Autismo

30 de enero, 2015 por Azalia

41809101_thb

El autismo es un grupo de trastornos que afectan la manera en que un niño se desenvuelve en varias áreas, como: el habla, las destrezas sociales y la conducta. Dado que la severidad y amplitud de los síntomas varía considerablemente, suele hablarse como trastorno de espectro autista. La Academia de Pediatría de los EE.UU. (American Academy of Pediatrics, AAP) recomienda realizar una prueba de detección precoz del autismo a todos los niños entre los 18 y los 24 meses de vida como parte de sus visitas médicas de control. El diagnóstico y tratamiento temprano puede mejorar considerablemente las perspectivas para los niños con autismo.

Cada niño autista es un caso único pero puede compartir ciertas características y conductas con los demás, como por ejemplo:

  • No habla (aproximadamente el 40 por ciento de los niños autistas no habla en absoluto)
  • Repite palabras
  • Realiza movimientos repetitivos, tales como agitar las manos
  • No juega a juegos en los cuales pretende ser otra persona
  • Es hiperactivo
  • Tiene berrinches con frecuencia
  • Evita el contacto visual
  • Tiene dificultades para iniciar o mantener una conversación y para hacer amigos
  • No responde cuando lo llaman por su nombre
  • Insiste en la misma rutina
  • Repite acciones una y otra vez
  • Se concentra en un solo tema o actividad
  • Desea estar solo
  • Es hipersensible al sonido, gusto y olor de las cosas y a la manera en que las percibe con el tacto
  • No le gusta que lo abracen o lo acaricien
  • Tiene problemas para dormir
  • No siente temor en situaciones de riesgo
  • Tiene cierto grado de retraso mental o incapacidades de aprendizaje (en muchos de los niños afectados pero no en todos)
  • Es agresivo
  • Se lastima a sí mismo
  • Pierde destrezas (por ejemplo, deja de decir palabras que solía decir)

Si usted nota que su bebé tiene estos síntomas, no dude hablarlo con el pediatra. Pida que le hagan una evaluación. Recuerde que mientras más pronto se detecten el trastorno del espectro autista, más pronto se puede intervenir y ayudar a que el bebé pueda lidiar con su condición de la  mejor manera posible.

Anemia

28 de enero, 2015 por Catalina

2013d030_3829_zpsb622c18d

La causa más común de la anemia es no tener suficiente hierro en la sangre. Su organismo necesita hierro para producir hemoglobina, una proteína rica en hierro que le da a su sangre el color rojo. Esta hemoglobina es la que transporta el oxígeno de sus pulmones al resto de su organismo.

La anemia es común durante el embarazo. Es importante controlarla porque usted necesita tener suficiente hemoglobina para para transportar oxígeno de su organismo a su bebé. La anemia en la madre se ha vinculado con un mayor riesgo de un nacimiento prematuro y bajo peso al nacer.

Aunque hay algunas condiciones que producen anemia, la principal causa de esta condición es no consumir suficiente hierro. Los alimentos que contienen hierro incluyen carnes rojas; aves (carne oscura); pescados y mariscos; cereales, pasta y panes enriquecidos; granos integrales; espinaca, brócoli, y verduras de hojas verdes; frijoles, garbanzos y lentejas; higos, pasas, dátiles, ciruelas y albaricoques. Los alimentos que contienen vitamina C pueden aumentar la cantidad de hierro que su cuerpo absorbe. Tome jugo de naranja y toronja. Consuma tomates y fresas.

Hay algunos alimentos que son ricos en hierro pero con los cuales se debe tener cuidado durante el embarazo. Uno de ellos es el hígado, el cual puede hacer que usted consuma demasiada vitamina A. Los mariscos también son ricos en hierro pero los debe evitar si están crudos o poco cocidos. Los mariscos ahumados son seguros si se cocinan.

Tomarse su vitamina prenatal a diario y consumir alimentos ricos en hierro probablemente le provee todo el hierro que necesita. Es probable que su doctor le haga una prueba para la anemia durante su primera visita prenatal y luego entre la semanas 24 a 28.

Si siente fatiga, debilidad, mareo, dolor de cabeza, se ve pálida, siente frio en las manos o pies, hable con su profesional de la salud. Él podrá verificar si estos síntomas obedecen a una falta de hierro. Si determina que usted tiene anemia, es probable que le recomiende un suplemento adicional.

Algunos suplementos de hierro pueden producir acidez, estreñimiento o náuseas. Estos consejos le pueden ayudar:

  • Tómese la pastilla con las comidas. Evite tomársela a la hora de dormir.
  • Empiece con dosis pequeñas por algunos días. Aumente la dosis paulatinamente hasta llegar a la cantidad que su profesional de la salud le recomendó.
  • Pruebe diferentes marcas para averiguar cuál le funciona mejor. Asegúrese de hablar con su profesional de salud antes de cambiar la pastilla.
  • Combata el estreñimiento tomando más agua. Consuma alimentos de grano integral, cereales para el desayuno, frutas y verduras.

Medicamentos para el dolor y los defectos del nacimiento

26 de enero, 2015 por Azalia

37741961_thb

Según datos recientes, un número significativo de mujeres en edad reproductiva usan analgésicos narcóticos. Esto puede ser un problema si la mujer queda embarazada mientras está tomando estos medicamentos ya que tendrá en un mayor riesgo de tener un bebé con un defecto de nacimiento.

Los analgésicos opioides (narcóticos), como la codeína, oxicodona , hidrocodona , o la morfina, se utilizan para tratar el dolor moderado a severo. Muchas mujeres no son conscientes de que el uso de estos medicamentos durante el embarazo, incluso cuando se usa según las instrucciones, puede aumentar sus posibilidades de tener un bebé con un defecto congénito grave del cerebro, la columna vertebral o el corazón. Ellos también tienen un mayor riesgo de parto prematuro. El uso de analgésicos opioides durante el embarazo también puede causar que los bebés sufran de síntomas de abstinencia cuando nacen. Esta es una condición conocida como síndrome de abstinencia neonatal o NAS, y es un problema creciente en los Estados Unidos.

Un nuevo informe realizado por Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) encontró que en promedio, alrededor del 28 % de los seguros privados y el 39 % de Medicaid reportan que mujeres en edad reproductiva han comprado una receta de un opioide entre 2008-2012.

Dado que aproximadamente la mitad de todos los embarazos no son planificados, las mujeres pudieran estar usando estos medicamentos para el dolor a base de opioides sin saber que están embarazadas. “Esto crea una necesidad muy grande de promover tratamientos más seguros, mientras sea posible, en las mujeres en edad reproductiva. Debemos hacer lo que podamos para proteger a los bebés de la exposición a los opioides “, dijo Coleen Boyle A., PhD, MSHyg , Director del Centro Nacional de Defectos Congénitos y Deficiencias del Desarrollo (NCBDDD, por sus siglas en inglés).

“Si usted está usando un analgésico opioide, también debe usar métodos anticonceptivos eficaces”, dice José Fernando Cordero, MD , MPH, pediatra experto en defectos de nacimiento y miembro de la Junta de Síndicos de March of Dimes. “Si usted decide quedar embarazada o queda embarazada, informe a su médico acerca de todos los medicamentos que está tomando, de inmediato. Usted pudiera usar un medicamento más seguro” recomienda el Dr. Cordero.

 

Endometriosis

23 de enero, 2015 por Catalina

El endometrio es el tejido que recubre la parte interior del útero. Al comienzo del ciclo menstrual, se hace más grueso y se llena de conductos sanguíneos para anidar y alimentar al bebé si ocurre un embarazo. Si usted no concibe, arroja el endometrio durante la menstruación.

La endometriosis ocurre porque la mujer no arroja el endometrio; este tejido se adhiere a otras partes de su cuerpo, como la vejiga, intestinos, ovarios o trompas de Falopio. En casos severos puede bloquear las trompas de Falopio e impedir la fecundación. Cerca del 40% de las mujeres que tiene problemas de infertilidad sufre de endometriosis.

No se sabe con certeza cuáles son las causas de esta condición. Algunos factores de riesgo son las infecciones o inflamaciones pélvicas; no haber tenido hijos; tener ciclos muy cortos, menos de 27 días; o ciclos de larga duración, más de 8 días sangrando. Se cree que hay factores genéticos; es más probable que ocurra si otras mujeres en la familia tienen esta condición.

Aunque algunas mujeres con endometriosis no presentan síntomas, éstos son algunos de los más comunes:

  • Cólicos menstruales muy dolorosos o menstruaciones muy abundantes
  • Dolor crónico en la zona pélvica o en la parte baja de la espalda
  • Dolor durante o después de las relaciones
  • Sangrado entre períodos
  • Infertilidad

Si su profesional de la salud sospecha que usted puede tener esta condición, le hará un examen pélvico y tal vez un ultrasonido. La única forma de confirmar si tiene endometriosis es por medio de una laparoscopia, en la cual el  profesional de la salud introduce un pequeño instrumento dentro de su organismo y toma una muestra para hacer una biopsia.

Actualmente no hay una cura permanente para la endometriosis pero ciertos tratamientos le pueden ayudar a la mujer a concebir. Si la condición no es seria, es posible que logre un embarazo sin tratamiento o que con una laparoscopia se remuevan las adherencias de tejido. En casos más severos puede ser que se necesite una fertilización in vitro

Hay varios tratamientos hormonales para aliviar los síntomas de la endometriosis; pero éstos le impiden a la mujer concebir. Los científicos continúan investigando tratamientos hormonales que no afecten la fertilidad para que se logre un embarazo.

Parálisis cerebral

21 de enero, 2015 por Azalia

15973448_thm

La parálisis cerebral es un defecto de nacimiento causado por lesiones en el cerebro. Comprende un grupo de trastornos que afecta las partes del cerebro que controlan los músculos. Esto puede causar problemas con el movimiento, la postura (pararse derecho) y el equilibrio.

Algunos pero no todos los niños con parálisis cerebral también pueden tener otros problemas, como discapacidades intelectuales y del desarrollo. Por ejemplo, retrasos en el desarrollo físico, aprendizaje, comunicación, cuidado personal o llevarse bien con otros. La mayoría de los diagnósticos se hacen ya cuando el niño tiene 2 años de edad.

¿Qué causa la parálisis cerebral?

La parálisis cerebral sucede cuando un bebé tiene daño en el cerebro o hay problemas en la forma en que se desarrolla el cerebro. La mayoría de los niños con parálisis cerebral tiene parálisis cerebral congénita. Eso significa que la tienen al nacer. En muchos de esos niños, no se sabe la causa exacta de la parálisis cerebral.

Los cambios en los genes que afectan el desarrollo del cerebro pueden desempeñar una función en causar la parálisis cerebral. El daño cerebral que da lugar a la parálisis cerebral puede suceder antes de nacer, durante el parto o después del nacimiento mientras el cerebro todavía se está desarrollando. Su bebé puede correr mayor riesgo que otros bebés de tener parálisis cerebral antes de nacer si:

  • Usted está embarazada de múltiples (mellizos, trillizos o más). Cuantos más bebés tenga en su embarazo, mayor es el riesgo de parálisis cerebral.
  • Usted tiene ciertas infecciones durante el embarazo. Las infecciones que pueden dar lugar a la parálisis cerebral son la varicela, la rubéola (también llamada sarampión alemán), el citomegalovirus (CMV), la toxoplasmosis, la corioamnionitis (una infección del útero) y las infecciones de la placenta. La placenta crece en su útero (matriz) y suministra alimentos y oxígeno al bebé a través del cordón umbilical.
  • Usted tiene un trastorno de salud, como convulsiones o un problema de tiroides. La tiroides es una glándula en el cuello que produce hormonas, las cuales ayudan a que el cuerpo almacene y use la energía obtenida de los alimentos.
  • Su sangre y la de su bebé son incompatibles (no pueden estar juntas). Eso pone a su bebé en riesgo de tener intolerancia de Rh, que puede causar graves problemas e incluso la muerte para su bebé. Usted puede hacerse un análisis de sangre durante el embarazo para ver si su sangre y la de su bebé son incompatibles.
  • Usted entra en contacto con una sustancia peligrosa, como el mercurio. Durante el embarazo, no coma pescado con altos niveles de mercurio, como pez espada, caballa (macarela), tiburón y pez azulejo (blanquillo del Atlántico).
  • Su bebé no recibe suficiente oxígeno en la matriz. Eso puede suceder si la placenta no está actuando correctamente o si se desprende de la pared del útero antes del nacimiento.
  • Su bebé tiene sangrado en el cerebro. A veces el bebé tiene un accidente cerebrovascular cuando está en la matriz que causa sangrado en el cerebro. El accidente cerebrovascular sucede cuando un coágulo de sangre (una masa o aglutinación de sangre) bloquea un vaso sanguíneo que transporta sangre al cerebro o cuando estalla un vaso sanguíneo del cerebro. Los coágulos de sangre en la placenta, los vasos sanguíneos débiles y la alta presión arterial durante el embarazo pueden hacer que el bebé tenga un accidente cerebrovascular cuando está en la matriz.

Su bebé puede correr más riesgo que otros bebés de tener parálisis cerebral durante el parto si:

  • Tiene presentación de nalgas al comienzo del parto.
  • No recibe suficiente oxígeno durante el parto.
  • Nace prematuramente.
  • Nace con bajo peso o nace pequeño para su edad gestacional (SGA).

Los bebés con ciertos trastornos de salud después del nacimiento corren más riesgo que otros de tener parálisis cerebral. Esas afecciones incluyen las siguientes:

  • Ictericia grave, en especial si no se trata temprano.
  • Lesiones en la cabeza.
  • Infecciones del cerebro como encefalitis y meningitis.
  • Convulsiones