Prueba de la translucencia nucal: Mi experiencia

22 de julio, 2016 por Juviza

Como ya saben en mi rol de educadora de salud, he leído y he aprendido mucho sobre todo relacionado con el embarazo y la maternidad, pero tengo que admitir que no sabía  qué esperar en cuanto a las pruebas prenatales. Específicamente la prueba prenatal en el primer trimestre conocida como la translucencia nucal.

La translucencia nucal es un examen que toma la medida del grosor del pliegue nucal (el área detrás del cuello de su bebé). La medida se toma a través de un ultrasonido y ayuda a determinar si su bebé podría correr riesgo de tener algunos defectos de nacimiento, como el síndrome de Down y defectos del corazón. Junto con esta prueba también se le ofrece una prueba de sangre. La prueba de sangre mide la presencia de ciertas sustancias que se asocian con los problemas genéticos.

Cuando hice la cita, el técnico me dijo que era muy importante que hiciera mi cita cuando estuviera de entre las semanas 11 y 14 de embarazo. Me explicó que durante este tiempo el área de la nuca se ve translucida (es translucida por la acumulación de líquido). Fui a mi cita cuando tenía 11 semanas de embarazo, pero cuando llegó el momento de hacer el ultrasonido el bebé se estaba moviendo mucho y no pudieron tomar una medida adecuada. Me dijeron que tenía que regresar la siguiente semana. Aunque no pudieron tomar la medida me sentí feliz cuando vi a mi bebé moviéndose y cuando escuche sus latidos. Regrese la siguiente semana para repetir el ultrasonido y después de casi una hora (¡el bebé se movía como una chispita!) pudieron tomar la medidas necesarias. Admito que me sentí un poco ansiosa mientras esperaba los resultados, pero hable con mi profesional de la salud y me confirmó que todo marchaba bien.

Una de las cosas más importantes que debe tomar en cuenta es que la prueba de la translucencia nucal no detectará todo posible problema, pero casi siempre sirve para confirmar que hay poco riesgo de defectos de nacimiento, lo cual le dará tranquilidad.   La prueba no le dice si su bebé tiene un defecto de nacimiento o no. Simplemente calcula cuál es el riesgo de tener una anomalía. Sin embargo, usted puede, y debe, hablar con su profesional de la salud si tiene alguna duda o preocupación sobre cualquier prueba prenatal.

El tamaño de su panza en el embarazo

20 de julio, 2016 por Azalia

midwife measuring pregnancy belly

Es inevitable. Durante su embarazo su panza va a recibir mucha atención. Puede que le digan que es muy grande o muy chica, puede que traten de adivinar cuanto tiempo tiene de embarazo, etc. En fin este será un tema de conversación constante. Es bueno que sepa qué se considera normal, para que no se alarme con los comentarios que pueden hacerle.

Cuándo se va a notar su panza
Su peso y su estructura física van a jugar un factor en cuán pronto se va a notar su panza en el embarazo. Las mujeres que son muy delgadas o de vientre muy plano puede que se les note más pronto la panza que aquellas que tienen algunos kilos de más. Pero como regla general durante el primer trimestre, es decir las primeras 12 semanas, usted puede mantener su embarazo en secreto, porque su panza no se va a notar. Si usted es de peso promedio, de seguro su panza ya se debe notar a las 20 semanas de embarazo.

Cuán grande debe ser su panza
Luego de la semana 20, se espera que su panza tenga más o menos una medida específica. Su proveedor de cuidado de la salud hará lo que se conoce como medición de la altura fúndica. Es decir, su médico va a medir la distancia entre su hueso púbico y la parte superior del vientre. La medida en centímetros de su panza equivale, más o menos, al número de semanas de embarazo que usted tiene. Si usted tiene 30 semanas de embarazo, es muy probable que la medida de su panza (altura fúndica) sea de unos 30  centímetros aproximadamente.

¿Y si su proveedor de cuidados prenatales le dice que su panza es muy chica o muy grande?
La medición de altura fúndica ayuda a confirmar que su bebé está creciendo adecuadamente. Pero si la medida es muy baja o muy alta, puede que su profesional de la salud le haga un ultrasonido para corroborar que el bebé esté bien. Un valor más grande de lo esperado puede ocurrir en una mujer que está sobrepeso, que tiene su vejiga llena al momento de la medición, o si tiene un embarazo múltiple. Si la medida es muy baja para las semanas de embarazo, se puede sospechar que el crecimiento del bebé es inadecuado, que hay bajo nivel de líquido amniótico, entre otros. En fin esta es otra forma en la cual su médico verifica que su bebé se está desarrollando adecuadamente.

¿Puede el sol hacerle daño en el embarazo?

18 de julio, 2016 por Azalia

pregnant woman in hammock

Cuántas veces hemos escuchado, que el sol no es bueno para la piel, que puede causar arrugas y ser un factor de riesgo para el cáncer en la piel. Por esta razón lo mejor es que usted proteja su piel de los rayos solares, especialmente en el embarazo. De esta forma usted podrá disfrutar los hermosos días soleados y hacer actividades al aire libre, como ir a la playa, a la alberca (piscina), paseos o caminatas durante el día, sin afectar su piel.

Durante el embarazo su piel es más sensible a los rayos solares. El sol puede acentuar los cambios en la pigmentación que ocurren durante el embarazo, como la “la máscara del embarazo” (cloasma), esas manchas parduzcas en la frente, sienes y en medio de la cara. La exposición al sol puede hacer que estas manchas sean más oscuras. Siga los siguientes pasos para proteger su piel del sol:

  • Use un protector solar (al menos SPF15) que la proteja contra los rayos UVA y UVB. Aplíqueselo media hora antes de salir para darle tiempo a su piel de absorberlo.
  • Trate de no estar al aire libre entre las 10 de la mañana y las 2 de la tarde, cuando el sol es más fuerte.
  • Use un sombrero. Siéntese bajo la sombra. Use ropa que la proteja del sol.
  • Si va a la playa, lleve una gran sombrilla. También debe aplicar el protector solar, aun si está en la sombre y replicarlo al menos cada 2 horas, o con más frecuencia si suda o se mete al agua.
  • Nunca se acueste a broncearse en el sol, especialmente en las horas que el sol es más fuerte.
  • Use anteojos solares que bloqueen tanto los rayos UVB y UVA. Los anteojos que se extienden hacia los lados ayudan también a proteger la piel sensible alrededor de los ojos.
  • Proteja su piel de las picaduras de mosquitos aplicándose un repelente de mosquitos. Primero aplique el protector solar, luego aplique el repelente de mosquitos.

 

 

Controle su azúcar en sangre a través de una alimentación sana

15 de julio, 2016 por Azalia

El embrazo cambia la forma en la que le cuerpo maneja la azúcar en sangre. Por eso se hacen pruebas de azúcar o la prueba de diabetes en el embarazo. Si su azúcar sube en el embarazo, su profesional de la salud debe ayudarle a controlarla. La mayoría de las mujeres embarazadas pueden controlar su azúcar en sangre al seguir una alimentación sana y balanceada, haciendo ejercicios, monitoreando los niveles de azúcar en sangre y algunas veces con medicamento (puede ser medicamentos orales o insulina). La siguiente guía puede ayudarle, pero tenga en mente que no sustituye un plan de alimentación hecho para usted (individualizado) por un experto licenciado en el campo de la nutrición.

Alimentación sana y balanceada

Controle la cantidad y tipo de carbohidrato que consume
Los carbohidratos, son un tipo de nutriente que se convierte en azúcar fácilmente. Usted necesita controla la cantidad y tipo de carbohidrato que consume para que evite que le suba la azúcar en sangre. Otros nombres para los carbohidratos son almidones. Hay diferentes tipos de carbohidratos, algunos elevan la azúcar en sangre con más facilidad que otros. Debe consumir principalmente carbohidratos complejos porque no elevan la azúcar en la sangre. Algunos ejemplos de alimentos que contienen carbohidratos y que puede comer son:

  • Avena
  • Frijoles
  • Lentejas
  • Arroz integral
  • Pan integral (lea la etiqueta para asegurarse que no contiene azúcar)
  • Tortillas de maíz y productos hechos con masa de maíz
  • Galletas integrales
  • Pasta integral
  • Frutas naturales (sin azúcar añadida, por ejemplo al almíbar o en sirope)
  • Leche, quesos y yogur que no tenga azúcar añadida (debe leer la etiqueta)
  • Todo tipo de vegetales y verduras (cuidado con: papas, plátanos, yuca-contienen alta cantidad de carbohidratos)
  • Calabaza y calabacín
  • Arvejas
  • Maíz (elote, choclo, mazorca)

Tenga en mente que una de las cosas más importante al comer carbohidratos es la cantidad que consuma de ellos, no debe excederse. Por ejemplo no consuma más de 2 rebanadas de pan integral de una vez, ni más de 1 taza de avena o frijoles, o 1 vaso de leche de una vez. En segundo lugar, lea la etiqueta del producto, hoy día se le añade azúcar a muchos alimentos, por ejemplo: salsa de tomate, panes, yogur, etc.

Frutas, jugos de frutas y leche
Como las frutas son altas en azucares (que ocurren de forma natural), no consuma más de dos porciones al día. Los jugos de frutas muchas veces contienen azucares añadidas, lo mejor es que no los consuma, prefiera el agua. La leche también contiene azucares naturales (ya sea con o sin lactosa), consuma solo un vaso a la vez. Puede que un máximo de dos vasos al día sea suficiente, pero consuma otros alimentos con calcio como queso, yogur sin azúcar o verduras de hojas verdes.

Tres comidas al día y dos a tres meriendas
Haga sus tres comidas al día. No se salte el desayuno, esto puede hacer que tenga un bajón de azúcar en la mañana. Las meriendas ayudan a controlar sus niveles de azúcar, ya que divide sus calorías en pequeñas comidas, en lugar de hacer solo tres comidas al día. Esto quiere decir que su almuerzo y cena deben ser más liviano que cuando usted no hacia meriendas.

Calorías
No haga dieta para bajar de peso, ni consuma menos calorías de lo que necesita al día. Si usted está embarazada con gemelos o trillizos la cantidad de calorías (alimentos) que necesita al día aumenta. Puede hablar con su profesional de la salud sobre la cantidad de calorías que necesita por día y puede usar una aplicación en su teléfono para calcular lo que come al día.

Identifique azúcar en sus otros nombres
La azúcar tiene diferentes nombres, así que cuando lea la etiqueta de un producto la azúcar puede estar disfrazada con cualquiera de estos nombres almíbar o jarabe de maíz, sólido de jarabe de maíz, agave o néctar de agave, concentrado de jugo de fruta, jugo de caña evaporado, piloncillo, miel, maltodextrina, molasas, jarabe de arce, almidón de maíz fructosa, sucrosa, glucosa, dextrosa, (muchos otras palabras que terminan en “osa”)

No consuma azúcar, especialmente sodas y dulces
Cuando vaya a endulzar sus alimentos (café, avena, etc.) usted puede usar endulzantes artificiales como el estevia, también conocido como stevia o rebaudiana. En moderación la mayoría de los endulzantes artificiales son seguros en el embarazo, excepto la sacarina (Sweet ‘N Low®). Si usted toma refrescos de dieta, debe tener cautela. La cantidad de endulzante artificial en ellos es alta, al igual que otras bebidas dietéticas. Prefiera tomar agua, es la alternativa más saludable. Limite el uso de productos dietéticos y si los usa, consuma cantidades moderadas y que no contenga sacarina. Evite consumir dulces, productos de reposterías y postres. Estos elevan la azúcar en sangre, lo cual es peligroso para usted y su bebé.

¿Son normales los síntomas que siento en el embarazo?

13 de julio, 2016 por Juviza

En mi rol como educadora de salud recibo muchas preguntas sobre los síntomas de embarazo. He leído tanto sobre las diferentes incomodidades que se sienten durante el embarazo que cuando me enteré que estaba embarazada, pensé que estaba muy preparada para todos los síntomas y cambios que me esperaban. Pero la verdad es que no fue así.

Durante las primeras semanas del embarazo sentí cólicos muy leves. Los cólicos eran muy similares a los que se sienten durante la menstruación. Aunque ya había leído mucho sobre lo común que son los cólicos (especialmente en las primeras semanas) fue inevitable no sentir un poco de preocupación. Otro síntoma que sentí mucho más seguido fue la fatiga. La fatiga era tan fuerte que me sentía lenta y somnolienta constantemente. ¡No estaba preparada para este tipo de cansancio!

Para mi sorpresa los síntomas que me afectaron menos fueron las náuseas y vómitos. Aunque sí sentí nauseas más fuertes de vez en cuando, la verdad es que no fue algo constante como lo esperaba ser. A principios me preocupé porque pensé que tal vez no era normal no sentir nauseas o tener vómitos a toda hora. Especialmente porque la mayoría de mamás que conozco me habían dicho que ellas tuvieron náuseas y vómitos por varias semanas, día y noche.

Anoté mis preocupaciones y hablé sobre éstas con mi profesional de la salud durante mi visita de control prenatal. Después de mi revisión, ella me aseguró que todo marchaba bien y que no debiera preocuparme si los síntomas de embarazo que yo sentía eran un poco diferente en comparación a las experiencias de otras mamás. En ese momento entendí que toda mujer es diferente y no todas vamos a sentir los mismos síntomas de la misma forma.

Ya estoy en mi segundo trimestre de embarazo y he notado nuevos síntomas como acidez y congestión de la nariz, que son muy comunes. Sin embargo, algunos de los síntomas que sentí en el primer trimestre, como la fatiga, continúan (¡aunque es mucho más leve!). Sobre todo, lo más importante es recordar que todas tenemos una experiencia muy diferente y si existe alguna preocupación o duda lo mejor es siempre hablar con un profesional de la salud.