Relaciones íntimas y el embarazo

22 de octubre, 2014 por Azalia

Ahora que está embarazada, quizás tenga preguntas o no esté segura si puede continuar teniendo relaciones sexuales con su pareja. Existen muchos mitos sobre el sexo y el embarazo. Por ejemplo, que puede hacerle daño al bebé, que va a ser doloroso o que el bebé se da cuenta que están teniendo relaciones sexuales. Esto no es cierto.

A menos que su profesional de la salud le indique lo contrario, el sexo durante el embarazo es seguro para usted y su bebé. El bebé no tiene idea de lo que están haciendo mamá y papá. El bebé está bien protegido por un colchón de líquido en la matriz y por el abdomen de la madre.

Hay ciertas circunstancias en las que el sexo no es seguro:

Si se considera que su embarazo es de alto riesgo, deberá tener más cuidado que otras mujeres. Su profesional de la salud quizás le aconseje evitar tener relaciones sexuales durante todo o parte del embarazo. Hable con su profesional de la salud y con su pareja de este tema.

 

Trastorno por estrés postraumático y el embarazo

20 de octubre, 2014 por Azalia

26329502_thm

¿Qué es el trastorno por estrés postraumático?

El trastorno de estrés postraumático (PTSD, por sus siglas en inglés) es una forma severa de estrés que se presenta luego que una persona ha vivido una situación muy traumática y dolorosa. Comúnmente se asocia con las personas que han servido como soldados en una guerra, pero este tipo de trastorno no es exclusivo a este grupo. Las mujeres que buscan un embarazo o que están embarazadas pueden padecerlo también.

Algunos ejemplos de experiencias estresantes que pueden causar PTSD son el abuso sexual, los desastres naturales, la muerte inesperada de un ser querido, entre otras. Aunque estas experiencias son muy traumáticas y causan estrés en toda persona, hay ciertos casos donde la ansiedad persiste e impide el funcionamiento normal después que el evento ha sucedido. Si esto ocurre la persona debe ser evaluada para saber si tiene PTSD.

Síntomas que persisten y se asocian al PTSD son:

  • Ansiedad severa, irritabilidad o coraje
  • Revivir las experiencias traumáticas
  • Pesadillas o problemas para dormir
  • Evitar ir a actividades o lugares que usted anteriormente disfrutaba
  • Sentimientos de culpa o muy negativos hacia sí mismo u otros
  • Conductas que autodestruyen como tomar alcohol y usar drogas

¿Es común el PTSD en las mujeres embarazadas?

Pudiera ser más común que el PTSD ocurra en mujeres embarazadas que en aquellas que no lo están. La combinación de los cambios hormonales y los malestares del embarazo (ej. insomnio), el hecho que muchas mujeres detienen el uso de medicamentos para la depresión en el embarazo, y la ansiedad que conlleva esta nueva etapa, pueden exacerbar los síntomas del PTSD.  Algunas mujeres embarazadas pueden padecer estrés severo, ya sea por alguna experiencia no relacionada al embarazo o por una complicación en un embarazo anterior. Por ejemplo, haber tenido uno o más abortos espontáneos, muerte del bebé o la estadía del bebé en la unidad de cuidado intensivo neonatal. Estos tipos de experiencias puede ser muy traumática.

¿Aumenta el PTSD el riesgo de tener un parto prematuro?

Algunos estudios han establecido el efecto negativo de los altos niveles de estrés en el embarazo. Se ha observado aumento en la presión arterial, aumento en el riesgo de tener un parto prematuro y un bebé bajo peso. En un estudio reciente se observó que el riesgo de tener un parto prematuro en mujeres que padecían PTSD y depresión mayor era igual que el riesgo de aquellas mujeres que ya han tenido un parto prematuro. Esto es bien significativo. La comunidad médica recomienda que se consideren los trastornos de estrés y depresión como un riesgo en el embarazo.

¿Qué puede hacer?

Busque ayuda. Hable con un terapista, participe en grupo de apoyo, escriba sobre su experiencia. Si cree que tiene síntomas como los mencionados anteriormente, pídale una evaluación a su profesional de la salud. Es importante que no se mantenga aislada. Usted necesita apoyo. Las enfermedades mentales lleva consigo un estigma, pero no debe ser así, son tan reales como las enfermedades físicas.

Incompetencia cervical

17 de octubre, 2014 por Azalia

La incompetencia cervical, también llamado cuello uterino incompetente se refiere a un cuello uterino que se abre antes de que el bebé esté listo para nacer. Cuando el cuello uterino es sano, este se adelgaza y se abre al final del embarazo, cuando comienza el parto. Esto permite que el bebé pase por el cuello uterino (también llamado cérvix) y el canal de vaginal en el momento del parto.

Cuando hay  incompetencia cervical, la cérvix se abre sin que comience el parto. Por lo general, la mujer no presenta síntomas. Pocas mujeres saben que tienen  incompetencia cervical hasta que tienen un aborto espontáneo o un nacimiento prematuro. La mujer puede dar a luz al bebé sin sentir contracciones. Las mujeres que han tenido un embarazo afectado por la  incompetencia cervical, tienen mayor riesgo de que les ocurra nuevamente.

Los especialistas no siempre pueden determinar las causas del cuello uterino incompetente. Es posible que se relacione a:

  • Daño al cuello uterino durante una cirugía
  • Lesiones sufridas durante un embarazo anterior
  • La exposición a ciertas medicinas.

Aparentemente, la longitud del cuello uterino es un factor importante. Cuanto más corto es, más probabilidades tiene la mujer de tener  incompetencia cervical. Los investigadores médicos no han encontrado aún un método eficaz para la detección temprana y rutinaria de la  incompetencia cervical. Si una mujer ha perdido un embarazo en el segundo o en el tercer trimestre, la realización de exámenes de ultrasonido vaginales durante el siguiente embarazo pueden ayudar a predecir si corre riesgo de tener un parto prematuro por esta complicación.

En algunos casos se recomienda:

  • Reposo y actividad física reducida. Si bien estos métodos son comunes, las investigaciones realizadas no han permitido aún comprobar su eficacia.
  • Reposo pélvico. Toda mujer debe abstenerse de realizarse duchas vaginales pero aún más en estos casos, tampoco deben usar tampones, ni tener relaciones sexuales.
  • Cerclaje. El médico cose el cuello uterino para evitar que se abra en forma prematura. Luego, retira los puntos cuando llega el momento del parto.

Qué debe comer en el embarazo

15 de octubre, 2014 por Azalia

Es importante alimentarse bien, especialmente durante el embarazo. Usted necesita aproximadamente unas 300 calorías extras por día. En el segundo y tercer trimestre debe aumentar un poco la cantidad de alimentos que consume, esta guía le ayudará a tener una idea de lo que esto significa. Recuerde que la cantidad de alimentos que usted necesita puede variar a lo que aquí presentamos. Discuta esto con su profesional de cuidados prenatales para obtener una guía que se ajuste a su necesidad y la de su embarazo.

Granos: Coma 6 onzas cada día en el primer trimestre, 7 onzas cada día en el segundo trimestre y 8 onzas cada día en el tercer trimestre.

1 onza de granos es igual a:
•1 rebanada de pan
•1 taza de cereal seco listo para comer
•1/2 taza de arroz, pasta o cereal cocido
•1 tortilla pequeña (6 pulgadas en diámetro)

Vegetales: Coma 2 1/2 tazas de vegetales cada día en el primer trimestre y 3 tazas cada día en el segundo y tercer trimestres.

1 taza de vegetales es igual a:
•1 taza de vegetales crudos o cocidos
•1 taza de jugo de vegetales (evite los jugos no pasteurizados)
•2 tazas de vegetales crudos de hojas verde (como la lechuga o espinaca)
•1 papa horneada pequeña (2 1/2 a 3 pulgadas en diámetro; no le ponga mucha mantequilla, pedacitos de tocineta o crema agria)

Proteína: Coma 5 onzas cada día en el primer trimestre, 6 onzas cada día en el segundo trimestre y 6 1/2 onzas cada día en el tercer trimestre. Las carnes y las aves bajas en grasa y algunos tipos de pescado son buenas opciones.

1 onza de proteína es igual a:
•1 cucharada de mantequilla de cacahuate (maní), si no es alérgica
•1/4 taza de habichuelas/frijoles secos cocidos
•1 onza de carne baja en grasa, ave o pescado
•1 huevo
•1/2 onza de nueces o semillas (12 almendras, 24 pistachios)

Productos lácteos: Coma 3 tazas cada día a través de su embarazo. Los productos bajos o libres de grasa son mejores.

1 taza de un producto lácteo es igual a:
•1 taza de leche
•1 taza de yogur
•2 rebanadas pequeñas de queso
•1/3 taza de queso rallado

Evite los quesos blandos como el feta, brie, Camembert, Roquefort, quesos de vena-azul, queso blando, queso fresco o Panela, a menos que la etiqueta del queso indique que fue hecho con leche pasteurizada.

Frutas: Coma 1  1/2 a 2 tazas de fruta cada día en el primer trimestre y 2 tazas cada día en el segundo y tercer trimestre.

1/2 taza de frutas es igual a:
•1/2 taza de jugo hecho con 100% de frutas
•1/2 taza de fruta fresca, congelada o enlatada
•1/2 fruta fresca (una naranja pequeña, una manzana, una banana)
•16 uvas

Comer las cantidades adecuadas de alimentos también le ayuda a tener un aumento de peso sano, lo cual es clave para tener un embarazo sin complicaciones. Recuerde que debe estar alerta a su cuerpo, coma si tiene hambre y deje de comer cuando ya se sienta satisfechas.

Alivio natural para los dolores de parto

10 de octubre, 2014 por Azalia

88633496_thb

 

Es probable que usted prefiera dar a luz sin usar medicamentos para los dolores del parto, que el proceso sea natural. También usted puede comenzar el parto de forma natural, sin usar medicamentos y luego añadir medicinas para el dolor. Se han desarrollado muchas técnicas que pueden ayudarle a lograr esta meta. Por ejemplo:

  • Ayudar al cuerpo a liberar sus propios agentes naturales de alivio del dolor como las endorfinas, que son proteínas que ayudan a aliviar el dolor
  • Distraerla del dolor del parto
  • Calmarla y relajarla durante parto

Una buena idea es que usted y su pareja tomen clases de preparación para el parto. Existen varios tipos de clases. En general hacen énfasis en las técnicas de respiración y relajación.

Otra técnica son los masajes. La madre se puede frotar suavemente el abdomen durante las contracciones. Su pareja puede darle un masaje, el cual ayuda a calmar los músculos y bloquear el dolor. Aplicarse compresas frías o calientes ayuda a aliviar el dolor y la tensión. Si la sala de parto tiene una ducha o bañera, un baño caliente puede ser muy relajante.

Algunas técnicas como la visualización guiada o la meditación le permiten a la mujer distraerse de su dolor al concentrarse sobre una imagen. Técnicas más innovativas hoy en día incluyen la acupuntura, la reflexología, la hipnosis y la autohipnosis.

Durante el trabajo del parto la mujer puede explorar qué posiciones le dan alivio, ya sea ponerse en cuatro patas, acuclillarse, sentarse en una pelota de parto, sentarse con la espalda derecha o mecerse.

Algunas mujeres contratan asistentes profesionales de parto, o “doula” quien la orienta y apoya durante el parto.

Lo importante ante todo es que la mujer explore con bastante anterioridad al parto que técnica le puede ayudar y que se entrene con su pareja. Así ambos estarán preparados. Se puede además usar una combinación de métodos naturales o combinar estos métodos con medicamentos para aliviar el dolor. Usted también debe escribir todas sus preferencias en un plan de parto y compartirlas con su proveedor de cuidados prenatales.