Prevención de defectos de nacimiento: enfoque en la higiene

18 de enero, 2017 por Azalia

Handwashing

En el embarazo hay ciertas infecciones que son de cuidado. Muchas de ellas representan mayor peligro para el bebé en desarrollo, que para la madre. Además, durante el embarazo su sistema inmunológico se debilita un poco. Esto la puede hacer susceptible a que se enferme o a que se contagie con algunas infecciones. Las siguientes medidas de precaución pueden ayudarle a evitarlas:

  • Lávese las manos correctamente. Al tocar superficies, como la perilla de una puerta, un pasamanos, animales y personas que están enfermas, podríamos adquirir gérmenes que pueden causar enfermedades. Frote sus manos bien, hasta que haga espuma. Enjabone todas las partes, entre los dedos, debajo de las uñas, etc. estriegue sus manos por lo menos por 20 segundos. Lávese las manos antes de comer, al preparar alimentos, luego de usar el baño o de cambiar un pañal, luego de toser, estornudar o tocarse la nariz, ojos o boca, luego de estar en contacto con mascotas, sus juguetes o sus excrementos, luego de visitar o estar en contacto con alguien que está enfermo.
  • No comparta comida, cepillo de dientes, toallas, vasos ni utensilios con niños pequeños. Estas precauciones la protegen del citomegalovirus, un virus común en los niños (en la saliva y la orina) y aunque no es peligroso para los niños, es muy peligroso para el feto.
  • Sus alimentos deben ser seguros. Evite las comer carnes crudas o a medio cocer. Tampoco coma pescado crudo, como en sushi. La leche y los quesos deben ser pasteurizados. Los fiambre y las carnes frías pueden estar contaminadas con listeria, si las va a comer las debe calentar hasta que salga vapor de ellas. Esto elimina las posibles bacterias que pueden tener. Sea particularmente cuidadosa con la higiene al cocinar y manejar alimentos. Cuando use utensilios con aves y carnes crudas, lávelos antes de ponerlos en contacto con alimentos que no se van a cocinar, por ejemplo ensaladas o verduras. Tome medidas necesarias para evitar la intoxicación por alimentos.

Nuevas guías sobre las prevención de alergías al cacahuate y su bebé

13 de enero, 2017 por Azalia

MOD_SR0032_0108

Las alergias a los cacahuates suelen ser severas y serias. Aquellos que la padecen saben muy bien lo que esto significa. Pero no todos conocemos sobre este tema.

La primera vez que yo conocí a una persona alérgica al maní (cacahuate) yo ya era adulta, y la verdad es que me sorprendió ver la reacción. Fue automático, yo saque mi emparedado de mantequilla de maní de mi bolso y la persona se fue de mi lado, casi corriendo.  Créanme, esto no es una reacción exagerada.

Cuando una persona es alérgica al maní la reacción puede ser mortal, si es que no recibe atención médica a tiempo.  Los síntomas mas comunes suelen ser: cosquilleo en la boca, congestión o goteo nasal, urticaria, granitos o erupciones rojas y con picazón en la piel, inflamación de la lengua y de la garganta, problemas para respirar, vómitos, y diarrea. La reacción más seria se llama anafilaxis. En estos casos, la presión arterial cae de forma súbita y la persona pierde el conocimiento. Esto es una emergencia médica.

Cuáles son las nuevas guías para prevenir las alergias al maní

De acuerdo a información reciente obtenida en estudios clínicos, introducir el maní a una edad temprana pudiera ayudar a evitar las alergias al maní.  Las nuevas guías dividen los bebés en tres grupos, de acuerdo a ciertas características:

  • Bebés que tienen un alto riesgo de desarrollar una alergia al cacahuete – Estos bebes tienen eccema severo, alergia a los huevos o ambos. En ellos se recomienda que se introduzcan alimentos que contengan maní a partir de los 4-6 meses de edad.
  • Bebés con eczema leve a moderado – deben introducir alimentos que contengan maní introducidos en sus dietas alrededor de los 6 meses de edad.
  • Bebés sin eczema o cualquier alergia alimentaria- pueden comenzar a comer alimentos que contengan maní en cualquier momento después de que los alimentos sólidos se hayan introducido a su dieta con éxito.

Hable con el profesional de salud de su bebé sobre este tema.

La seguridad al preparar y escoger sus alimentos y la prevención defectos de nacimientos

11 de enero, 2017 por Azalia

Woman eating salad

Algunos alimentos pueden ser dañinos para usted y su bebé, ya sea porque no están bien cocidos o porque están contaminados por ciertos gérmenes. Si usted está alerta a estos riesgos y los evita, también puede disminuir las probabilidades de que su bebé nazca con algún defecto de nacimiento.

Listeria

La listeria es una bacteria que puede afectar ciertos alimentos. Esta bacteria es muy peligrosa en el embarazo. Cuando una mujer embarazada contrae listeriosis, corre el riesgo de sufrir un aborto espontáneo o un parto prematuro, o bien el bebé puede nacer sin vida o enfermarse gravemente después de nacer e incluso morir. Para evitarla usted debe evitar consumir:

  • No comer perros calientes ni fiambres o embutidos (incluyendo jamón, pavo, salami y “bologna”) a menos que se calienten hasta que estén humeantes.
  • No consumir leche que no esté pasteurizada ni alimentos derivados de esta leche.
  • Evitar los quesos blandos como el feta, brie, camembert, roquefort, azul, queso blanco, queso fresco o panela, a menos que estén hechos con leche pasteurizada. Los quesos duros, los quesos procesados, el queso crema y el “cottage cheese” no presentan riesgos.
  • No comer patés refrigerados ni productos para untar a base de carne. Como la listeria se propaga a la temperatura del refrigerador, estos mismos productos envasados en lata o en conserva son seguros, mientras que los refrigerados no.
  • Evitar los pescados y mariscos ahumados refrigerados a menos que hayan sido previamente cocidos (en guiso, por ejemplo). Estos mismos productos envasados en lata o en conserva son seguros.

La listeriosis suele presentarse como una enfermedad con síntomas parecidos a los de la gripe, como fiebre, dolores musculares, escalofríos y, a veces, náuseas o diarrea. Consulte a su médico si se presenta alguno de estos síntomas.

Toxoplasmosis

La toxoplasmosis, por lo general, no presenta síntomas o presenta síntomas muy leves parecidos a los de la gripe. Cuando una mujer embarazada contrae la enfermedad existe el riesgo de que su bebé desarrolle pérdida de la visión o de la audición, retraso mental, convulsiones y otros problemas. Cuando la toxoplasmosis se diagnostica durante el embarazo, con frecuencia un tratamiento con antibióticos puede ayudar a reducir la gravedad de los síntomas en el recién nacido. Para evitarla haga lo siguiente:

  • No consuma carnes a medio cocinar o semi crudas.
  • Evite el contacto con la materia fecal de los gatos. Siempre pida a otra persona que cambie la arena higiénica del gato.
  • No consuma huevos blando o medio cocinar, ni tampoco alimentos preparados con huevos crudos o parcialmente cocidos, como el ponche de leche y huevo (“eggnog”), mayonesas caseras o la salsa holandesa.

Salmonela y E.coli

En los adultos sanos, las infecciones por Salmonella y E. coli suelen provocar diarrea, náuseas, dolores abdominales y fiebre que se prolonga por varios días. Sin embargo, a veces las mujeres embarazadas pueden enfermarse gravemente como consecuencia de estas infecciones. Ocasionalmente, pueden transmitir una infección por Salmonella o E. coli al feto, el cual podrá presentar diarrea, fiebre y, con menor frecuencia, meningitis después del nacimiento. Para evitar contaminarse:

  • No consuma brotes crudos de verdura (incluyendo los brotes de alfalfa, trébol, rábano y soya verde)
  • Todos los jugos de frutas o verduras que consuma deben ser pasteurizados.

Excesos de vitamina A y el consumo de hígado 

Algunos estudios sugieren que altas dosis de vitamina A pueden causar defectos de nacimiento. Esto se refiere a vitamina A preformada (retinol) en cantidades excesivas. El hígado es el único alimento que proporciona cantidades elevadas de vitamina A. Por ejemplo, una porción de hígado de vaca de tres onzas puede contener 27,000 UI y tres onzas de hígado de pollo 12,000 UI de vitamina A preformada. No se recomienda que una mujer embarazada coma hígado regularmente ya que puede poner en riesgo a su bebé.

Debe asegurarse de que su suplemento vitamínico o prenatal no contenga más de 5,000 UI de vitamina A preformada (algunas vitaminas prenatales no contienen vitamina A preformada y la reemplazan con beta-caroteno o la eliminan totalmente) y debe evitar tomar suplementos vitamínicos que contengan más vitamina A que la permitida.

Por qué es el ácido fólico importante para usted

9 de enero, 2017 por Azalia

Vitamin

Desde el 8 al 14 de enero celebramos la Semana Nacional del Acido Fólico. Todas las mujeres deben tomar ácido fólico, aunque no estén tratando de quedar embarazadas.

El ácido fólico es importante para usted porque puede ayudar a reducir el riesgo de tener un bebé con un defecto del tubo neural, esto incluye defectos serios como la anacefalia y la espina bífida. El ácido fólico también puede ayudar a evitar los defectos de nacimiento en la boca del bebé, llamados labio leporino o hendidura del paladar. Algunos estudios demuestran que también puede ayudar a prevenir los defectos del corazón en su bebé.

El ácido fólico puede ayudar a prevenir los defectos del tubo neural solamente si se toma antes del embarazo y durante las primeras semanas después de concebir, con frecuencia antes de que la mujer siquiera sepa que está embarazada. Considerando que casi la mitad de todos los embarazos ocurren si ser planeados, es importante que todas las mujeres tomen ácido fólico todos los días.

Una buena forma de recordar tomar su multivitamina con ácido fólico todos los días es colocando el frasco en la mesa o lugar donde acostumbra desayunar. Esto puede ayudarle a que no olvide tomarlo.

Pequeños cambios, grandes beneficios

6 de enero, 2017 por Azalia

Moms walking with babies

El nuevo año sirve como un excelente momento para reflexionar y para proponernos nuevas metas. Una de las cosas que ha demostrado ser efectiva cuando de cambios se trata es empezar con cambios pequeños. A continuación puede ver ejemplos de lo que esto significa.

Si usted desea comer más saludable:

  • Evite tomar sodas o bebidas gaseosas. Si es algo que usted hace todos los días, póngase como meta no tomar más de 2 sodas a la semana. Si es algo que hace solo los fines de semana, póngase como meta hacerlo no más de dos veces al mes.
  • Coma más verduras. Haga una lista de las verduras que le gusta, busque la manera de integrar las verduras que le gustan a sus comidas y también trate nuevas recetas y otras verduras que nunca haya probado.
  • Disminuya la cantidad de azúcar que consume. Si usted tiene como hábito comer postre después de la cena, puede consumir frutas que son naturalmente dulces, sin tener azúcar añadida. Lea la etiqueta nutricional se va a sorprender con la cantidad de azúcar que tiene algunos alimentos (cereales para el desayuno, frutas secas, jugos, bebidas con sabor a frutas, etc.)
  • Cuidado con el alcohol. Hoy día se ha visto un aumento en la cantidad de alcohol que las mujeres consumen. Comience por prestar atención a esto. Tenga en mente que usted puede pasarla bien en fiestas o actividades sin la necesidad de tomar o si lo hace tome con moderación. Si usted pudiera quedar embarazada, lo mejor es que evite tomar alcohol. El alcohol puede ser muy dañino en el embarazo.
  • Tome una vitamina que contenga ácido fólico todos los días.

Si desea perder peso:

  • Evite comer fuera o solo hágalo en ocasiones especiales. Las comidas preparadas en restaurantes suelen tener más grasas, azucares o son porciones muy grandes. Si va a comer fuera no caiga en la trampa de los “mega/super menús”, estos pueden parecer más económicos, pero a largo plazo no lo son porque le pueden costar su salud. Si la porción que le sirven en un restaurante es muy grande, solo coma la mitad, comparta parte de su comida o llévese a casa el resto.
  • Evite freír sus alimentos, opte por hornear, hervir o cocinar al vapor. Estas formas de cocinar no añaden grasas extras o calorías a sus alimentos.
  • Cuando coma ensaladas, asegúrese que sean saludables. Por ejemplo que no tengan una cantidad excesiva de aderezo, quesos o tocino. Las ensaladas deben tener bastante verduras, alguna fuente de proteína (frijol, huevo, pollo o pescado).
  • Haga algo activo cada vez que pueda. Por ejemplo, invierta en un escritorio para trabajar de pie, camine sus mascotas antes de cada comida, tenga reuniones caminado en lugar de sentados, use las escaleras con más frecuencia, haga algunas sentadillas o lagartijas antes de darse un baño, etc.