La llegada del recién nacido a casa durante COVID-19

¡Felicitaciones por su nuevo bebé!  Los padres nuevos suelen tener muchas preguntas sobre sus recién nacidos. Por la situación actual, las preguntas son distintas. Aquí presentamos algunas inquietudes que se plantean los padres nuevos acerca de tener un recién nacido durante la pandemia del coronavirus (COVID-19).

Mantener la distancia física entre su recién nacido y otros.

  • Visitas.  Aunque los parientes y amigos han estado ansiosos por conocer a su pequeñito, deben esperar un poco más para proteger a los padres y al bebé del virus.  Puede ser decepcionante para todos, pero hay algunas soluciones prácticas. Haga videollamadas para presentar a su bebé al mundo.  Quizás su casa tenga una ventana de cristal que pueda usarse para «horas de visita» con distancia social y sin gérmenes. 
  • Conseguir ayuda.  Tal vez haya planeado tener a los abuelos, parientes u otras personas de confianza en su hogar para ayudarle con la llegada del bebé. Ahora que debe limitar el contacto físico entre su bebé y otras personas, puede descubrir otras formas de conseguir ayuda.  Los ayudantes pueden hacer las compras y los mandados y preparar comidas (que dejen en la puerta de su casa).  Si sus amigos preguntan cómo ayudarle, no sea tímida y haga sugerencias.     

Visitar al profesional médico de su bebé

Aun cuando todo marcha bien, su bebé necesita los chequeos médicos regulares (o visitas médicas de rutina) para mantenerlo sano. Durante las visitas de rutina, el profesional médico de su bebé le controla la salud en general, el crecimiento y el desarrollo. A su bebé también le dan vacunas para ayudar a protegerlo contra infecciones perjudiciales.   

¿Visita al consultorio o visita de telesalud?

Durante la pandemia, la primera visita médica de su bebé sigue siendo muy importante y, de ser posible, debe ser una visita al consultorio. Llame al profesional médico para confirmar que puede llevar a su recién nacido al consultorio y para averiguar si hay normas que deba seguir. La Academia Americana de Pediatría (AAP, por sus siglas en inglés) dice que los pediatras pueden seguir estas normas durante COVID-19:

  • Los profesionales pueden decidir hacer solo visitas de rutina para recién nacidos y para aquellos bebés y niños que necesitan vacunas. Pueden optar por cambiar otras visitas de rutina para fechas futuras.
  • Los profesionales pueden optar por tener las visitas de rutina solamente en la mañana y las visitas de enfermos más tarde en el día. También pueden designar salas específicas para las visitas de rutina y tener las visitas de enfermos en salas separadas.

Vacunaciones

Las vacunas ayudan a proteger a su bebé contra enfermedades que son serias. Manténga las vacunas de su bebé al día. Su profesional puede considerar los riesgos y beneficios de traer a su recién nacido al consultorio para las vacunas. Pregunte al profesional cómo puede reducir el riesgo de exponer a su bebé a infecciones, como COVID-19, cuando sale de su casa.

¿Está enfermo mi bebé?

Posiblemente esté prestando mucha atención a su bebé para comprobar que esté sano. Tenga en cuenta que los recién nacidos respiran mucho más rápido que los adultos y que eso es normal. Si su bebé se siente caliente, asegúrese de que no esté demasiado abrigado. Vista a su bebé con ropa de dormir liviana. Sin embargo, si le preocupa que su bebé pueda estar enfermo, llame de inmediato al profesional médico. 

Sus otros hijos y el nuevo bebé

Si tiene otros hijos, puede ser difícil para usted y para ellos quedarse en casa.  Busque formas de incluirlos en darle la bienvenida al nuevo bebé.  Ellos pueden leer o contarle historias al bebé.  Los niños pueden hacer un dibujo cada semana para mostrar cambios en el bebé y luego convertirlo en un libro del bebé.  Otra idea es que los niños mayores escriban un «boletín del bebé» todas las semanas, que usted puede compartir electrónicamente con parientes y amigos –¡o colocar en la puerta de entrada de su casa! 

Cuidado personal

La vida con un recién nacido trae muchos cambios y puede ser estresante, en especial ahora.  Dormir una siesta, tomarse un descanso solo para usted o salir al aire libre le harán sentirse mejor y es m á s importante que tener el piso limpio.   

En estos momentos, manténgase conectada con sus seres queridos por teléfono, mensajes de texto en grupo, videollamadas y redes sociales.  Piense en unirse a un grupo de mamás en línea.  Comparta sus dificultades y alegrías con otros.  Aunque no estén con usted en persona, igual pueden apoyarle y mantenerse informados sobre usted y su bebé. 

Si tiene un sentimiento intenso de tristeza o preocupación que dura más de dos semanas, es posible que su profesional evalúe si tiene depresión posparto. La depresión posparto es una condición médica que sufren muchas mujeres después de tener un bebé. Este problema debe tratarse para poder mejorar.

COMMENTS