Conozca qué significan las señales que le da su bebé

30 de Mayo, 2017 por Azalia

AA woman with kid and baby

Cuántas veces hemos escuchado, “los bebés no vienen con un manual de instrucciones”. Puede ser difícil poder saber las necesidades de su bebé. ¡No es que su bebé puede decirle lo que necesita! Sin embargo hay formas de saberlo, sin la necesidad de que se lo exprese con palabras. El lenguaje corporal también es muy comunicativo.

Llanto:

El llanto es una de las pocas maneras por la cual su bebé se comunica con usted. Su bebé llora ya sea porque tiene hambre, está incómodo o le hace falta un cambio de pañal. También puede llorar si necesita ayuda para eructar o si siente temor (por ejemplo luego de escuchar un ruido fuerte o cuando se le acerca un extraño). También su bebé puede llorar sin motivo alguno. Eso es normal. Su bebé se está acostumbrando al ambiente fuera del vientre materno.

Usted debe reconfortar a su bebé cuando llora, usted no lo está malcriando al hacerlo. Al contrario, le brinda seguridad y consuelo.  Puede tratar de consolarlo dándole de comer, cambiándole el pañal, envolviéndolo en una manta, bajando la intensidad de la luz, meciéndolo, cantándole y caminando con él.

Cuando su bebé desea jugar o interactuar con usted

Hay veces que los bebés solo desean dormir, pero otras veces desean interactuar. Es importante que usted reconozca estas señales para que le ayude a cumplir con sus necesidades sociales y de aprendizaje. Las siguientes son señales que le indican que su bebé desea interactuar: su bebé está despierto y alerta, le agarra su dedo o agarra objetos a su alrededor, tiene sus ojos bien abiertos, trata de seguir su rostro o un objeto en movimiento.

Para interactuar con usted puede hacer lo siguiente: sosténgalo en sus brazos, háblele, léale un cuento o cántele, báñelo o juegue con él (juegos apropiados a su edad). Coloque una manta en el piso y mientras esté despierto, colóquelo boca abajo para jugar e interactuar.

Señales de que su bebé necesita descansar o no desea interactuar:

  • Lo siente endurecido, como si estuviera tenso o bien flojo como si estuviera muy cansado.
  • Estira los brazos y despliega los dedos separándolos, abriéndose de manos.
  • Se retuerce, se sobresalta o se sacude más de lo normal. No establece contacto visual y da vuelta la cabeza.
  • Se arquea, cierra el puño o empuja la mano hacia afuera como diciéndole que pare.
  • La piel se le vuelve pálida.
  • Frunce el ceño o está fastidioso y llora.
  • Escupe o se atraganta.

 

Nacimiento de su bebé y la nueva rutina en su hogar

14 de Septiembre, 2016 por Juviza

Couple with car seat

El nacimiento de un bebé es algo que trae mucha alegría, Pero es, sin dudas, una etapa de varios ajustes. Para una mujer, el posparto trae muchos cambios físicos y es una etapa muy delicada. Por esta razón establecer una nueva rutina podría ser un reto para muchas mamás. Sin embargo, los siguientes puntos podrían servirle como un guía:

  • Es muy común sentirse abrumada después del nacimiento del bebé, pero es sumamente importante cuidarse a sí misma. Mientras le sea posible, descanse lo más que pueda.
  • Por mucho que quiera hacer limpieza u otras tareas domésticas, el reposo es de lo más importante. Si los parientes y amigos se ofrecen a ayudar, ¡acepte! Dígales exactamente lo que pueden hacer por usted.
  • Encontrar el tiempo de preparar las comidas puede ser difícil al principio. Pídale a su pareja que cocine o que traiga comida preparada. Por igual, cuando vengan de visita sus amigos y familiares, pídales que traigan una comida que todos puedan compartir.
  • Aunque tener a los amigos y familiares de cerca y de visita es algo muy especial, no debe sentirse obligada. Usted puede limitar las visitas. Fije horarios de visita y programe un horario de visita adecuado para usted y el bebé.
  • Si tiene otros hijos, puede sentir que establecer una nueva rutina es desafiante o que tal vez no está compartiendo suficiente tiempo con ellos. Usted puede dejar que sus hijos participen con el cuidado del bebé. Puede asignarle pequeñas tareas, como ir a buscar un pañal o empujar el coche del bebé.

Es importante tomar esta nueva etapa día a día. Las primeras semanas siempre son un poco más difíciles, pero con el tiempo usted y su pareja tendrán una mejor idea de lo que es la vida con un nuevo bebé. Claro que si tiene alguna preocupación o siente mucho estrés, no dude en hablar con su profesional de la salud.

Su bebé prematuro y sus otros hijos

13 de Noviembre, 2015 por Azalia

2011d010_0308frcr_zpsde740b4b

Tener un bebé prematuro va a consumir mucho de su tiempo y energía. Dependiendo de la edad del resto de sus hijos, pueden reaccionar de distintas maneras. Si su bebé prematuro está en el hospital o la NICU (unidad de cuidado intensivo neonatal), sus hijos pequeños les preocuparán más estar separados de sus padres. Los niños más grandes quizás estén preocupados por el bebé. Para que la situación no sea tan abrumadora, conviene que los padres pasen momentos especiales con sus otros hijos y les expliquen lo que está sucediendo con su hermanito. Si sus hijos están más tranquilos y sobrellevan bien la situación, ustedes también podrán soportar mejor la experiencia.

  • Traten de dedicarles un momento especial cada día a sus otros hijos. Los encuentros breves pero significativos, como abrazarse mientras leen un cuento antes de irse a dormir, preparar el desayuno juntos o cantar canciones en el auto les ayudará a sus hijos a entender que ustedes los aman.
  • Sean honestos con sus hijos. Quizás los niños tengan muchas preguntas, pero no sepan cómo hacerlas. Explíquenles a los niños lo que sucede con el hermanito en palabras sencillas que puedan entender. Por ejemplo, pueden decirles que el bebé es demasiado pequeño o está muy enfermo como para regresar al hogar y debe permanecer en el hospital hasta que sea más grande y más fuerte. Explíquenles también que ustedes deben estar fuera de la casa más de lo habitual para acompañar al bebé en la NICU.
  • Díganles a los niños que a veces los verán apenados o llorando porque están preocupados por el bebé, pero no porque estén molestos por algo que ellos hayan hecho.
  • Traten de mantener la rutina diaria de sus hijos para que la situación sea lo menos estresante posible para ellos. Si ustedes no pueden hacerlo,  pídanle a un pariente o persona favorita de los niños que los acompañen en el parque o en otras actividades que sus hijos disfruten.
  • Calmen las ansiedades de sus hijos. Algunos niños temen que los padres no los amarán tanto ahora que el bebé ha llegado. Tranquilícenlos de que no es así y hablen de las cualidades de cada niño que hacen que sean personas tan especiales y únicas. Cerciórense de que sus hijos entiendan que nada de lo que han hecho o sentido es la causa de la enfermedad del bebé. Algunos niños también temen que tendrán que ir a la NICU si se enferman.
  • Explíquenles que sólo los bebés enfermos necesitan los cuidados especiales de la NICU y no los niños fuertes y grandes como ellos.

El nuevo bebé y las visitas

11 de Febrero, 2015 por Azalia

2011d023_2287_zps45a5772c

La llegada de un bebé es un momento de mucha alegría. Pero por más que usted se haya preparado, este cambio tan radical puede ser un poco estresante. Sus parientes y amistades estarán ansiosos por conocer y visitar al nuevo miembro de la familia. Recuerde sin embargo que usted necesita enfocar su tiempo y energía en recuperarse del parto, en cuidar a este pequeño ser que exige atención en cualquier momento, y en no descuidar las necesidades de su pareja y sus otros hijos.

Estos consejos pueden serle útiles:

  • Limite los días y las horas en la cuales se puede visitar al bebé.
  • Pídale a su profesional de la salud que hable con su pareja sobre la necesidad de que usted de recupere del parto y descanse lo suficiente para poder amamantar y cuidar al bebé. Así su pareja la entenderá y la apoyará en su decisión.
  • Deje un mensaje en la máquina contestadora con un “boletín” sobre cómo está el bebé. Puede cambiarlo diariamente o cada dos o tres días. Diga en el mensaje cuándo su bebé recibe visitas.
  • Si alguien le pregunta cómo puede ayudar, no dude en hacer una sugerencia. Ésta puede ser desde hacer las compras del mercado hasta cuidar a su pequeño por unas horas mientras usted se toma un descanso.
  • No se siente en la obligación de atender a las visitas como la anfitriona perfecta. Al contrario, pídales que le ayuden con cualquier labor que usted tenga que hacer. Esto se aplica también si viene la familia que vive en otra ciudad y se quedan en su casa.

Recuerde que hasta que su bebé reciba todas sus vacunas es muy vulnerable. Muchos bebés y niños pequeños se contagian de la tos ferina (pertussis), la cual puede ser muy peligrosa. En los niños mayores y los adultos puede semejar un resfriado. Es muy importante que toda persona que tenga contacto con su bebé tenga su vacuna de la tos ferina al día. No permita que ninguna persona con síntomas de refriado visite a su bebé.

Para mayor protección de su bebé, pídale a toda persona que se lave muy bien las manos antes de alzarlo. Y nunca permita que fumen ni en casa ni el auto, aun si las ventanas están abiertas.

Qué llevar al hospital cuando se ponga de parto

22 de Agosto, 2014 por Azalia

 85620866_thb

El momento del parto se acerca y ya está deseosa de conocer a su bebé. Ya el cuarto del bebé está listo y ya ha comprado el equipo que necesita para su bebé. Todo esto es muy emocionante. Ahora debe empacar las cosas que debe llevar al hospital para usted y para su bebé. Cada hospital en cada país es diferente, aquí le proveemos una lista bastante básica. Usted puede también preguntar a sus amigas que ya han pasado por esta experiencia.

Para usted:

  • Su información de seguro de salud
  • Un camisón o una camisa grande para usar durante el parto, aunque el hospital le proporcionará una bata
  • Calcetines
  • Toallas
  • Pantuflas
  • Algunos camisones, pijamas o camisetas y pantalones de gimnasia (si va a lactar a su bebé pueden resultarles más cómodas las camisetas sueltas o las batas para amamantar al bebé)
  • Una bata o salto de cama
  • Varios pares de ropa interior, incluya sostén para amamantar.
  • Compresas o toallas sanitarias grandes autoadhesivas (las que provee el hospital pueden ser pequeñas y difíciles de usar)
  • Jabón
  • Desodorante
  • Champú
  • Cepillo para el pelo
  • Cepillo de dientes y pasta dentífrica
  • Cualquier otro artículo de tocador, cosméticos o artículos para el cabello que desee
  • Números de teléfono de las personas a quienes desea llamar (si es que no los tiene guardados en su teléfono móvil)
  • Su teléfono móvil y su cargador eléctrico, si es que permiten usarlo en el hospital.
  • Ropa para ponerse el día en que regrese a su casa (asegúrese de que sea holgada)

También puede llevar su plan de parto. Un plan de parto es un conjunto de instrucciones que usted escribe sobre el nacimiento de su bebé. Llénelo con su pareja. Comparta su plan de parto con su profesional de la salud, sus familiares y otras personas de apoyo. Es importante que todos sepan con anticipación si usted planea amamantar.

Para su bebé:

La mayoría de los hospitales proporciona todo lo básico que necesitan los recién nacidos durante su internación: una gorrita tejida, una camiseta, pañales y mantas. Cuando sea hora de llevar a casa al bebé, necesitará sus propias cosas.

  • Una manta pequeña
  • Ropa para usar el día de ir a casa, incluidos una camiseta, una gorrita y escarpines
  • Pañales desechables (la mayoría de los hospitales los suministra)
  • Tenga instalada una sillita en el automóvil (para cuando lleve al bebé a casa)

Cuando un bebé nace con espina bífida

1 de Agosto, 2014 por Azalia

26333540_thm

Recibir la noticia que el bebé va a nacer con espina bífida puede ser uno de los momentos más difíciles a los que se pueden enfrentar los futuros padres. Puede que nunca hayan escuchado palabras como mielomeningocele o meningocele (condiciones específicas que describen la enfermedad).

Son muchos los retos que tendrán que vencer, tanto los padres como el bebé. Ante las nuevas necesidades del bebé deberán orientarse para así poder abogar por su salud y bienestar. Las condiciones específicas de un bebé con espina bífida son variables. A continuación puede leer algunos de los problemas de salud más comunes:

Malformación de Chiari tipo II. Esto sucede cuando la parte inferior del cerebro se desplaza a la parte superior del cuello. Algunos bebés con este trastorno tienen hidrocefalia (acumulación de líquido en el cerebro), debilidad en la parte superior del cuerpo (como en los brazos y manos) y/o problemas para respirar o tragar. Los bebés con este trastorno por lo general tienen mielomeningocele.

Hidrocefalia. El líquido extra puede hacer que la cabeza se agrande y ponga presión sobre el cerebro. La hidrocefalia puede causar discapacidades intelectuales y del desarrollo. Esos son problemas con el funcionamiento del cerebro que pueden hacer que la persona tenga dificultades o retrasos en el desarrollo físico, aprendizaje, comunicación, cuidado personal o llevarse bien con otros. En algunos casos, un cirujano debe drenar el líquido extra del cerebro del bebé.

Alergia al látex. Muchos bebés con espina bífida son alérgicos al látex (caucho natural). Si su bebé es alérgico al látex, manténgalo alejado de artículos elaborados con látex como tetinas para biberones y chupetes de goma.

Discapacidades de aprendizaje. Los niños con espina bífida a veces tienen problemas con el lenguaje, la lectura, las matemáticas y para prestar atención.

Meningitis. La meningitis es una infección de las meninges que produce hinchazón en el cerebro y médula espinal. Puede dañar el cerebro y ser posiblemente mortal. Si su bebé tiene meningitis, puede necesitar antibióticos (medicamento que mata las infecciones causadas por bacterias).

Parálisis. La gente con espina bífida en la parte alta de la columna vertebral puede tener piernas o pies paralizados y necesitarán usar silla de ruedas. Los que tienen espina bífida en la parte inferior de la columna (cerca de la cadera) posiblemente puedan usar más las piernas. Quizás puedan caminar por sí solos o con muletas, dispositivos ortopédicos o andadores. Algunos bebés pueden comenzar ejercicios para las piernas y los pies a una edad temprana para ayudarles a caminar con dispositivos ortopédicos o muletas cuando sean más grandes.

Problemas de piel. La gente con espina bífida puede tener llagas, callos, ampollas y quemaduras en los pies, tobillos y caderas. Pero quizás no sepan que tienen esos problemas porque tal vez no puedan sentir ciertas partes del cuerpo. El profesional de su bebé puede recomendar formas de ayudar a prevenir los problemas de piel.

Médula espinal anclada. Este trastorno sucede cuando la médula espinal está sujeta firmemente en su lugar y, por lo tanto, a medida que el bebé crece se va estirando. Ese estiramiento puede causar daño a los nervios de la columna vertebral. Los bebés con médula espinal anclada pueden tener problemas como dolor de espalda y curvatura de la columna vertebral (también llamada escoliosis). La médula espinal anclada puede tratarse con cirugía. Este trastorno afecta a los bebés con mielomeningocele, meningocele y espina bífida oculta.

Infecciones del tracto urinario (UTI). El tracto urinario es el sistema de órganos (como los riñones y la vejiga) que ayudan al cuerpo a deshacerse de desechos y líquidos extra en la orina. Los bebés con espina bífida con frecuencia no pueden controlar cuándo van al baño porque los nervios que ayudan al funcionamiento de la vejiga y los intestinos del bebé están dañados. Si su bebé tiene problemas para vaciar la vejiga por completo, esto puede causar infecciones urinarias y problemas de riñones. El profesional de la salud de su bebé puede enseñarle a usar un tubo plástico llamado catéter para vaciar la vejiga de su bebé.

El equipo de profesionales de la salud de su bebé puede ayudarle a entender mejor estas y otras condiciones. Siempre anote sus preguntas para que cuando se reúna con ellos pueda recordarlas y aclararlas. También puede identificar alguna asociación en su país que representen y ayuden a las personas con espina bífida. Muchas veces ellos tienen grupos de apoyos compuestos de padres y profesionales de la salud. Esto puede ser de gran ayuda.

Edad corregida del bebé prematuro

30 de Julio, 2014 por Azalia

2006d037_0543frflcr_zpseff13570

Si su bebé nació antes de tiempo o nació prematuro va a escuchar que la edad corregida y la edad cronológica de su bebé son diferentes. Esta es la forma que los profesionales de la salud evalúan el crecimiento y desarrollo de su bebé. Le explicamos cada una de ellas:

  • La edad cronológica es la edad del bebé a partir del día del nacimiento; es decir, la cantidad de días, semanas o años de edad.
  • La edad corregida es la edad del bebé según la fecha prevista del parto.

Si su bebé tiene 6 meses de edad, pero nació 2 meses antes, la edad corregida es 4 meses. Cuando le pregunten la edad de su bebé, usted va a decidir cuanta información desea dar. Puede decir, “Andrés tiene 6 meses, pero nació 2 meses antes; por esto parece un bebé de 4 meses.” O puede decir, “tiene 6 meses” y dejarlo así.

En 2 a 3 años, la mayoría de los bebés prematuros se ponen al día con el desarrollo, en comparación con otros bebés de su misma edad. Después de esto, las diferencias de tamaño o desarrollo se deben probablemente a diferencias individuales y no al nacimiento prematuro. Algunos bebés muy pequeños tardan más en ponerse al día.

Cálculo de la edad corregida del bebé

He aquí un ejemplo:

  • Edad cronológica: 20 semanas de nacido
  • Semanas de prematuridad de su bebé: 6 semanas
  • Reste la cantidad de semanas de prematuridad de la edad cronológica. Ésta es la edad corregida del bebé: 20 semanas menos 6 semanas equivalen a 14 semanas.
  • Divida la edad corregida del bebé en semanas por 4, para determinar la edad ajustada del bebé en meses: 14 dividido por 4 equivalen a 3 ½ meses.

Seguridad al envolver a su bebé en una manta

30 de Junio, 2014 por Azalia

La técnica de envolver a su bebé en una manta o cobija delgada, o como se le llama en inglés “swaddling“, le ofrece a su bebé recién nacido un ambiente similar al que sentían cuando estaba en su matriz. Esto le ayuda a sentirse ceñido, calentito y seguro. Observe las siguientes precauciones cuando envuelva a su bebé en una manta:

Una vez que su bebé está envuelto para dormir la siesta o a la noche, asegúrese de que no corra riesgos verificando lo siguiente:

  • La manta esté ceñida alrededor de su bebé, pero no demasiado ajustada. Su bebé debe poder respirar fácilmente. No debe cubrirle la cabeza y ni el cuello con la manta. Deslice dos o tres dedos entre el pecho del bebé y la manta para asegurarse de que tenga lugar para respirar.
  • Su bebé pueda mover las caderas y los pies. Si envuelve ajustadamente las piernas del bebé cuando las tiene estiradas, puede aumentar el riesgo de displasia de la cadera. Esto es una articulación anormal de la cadera, en la que la parte superior del hueso de la cadera no permanece firmemente en el hueco de la cadera.
  • La manta no tenga extremos sueltos. Si la manta se desenvuelve, podría cubrirle la cara a su bebé y ponerlo en peligro de asfixia al no poder respirar, o de estrangulación.
  • Su bebé no se recaliente. Estar envuelto en una manta puede darle demasiado calor a su bebé, en especial si tiene puesta ropa gruesa y pesada. Puede estar recalentado si está respirando rápidamente, está sudando o tiene la piel con aspecto rojizo.
  • Acueste a su bebé a dormir boca arriba en una superficie plana y firme, como el colchón de una cuna, cubierto con una sábana de cajón ajustada. Fíjese que su bebé no cambie de posición y se coloque boca abajo mientras duerme.

No es riesgoso envolver a su bebé mientras él no se pueda voltear y ponerse boca abajo. Pero una vez que pueda voltearse, deje de envolverlo en una manta. Si su bebé envuelto se rueda boca abajo, aumenta el riesgo de que sufra el síndrome de muerte súbita del lactante (SIDS, por sus siglas en inglés) o de que pueda asfixiarse.

Envolver a su bebé con una manta

27 de Junio, 2014 por Azalia

7769677_thb

Cuándo mi bebé nació, su pediatra me enseñó a envolverla en su cobija, o como ella me decía, “vamos a envolverla como un burrito”. Siempre me alegra recordar esos momentos, especialmente ahora que ya es adolescente. Esta técnica de envolver a su bebé con una manta ceñidamente a su cuerpo los ayuda a sentirse seguros, calmados y a dormir mejor. El propósito es simular el ambiente uterino, ayudarlos a regular su temperatura y a evitar que sus propio reflejos la molesten mientras duerme (reflejo de sobresalto).

 ¿Es riesgoso envolver a su bebé? No es riesgoso envolver a su bebé mientras no se pueda rodar y ponerse boca abajo. Pero una vez que pueda rodarse, deje de envolverlo en una manta. Si su bebé envuelto se rueda boca abajo, esto aumenta el riesgo de que sufra el síndrome de muerte súbita del lactante (SIDS, por sus siglas en inglés) o de que pueda asfixiarse al no poder respirar.

¿Cómo puede envolver a su bebé sin riesgo? Las enfermeras o el pediatra de su bebé pueden mostrarle cómo envolverlo antes de que se marche a casa del hospital. Es importante envolverlo de la manera correcta para ayudar a mantenerlo seguro, en especial cuando duerme. Ésta es la forma de envolver a su bebé en una manta:

  • Coloque una manta delgada, como las mantitas para bebé, en una superficie plana como un cambiador. Despliéguela para que parezca un rombo o diamante.
  • Doble la esquina superior del rombo unas pulgadas hacia abajo. Posiblemente deba doblarla más o menos dependiendo del tamaño de su bebé.
  • Acueste a su bebé sobre el pliegue de la manta, boca arriba, de cara a usted. Su bebé debe tener los hombros alineados con el pliegue de la manta y la cabeza arriba de ese pliegue.
  • Sosténgale los brazos al bebé al lado del cuerpo y pliegue la esquina de la manta del lado izquierdo del bebé, cruzándole el cuerpo, hasta su lado derecho. La manta debe cubrirle el pecho, la pancita, las piernas y ambos brazos.
  • Cruce esa esquina de la manta sobre el brazo derecho y métala debajo de la espalda.
  • Envuelva la esquina de la manta del lado derecho cruzándole el cuerpo.
  • Meta la manta debajo del bebé en el lado izquierdo.
  • Pliegue la esquina inferior de la manta hacia arriba y métala en una abertura en las capas de la manta, debajo del cuerpo del cuerpo del bebé.

 

Semana Nacional de Inmunización Infantil 2014

30 de Abril, 2014 por Azalia

Esta semana, del 26 de abril al 3 de mayo celebramos la Semana Nacional de Inmunización Infantil. Esta es una oportunidad para reconocer la importancia de proteger a los bebés contra serias enfermedades que se pueden prevenir a través de la vacunación. Una de ellas es la tos ferina (pertussis). En el año 2012 en los EE.UU. se declaró que esta enfermedad había alcanzado niveles de epidemia.  Los adultos podemos proteger a los bebés a través de la vacunación, si nos aseguramos que tenemos nuestros refuerzos al día.

La tos ferina o pertussis semeja un simple resfriado y la persona que la tiene muchas veces no sabe que tiene la enfermedad. Pero ésta es muy contagiosa y es responsable de muchas muertes cada año, especialmente en bebés menores de tres meses. Los estudios demuestran que la fuente de infección en los bebés son los padres, hermanos mayores, o personas que los cuidan o visitan. Este es el mejor momento para que usted, su pareja, sus hijos y familiares cercanos reciban el refuerzo Tdap (tétano, difteria y pertussis acelular) para evitar contagiarse e infectar a los bebés con quienes tienen contacto. Todo adulto mayor de 19 años que no haya recibido este refuerzo debe recibir esta vacuna.

Entre un 30-40% de los casos de tos ferina en los bebés, la fuente de contagio es la madre. Los CDC recomiendan que toda mujer se vacune contra la pertussis en cada embarazo. Recibir varias dosis no es peligroso. Se debe hacer entre las semanas 27 a 36. Así la madre le transmite la protección a su bebé y él estará protegido después de su nacimiento hasta que puede recibir su propia vacuna. Hasta que su bebé no reciba todas las vacunas contra la tos ferina, la mejor forma de protegerlo es que usted y toda persona que entre en contacto con su bebé reciban el refuerzo. Evite el contacto con toda persona que tenga los síntomas de un resfriado y no permita que una persona lo visite si no tiene su vacuna al día. Usted puede informar a sus familiares sobre este peligro y la importancia de vacunarse.

Sounds of Pertussis®” (en inglés) es una campaña nacional educacional entre Sanofi Pasteur y March of Dimes para crear conciencia sobre esta enfermedad y la importancia de que los adultos reciban la vacuna Tdap.