¿Cómo puede saber si está teniendo señales de parto prematuro?

24 de junio, 2016 por Juviza

 contemplative pregnant woman

El embarazo es una etapa de muchos cambios físicos y es común sentir diferentes molestias a medida que el embarazo progresa. ¿Pero cómo saber si estas molestias son cambios normales o si son señal de algo mucho más serio como el parto prematuro?

El parto prematuro es el parto que comienza antes de  las 37 semanas de embarazo y la realidad es que le puede ocurrir a cualquier mujer. Si usted presenta algunos de los siguientes síntomas y tiene menos de 37 semanas debe visitar a su profesional de la salud  lo antes posible:

  • Contracciones: Suceden cuando el útero (la matriz) se contrae o endurece y luego se relaja. Puede sentir que su barriga se endurece mucho (cada 10 minutos o con más frecuencia).
  • Cambio en el flujo vaginal: Nota que el color de su flujo vaginal ha cambiado o presenta con sangrado de la vagina.
  • Presión pélvica: La sensación de que su bebé está empujando hacia abajo.
  • Dolor en la espalda baja: Dolor débil en la parte baja de la espalda.
  • Cólicos: Similares a los que se siente cuando durante la regla o el período.
  • Dolor de barriga: Puede presentarse con o sin diarrea.

La información y preparación son las mejores armas ante una situación como esta. Aunque usted solamente presente con uno o dos de estas señales, lo mejor que puede hacer es ponerse en contacto con su profesional de la salud. Al hacer esto puede recibir la atención y el tratamiento adecuado que podría ayudar a detener el parto prematuro.

¿Se afecta el embarazo o el bebé si tiene un resultado irregular en la prueba del Pap?

22 de junio, 2016 por Azalia

vaginal-birth

Cuando una mujer recibe la noticia de que el resultado de su citología o Pap es irregular, esto causa mucha preocupación, especialmente en el embarazo. Por lo regular el tejido enfermo en el cuello del útero no empeora seriamente en los meses de embarazo. Usted puede estar tranquila, que esto casi nunca resulta ser algo peligroso. Sin embargo, es importante tenga un seguimiento cercano para que el profesional de la salud pueda decidir si es necesario o no hacer algún tratamiento.

Colposcopia

Una colposcopia es recomendada para verificar que las células anormales o enfermas en el cuello del útero no se vuelven peligrosas. La colposcopia es un procedimiento por el cual el médico mira dentro de su vagina para ver el estado del cuello uterino. Se usa un colposcopio, que es un microscopio muy grande. Con este microscopio se puede observar su cuello uterino, sin necesidad de extraer muestras o hacer pruebas que son más invasivas. La colposcopia es totalmente segura en el embarazo.

Biopsia

En aquellos casos donde se comprueba que hay una lesión cervical, es probable que sea necesario hacer otro tipo de pruebas, por ejemplo una biopsia. Una biopsia cervical sirve para identificar lesiones cervicales. Si se identifica una lesión cervical el seguimiento es importante para así prevenir que se convierta en cáncer cervical. Por suerte la mayoría de las células anormales regresan a ser células normales después del parto. Si no es así, es probable que necesite un tratamiento para remover el tejido cervical enfermo. Casi siempre este tratamiento se hace después del parto.

¿Afecta al bebé la presencia del VPH o de células enfermas en el cuello del útero?

El virus del papiloma humano no va a causar nacimiento prematuro, aborto espontáneo ni otras complicaciones en el embarazo. El riesgo de que su bebé se contagie con VPH en el embarazo es bien bajo. Inclusive si un bebé se contagia con VPH en el embarazo es muy probable que su bebé se pueda deshacer del virus por sí mismo y que no cause complicaciones.

Las células o tejido anormal en el cuello del útero, no muestra síntomas en la mujer. Por ello es clave que se haga seguimiento cercano del mismo. La observación y en algunos casos el tratamiento del mismo es la forma más efectiva de prevenir el cáncer cervical.

La inducción del parto al despegar el saco amniótico o las membranas del útero

20 de junio, 2016 por Azalia

Pregnant woman with doctor

Una forma que algunos médicos usan para ayudar a la mujer a ponerse de parto o para inducir el parto es despegando las membranas del saco amniótico del útero. Otro nombre para este procedimiento es la maniobra de Hamilton. Este procedimiento es diferente al de romper las membranas, en el mismo no se busca romper las membranas, sino separarlas.

Cómo se hace este procedimiento

El proveedor de cuidados de la salud inserta suavemente su dedo (que está cubierto con guantes) en el útero de la mujer para separar o despegar el saco amniótico del útero. Este procedimiento es sencillo y es parecido al examen pélvico. Usted puede sentir un pequeño dolor o cólico menstrual y tener un poco de sangrado. Este procedimiento se suele hacer en el consultorio de su proveedor de cuidados prenatales.

Qué puede esperar luego del procedimiento

Luego de despegar las membranas del saco amniótico del útero, el cuerpo libera unas hormonas llamadas prostaglandinas. Las prostaglandinas hacen que el útero se ablande o borre, lo cual puede provocar contracciones y la dilatación del útero. Esto pudiera hacer que se ponga de parto. Sin embargo este procedimiento no siempre funciona. Inclusive luego de sentir un poco de molestias y contracciones, es posible que no se ponga de parto. Algunas veces es necesario repetir el procedimiento.

La inducción del parto debe tener justificación médica

Si le recomiendan una inducción del parto es importante que se oriente bien porque le han dado esta recomendación. Por ejemplo, si usted tiene algún problema médico que pudiera perjudicar su salud o la de su bebé, o si su embarazo dura más de 42 semanas, puede que le recomienden una inducción. Pero programar una inducción del parto sin justificación médica, especialmente si se hace antes de las 39 semanas de embarazo, puede causarle problemas a la mamá y al bebé. Oriéntese bien sobre este tema con su profesional de la salud y haga todas las preguntas que entienda necesarias.

LLegar al menos a las 39 semanas de embarazo

Siempre y cuando la mujer tenga un embarazo sano sin complicaciones no se debe programar una inducción antes de las 39 semanas de embarazo. Llegar al menos a las 39 semanas le brinda al bebé el tiempo que necesita para crecer y desarrollarse. Muchos órganos importantes, como los pulmones, el cerebro y el hígado necesitan ese tiempo para desarrollarse y funcionar bien. Así es que, si su embarazo es sano, espere a que el parto comience por sí solo.

La placenta y su función

17 de junio, 2016 por Juviza

Graphic of pregnant belly

Durante el embarazo su bebé recibe nutrientes a través de usted. Cada órgano de su cuerpo contribuye a esto, pero uno de los órganos que juega un papel muy importante en la nutrición y desarrollo de su bebé es la placenta.

La placenta es un órgano que se comienza a desarrollar luego después de la fertilización. Ésta no comienza a cumplir su función hasta la semana 8 o 9 de embarazo, pero ya para la semana 12 de embarazo la placenta es funcional y totalmente activa. Su bebé dependerá más de la placenta según vaya creciendo.

Normalmente y en la mayoría de embarazos, la placenta crece en la parte superior del útero y permanece ahí hasta que nace su bebé. Además de proveer alimentación y varios nutrientes a su bebé, la placenta:

  • Suministra alimentos y oxígeno a través del cordón umbilical.
  • Protege al bebé de infecciones y sustancias peligrosas.
  • Forma conexión con el torrente sanguíneo del bebé para ayudar a eliminar los desechos; transfiere los desechos a la sangre de la madre para que sus riñones los eliminen.
  • Produce hormonas que ayudan a mantener el embarazo como también hormonas que contribuyen a iniciar el parto y el nacimiento.

Una vez haya dado a luz a su bebé, la placenta ha cumplido su tarea y por lo general se expulsa (esto puede tardar de entre 5 a 30 minutos). Después del parto es muy probable que el médico examine la placenta para asegurarse de que está completa y que no haya quedado ninguna parte dentro de su cuerpo.

Cómo puede afectar a su bebé el uso de drogas por parte del padre

15 de junio, 2016 por Azalia

2013d030_2092_zps8342f8f2

Algunas mujeres se preguntan cómo puede afectarles a un futuro bebé las drogas o el alcohol que su pareja ha utilizado. El fumar, el exceso de alcohol y las drogas ilegales pueden afectar la producción de espermatozoides, resultando en menos espermatozoides, espermartozoides más pequeños, o espermatozoides que no se mueven bien. Estos cambios pueden hacer al hombre menos fértil, y puede tomarle más tiempo a su pareja en concebir.

Como lo afirma Mother to Baby (antes llamada Organización de Teratología- OTIS, por sus siglas en inglés), la cocaína se adhiere a la esperma y le podría causar anormalidades. Los estudios indican que el fumar marihuana reduce la cantidad de esperma y puede afectar la fertilidad del hombre y hacer más difícil que usted conciba. No se han hecho estudios sobre los efectos de todas las drogas disponibles en el padre; por esto no podemos saber si hay un aumento en el riesgo de defectos de nacimiento en el bebé. Ya que el esperma demora cerca de 3 meses en desarrollarse, lo mejor es que su pareja deje de consumir drogas al menos 3 meses antes de que ustedes busquen un embarazo.

Una vez usted haya concebido al bebé, el consumo de drogas por parte de su pareja no llega al bebé como ocurre cuando es la mujer quien las consume. Esto es porque no hay una conexión sanguínea entre el padre y el bebé, como la hay entre la madre y su bebé. Lo que sí es cierto es que si su pareja fuma marihuana en su presencia y usted inhala este humo, le transmite todas las sustancias que contiene al bebé. No permita que su pareja fume marihuana o cigarrillo en su presencia, en su hogar o auto, aun si las ventanas están abiertas.

Qué puede hacer:

  • Pídale a su pareja que no use drogas.
  • Hable con su profesional de la salud sobre cómo mantenerse a sí misma y a su bebé seguros ante esta situación.
  • Busquen juntos un programa que le ayude a dejar este hábito. El Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas (NIDA, por sus siglas en inglés) ofrece una serie de recursos.

Para el bienestar de su familia, lo mejor es que su pareja nunca consuma drogas. El abuso de drogas afecta la relación entre los dos y la seguridad económica del hogar. Puede ser que afecte la situación laboral de su pareja. Tiene un impacto directo sobre el bienestar emocional de sus hijos.