Esclerosis múltiple y el embarazo

2 de septiembre, 2014 por Catalina

39169112_thm

La esclerosis múltiple (MS, por sus siglas en inglés) es un trastorno autoinmunitario que afecta al sistema nervioso central (el cerebro y la médula espinal). Las mujeres tienen alrededor de 2 a 3 veces más probabilidades que los hombres de padecerla. Por lo general se diagnostica durante los años en que la mujer está en edad de procrear, es decir entre los 20 y 40 años de edad.

Puede ser difícil diagnosticar esta condición ya que los síntomas son distintos para cada individuo y a veces la persona se siente mejor. Hable con su profesional de la salud si usted presenta algunos de estos síntomas, sean leves o serios:

  • Problemas para caminar o mover los brazos o las piernas
  • Pérdida del equilibrio o mareos
  • Cosquilleo, entumecimiento o dolor en el cuerpo
  • Temblores en los brazos o las piernas
  • Problemas del habla o de la vista.
  • Fatiga (sentirse cansada todo el tiempo)
  • Problemas de la vejiga o los intestinos
  • Problemas  en concentrarse o de memoria
  • Depresión

La gente con un historial médico familiar de MS tiene más probabilidades de padecerla que los que no tienen esos antecedentes. Otros factores de riesgo de adquirir esta condición es tener diabetes tipo 1 o enfermedad de la tiroides. La gente que fuma corre mayor riesgo de contraer MS que los que no fuman. Su profesional puede remitirla a un neurólogo quien le hará pruebas para verificar si usted tiene esclerosis múltiple. Esta condición no parece afectar la capacidad de concebir. Pero puede aumentar ciertos riegos durante su embarazo, entre los cuales están

  • Un bebé pequeño para su edad gestacional
  • Problemas para empujar a su bebé durante el parto si esta condición afecta los músculos y nervios pélvicos. Puede ser que esto haga necesaria una cesárea.

La buena noticia es que si usted tiene esclerosis múltiple, con un buen cuidado es probable que puede tener un embarazo y un bebé sanos. En la visita de preparación para el embarazo, hable con su profesional de la salud acerca de su condición y de los medicamentos que toma. Es posible que algunos no sean seguros para su bebé y su profesional deba cambiarlos.

Una vez nazca su bebé, es posible que usted tenga una recaída en los primeros
3–6 meses. Hable con su profesional acerca de los medicamentos que toma para verificar que sean seguros durante la lactancia.

 

 

¿Por qué perdió su embarazo nuevamente?

29 de agosto, 2014 por Azalia

26336684_thm

Un aborto espontáneo es un evento muy triste para la pareja. Si a usted le ha sucedido, es probable sea un evento aislado y su próximo embarazo sea sano. Pero en alrededor el 1 por ciento de las parejas los abortos espontáneos pueden ocurrir repetidamente. Esto significa que la mujer tiene dos, tres o más abortos espontáneos seguidos. Si esto le sucede su profesional de la salud puede sospechar que hay algún problema específico que está causa los mismos. Por ejemplo:

Problemas con el útero o cuello uterino. Los problemas con el útero y el cuello uterino causan del 10 al 15 por ciento de los abortos espontáneos repetidos. Algunos son:

  • El útero que no tiene la forma correcta o está dividido en dos. A veces esto puede corregirse con cirugía.
  • Fibromas (tumores no cancerosos) en el útero o cicatrices de una cirugía en el útero. Los fibromas y las cicatrices pueden limitar el espacio para el bebé o interferir con el flujo sanguíneo del bebé.
  • Insuficiencia cervical (también llamada incompetencia del cuello uterino). Esto sucede cuando el cuello uterino es débil y se abre demasiado temprano. Esto puede llevar al aborto espontáneo, por lo general durante el segundo trimestre. Para ayudar a prevenir el aborto espontáneo, su profesional puede recomendar el cerclaje, una puntada que le pone en el cuello uterino para ayudar a mantenerlo cerrado.

Problemas cromosómicos. La mayoría de los problemas cromosómicos suceden cuando el óvulo o el esperma tiene demasiados o muy pocos cromosomas. Los problemas cromosómicos por lo general suceden una sola vez. Pero en alrededor del 2 al 4 por ciento de las parejas con abortos espontáneos repetidos, uno de los padres tiene un problema cromosómico que no afecta su propia salud pero que causa problemas en el bebé. Ambos padres deben hacerse una prueba llamada cariotipo para detectar problemas cromosómicos.

Síndrome antifosfolípido. Es un problema del sistema inmunitario que aumenta el riesgo de coágulos de sangre en la placenta. El sistema inmunitario es lo que protege su cuerpo de las infecciones. El síndrome antifosfolípido causa del 5 al 10 por ciento de los abortos espontáneos. Su profesional puede detectar este problema con un análisis de sangre. El tratamiento es con dosis bajas de aspirina y un medicamento que ayuda a anticoagular la sangre.

Problemas hormonales. Las hormonas son sustancias químicas producidas por el cuerpo. Si tiene demasiada o muy poca cantidad de ciertas hormonas, sus probabilidades de aborto espontáneo pueden aumentar.

Defecto de la fase luteínica. Esto sucede cuando usted tiene niveles bajos de progesterona durante varios ciclos menstruales. La progesterona es una hormona que ayuda a regular sus períodos y prepara al cuerpo para el embarazo. Su profesional puede recomendar el tratamiento con varias formas de progesterona.

Síndrome de ovarios poliquísticos (también llamado PCOS, por sus siglas en inglés). Este problema se presenta cuando usted tiene problemas hormonales junto con quistes en los ovarios. El quiste es un saco cerrado que contiene aire, líquido o sustancias semisólidas. Su profesional puede recomendar el tratamiento con progesterona u otros medicamentos.

Problemas de coagulación de la sangre llamados trombofilias. Este grupo de problemas es hereditario, lo cual significa que se transmite de padres a hijos. Aumenta el riesgo de que se formen coágulos de sangre. Su profesional puede recomendar el tratamiento con aspirina u otro medicamento.

Infecciones. Algunas infecciones de sus órganos reproductores, como los ovarios, el útero y el cuello uterino, pueden relacionarse a los abortos espontáneos repetidos.

Sustancias químicas perjudiciales. Si usted o su pareja trabaja con ciertas sustancias químicas perjudiciales, tal vez es más probable que tenga abortos espontáneos repetidos. Estas sustancias químicas incluyen solventes, como disolventes de pintura. Si le preocupa estar cerca de las sustancias químicas perjudiciales, avise a su profesional de la salud.

Cuidado del ombligo de su bebé

27 de agosto, 2014 por Catalina

26336230_thm

Cuando usted está embarazada, el cordón umbilical conecta la placenta a su bebé. Es a través del cordón como usted le trasmite oxígeno y nutrientes a su bebé para que él crezca sano. También lleva los deshechos de su bebé hacia la placenta para que luego usted los elimine.

Después del parto, el profesional de la salud corta el cordón umbilical. En la barriguita de su bebé queda una pequeña parte del cordón. Ésta se cae alrededor de 10 días después del nacimiento. Hasta que esto ocurra, mantenga el ombliguito limpio y seco.

  • Doble el pañal debajo del ombligo para dejarlo expuesto al aire.
  • Asegúrese de que el área alrededor del ombligo esté limpio y seco. Si se ensucia, límpiela suavemente con una toallita para bebés o con un hisopo mojado en alcohol fino.
  • Hasta cuando el ombliguito cicatrice, dele a su bebé un baño de esponja.

Llame al profesional de la salud de su bebé si usted ve pus o enrojecimiento o si el bebé llora cuando le toca el área del ombligo. Estos síntomas pueden ser indicios de una infección.

El baño de su bebé recién nacido

25 de agosto, 2014 por Catalina

30903606_thb

Su bebé recién nacido no necesita un baño a diario, usted lo puede bañar cada 2 o 3 días. Bañarlo con más frecuencia le puede resecar la piel.

Baño de esponja: hasta que se le seque su ombliguito, o su pene si lo han circuncidado, dele al bebé un baño de esponja. Así estas áreas pueden cicatrizar mejor.

• Acuéstelo sobre una toalla suave.
• Moje una bolita de algodón o una toallita suave con solo agua y límpiele suavemente los ojos.
• Con una toallita mojada (sin jabón) lávele la cara. Luego lávele el cuerpo con agua y un jabón suave para bebés. A lo último, para evitar diseminar los gérmenes, lave el área del pañal. Limpie entre los pliegues de la piel. Mantenga las partes que no está lavando envueltas en una toalla para que su bebé no se enfríe.
• Enjuáguelo con agua y séquelo suavemente sin frotar.

Baño de tina: una vez que se cicatrice el ombligo o el pene de su bebé, puede darle un baño en una tina pequeña para bebés o el lavabo.

• Llene la tina con 2 o 3 pulgadas de agua tibia. Sumerja el codo para comprobar que el agua no esté demasiado caliente. Sostenga la cabeza del bebé con una mano y use la otra para sostenerle el cuerpo mientras lo coloca en la tina. Colóquelo metiendo primero los pies.
• Vierta agua tibia sobre el bebé para que él no se enfríe.
• Lávele suavemente la cara sólo con agua.
• Lávele el cuerpo con agua jabonosa.
• Use champú para bebé para lavarle la cabeza. Tenga cuidado de que no le entre champú en los ojos.
• Por último, lávele el área del pañal por último. Limpie entre los pliegues de la piel.
• Enjuáguelo con agua limpia y tibia.
• Envuélvalo en una toalla y séquelo sin frotarlo.

Recuerde: Nunca deje a su bebé solo en el agua ni por un segundo. Los bebés pueden ahogarse muy rápido en sólo unas pocas pulgadas de agua. Más tarde, usted lo podrá bañar en la bañera, donde también debe vigilarlo todo el tiempo.

Qué llevar al hospital cuando se ponga de parto

22 de agosto, 2014 por Azalia

 85620866_thb

El momento del parto se acerca y ya está deseosa de conocer a su bebé. Ya el cuarto del bebé está listo y ya ha comprado el equipo que necesita para su bebé. Todo esto es muy emocionante. Ahora debe empacar las cosas que debe llevar al hospital para usted y para su bebé. Cada hospital en cada país es diferente, aquí le proveemos una lista bastante básica. Usted puede también preguntar a sus amigas que ya han pasado por esta experiencia.

Para usted:

  • Su información de seguro de salud
  • Un camisón o una camisa grande para usar durante el parto, aunque el hospital le proporcionará una bata
  • Calcetines
  • Toallas
  • Pantuflas
  • Algunos camisones, pijamas o camisetas y pantalones de gimnasia (si va a lactar a su bebé pueden resultarles más cómodas las camisetas sueltas o las batas para amamantar al bebé)
  • Una bata o salto de cama
  • Varios pares de ropa interior, incluya sostén para amamantar.
  • Compresas o toallas sanitarias grandes autoadhesivas (las que provee el hospital pueden ser pequeñas y difíciles de usar)
  • Jabón
  • Desodorante
  • Champú
  • Cepillo para el pelo
  • Cepillo de dientes y pasta dentífrica
  • Cualquier otro artículo de tocador, cosméticos o artículos para el cabello que desee
  • Números de teléfono de las personas a quienes desea llamar (si es que no los tiene guardados en su teléfono móvil)
  • Su teléfono móvil y su cargador eléctrico, si es que permiten usarlo en el hospital.
  • Ropa para ponerse el día en que regrese a su casa (asegúrese de que sea holgada)

También puede llevar su plan de parto. Un plan de parto es un conjunto de instrucciones que usted escribe sobre el nacimiento de su bebé. Llénelo con su pareja. Comparta su plan de parto con su profesional de la salud, sus familiares y otras personas de apoyo. Es importante que todos sepan con anticipación si usted planea amamantar.

Para su bebé:

La mayoría de los hospitales proporciona todo lo básico que necesitan los recién nacidos durante su internación: una gorrita tejida, una camiseta, pañales y mantas. Cuando sea hora de llevar a casa al bebé, necesitará sus propias cosas.

  • Una manta pequeña
  • Ropa para usar el día de ir a casa, incluidos una camiseta, una gorrita y escarpines
  • Pañales desechables (la mayoría de los hospitales los suministra)
  • Tenga instalada una sillita en el automóvil (para cuando lleve al bebé a casa)