentina, particularmente en las manos o en su cara, alrededor de los ojos. Esto puede ser una señal de una condición seria llamada preeclampsia.

Qué puede hacer:

Alivie la presión

  • Eleve sus pies, ya sea en un banco, cojín o escabel, o acuéstese de lado.
  • Esto aliviará la presión en las venas de la parte inferior de su cuerpo y reducirá la hinchazón.
  • Durante el día, trate de sentarse en lugar donde pueda elevar los pies.
  • Mientras duerma, eleve un poco sus piernas con almohadas.
  • Trate de no cruzar las piernas mientras esté sentada.
  • Evite estar parada o sentada con sus pies en el piso por periodos prolongados.

No se acalore

  • El calor puede empeorar la hinchazón.
  • Trate de mantenerse a una temperatura cómoda y no se acalore demasiado.

Mejore su circulación

  •  Acostarse del lado izquierdo puede ayudar a mejorar la circulación y reducir la hinchazón.
  • Después de estar sentada por mucho tiempo, camine un poco.
  • Evite usar ropa muy ajustada o prendas que puedan cortar la circulación en sus muñecas o tobillos.
  • Los masajes en las piernas y las medias que ofrecen soporte también pueden mejorar la circulación.