Tengo historial de parto prematuro, ¿puedo reducir mi riesgo de que ocurra nuevamente?

8 de Noviembre, 2017 por Juviza

Cualquier mujer puede tener un parto y bebé prematuro aunque haya hecho todo bien durante el embarazo. Sin embargo, algunas mujeres corren más riesgo que otras de que esto le suceda. Desafortunadamente, haber tenido un parto y bebé prematuro en el pasado (historial de parto prematuro) es un factor de riesgo. Pero, la buena noticia es que hay ciertas cosas que puede hacer para reducir el riesgo de tener un bebé antes de tiempo otra vez.

A continuación, le presentamos recomendaciones que le pueden ser muy útiles:

Espere al menos 18 meses entre dar a luz y quedar embarazada otra vez. El tiempo demasiado corto entre embarazos aumenta su riesgo para el parto y nacimiento prematuro. Cuanto más corto sea el tiempo entre embarazos, mayor es su riesgo. Use un anticonceptivo confiable hasta que esté lista para quedar embarazada otra vez.

Si tuvo problemas en el cuello uterino, como el cuello uterino corto o insuficiencia cervical (cuello uterino incompetente), hable con su profesional. Ciertos tratamientos, como la progesterona vaginal y el cerclaje, le pueden ayudar a mantener el embarazo por más tiempo si tuvo uno de estos problemas.

Cuide de cualquier condición de salud crónica que tenga. Si padece de diabetes o presión alta, es importante mantenerlas bajo control. Hable con su profesional sobre el mejor tratamiento para éstas.

Pida información sobre las inyecciones de progesterona. Estas inyecciones son de un tipo de progesterona que pueden ayudar a prevenir el parto prematuro si usted: 1) tuvo un parto prematuro espontáneo antes, cuando estuvo embarazada de un solo bebé, y 2) está embarazada de un solo bebé. “Espontáneo” significa que el trabajo de parto comenzó solo (no fue inducido o provocado) o si la bolsa se le rompió antes de tiempo.

No fume, no beba alcohol, no use drogas ilegales y no se abuse de medicamentos recetados. Pregunte a su profesional de la salud qué programas pueden ayudarle a dejar esos hábitos.

Protéjase de las infecciones. Hable con su profesional sobre las vacunas que pueden protegerle de ciertas infecciones.

Lo ideal es hacerse un chequeo preconcepcional (antes de quedar embarazada) para discutir sus preocupaciones con su profesional. Esto le dará la oportunidad de hacerle preguntas específicas y preguntar sobre los factores de riesgo que tenga. Si no logra hacer esto, vaya a su primer chequeo de cuidado prenatal en cuanto piense que está embarazada. Durante el embarazo, acuda a todos sus chequeos de cuidado prenatal, aunque se sienta bien. El cuidado prenatal ayuda a su profesional a asegurarse de que usted y su bebé están sanos.

Deje un comentario