Contracciones: lo qué debe saber

5 de agosto, 2016 por Azalia

Pregnant couple with doctor

Las contracciones en el embarazo se refieren a movimientos que hacen que su útero se endurece (contrae) y  luego se relaja. Su útero es un músculo que tienen movimientos involuntarios, es decir que usted no puede controlar. Las contracciones pueden ocurrir en cualquier momento del embarazo y no necesariamente son una señal de que el parto está por ocurrir. Es de esperarse que su útero vaya a “practicando” antes del parto.

¿Qué tipos de contracciones puede tener? 

Existen dos tipos de contracciones. Las contracciones Braxton-Hicks, también conocidas como el parto falso, el cual preparan a su cuerpo para el parto y nacimiento; y las contracciones de parto que indican el comienzo del parto y que el bebé está por nacer.

Braxton-Hicks:

  • Usted puede sentir endurecimiento de los músculos del útero a intervalos irregulares o una sensación de apretamiento en la parte baja del abdomen o ingle.
  • A veces usted no se dará cuenta de las contracciones, sintiendo solamente un endurecimiento sin dolor. En otras ocasiones, las contracciones pueden ser fuertes o dolorosas.
  • Pueden ir y venir de forma imprevisible y suelen aparecer en la tarde o en la noche. Son más comunes cuando usted se siente cansadas o luego que ha hecho muchas actividades físicas durante el día.

Contracciones de parto

  • Estas contracciones ocurren a intervalos regulares y ocurren, por lo general, desde la espalda hasta la parte baja del abdomen.
  • Duran entre 30 a 70 segundos y son más fuertes y ocurren con más frecuencia cada vez.
  • Para algunas mujeres, no hay una señal de antemano de que el parto está cerca. Otras mujeres sienten cólicos, contracciones e incomodidad unas semanas antes del parto.

¿Cuándo debe sentir contracciones?

Es normal que sienta contracciones tipo Braxton-Hicks durante el embarazo. Pero no debe tener contracciones seguidas o con un patrón definido (contracciones de parto), sino hasta que tenga al menos 37 semanas de embarazo. Si está teniendo contracciones de parto y aun no tiene 37 semanas de embarazo, esto se considera una señal de parto prematuro.  En ese caso usted debe visitar a su profesional de la salud o debe ir al hospital.

 

Cuando va a ponerse de parto

29 de junio, 2016 por Azalia

category-gallery-parto-y-nacimiento

En el inicio del embarazo su proveedor de cuidados prenatales le informará la fecha probable (FPP). Esta fecha le da un estimado o un más o menos de cuándo es que va a nacer su bebé. Esto no quiere decir que su bebé va a nacer exactamente ese día, tampoco es un problema si se acerca la fecha y no hay señales de parto. Esto es simplemente un estimado en base al tiempo que se cree que debe durar un embarazo: en promedio 40 semanas o 280 días- contando desde el primer día de la última menstruación.

Es normal que en las etapas finales del embarazo esté ansiosa por el nacimiento de su bebé. Lo mejor es que las señales del preparto o pródromos ocurran cuando ya esté cerca a las 37 semanas. No es bueno que tenga señales de parto antes de la semana 37 porque esto se puede considerar señales de parto prematuro. Así que si llega a la semana 36 y no tiene contracciones o no está liberando el tapón mucoso, esto puede ser normal.

En realidad muy pocas mujeres tienen su parto en la fecha esperada. La mayoría se ponen de parto entre 3 semanas antes a 2 semanas después de cumplir 40 semanas de embarazo.

Una vez comiencen las señales de parto puede que se confunda y no sepa cuál es la que indica que el parto va a comenzar. Aunque tenga contracciones irregulares, este liberando el tapón mucoso y haya dilatado un poco, estas señales no ayudan a predecir cuánto tiempo más falta para ponerse de parto. Usted debe esperar hasta que ocurran las siguientes señales que son las que indican que ya se ha puesto de parto:

  • Tiene contracciones fuertes y regulares cada 5 a 10 minutos.
  • Las contracciones son tan fuertes que no puede caminar ni hablar cuando las siente.
  • Se rompe la fuente o bolsa. Cuando se rompe la bolsa, algunas mujeres sienten un gran chorro de agua. Otras sienten apenas un hilito de agua.
  • Tiene un poco de sangrado vaginal, conocido como indicio de sangre.

Cuando ocurran cualquiera de estas señales vaya de inmediato al hospital.

¿Cómo puede saber si está teniendo señales de parto prematuro?

24 de junio, 2016 por Juviza

contemplative pregnant woman

El embarazo es una etapa de muchos cambios físicos y es común sentir diferentes molestias a medida que el embarazo progresa. ¿Pero cómo saber si estas molestias son cambios normales o si son señal de algo mucho más serio como el parto prematuro?

El parto prematuro es el parto que comienza antes de  las 37 semanas de embarazo y la realidad es que le puede ocurrir a cualquier mujer. Si usted presenta algunos de los siguientes síntomas y tiene menos de 37 semanas debe visitar a su profesional de la salud  lo antes posible:

  • Cambio en su flujo vaginal (acuoso, mucoso o con sangre) o más flujo vaginal de lo usual
  • Presión en su pelvis o bajo vientre, como que su bebé empuja hacia abajo
  • Dolor leve y constante en la espalda baja
  • Dolor de vientre con o sin diarrea
  • Contracciones regulares o frecuentes que hacen que su vientre se ponga duro como un puño. Las contracciones pueden o no causar dolor.
  • Rompe fuente

La información y preparación son las mejores armas ante una situación como esta. Aunque usted solamente presente con uno o dos de estas señales, lo mejor que puede hacer es ponerse en contacto con su profesional de la salud. Al hacer esto puede recibir la atención y el tratamiento adecuado que podría ayudar a detener el parto prematuro.

La inducción del parto al despegar el saco amniótico o las membranas del útero

20 de junio, 2016 por Azalia

Induccion parto

Una forma que algunos médicos usan para ayudar a la mujer a ponerse de parto o para inducir el parto es despegando las membranas del saco amniótico del útero. Otro nombre para este procedimiento es la maniobra de Hamilton. Este procedimiento es diferente al de romper las membranas, en el mismo no se busca romper las membranas, sino separarlas.

Cómo se hace este procedimiento

El proveedor de cuidados de la salud inserta suavemente su dedo (que está cubierto con guantes) en el útero de la mujer para separar o despegar el saco amniótico del útero. Este procedimiento es sencillo y es parecido al examen pélvico. Usted puede sentir un pequeño dolor o cólico menstrual y tener un poco de sangrado. Este procedimiento se suele hacer en el consultorio de su proveedor de cuidados prenatales.

Qué puede esperar luego del procedimiento

Luego de despegar las membranas del saco amniótico del útero, el cuerpo libera unas hormonas llamadas prostaglandinas. Las prostaglandinas hacen que el útero se ablande o borre, lo cual puede provocar contracciones y la dilatación del útero. Esto pudiera hacer que se ponga de parto. Sin embargo este procedimiento no siempre funciona. Inclusive luego de sentir un poco de molestias y contracciones, es posible que no se ponga de parto. Algunas veces es necesario repetir el procedimiento.

La inducción del parto debe tener justificación médica

Si le recomiendan una inducción del parto es importante que se oriente bien porque le han dado esta recomendación. Por ejemplo, si usted tiene algún problema médico que pudiera perjudicar su salud o la de su bebé, o si su embarazo dura más de 42 semanas, puede que le recomienden una inducción. Pero programar una inducción del parto sin justificación médica, especialmente si se hace antes de las 39 semanas de embarazo, puede causarle problemas a la mamá y al bebé. Oriéntese bien sobre este tema con su profesional de la salud y haga todas las preguntas que entienda necesarias.

Llegar al menos a las 39 semanas de embarazo

Siempre y cuando la mujer tenga un embarazo sano sin complicaciones no se debe programar una inducción antes de las 39 semanas de embarazo. Llegar al menos a las 39 semanas le brinda al bebé el tiempo que necesita para crecer y desarrollarse. Muchos órganos importantes, como los pulmones, el cerebro y el hígado necesitan ese tiempo para desarrollarse y funcionar bien. Así es que, si su embarazo es sano, espere a que el parto comience por sí solo.

¿Puede el estreñimiento en el embarazo afectar al bebé?

29 de abril, 2016 por Azalia

Woman eating salad

Es probable que usted se haya preguntado si hacer fuerza al ir al baño puede afectar al bebé. Esta inquietud surge porque muchas mujeres padecen estreñimiento durante el embarazo y por consiguiente necesitan hacer mucha fuerza para poder defecar. Esa fuerza que usted hace no va hacer que se creen contracciones o que el bebé quiera salir. Aún si usted siente que está pujando eso no va a hacer que se expulse el bebé, ni nada parecido.

La fuerza que hace la mujer al ir al baño puede causar hemorroides, que son muy molestosas. Especialmente si sangran o se irritan. Hay ciertas recomendaciones que puede seguir para aliviar el estreñimiento y evitar que le salgan hemorroides.

Qué puede hacer para aliviar el estreñimiento

• Usted necesita consumir 25 a 30 g de fibra todos los días. Esto quiere decir que debe comer alimentos altos en fibra como: frutas frescas (no jugo), verduras, granos integrales, avena, frijoles, etc.
• Siempre tenga a la mano verduras lavadas y picadas, es decir listas para comer. Algunos ejemplos son: zanahorias, pepinos, brécol, apio americano, etc. Coma 3 o más porciones al día.
• Coma 2 porciones de  frutas, como por ejemplo: piña, fresas, naranjas, etc.
• Tome agua todos los días. Tenga el hábito de antes de sentarse a comer tomar un poco de agua. Tenga agua consigo siempre y tómela. El agua ayuda a ablandar las heces y así no se esfuerza tanto.
Coma 5-6 veces al día, pero en cantidades pequeñas. Esto ayuda a estimular una mejor digestión y así tendrá menos estreñimiento. En el embarazo la digestión se hace más lenta, comer en cantidades pequeñas la hace más eficiente.
• Todos los días haga algo activo por unos 30 minutos. Mantenerse activa puede ayudar a que vaya al baño regularmente. Siempre hable con su profesional de la salud antes de comenzar un plan de ejercicios, especialmente en el embarazo.

Temores o preocupaciones comunes en el embarazo

11 de abril, 2016 por Azalia

Pregnant woman looking at phone

Quizás es parte de ser mamá, pero es normal que las preocupaciones por nuestros hijos comiencen desde que están en el vientre. A veces se relacionan a cambios en su cuerpo, otras veces por algo que no conoce. No es necesario que se sienta ansiosa por esto, es importante informarse para saber si es necesario visitar al profesional de la salud o no. A continuación puede ver algunas de las preocupaciones más comunes que suelen ocurrir en el embarazo.

Bienestar del bebé

  • Es común que algunas mujeres tenga un leve sangrado en el inicio del embarazo. La mayoría de las veces esto no es indicador de que hay un problema, pero en algunos casos puede ser una señal de aborto espontáneo u otra complicación. Si esto le sucede, déjeselo saber a su proveedor de cuidados prenatales. Pregunte si es necesario que le hagan un chequeo o si debe seguir instrucciones específicas (por ejemplo evitar relaciones sexuales o usar algún medicamento específico).
  • Cuando se realizan ultrasonidos muy temprano en el embarazo (usualmente antes de la semana 9 de embarazo) puede ser que no logren ver al bebé en el ultrasonido. Muchas veces es necesario repetir el ultrasonido luego que cumpla las 10 semanas de embarazo. Esto ayuda a confirmar que el bebé se está desarrollando adecuadamente, lo cual le brindará tranquilidad.

Malestares comunes en el embarazo

  • Las náuseas o vómitos, no le causarán daño a su bebé. Pero si tienen vómitos constantes, estos pueden hacer que se deshidrate. La deshidratación es peligrosa, si ocurre es importante que reciba hidratación, usualmente por vena.
  • El estreñimiento es muy común y causa muchas molestias, pero no afecta al bebé. La fuerza que usted hace para poder defecar no le hará daño al bebé. Debe tomar suficiente agua y alimentos con fibra como verduras, frutas, frijoles, etc. para ayudar a aliviarlo.
  • Los dolores de espalda pueden relacionarse a su postura o al peso del bebé. Tomar descansos frecuentes, usar zapatos cómodos y mantener buena postura puede ayudarle. Si los dolores de espalda van acompañados de contracciones y usted no tiene 37 semanas de embarazo, debe verificar si se relacionan a señales de parto prematuro.
  • Las contracciones Braxton Hick son contracciones que ocurren antes del parto y es la forma en la cual el útero practica para el parto. Estas contracciones no son reales o de parto. Pueden ir y venir de forma imprevisible y suelen aparecer en la tarde o en la noche. Son más comunes cuando usted se siente cansadas o luego que ha hecho muchas actividades físicas durante el día. Aprenda a diferenciar entre las contracciones reales y las Braxton Hicks.

¿Por qué siento la panza dura en el embarazo?

23 de marzo, 2016 por Juviza

pregnant woman

Es normal que sienta la panza dura durante el embarazo, especialmente si es algo que ocurre ocasionalmente. Pero si usted tiene menos de 37 semanas de embarazo, y siente que la panza se endurece regularmente y le causan dolor, esto no es normal. En ese caso usted debe visitar a su profesional de la salud, ya que esto puede ser señal de parto prematuro.

Este endurecimiento sucede cuando el útero se contrae. Usted puede sentir que la barriga se le pone muy dura, como un puño, y después se relaja. Esto es lo que se conoce como una contracción.

Muchas mujeres creen que las contracciones son señales de que el parto está por ocurrir, pero esto no siempre es el caso. Existen dos tipos de contracciones: Braxton-Hicks y contracciones de parto. ¿Pero, como saber si las contracciones que siente son Braxton-Hicks o son las que indican que el parto está por comenzar? La siguiente lista puede ayudarle a distinguir entre éstas:

Braxton-Hicks

  • Son también conocidas como el “parto falso”. Piense en estas contracciones como algo que prepara a su cuerpo para el parto y nacimiento de su bebé.
  • Suelen a ocurrir en intervalos irregulares (no ocurren una detrás de la otra). Usted puede sentir una sensación de apretamiento en la parte baja del abdomen o ingle.
  • Es posible que no se dé cuenta de las contracciones (puede sentir un endurecimiento sin dolor), pero también es posible que estas contracciones sean fuertes o dolorosas.
  • Comúnmente aparecen en la tarde o en la noche. Pueden aparecer si se siente cansada o ha hecho mucha actividad física durante el día.
  • Para aliviarlas, puede cambiar de posición o tomar un baño de agua tibia para relajarse. Tomar agua puede ayudar a aliviar las contracciones que suelen producirse por deshidratación.

Contracciones de parto

  • Estas contracciones ocurren una detrás de la otra (intervalos regulares). Duran entre 30 a 70 segundos, son más fuertes, y ocurren con más frecuencia cada vez. Anote cada cuanto las siente.
  • Por lo general, el dolor se presenta desde la espalda hasta la parte baja del abdomen. Las contracciones son mucho más fuertes—se le puede hacer difícil caminar o hablar cuando las sienta.
  • Algunas mujeres sienten presión pélvica, como un calambre o presión que empuja hacia abajo en el área de la vagina.
  • Se presentan otras señales como un poco de sangrado vaginal (conocido como indicio de sangre) y/o se rompe la fuente o bolsa. Al romperse la bolsa, algunas mujeres pueden sentir un gran chorro de agua, pero otras pueden sentir gotas de agua.

Una vez tenga cualquiera de estas señales de contracciones de parto, debe ir al hospital o llamar a su profesional de la salud. Su professional de la salud puede examiner su cuello uterino y así saber si el parto a comenzado o no.

Cómo saber si el parto ha comenzado

27 de enero, 2016 por Azalia

Pregnant woman looking at phone

Mientras más se acerca la fecha del parto, es normal que usted esté alerta a los cambios de su cuerpo. Por ejemplo, a las contracciones, los cambios en el flujo vaginal, la presión que hace el bebé en el área de la vagina, los dolores de espalda, etc. Algunas de estas señales indican que el parto se acerca, pero no necesariamente indican el comienzo del parto. ¿Pero, como diferenciar entre los cambios normales de esta etapa y el comienzo del parto?

Las contracciones al final del embarazo son irregulares, quiere decir que no tienen un patrón específico. Sentirá que se le endurece la barriga. Este tipo de contracciones se conocen por el nombre de Braxton Hicks o contracciones de parto falso. Son las que preparan a su cuerpo para el parto y nacimiento, pero no son en sí contracciones de parto. Las contracciones de parto son regulares, o sea ocurren cada cierto tiempo y no se detienen. 

¿Cómo diferenciar entre las contracciones Braxton Hicks y las contraciones de parto?

Contracciones de parto falso o Braxton Hicks Contracciones de parto
Son irregulares Son regulares, duran de 30 a 70 segundos cada una
No ocurren una detrás de la otra con el tiempo Ocurren muy seguidas
No se vuelven fuertes con el tiempo Se vuelven fuertes o más intensas
A veces se sienten el bajo abdomen o ingle Comienzan en la espalda y luego en el bajo abdomen
Pueden parar cuando cambia de posición o al caminar No paran cuando cambia de posición o al caminar

Algunas mujeres sienten presión pélvica, como un calambre o presión que empuja hacia abajo en el área de la vagina. Su flujo vaginal también va a cambiar, se volverá más abundante y gelatinoso. Esto puede indicar que ha comenzado a liberando el tapón mucoso. Estas señales se conocen como el preparto. Son las señales que ocurren antes del parto, pero no necesariamente quiere decir que ya empezó el parto.

¿Cómo saber cuándo es el momento del parto?

  • Tiene contracciones fuertes y regulares cada 5 a 10 minutos.
  • Las contracciones son tan fuertes que no puede caminar ni hablar cuando las siente.
  • Se rompe la fuente o bolsa. Cuando se rompe la bolsa, algunas mujeres sienten un gran chorro de agua. Otras sienten apenas un hilito de agua.
  • Tiene un poco de sangrado vaginal, conocido como indicio de sangre.

Lo mejor es que tenga su maleta lista y  cuando se presenten estos síntomas pueda irse al hospital. Pase esta información a su pareja, es mejor que él esté al tanto para que la pueda apoyar mejor.

 

Qué llevar al hospital cuando se ponga de parto

22 de agosto, 2014 por Azalia

 85620866_thb

El momento del parto se acerca y ya está deseosa de conocer a su bebé. Ya el cuarto del bebé está listo y ya ha comprado el equipo que necesita para su bebé. Todo esto es muy emocionante. Ahora debe empacar las cosas que debe llevar al hospital para usted y para su bebé. Cada hospital en cada país es diferente, aquí le proveemos una lista bastante básica. Usted puede también preguntar a sus amigas que ya han pasado por esta experiencia.

Para usted:

  • Su información de seguro de salud
  • Un camisón o una camisa grande para usar durante el parto, aunque el hospital le proporcionará una bata
  • Calcetines
  • Toallas
  • Pantuflas
  • Algunos camisones, pijamas o camisetas y pantalones de gimnasia (si va a lactar a su bebé pueden resultarles más cómodas las camisetas sueltas o las batas para amamantar al bebé)
  • Una bata o salto de cama
  • Varios pares de ropa interior, incluya sostén para amamantar.
  • Compresas o toallas sanitarias grandes autoadhesivas (las que provee el hospital pueden ser pequeñas y difíciles de usar)
  • Jabón
  • Desodorante
  • Champú
  • Cepillo para el pelo
  • Cepillo de dientes y pasta dentífrica
  • Cualquier otro artículo de tocador, cosméticos o artículos para el cabello que desee
  • Números de teléfono de las personas a quienes desea llamar (si es que no los tiene guardados en su teléfono móvil)
  • Su teléfono móvil y su cargador eléctrico, si es que permiten usarlo en el hospital.
  • Ropa para ponerse el día en que regrese a su casa (asegúrese de que sea holgada)

También puede llevar su plan de parto. Un plan de parto es un conjunto de instrucciones que usted escribe sobre el nacimiento de su bebé. Llénelo con su pareja. Comparta su plan de parto con su profesional de la salud, sus familiares y otras personas de apoyo. Es importante que todos sepan con anticipación si usted planea amamantar.

Para su bebé:

La mayoría de los hospitales proporciona todo lo básico que necesitan los recién nacidos durante su internación: una gorrita tejida, una camiseta, pañales y mantas. Cuando sea hora de llevar a casa al bebé, necesitará sus propias cosas.

  • Una manta pequeña
  • Ropa para usar el día de ir a casa, incluidos una camiseta, una gorrita y escarpines
  • Pañales desechables (la mayoría de los hospitales los suministra)
  • Tenga instalada una sillita en el automóvil (para cuando lleve al bebé a casa)

El nacimiento prematuro, por Maybelline Valenti

8 de mayo, 2012 por nacersano

La entrada de hoy es de una mamá que muchos ya conocen y nos sentimos muy orgullos por su continuo apoyo a March of Dimes. Maybelline Valenti es una bloguera, cuyo blog Naturalmente Mamá, es muy informativo y respetado. En esta entrada Maybelline comparte personalmente su historia sobre el nacimiento prematuro.

Maybelline for March of Dimes 013

“Luego de seis años de matrimonio mi esposo y yo decidimos ampliar nuestra familia, sorpresivamente quedé embarazada al poco tiempo. Por 8 meses la alegría no cabía en la casa, toda la familia esperaba con ansias el nacimiento del pequeño Kung Fu Baby, apodo que se ganó por su inquietud dentro de mi vientre y numerosas patadas.

Leí numerosos libros, investigaba en internet e incluso empezamos a llevar una vida más sana y natural para evitar a toda costa interferir con el sano desarrollo del bebé. Semana a semana mi amor por él crecía junto con mi vientre; me sentía muy bien y nunca falté a ninguna consulta.

Las 34 semanas marcaron el inicio de un período de molestias y malestares, empecé a tener contracciones y hasta una visita al hospital tuve que hacer porque no me sentía bien, pero fue una falsa alarma.

En la semana 35 mi presión arterial no estaba cooperando y me suspendieron del trabajo y ahí fue cuando me empecé a sentir peor, me dolía la espalda terriblemente y no encontraba una posición cómoda en la cual sentarme, acostarme o pararme.

Luego de cumplir las 36 semanas de gestación mi cuerpo se rindió, no estaba tolerando el embarazo y dejó de funcionarme el riñón, la presión subió hasta el cielo y mi parto tuvo que ser inducido para evitar complicaciones tanto para el bebé como para mí.

Por mi cabeza pasaron millones de preguntas y posibles escenarios, pero nunca imaginé que mi hijo sufriría de ictericia y que tendría que pasar 13 días en la Unidad de Cuidado Intensivos Neonatales (NICU), que necesitaría de una transfusión de sangre porque de no hacerlo podría llegar a sufrir daño cerebral o hasta morir.

Ciertamente fueron días muy duros y momentos alegres que se vieron enredados entre visitas de hospital, cables y monitores pero que me dieron la oportunidad de ver crecer a mi hijo sano y fuerte. Hoy tiene dos años y está nivelado con el resto de los niños de su edad y todo gracias a la actuación a tiempo de un equipo médico entrenado para lidiar con los pacientes más pequeñitos que existen: Los recién nacidos.

El nacimiento prematuro le puede pasar a cualquiera y por eso es que considero la labor de March of Dimes de suma importancia, ya que no solo buscan educar a los padres para que los bebés nazcan a término, sino que con sus investigaciones tratan de entender porque  los bebés nacen antes, porque las mamás no pueden tolerar el embarazo y qué hacer para que cada nacimiento, sin importar las circunstancias pueda tener un final feliz.

March of Dimes es una causa que llevo en el corazón, porque me vi beneficiada 100% de su trabajo y Gracias a su dedicación por los bebés prematuros puedo celebrar el día de las madres junto con mi pequeño Kung Fu Baby y la única manera que tengo para agradecerles es participando en la caminata March for Babies todos los años.”