Seguridad de las vacunas y la vacuna contra el COVID-19

Hemos alcanzado nuevos hitos en la lucha contra COVID-19: Dos vacunas para proteger a las personas contra el virus COVID-19 recibieron autorización para el uso de emergencia de la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE. UU. (FDA) y, además, otras vacunas contra el COVID-19 están en proceso de revisión y aprobación. La autorización para el uso de emergencia es una aprobación que permite utilizar productos en ciertas situaciones, tal como una emergencia de salud pública. La FDA protege la salud del público verificando la seguridad y efectividad de los medicamentos, las vacunas y otros productos.

La primera fase de la vacunación contra el COVID-19 ha comenzado. Los trabajadores de salud están entre los primeros en recibir la vacuna como parte de esta fase. Al disponerse de más dosis, todos tendrán la oportunidad de vacunarse.

Aquí presentamos los motivos por los que tener una vacuna contra el COVID-19 es importante para la salud de las personas de todo el país y de todo el mundo.

¿Qué es una vacunación?

La vacunación es una inyección que contiene una vacuna. La vacuna ayuda a protegerle a usted de ciertas enfermedades. Cuando usted se vacuna, desarrolla anticuerpos para protegerle de una cierta enfermedad. Los anticuerpos son células del cuerpo que combaten infecciones.

¿Por qué son tan importantes las vacunas?

Las vacunas pueden protegerle al hacerle inmune a ciertas enfermedades. La inmunidad ayuda a prevenir que se contagie una enfermedad en particular.

Durante muchos años, las vacunas han tenido un rol muy importante en la salud pública. Gracias a las vacunas, las personas ya no se contagian una enfermedad mortal llamada viruela. Las vacunas han ayudado a que otras enfermedades alcancen un nivel históricamente bajo. Estas incluyen el poliovirus salvaje, el sarampión, la difteria y la tosferina.

Las vacunas también ayudan a protegerle de enfermedades comunes o hacen que los síntomas sean menos graves. Por ejemplo, la vacuna contra la influenza puede ayudar a reducir su riesgo de contagiarse la enfermedad, de tener complicaciones serias y de necesitar tratamiento en un hospital.

¿Son seguras las vacunaciones?

Los Estados Unidos tienen un programa de seguridad de vacunas que vigila estrechamente la seguridad de las vacunas. Los datos muestran que el suministro actual de vacunas en EE. UU. es el más seguro y más efectivo de la historia.

Los científicos ayudan a verificar que las vacunas sean lo más seguras posibles llevando a cabo extensas investigaciones y ensayos antes de que se prueben en las personas. Luego las vacunas se someten a más ensayos detallados con:

Estudios clínicos. Estos son estudios que prueban las vacunas en voluntarios para ver si se pueden utilizar en el público en general. Una vez realizados los estudios clínicos, la FDA examina las investigaciones y decide si aprobar la vacuna. El Comité Asesor sobre Prácticas de Vacunación (ACIP, por sus siglas en inglés) también evalúa los datos antes de que pueda recomendarse el uso de la vacuna. Las recomendaciones del ACIP luego se envían a los CDC para su aprobación.

Estudios de seguridad posteriores a la autorización. Estos son estudios constantes que se realizan después de que una vacuna se aprobó y se está utilizando. Su objetivo es seguir monitoreando la seguridad de la vacuna. También pueden examinar cómo actúa la vacuna en ciertas poblaciones que podrían no haber participado tanto en los estudios clínicos.

La FDA y los CDC han adoptado aún más pasos de monitoreo de seguridad de la vacuna contra el COVID-19 para ayudar a verificar que sea lo más segura posible.

¿Son seguras las vacunas durante el embarazo?

Las recomendaciones de vacunas para las personas embarazadas se elaboran con estándares muy rigurosos de seguridad para protección de usted y su bebé. Ciertas vacunas son seguras y se recomiendan antes y durante el embarazo. Esas vacunas pueden mantenerlos sanos a usted y a su bebé. Algunas vacunas no se recomiendan durante el embarazo.

Los anticuerpos que usted desarrolla después de vacunarse cruzan la placenta y ayudan a proteger a su bebé de enfermedades serias en los comienzos de la vida. La placenta crece en su útero (matriz) y suministra alimentos y oxígeno al bebé a través del cordón umbilical. Las vacunas también ayudan a protegerle a usted de enfermedades que puede contraer y contagiarle a su recién nacido.

Si está planeando un embarazo o si está embarazada, hable con su profesional médico para asegurarse de tener al día las vacunas. Algunas vacunas se dan antes del embarazo, como la vacuna contra el sarampión, paperas y rubéola (MMR). Otras vacunas pueden darse durante el embarazo, como la vacuna contra la influenza. Si está embarazada, es muy importante vacunarse contra la influenza para protección de usted y su bebé.

¿Por qué es importante la vacuna contra el COVID-19?

El virus de COVID-19 puede tener complicaciones serias y potencialmente mortales. La vacuna contra el COVID-19 es una herramienta importante para ayudar a frenar la pandemia. Esta vacuna actúa con su sistema inmunitario para que su cuerpo esté preparado para combatir el virus si se expone. La vacuna contra el COVID-19:

  • Puede ayudar a evitar que se contagie COVID-19
  • Podría ayudar a prevenir que se enferme gravemente si se contagia COVID-19
  • Podría ayudar a proteger a las personas cerca de usted de exponerse a COVID-19 si usted lo tiene

Vacunarse y seguir las precauciones de seguridad —como usar una mascarilla y mantener la distancia social— son la mejor protección contra el virus.

¿Pueden las personas embarazadas darse la vacuna contra el COVID-19?

Las embarazadas corren más riesgo de enfermarse gravemente de COVID-19. Las embarazadas que se contagian COVID-19 también podrían correr más riesgo de tener problemas en el embarazo, como nacimiento prematuro. Pero hasta este momento, las embarazadas no han participado en los estudios clínicos de la vacuna contra el COVID-19. Por eso se necesitan más investigaciones sobre la seguridad de la vacuna contra el COVID-19 en las embarazadas. Se están planeando esos estudios.

El ACIP ha recomendado que la primera vacuna que se apruebe pueda usarse en personas mayores de 16 años para la prevención de COVID-19. Esta vacuna se está ofreciendo a los profesionales médicos como parte de las recomendaciones de la fase 1. De conformidad con los CDC y la American College of Obstetricians and Gynecologists (Asociación Americana de Obstetras y Ginecólogos, ACOG), las personas embarazadas o lactantes que reúnen los criterios del ACIP, tales como ser personal de salud durante la fase 1, pueden optar por darse la vacuna. La FDA y los CDC tienen sistemas establecidos para monitorear la seguridad en las personas embarazadas que se dan la vacuna contra el COVID-19.

Si bien se necesitan más investigaciones, los expertos creen que es improbable que las vacunas de ARNm presenten un riesgo a las personas embarazadas o lactantes. Las vacunas de ARNm actúan enseñándole a las células del cuerpo a producir una proteína que desencadena una respuesta inmunológica contra COVID-19. Hasta ahora, las primeras vacunas contra el COVID-19 que se están desarrollando son vacunas de ARNm. Estas vacunas no contienen el coronavirus vivo.

Es una decisión personal si darse la vacuna contra el COVID-19 estando embarazada. Sería conveniente hablar con su profesional médico para ayudarle a tomar esa decisión.

¿Cuál es el programa de vacunación?

Las nuevas vacunas tienen dos dosis. Las dosis deben darse con un intervalo de 3 a 4 semanas. Una vez que recibe la primera dosis de la vacuna, es importante darse la segunda dosis. Después de dos dosis, estas vacunas tienen un 95% de efectividad en prevenir la enfermedad de COVID-19.

Algunas personas tienen efectos secundarios que podrían durar uno o dos días después de vacunarse. Estas son señales normales de que su cuerpo está desarrollando protección. En los estudios clínicos de la vacuna contra el COVID-19, los efectos secundarios incluyeron:

  • Dolor o hinchazón en el brazo donde se aplicó la vacuna
  • Fatiga (sentir mucho cansancio)
  • Escalofríos
  • Dolor muscular o de las articulaciones
  • Dolores de cabeza
  • Fiebre

¿Qué es la inmunidad «de rebaño»?

La inmunidad masiva o «de rebaño» es cuando suficientes personas tienen protección contra una infección o enfermedad y es improbable la propagación de la enfermedad. Las personas pueden adquirir inmunidad contra una enfermedad infecciosa ya sea porque se la contagiaron o porque se vacunaron. Cuando se produce la inmunidad «de rebaño», toda la comunidad está protegida aunque algunas personas no tengan su propia protección. Los expertos no saben qué porcentaje de personas necesitarían vacunarse para generar la inmunidad masiva contra COVID-19.

COMMENTS