Qué puede hacer para dormir mejor durante el embarazo

27 de febrero, 2015 por Catalina

37471489_thb

Muy probablemente durante su embarazo usted ha tenido dificultad en dormir bien. Ésta es una de las molestias frecuentes. Puede ser que le cueste trabajo conciliar el sueño. Se despierta con frecuencia. Cuando llega la hora de levantarse, tiene la sensación de que no ha descansado lo suficiente.

El no dormir y descansar bien puede obedecer a varios motivos, entre ellos los cambios hormonales que experimenta su organismo. Siente náuseas o acidez. Puede serle difícil encontrar una posición cómoda para dormir, especialmente a medida que avanza el embarazo. Le duele la espalda o tiene que levantarse con frecuencia para orinar. Cuando se acerca el momento del parto, siente ansiedad o estrés.

Hay algunas cosas que usted puede hacer para dormir mejor:

  • Tome un baño o ducha tibia antes de acostarse. Tenga cuidado de no resbalarse en la tina.
  • Haga ejercicios de meditación o respiración profunda para aliviar el estrés.
  • Trate de dormir de lado, particularmente del lado izquierdo. Además de aumentar el volumen de sangre que llega a la placenta y al bebé, reduce la posibilidad de dolor de espalda y otros malestares. No tiene que permanecer en esta posición toda la noche. Puede moverse y cambiar de posición. Pero trate de dormir de este lado la mayoría del tiempo.
  • Use almohadas para apoyar su espalda y abdomen.
  • Evite tomar líquidos 3 horas antes de acostarse para no tener que levantarse a orinar.
  • Si sufre de acidez, coma su última comida varias horas antes de acostarse. Elevar la parte superior de su cuerpo con una almohada también ayuda aliviar esta molestia.
  •  A no ser que su profesional de la salud le haya dicho lo contrario, haga un poco de ejercicio diariamente.
  • Acuéstese cuando esté cansada. No lea ni vea televisión en la cama. Apague la luz y cierre los ojos. Puede oír música suave y relajante.

Tome siestas durante el día. Esto evitará que el cansancio se acumule, en especial si duerme mal durante la noche.

Nunca tome medicamentos para dormir o productos a base de hierbas. Si tiene mucha dificultad en dormir bien, hable con su profesional de la salud.

 

La vitamina D y su bebé

24 de febrero, 2015 por Catalina

34673755_thb

La vitamina D es muy importante para fortalecer los huesos de su bebé a medida que crece. Ayuda al organismo a absorber el calcio y a evitar ciertos problemas, como el raquitismo, que debilitan los huesos. Esta vitamina también juega un papel importante en el sistema nervioso, muscular e inmunológico.

Nuestro cuerpo puede producir vitamina D al exponer la piel a la luz del sol. Los bebés no deben pasar mucho tiempo al sol y  deben aplicarse un filtro solar para protegerse de los rayos ultravioletas, que son dañinos para su piel. Por eso no pueden obtener suficiente vitamina D solamente con la exposición al sol. Las personas de piel oscura también producen menos vitamina D. No deje de proteger la piel sensible de su bebé de los rayos solares.

Los bebés amamantados necesitan gotas de multivitaminas que contengan vitamina D, desde los primeros días de vida. Los bebés que toman 32 oz de fórmula de bebé o más al día pueden no necesitar el suplemento de vitamina D. El pediatra de su bebé puede recomendarle unas gotas de multivitaminas que sean apropiadas para su bebé. También se recomienda que todo niño y adolescente consuma suficiente vitamina D todos los días. Hable con su pediatra acerca de cuál vitamina es conveniente para sus otros hijos.

 

 

Cómo evitar las infecciones de oído en el bebé

20 de febrero, 2015 por Catalina

41809113_thm

Las infecciones del oído, llamadas otitis media, son muy dolorosas para el bebé. La Academia Americana de Pediatría, (AAP, por sus siglas en inglés) explica que una de las causas que hace más posibles estas infecciones es que en los niños pequeños el conducto que conecta la cavidad nasal con el oído medio es muy corto. Esto permite que los virus que causan el resfriado se pasen fácilmente al oído.

Hay otros factores de riesgo por los cuales su bebé puede desarrollar estas infecciones. Estas medidas ayudarán a evitarlas:

  • Amamante a su bebé. La leche materna está llena de anticuerpos que protegen al bebé contra las infecciones, incluyendo un resfriado.
  • Nunca acueste al bebé en la noche con un biberón con leche. Ésta puede pasársele fácilmente al oído medio y crear un ambiente propicio para los gérmenes. Además es un riesgo para las caries.
  • Protéjalo del humo del cigarrillo. No permita que nadie fume dentro de su casa o en el auto, aun si las ventanas están abiertas.
  • Asegúrese de que el bebé tenga sus vacunas al día, particularmente la vacuna contra la neumonía neumocócica (PCV13).
  • Se recomienda que todo bebé mayor de 6 meses reciba anualmente la vacuna contra la influenza. Toda su familia y las personas que lo cuidan también deben aplicarse esta vacuna. Al protegerse ellos mismos, no pueden infectarse y a su vez contagiar al bebé.

Esté atenta a los síntomas de una infección del oído en su bebé:

  • Irritabilidad
  • Su bebé se hala la oreja o se la golpea con la mano.
  • Fiebre

Su pediatra le recomendará antibióticos a su pequeño, en caso de que los considere necesarios, y le dará medicamentos para el dolor. Si su bebé tiene infecciones recurrentes, la AAP recomienda que lo examine un especialista en oído, nariz y garganta.

Toda la familia debe vacunarse contra la tos ferina (pertussis) para proteger al bebé

17 de febrero, 2015 por Catalina

2013d032_0337_zps13668043

La protección de la vacuna contra el tétanos, difteria y pertussis (DTap) que se administra a los bebés y niños pequeños disminuye con el tiempo. Cuando esto sucede, la persona siendo ya adolescente o adulta puede infectarse y transmitir la infección a otros.

Las vacunas nos protegen a nosotros pero también a los demás, creando un círculo de protección. Si una persona no se contagia, no puede contagiar a otros. Ya que la principal causa de la infección de la tos ferina en los bebés son los niños mayores, adolescentes y adultos, es muy importante que ellos tengan esta vacuna al día. Así se evita que contagien a un bebé que puede no haber recibido aún todas sus vacunas, por su edad u otro motivo.

En los adolescentes y los adultos la tos ferina puede semejar un resfriado. La persona puede no darse cuenta que lo que tiene es tos ferina y que puede infectar a otras personas. La tos ferina se transmite muy fácilmente por el aire cuando una persona infectada respira, tose o estornuda.

Qué puede hacer:

  • Asegúrese que todos sus niños tengan su vacuna contra al DTaP al día.
  • Los adolescentes entre los 11-18 años deben recibir un refuerzo de la vacuna (Tdap), preferiblemente entre los 11 y 12 años.
  • Todo adulto mayor de 19 años que no haya recibido este refuerzo debe vacunarse con la Tdap.

Los Centros para el Control y Prevención de las Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) recomiendan lo siguiente a toda mujer embarazada:

  • Recibir la vacuna Tdap, aun si la ha recibido en el pasado
  • Ya que la eficacia de la Tdap disminuye con el tiempo, debe recibir esta vacuna en cada embarazo. No se considera que recibir varias dosis represente un peligro para la mujer.
  • El momento óptimo para recibir la vacuna es entre las semanas 27 a 36 del embarazo. Esto le permite transmitir la mayor cantidad posible de anticuerpos a su bebé, los cuales lo protegen de una infección.

No se olvide de hablar con su familia y amigos. Explíqueles que si no tienen la vacuna de la pertussis al día, al menos dos semanas antes de visitar al nuevo bebé, deben aplicársela. Siempre mantenga a su bebé lejos de cualquier persona con tos o síntomas de resfriado.

Hable con el pediatra y con el médico de su familia si tiene alguna pregunta acerca de las vacunas que su bebé y su familia deben recibir.

Las condiciones del corazón y el embarazo

13 de febrero, 2015 por Catalina

88633454_thb

Si usted tiene un problema del corazón, puede que se pregunte cómo puede afectarle en el embarazo.  Como lo explica la Asociación Americana del Corazón, (AHA, por sus siglas en inglés) con una buena preparación antes de concebir y un cuidado prenatal adecuado, aun si usted tiene un problema del corazón es muy posible que logre tener un embarazo y un bebé sanos.

Antes del embarazo:

  • Es probable que necesite que la atienda un doctor especialista en embarazos de alto riesgo. Este profesional de la salud, junto con su cardiólogo, deben conversar para evaluar los riesgos. Deben colaborar estrechamente antes y durante su embarazo.
  • Hable con su doctor o profesional de la salud sobre los medicamentos que toma. Algunos pueden no ser seguros para el bebé. Tal vez su doctor le recomiende otros medicamentos o modifique la dosis.
  • Si usted nació con un defecto cardíaco, una consulta con un asesor en genética permite saber la probabilidad de que el bebé también nazca con este problema.
  • Según su problema cardíaco, puede ser que se le recomiende una cirugía del corazón antes de quedar embarazada.
  • Algunas condiciones cardiacas (ej. hipertensión pulmonar) ponen a riesgo la vida de la madre y la del bebé. En estos casos no se recomienda un embarazo.

Como lo explica la Clínica Mayo, durante el embarazo:

  • Tómese sus medicamentos tal como lo ha indicado su doctor o proveedor de cuidados prenatales.
  • Acuda fielmente a sus visitas de control. Su proveedor de cuidados prenatales controlará el funcionamiento de su corazón por medio de un electrocardiograma y un ecocardiograma. Alrededor de la semana 18 del embarazo, puede hacer un ultrasonido especial (ecocardiograma fetal) para detectar defectos cardíacos en el bebé.
  • Mantenga su aumento de peso dentro de los límites adecuados. Coma una dieta sana.
  • Evite las sustancias nocivas como el tabaco, alcohol, y sustancias ilegales.
  • Controle su estrés y descanse lo más que pueda. Tal vez su doctor le recomiende descanso en la cama.
  • Llame inmediatamente a su doctor si siente falta de aliento, sufre un desmayo, siente palpitaciones, tose con sangre, o tose de noche.

Durante el parto:

  • Probablemente tenga que dar a luz en un hospital especializado en embarazos de alto riesgo.
  • Muy pocas veces una condición cardiaca requiere una cesárea. Las mujeres con un problema de corazón generalmente pueden dar a luz por vía vaginal.