Tenga cuidado con ciertos medicamentos para el dolor

29 de junio, 2017 por Azalia

codeina, morfina, oxicodona

Si usted tuvo una lesión o tuvo una operación recientemente es posible que su doctor le recete una medicina para el dolor. Un ejemplo son los opioides, que incluyen la codeína, fentanilo, morfina y oxicodona. Estos medicamentos son muy adictivos, por ejemplo la heroína es un opioide.

Según datos recientes, un número significativo de mujeres en edad reproductiva usan este tipo de medicamento. Esto puede ser un problema si la mujer queda embarazada mientras está tomando estos medicamentos ya que aumentan los riesgos de problemas para el bebé.Cuando una mujer usa este tipo de medicamentos (opioides) en el embarazo puede causar los siguientes problemas a su bebé:

El mejor consejo a seguir es que si usted no está embarazada y necesita tomar un opioide, use un anticonceptivo efectivo hasta que esté lista para quedar embarazada. Mientras no sea necesario lo mejor es que calme su dolor con un medicamento que no creen adición. Hable con su profesional de la salud si usted cree que se necesita ayuda para dejar de la adición a este tipo de medicamentos. No sienta verguenza si esto ocurre, pero tome acción de inmediato. También puede comunicarse con:

Las migrañas y el embarazo

23 de junio, 2017 por Azalia

dolor de cabeza o migrana

Muchas madres se quejan de los dolores de cabeza durante el embarazo. Esta molestia obedece frecuentemente a los cambios hormonales y aumento del volumen y circulación de la sangre. Pero hay veces que el dolor se convierte en una migraña, lo cual es un dolor muy fuerte.

La migraña puede causar palpitaciones en un lado de la cabeza. Pudiera estar acompañada de náuseas o vómitos y una extrema sensibilidad a la luz, al sonido o algunos olores. Algunas migrañas van precedidas o acompañadas por destellos de luz, dificultad en ver, o quisquilleo en los brazos o piernas, diarrea, y un mareo que puede ir seguido por un desmayo. La migraña puede durar varias horas o inclusive días. Algunas mujeres sufren de migrañas por primera vez durante el primer trimestre del embarazo, o se hacen más fuertes, posiblemente debido a los cambios hormonales en su organismo. Generalmente los ataques son menos frecuentes en las etapas finales de la gestación.

Qué puede hacer:

• Trate de dormir lo suficiente. No dormir lo necesario, o al contrario dormir demasiado, puede desencadenar una migraña. Trate de acostarse y levantarse a la misma hora todos los días.
• Trate de evitar las situaciones de tensión, las cuales pueden provocar una migraña. Aprenda a reducir el estrés, por ejemplo haciendo técnicas de relajación y meditación. Después de hablar con su doctor, considere hacer yoga para embarazadas. Dedique un tiempo cada día a hacer algo que la relaje como leer, darse un baño en la tina (no demasiado caliente), caminar un poco.
• Considere hacerse un masaje, lo cual alivia la tensión y le ayuda a dormir bien.
• Si siente que le va a venir una migraña, retírese a un cuarto silencioso y oscuro. Coloque una bolsa con hielo envuelta en una toalla en la nuca. Aplique presión suave sobre las zonas de la cabeza que le duelen.
• Después de verificar con su doctor que sea seguro, haga un poco de ejercicio diariamente. Esto alivia la tensión.
• Logre un peso adecuado antes de concebir. Además de representar un problema para el embarazo, la obesidad es un factor de riesgo para las migrañas.
Hable con su doctor acerca de los medicamentos que puede tomar para aliviar el dolor. Algunos pueden no ser seguros para su embarazo o durante la lactancia.

Comuníquese de inmediato con su proveedor de cuidados prenatales si:

• El dolor es repentino y explosivo.
• Está acompañado de fiebre y rigidez en el cuello.
• A usted se le nubla la vista, ve doble, tiene dificultad al hablar, se siente confusa o débil, siente somnolencia o entumecimiento de los miembros.
• Sucede después de caerse o golpearse la cabeza

Si siente un dolor de cabeza fuerte por primera vez en el segundo o tercer trimestres llame de inmediato a su doctor. Éste puede ser indicio de una preeclampsia.

Problemas de coagulación sanguínea y el embarazo

21 de junio, 2017 por Azalia

coagulacion

Cuando nos damos un golpe y se produce sangrado, nuestro cuerpo detiene el sangrado activando el proceso de coagulación sanguínea. La coagulación nos ayuda a que no se pierda la sangre de nuestro cuerpo, es un proceso fundamental. Pero hay veces que el proceso de coagulación de sangre tiene problemas y esto causa que  los coágulos de sangre bloquean parcial o completamente el flujo de sangre en un vaso sanguíneo, como una vena o arteria. Eso puede causar daño a los órganos del cuerpo e incluso la muerte.

En el embarazo el cuerpo se prepara para la posible pérdida de sangre en el parto y el nacimiento, por eso la sangre se coagula más fácilmente. Esto es normal, pero cuando una mujer está embarazada y tiene otros factores que alteran la coagulación, entonces puede haber problemas. Por ejemplo:

  • Tener ciertas condiciones de salud, como una trombofilia, coagulación intravascular diseminada (DIC), alta presión arterial, o tener sobrepeso u obesidadLa coagulación intravascular diseminada causa que se formen coágulos de sangre en los vasos sanguíneos pequeños, lo cual puede resultar en sangrado grave. Ciertas complicaciones del embarazo y del parto (como la placenta accreta), cirugía, sepsis (infección de la sangre) y cáncer pueden causar coagulación intravascular diseminada. Algunas mujeres que tiene historial médico familiar de estos problemas también puede aumentar sus probabilidades de tener coágulos de sangre.
  • Tomar ciertos medicamentos, como pastillas anticonceptivas u hormonas de estrógeno. Estos medicamentos pueden aumentar el riesgo de coagulación. Si ha tenido problemas con los coágulos de sangre o las trombofilias, o tiene un historial familiar de esos trastornos, las pastillas anticonceptivas pueden no ser seguras para usted. Hable con su profesional de la salud sobre otras opciones para el control de la natalidad.
  • Fumar. El fumar daña el revestimiento de los vasos sanguíneos, lo cual puede resultar en la formación de coágulos de sangre.
  • Tener una cirugía, como una cesárea. La Asociación Americana de Obstetras y Ginecólogos (ACOG) recomienda que los profesionales de la salud ayuden a prevenir coágulos de sangre en la mujer durante la cesárea, por ejemplo al usar dispositivos de compresión que ponen presión sobre las piernas para ayudar a mantener la circulación de sangre durante la cesárea.
  • Estar deshidratada. Esto significa no tener suficiente agua en su cuerpo. La deshidratación puede estrechar los vasos sanguíneos y hacer que la sangre se espese, lo cual puede aumentar las probabilidades de coágulos de sangre.
  • No moverse mucho. Quizás no pueda moverse porque debe hacer reposo en cama durante el embarazo o se está recuperando de una cirugía o un accidente. Quedarse quieta durante períodos largos puede dar lugar a una mala circulación de sangre, que la hace más propensa a tener coágulos de sangre. Incluso estar sentada durante largo tiempo, como cuando viaja en automóvil o en avión, puede aumentar el riesgo de tener un coágulo de sangre.

Si usted tiene cualquiera de estos factores de riesgo y está embarazada, hable con su profesional de la salud acerca de los coágulos de sangre y como evitar complicaciones en el embarazo. Tenga en cuenta los siguientes síntomas y vaya al hospital o visite a su doctor si ocurren: falta de aliento, dolor en el pecho, dolor persistente en las piernas e hinchazón o enrojecimiento en la pierna.

Citomegalovirus congénito

14 de junio, 2017 por Azalia

your-baby-in-the-hospital

El citomegalovirus es un virus bastante común. La mayoría de las personas se contagian en algún momento de su vida, con mayor frecuencia durante la niñez. Por lo general esta infección no causa síntomas y no es peligrosa. Pero si una mujer se contagia durante el embarazo, puede transmitirle el virus a su bebé y en algunos casos esto puede causar complicaciones.

El citomegalovirus es la infección congénita (presente en el nacimiento) más común en los EE.UU.  Afortunadamente, la mayoría de los bebés que se contagian no tienen consecuencias serias.  Pero algunos bebés desarrollan retraso mental,microcefalia, incapacidades del aprendizaje, pérdida de la audición, pérdida de la vista u otras incapacidades permanentes.

Si usted está embarazada y está contagiada con el citomegalovirus (especialmente si es la primera vez que le da), le deben hacer pruebas prenatales para ver si su bebé lo tiene.Después del nacimiento, el profesional de la salud de su bebé puede analizar sus líquidos corporales (orina, la saliva y la sangre) dentro de las 3 semanas del nacimiento para detectar el citomegalovirus. La mayoría de los bebés que nacen con el citomegalovirus parecen sanos. Pero alrededor de 1 de 10 recién nacidos infectados (10 por ciento) tienen señales y síntomas del citomegalovirus al nacer. Éstos incluyen:

  • Hígado o bazo agrandado
  • Ictericia, un color amarillo en la piel y los ojos; o problemas de hígado
  • Bajo peso al nacer . El bebé pesa menos de 5 libras y 8 onzas.
  • Nacimiento prematuro. Éste es el que comienza demasiado temprano, antes de completar las 37 semanas de embarazo.
  • Problemas de alimentación
  • Erupción
  • Convulsiones
  • Tamaño pequeño
  • Ganglios linfáticos inflamados

Aunque la mayoría de los bebés no sufren por el citomegalovirus, todos los que nacen con el virus deben hacerse chequeos periódicos de la audición y de la vista. Se pueden tratar con medicamentos antivíricos a los bebés nacidos con el citomegalovirus. Estos medicamentos matan las infecciones causadas por virus. El tratamiento normalmente se realiza en el hospital.

Preeclampsia: Preguntas frecuentes

3 de mayo, 2017 por Azalia

pregnancy-complications

El mes de mayo se dedica a concienciar sobre la preeclampsia. La preeclampsia es una seria complicación que afecta a muchas mujeres en el embarazo y hasta aún después del parto. La preeclampsia es una de las causas principales de parto prematuro. Le presentamos algunas de las preguntas que más frecuentemente recibimos sobre este tema.

¿La volveré a padecer?

No es fácil poder predecir si usted tendrá preeclampsia o no en un próximo embarazo. Pero sí se sabe que las mujeres que han padecido preeclampsia son más propensas a desarrollarla nuevamente. Hay algunos factores de riesgos:

  • Mientras más temprano se presentó la preeclampsia, más riesgos hay de que ocurra en otro embarazo.
  • Tener sobrepeso, diabetes o enfermedades en los riñones o hipertensión.
  • Tiene un embarazo múltiple o concibió usando técnicas de reproducción asistida.

¿Por qué me dio preeclampsia?

Al día de hoy las causas de la preeclampsia siguen siendo desconocidas. Existen diferentes teorías, siendo las más reconocidas el rol que juega la placenta y que las mujeres con alta presión arterial crónica, diabetes , una enfermedad autoinmunitara como el lupus o el síndrome de antifosfolípidos y con obesidad tienen mayor riesgo de padecerla. Las mujeres que han tenido  preeclampsia en el pasado también tienen un riesgo mayor de que vuelva a suceder. Las mujeres que están embarazada de múltiples (mellizos, trillizos o más) también tienen mayor riesgo. No obstante puede ocurrirle a una mujer sin estas características.

¿Cuales son las señales de preeclampsia?

  • Hinchazón en las manos y la cara, especialmente alrededor de los ojos (la hinchazón de los pies es más común al final del embarazo y probablemente no es un signo de preclamsia)
  • Aumento de peso repentino (5 libras o más en una semana)
  • Dolores de cabeza fuertes (que no se le quita al tomar acetaminofén)
  • Visión borrosa, luces centelleantes, pérdida parcial o total de la vista
  • Náusea o vómitos, especialmente si son repentinos y luego de las 20 semanas de embarazo
  • Dificultad al respirar o jadeo
  • Dolor en la parte superior derecha del abdomen o el hombro, sensación de quemazón en la boca del estómago
  • Confusión o simplemente sentirse mal

¿Puedo volver a quedar embarazada si tuve preeclampsia en el pasado?

Algunos médicos le recomiendan a la mujer no volver a quedar embarazada, especialmente si tuvo preeclampsia severa. Muchas veces por ser precavidos y evitar consecuencias serias. Pero la verdad es que puede ser difícil determinar si usted debe o no quedar embarazada nuevamente. Es posible que hasta un médico especialista no pueda saber con exactitud qué tan serios son los riesgos de un futuro embarazo. Si a usted le hacen esta recomendación es importante que viste a un médico especialista en salud materno-fetal y en preeclampsia o en embarazos de alto riesgo para que le hagan una evaluación.

Si tengo preeclampsia, ¿puedo tener un parto vaginal?

Sí. El parto vaginal puede ser mejor que la cesárea  si tiene preeclampsia. El parto vaginal evita el estrés de la cirugía. La epidural para manejar el dolor durante el parto es segura para la mayoría de las mujeres con preeclampsia siempre y cuando la sangre pueda coagularse normalmente.

La varicela puede ser perjudicial en el embarazo

24 de marzo, 2017 por Azalia

DoctorPregnant_zps3ac96800

La varicela es una infección viral común. Si usted se contagia con varicela durante el embarazo esta puede ser perjudicial para su bebé por nacer o recién nacido. Pero usted probablemente no tiene que preocuparse por la varicela si la tuvo anteriormente o si ha recibido la vacuna. Lo mejor es que la mujer reciba la vacuna contra la varicela ANTES del embarazo. Pero si ya está embarazada y no tiene inmunidad a la varicela (ya sea por que nunca le ha dado o porque no tiene la vacuna) lo mejor es evitar contacto con personas infectadas.

La varicela es muy contagiosa y se transmite por el aire o al tocar los brotes. Inclusive es contagiosa hasta dos días antes de que comienzan a brotar las ampollas. Por eso es tan importante que la mujer sea inmune antes del embarazo, muchas veces la persona no se da cuenta que estuvo expuesta a la varicela, hasta que le salen los brotes.  El periodo de transmisión dura hasta que todas las ampollas estén secas.

Afortunadamente las probabilidades de que el bebé se afecte, si usted contrae varicela es muy baja. Sólo 1 al 2 por ciento de los bebés cuyas madres tuvieron varicela en las primeras 20 semanas de embarazo se ven afectados por el síndrome de varicela congénita. Es un grupo de defectos de nacimiento que pueden incluir:

  • Cicatrices
  • Problemas con los músculos y huesos
  • Brazos o piernas paralizados o con malformidades
  • Microcefalia
  • Ceguera
  • Convulsiones
  • Problemas de aprendizaje

Los defectos de nacimiento son muy poco comunes si usted se contagia la varicela después de las 20 semanas de embarazo. Pero su bebé podría tener problemas con su sistema nervioso central (cerebro y médula espinal) si usted se infecta en el tercer trimestre del embarazo. Si usted no sabe si es inmune a la varicela pida que le hagan una prueba de anticuerpos. Hable con su profesional de la salud sobre la varicela durante su primera visita prenatal. Si una mujer embarazada ha estado en contacto con una persona infectada, puede recibir una inyección especial que puede prevenir la varicela o reducir su gravedad. Este tratamiento es seguro para la madre y para el bebé.

 

 

 

¿Qué tan peligroso es enfermarse con influenza en el embarazo?

19 de octubre, 2016 por Azalia

contemplative pregnant woman

El sistema inmunitario es la forma que tiene su cuerpo de protegerse contra las enfermedades. Cuando su cuerpo detecta algo que puede perjudicar su salud, por ejemplo un virus, el sistema inmunitario trabaja arduamente para combatirlo. Durante el embarazo su sistema inmunológico está debilitado, es por esto que usted debe protegerse de diferentes tipos de infecciones. Especialmente debe protegerse contra la influenza.

La influenza puede ser perjudicial durante el embarazo porque sus pulmones, mas que nunca, necesitan más oxígeno. Esto es más crítico durante el segundo y tercer trimestre, cuando su abdomen en crecimiento pone presión sobre sus pulmones haciéndolos trabajar más arduamente en un espacio más pequeño. Es posible que se sienta con falta de aliento en ocasiones. Su corazón también está trabajando mucho. Está ocupado suministrando sangre a usted y a su bebé. Todo eso significa que su cuerpo está estresado durante el embarazo. Ese estrés en el cuerpo puede crearle más riesgo de contagiarse la influenza. Por eso las mujeres embarazadas o que han tenido un bebé recientemente (2 semanas), corren más riesgo que otras mujeres de padecer graves problemas de salud por la influenza.

Las complicaciones de salud causadas por la influenza, como la neumonía, pueden ser graves e incluso mortales. Si contrae la influenza durante el embarazo, tiene más probabilidades que otros adultos de sufrir complicaciones graves. Por eso es mejor recibir la vacuna contra la influenza en forma de inyección antes o durante el embarazo. La vacuna inyectable es segura en el embarazo. No debe aplicarse la vacuna en spray nasal o atomizador.

Contagiarse con influenza también aumenta su riesgo de tener un parto o nacimiento prematuro (que sucede antes de las 37 semanas de embarazo). La fiebre que causa la influenza puede dar lugar a defectos de nacimiento y a otros problemas para su bebé. El defecto de nacimiento es un problema de salud que está presente al nacer. Esos defectos cambian la forma o función de una o más partes del cuerpo. Pueden causar problemas en la salud en general, en cómo se desarrolla el cuerpo o cómo funciona.

La mejor forma de protegerse es vacunándose contra la influenza. La vacuna de la temporada pasada no protege contra la influenza o gripe de esta temporada, por esto debe vacunarse cada año. Todas las mujeres embarazadas deben recibir la vacuna contra la influenza.

 

Qué es la parálisis cerebral

19 de agosto, 2016 por Azalia

Pediatrician with baby

La parálisis cerebral es un grupo de trastornos que afecta las partes del cerebro que controlan los músculos. Ocurre cuando hay daño en el cerebro del bebé, ya sea en el útero, durante el parto o inmediatamente luego del parto.  En muchos niños, no se sabe la causa exacta de la parálisis cerebral.

El daño cerebral puede ser en diferentes grados de leve, moderado o severo. Las personas con parálisis cerebral suelen tener problemas con el movimiento de su cuerpo, la postura (pararse derecho), el equilibrio, la coordinación entre otros. Por ejemplo, en un bebé se pueden ver  problemas al voltearse, no puede poner sus manos juntas, estira solo una mano para alcanzar un objeto y mantiene la otra cerrada en un puño, entre otros. Otros problemas que se pueden detectar más adelante son los de aprendizaje, de la visión, del habla o de la audición. Pero cada caso es muy diferente. El profesional de la salud puede ayudarle a entender en detalle la condición de su bebé y explicarle qué esperar en términos de desarrollo físico, aprendizaje, comunicación, cuidado personal e interacción con otras personas.

La parálisis cerebral usualmente se diagnostica en la mayoría de los niños para cuando tienen 2 años de edad. Esta condición no progresa, quiere decir que no empeora, pero tampoco se puede curar. Hay tratamientos que pueden ayudar, como la terapia física y ocupacional, algunos medicamentos, entre otros. Estos tratamientos ayudan a hacer la condición más manejable y a mejorar la calidad de vida de la persona.

Si los padres de un bebé notan que su bebé muestras dificultades con sus movimientos, el tono muscular es muy rígido o muy flácido entre otros problemas, pueden sospechar que algo no marcha bien y comunicárselo al pediatra. Esto no quiere decir que el bebé tiene parálisis cerebral, pero son señales de alerta.

El diagnóstico de la parálisis cerebral suele suceder en tres pasos.

  1. Monitoreo del desarrollo. El profesional de su bebé chequea el crecimiento y desarrollo a lo largo del tiempo. Si su bebé muestra señales y síntomas de parálisis cerebral, el profesional recomienda exámenes diagnósticos del desarrollo.
  2. Exámenes diagnósticos del desarrollo. Estos exámenes determinan si hay retrasos del desarrollo, como los problemas de movimiento. La Academia Americana de Pediatría recomienda someter a todos los niños a los exámenes de diagnóstico del desarrollo durante las visitas de rutina para bebés a los 9, 18 y 24 o 30 meses de edad.
  3. Evaluaciones del desarrollo y médicas. Si los resultados de los exámenes de diagnóstico de su bebé no son normales, el profesional recomienda las evaluaciones del desarrollo y médicas. Estas pueden ser conducidas por el profesional de su bebé o por un neurólogo de niños. Este es un médico con capacitación especial en tratar trastornos del cerebro en bebés y niños.

No se demore en hablar con el pediatra si nota señales de advertencia en su bebé.

Lactancia: qué hacer cuando hay dificultades

17 de agosto, 2016 por Azalia

Mom calming crying baby

Antes de comenzar a amamantar a mí bebé había leído bastante sobre la lactancia. Aprendí mucho, pero no fue hasta que lo practiqué que realmente supe cómo hacerlo. Lactar al bebé es una destreza que requiere práctica. Y como toda principiante, tuve algunas dificultades, pero con la práctica y con algunos buenos consejos pude resolverlos y lactar con éxito, ¡por dos años y medio!

Hoy día tenemos mucha información y ayuda disponible en línea, por teléfono y de forma convencional- hablando con un consultor en lactancia o una mamá experta, entre otros. No se desanime y siga leyendo, verá que cada situación tiene una solución.

Pecho cogestionado o demasiado lleno. Es normal que haya momentos en los cuales sus senos se llenen de leche. Pero si es demasiado, estos se van a agrandar o a sentir congestionado. Pudieran sentirse sensibles o que le molestan. Esto le indica que debe amamantar o sacarse la leche, si su bebé no está consigo. Cuando logre vaciarlos, la molestia debe desaparecer. Si pasa tiempo lejos de su bebé considere usar regularmente un saca leche, para aliviar la congestión. Pero lo ideal es pueda amamantar, trate de no saltarse ninguna toma de leche de su bebé. Tome una ducha tibia o ponga unos paños tibios en los senos para ayudarle a expresar l aleche. Luego de amamantar debe ponerse unos paños fríos.

Dolor en los pezones. Esto puede ser común, especialmente los primeros días que está amamantando. Si sus pezones están agrietados es posible que deba cambiar la posición en la cual está amamantando. Asegúrese que su bebé se ha prendido correctamente. Si no lo está, debe separarlo (usando su dedo meñique para romper la succión del bebé) y volver a posicionarlo. Coloque unas gotas de leche materna en sus pezones, esto le ayudará a cicatrizarlos. Pregunte a su médico si puede usar cremas que venden para los pezones, que son compatibles con la lactancia.

Ductos tapados. Cuando esto ocurre los pechos se sienten muy duros en un área específica, enrojecidos o irritados. También puede sentir que no se vacían, aun cuando está lactando. Póngase una toalla húmeda con agua caliente o tome una ducha en agua tibia. Cuando amamante comience con el pecho que le molesta, aunque se sienta incomodo es importante que siga lactando para que se destape el ducto. Dese un masaje en el área que se siente dura mientras lacta. Trate de extraerse un poco de leche de forma manual. Hable con el médico si le da fiebre, escalofríos o mucho dolor.

Mastitis. Esto es una infección que puede ocurrir a consecuencia de tener los ductos tapados, no haber podido amamantar o si sus pechos están congestionados. Usted puede sentir un área muy sensible y dura, que se siente caliente y puede estar enrojecida. Además puede darle fiebre, escalofríos o dolor. En estos casos debe llamar al médico, es posible que le haga falta tomar un antibiótico. Usted debe seguir amamantando, la mastitis no afecta a su bebé o la leche, al contrario le ayuda a eliminar la infección. Evite usar un sostenedor muy ajustado.

No sé quede con dudas, ni se dé por vencida si tiene dificultades. Usted puede comunicarse con la Línea de Asistencia Nacional sobre la Lactancia Materna. Ellos hablan en español y pueden ofrecerle ayuda gratuita, con solo una llamada telefónica. Llame al 1-800-994-9662 y una experta podrá ayudarle.

Evite contagiarse por el citomegalovirus en el embarazo

8 de junio, 2016 por Azalia

vacunas y su seguridad en el embarazo

El citomegalovirus es una infección común y no se considera peligrosa. Sin embargo para el bebé en el útero esta infección representa riesgos serios. Por ello las mujeres embarazadas deben cuidarse y evitar contagiarse con el citomegalovirus.

El citomegalovirus es una infección viral. Esto quiere decir que una vez usted la padece usted va a tener anticuerpos en su sangre por siempre. Los anticuerpos no son peligrosos para el bebé ni para usted. Simplemente es parte de la memoria que tiene su sistema inmunológico. Esto le ayuda a que no vuelva a padecer este virus en el futuro. Antes del embarazo usted se puede hacer una prueba para saber si alguna vez tuvo citomegalovirus.

Muchas mujeres tienen dudas cuando se hacen una prueba para el citomegalovirus y muestra que tiene anticuerpos. Mientras la infección no esté activa en el cuerpo, es decir es una infección del pasado, no hay peligro para el bebé. Pero si le hacen una prueba para detectar la presencia del virus (diferente a la prueba que mide anticuerpos), y se detecta el virus en la saliva, sangre, orina o fluidos corporales, esto puede ser peligroso para el bebé en el útero.

La mayoría de los adultos infectados con citomegalovirus no presentan síntomas y muchas veces no saben que han sido infectados. Cuando se presentan síntomas la persona puede tener: fiebre dolor de garganta, fatiga y glándulas inflamadas. Como esos son síntomas similares a otras enfermedades muchas personas no se dan cuenta que sean infectados con citomegalovirus.

Para usted proteger a su bebé del citomegalovirus, hágase una prueba para saber si tuvo el citomegalovirus en el pasado antes de quedar embarazada. Si usted nunca ha padecido esta enfermedad debe tomar ciertas medidas de precaución para evitar el contagio durante el embarazo. La infección se contrae de persona a persona al tener contacto con la saliva, orina y lágrimas de una persona infectada, usualmente un niño de 1-3 años. Las mujeres que trabajan con niños pequeños, como niñeras, enfermeras, y maestras de preescolares están a un riesgo mayor de enfermarse.

Siga estas medidas preventivas para evitar contagiarse con citomegalovirus:

  •  Lavarse las manos frecuentemente y luego de tener contacto  con la orina, saliva y secreciones nasales de niños pequeños.
  •  Lavarse las manos luego de cambiarle el pañal a un bebé, limpiarle la nariz y recoger los juguetes de niños pequeños.
  •  No besar a un niño pequeño en la boca.
  •  No compartir comida, cepillo de dientes, toallas, vasos ni utensilios con niños pequeños.