Las anestesias y el embarazo

12 de mayo, 2017 por Azalia

Pregnant couple with doctor

Algunas veces es necesario que una mujer embarazada se realice un procedimiento médico que requiere anestesia. Otras veces, luego del uso de anestesia la mujer se da cuenta que está embarazada. Es normal que esto le cause preocupación, sin embargo, al momento no se reconoce que el uso de anestesia en las dosis estándares cause defectos de nacimiento, esto independiente de la etapa de embarazo que se encuentre la mujer.

Según el Congreso Americano de Obstetras y Ginecólogos (ACOG, por sus siglas en inglés) su profesional de la salud debe seguir estas recomendaciones generales sobre el uso de anestesias en el embarazo.

ACOG recomienda lo siguiente:

  • Si hay una razón médica para que usted reciba anestesia en cualquier etapa del embarazo, ésta se debe llevar a cabo. De ser posible, se debe hacer en el segundo trimestre, cuando el riesgo de un aborto espontáneo es menor.
  • Si el procedimiento no es urgente, se debe posponer hasta después del parto.

Se recomienda además que el doctor que llevará a cabo la cirugía colabore estrechamente con el  profesional de la salud que supervisa su embarazo. Un obstetra debe estar presente durante la cirugía. Durante y después del procedimiento, es posible que sea necesario controlar el ritmo cardíaco de su bebé. ACOG también recomienda que en ciertos casos el procedimiento se haga en un hospital con servicios pediátricos para bebés recién nacidos, en caso de que sea necesario hacer una cesárea de emergencia.

Nueva información publicada recientemente reporta que hay ciertos riesgos en procedimientos que usan anestesia por una duración de más de tres horas o en casos donde es necesario usar anestesia frecuentemente en el tercer trimestre de embarazo. La Administración de Drogas y Alimentos de los EE.UU. (FDA, en inglés) ha recomendado más estudios para poder entender esta relación.

Su profesional de la salud debe evaluar los beneficios y los potenciales riesgos de este o cualquier otro procedimiento en el embarazo.

¿Puede tener un parto vaginal si tuvo una cesárea en el pasado?

23 de febrero, 2017 por Azalia

Pregnant couple with doctor

Toda mujer que ha tenido una cesárea debe hablar con su proveedor de cuidado prenatal sobre la posibilidad de tener un parto vaginal en futuros embarazos. Esto es lo que recomienda un grupo de expertos del Instituto Nacional de la Salud de los EE.UU. (NIH, por sus siglas en inglés). Tenga en mente que esto es una decisión que se toma entre el profesional de la salud y la mujer, luego de evaluar en detalle su historial de salud.

Hay ciertos aspectos básicos que se deben cumplir para poder tener un parto vaginal si ha tenido una cesárea:

  • Su embarazo es sano y la incisión (corte) de su cesárea anterior fue transversal baja (corte de bikini).
  • Su proveedores de cuidado prenatal, hospital y centros de parto deben estar de acuerdo con ello. Hay veces que uno de ellos no ofrece parto vaginal si en el pasado tuvo una cesárea.
  • No sufre de complicaciones en el embarazo, como la diabetes, alta presión arterial, enfermedad cardíaca, herpes genital o placenta previa, que pueden requerir una cesárea
  • No ha tenido cirugías extensivas en el útero, ni una ruptura uterina en un embarazo anterior.

Sus probabilidades de tener un parto vaginal si en el pasado tuvo una cesárea son mejores si:

  • Ha tenido un parto vaginal antes.
  • Ha tenido sólo una cesárea en el pasado con una incisión transversal baja (corte de bikini).
  • Usted y su bebé gozan de buena salud durante el embarazo.
  • Su parto comienza por su cuenta justo antes o en su fecha prevista de parto.

Sus probabilidades de tener un parto vaginal exitoso son peores si:

  • Tiene la misma condición en este embarazo que resultó en una cesárea en un embarazo anterior. Por ejemplo, su bebé tiene problemas del corazón o está de lado en la matriz.
  • Se ha pasado de la fecha prevista de parto o se le induce el parto.
  • Tiene obesidad. Si es así, usted tiene una cantidad excesiva de grasa en su cuerpo y su índice de masa corporal (IMC) es 30 o más alto.
  • Tiene preeclampsia.
  • Hay menos de 18 meses entre su último embarazo y su embarazo actual.
  • Su bebé es muy grande.
  • Su profesional de la salud, hospital o centro de parto no está preparado para una cesárea de emergencia si la necesitara. Hable con su profesional de la salud acerca de los niveles de atención médica disponibles en el hospital o centro de parto en donde usted planea tener a su bebé.

Infórmese sobre este tema con anticipación y hable con su profesional de la salud al respecto. Antes de quedar embarazada busque un profesional de la salud (obstetra-ginecólogo) y un hospital que apoye el parto vaginal luego de haber tenido en el pasado una cesárea. Pídale a su médico que le haga una evaluación de riesgos real, dado su caso particular.

Cómo le beneficia lograr un peso sano

3 de febrero, 2017 por Azalia

2013d030_5967_zps0d059e30

Tener un buen peso tiene muchas ventajas. Usualmente pensamos en vernos bien, pero un peso sano también le ayudará a sentirse bien  y con más confianza en sí misma. Sin embargo, la mejor razón para tener un peso sano va más allá de esto, es para ayudarle a evitar problemas de salud que afectan su salud reproductiva.

Estos son algunos ejemplos de los beneficios de tener un buen peso:

  • Le ayuda a tener un corazón sano.
  • Menos riesgo de padecer diabetes, antes y durante el embarazo.
  • La probabilidad de sufrir alta presión arterial es menor. Si tiene alta presión, bajar algunos kilos le ayudará grandemente a controlar su condición.
  • También tienen menos probabilidades de sufrir problemas durante el parto, como un bebé demasiado grande o parto por cesárea, que es una cirugía mayor.
  •  Problemas de salud para el bebé. Los bebés de madres con sobrepeso u obesas pueden enfrentarse a sus propios desafíos. Tienen mayor riesgo de: nacer prematuramente, tener ciertos defectos de nacimiento, necesitar atención especial en la unidad de cuidados intensivos neonatales (NICU) y ser obesos en la niñez.
  • Su fertilidad puede mejorar si usted logra un peso sano.

Mi bebé está sentado, ¿necesito una cesárea?

6 de julio, 2016 por Azalia

Pregnant woman talking with doctor

Durante el embarazo, especialmente en el primer y segundo trimestre, su bebé va a cambiar a diferentes posiciones en el útero. Puede que en un ultrasonido vean que esté sentado o que este de lado. Pero esto no debe preocuparle, es muy probable que su bebé se voltee con la cabeza hacia abajo cuando se acerque la fecha de su parto. La cabeza de su bebé es la parte más grande de su cuerpo, por eso debe estar hacia abajo y salir primero durante el parto.

Cuando el bebé crece, el espacio en el útero se hace más pequeño haciendo más difícil que se voltee por sí solo. Se espera que para la semana 37  su bebé ya esté en posición de parto, es decir con la cabeza hacia abajo. Es posible que su médico puede palpar su vientre para saber la posición en la que se encuentra el bebé cuando se acerca el parto.  Si usted está de mucho menos semanas y su bebé está sentado, no debe preocuparse. Aún hay tiempo para que se voltee.

Si para la semana 37 su bebé no se ha volteado con la cabeza hacia abajo, es probable que usted va a necesitar una cesárea. Se cree que la cesárea es la forma más segura de tener al bebé en la mayoría de los casos. Otra opción que puede darle su médico es la de voltear a su bebé por manipulación externa, también llamado versión cefálica externa.

La versión cefálica externa generalmente se hace en un hospital en caso de que el bebé comience a padecer de sufrimiento fetal y haya necesidad de hacer una cesárea de emergencia. Según su factor Rh, puede que le apliquen la inmunoglobulina RhIg antes del procedimiento. Este intento del voltear al bebé no siempre funciona, por ello es probable que aun luego de hacerlo, sea necesario hacer una cesárea. Usted y su médico deben hablar y decidir si le conviene hacer este procedimiento.

 

 

Si su bebé nace antes de las 39 semanas, ¿se afecta su desarrollo?

5 de febrero, 2016 por Azalia

BrainCardSpanish

Durante las últimas semanas del embarazo los ojos, cerebro, pulmones, hígado y otros órganos de su bebé continúan creciendo y desarrollándose. Este desarrollo es vital para su vida fuera del útero. Su bebé no está desarrollado completamente antes de las 39 semanas de embarazo. Los bebés que nacen antes de tiempo pueden tener más problemas de salud que los bebés que nacen más tarde. Mientras sea posible, el parto debe comenzar por sí solo y debe ocurrir cuando tenga al menos 39 semanas de embarazo.

Su bebé necesita 39 semanas por estas razones:

  • El cerebro de su bebé crece mucho y establece las conexiones necesarias para la coordinación y el aprendizaje.
  • Otros órganos importantes, como los pulmones, ojos y el hígado, están aun desarrollándose.
  • Es menos probable que tenga problemas de la vista y audición después de nacer.
  • Tiene tiempo de aumentar de peso en la matriz. Los bebés que nacen con un peso sano tienen menos problemas para mantener la temperatura corporal que los bebés que nacen demasiado pequeños.
  • Su bebé puede succionar y tragar, y mantenerse despierto lo suficiente para comer después del parto. Los bebés que nacen temprano a veces no pueden hacer estas cosas.

Es por eso que lo mejor es que el bebé nazca cuando usted tenga al menos 39 semanas de embarazo. Eso le dará al bebé todo el tiempo que necesita para crecer y desarrollarse adecuadamente antes de nacer.

 Infografía sobre la importancia de las 39 semanas de embarazo 

Cómo pueden los fibromas afectar el embarazo

3 de febrero, 2016 por Azalia

Pregnant woman with doctor

La mayoría de las mujeres embarazadas que tienen miomas o fibromas uterinos tienen embarazos y bebés sanos. 

Los fibromas son tumores o masas que se forman dentro de las paredes del útero. Los fibromas pueden tener diferentes tamaños y localización.  Es común que los fibromas (otro nombre es miomas) crezcan durante el embarazo. Esto puede causarle un poco de molestia o dolor. En algunos casos el dolor puede ser intenso y puede haber sangrado e hinchazón. Si esto sucede usted debe hablar con su proveedor de cuidados prenatales. El reposo puede ayudar a calmar el dolor, pero hay veces que es necesario que el médico le recete un medicamento para el dolor. Es importante que usted no tome medicamentos por su cuenta. Su médico debe evaluar que medicamento representa el menor riesgo para su bebé.

Tenga en mente que los fibromas no van a causar malformaciones o defectos de nacimiento en su bebé. Sin embargo dependiendo del tamaño y la localización, puede que los fibromas aumenten el riesgo de parto prematuro, de aborto espontáneo y de que el bebé se encuentre de nalgas en el útero y no de cabeza . También el riesgo de tener una cesárea aumenta, especialmente si los fibromas están bloqueando el paso del bebé por el canal vaginal. Por ultimo, hay un poco más de riesgo de hemorragias después del parto, por esto se recomienda que se mantenga alerta al sangrado después del parto. Si el sangrado es excesivo y no se puede contener en una toalla sanitaria, es importante que se lo deje saber a su proveedor de cuidados de salud o que vaya al hospital. Casi siempre los fibromas o miomas reducen su tamaño después del parto.

Fertilidad

No se cree que los fibromas causen problemas de fertilidad. Pero cuando una pareja no ha podido concebir, es importante revisar si la mujer tiene fibromas. Si se detectan fibromas y no se reconoce otro problema de fertilidad, es posible que luego de remover los fibromas la pareja logre concebir.

 

Las 39 semanas son importantes

30 de octubre, 2015 por nacersano

3s

En el mes de noviembre conmemoramos el Mes del Nacimiento Prematuro y el 17 de noviembre el Día Mundial del Nacimiento Prematuro. Como ya sabrá, nuestra organización, March of Dimes, se ha dedicado por más de 75 años a mejorar la salud de los bebés y ayudar a que las mamás tengan la información y el apoyo que necesitan para tener un embarazo a término completo.

El nacimiento prematuro es un problema más grave de lo que pensamos. En los Estados Unidos 1 de cada 10 bebés nace prematuramente. En el mundo entero, 15 millones de bebés nacen antes de tiempo. Mientras que muchos bebés logran sobrevivir su nacimiento prematuro, muchos no lo logran. De hecho, el nacimiento prematuro es la causa principal de mortalidad de los bebés.

Aunque sabemos que existen muchos factores de riesgo asociados con el nacimiento prematuro, aún no se conocen las causas exactas de éste. Además, es poco lo que se puede hacer con respecto a algunos de los factores de riesgo. Sin embargo, lo que sí sabemos es que llegar al menos a las 39 de embarazo es muy beneficioso para la salud del bebé, siempre y cuando la mujer tenga un embarazo sano sin complicaciones.

Llegar al menos a las 39 semanas le brinda al bebé el tiempo que necesita para crecer y desarrollarse. Muchos órganos importantes, como los pulmones, el cerebro y el hígado necesitan ese tiempo para desarrollarse y funcionar bien. Así es que, si su embarazo es sano, espere a que el parto comience por sí solo.

Programar el parto (al inducir o por cesárea) sin motivos médicos puede causar problemas para la mamá y el bebé. Si todo marcha bien con su embarazo, no se adelante a los hechos. Sabemos que las últimas semanas de embarazo pueden causar muchas molestias. Pero un poco de molestias en las últimas semanas no se comparan con los problemas de salud de por vida asociados con el nacimiento prematuro.

Recuerde, por un bebé sano, vale la pena esperar.

Infografía sobre la importancia de las 39 semanas de embarazo 

¿Es peligroso que el cordón umbilical esté enredado en el cuello del bebé?

5 de octubre, 2015 por Azalia

Pregnant woman talking with doctor

El cordón umbilical permite que el bebé reciba oxígeno y los nutrientes necesarios para crecer sano. Un tejido gelatinoso llamado gelatina de Wharton recubre y protege estos vasos sanguíneos. Esto crea una barrera para evitar que se compriman los vasos sanguíneos. Aún si hay enredos del cordón umbilical estos no necesariamente van a cortar el flujo sanguíneo y de oxígeno en el bebé.

Una de las preocupaciones que tienen los padres con el cordón umbilical, es que el mismo se vaya a enredar en el cuello del bebé. A esto se le llama, en términos médicos, cordón nucal. Es posible que el cordón  umbilical tenga una o más vueltas alrededor del cuello del bebé. Esto suele ocurrir en aproximadamente uno de cada cinco nacimientos. Ocurre porque el bebé flota y gira en el saco de líquido amniótico. El cordón nucal rara vez causa problemas al bebé.

A veces el cordón nucal se diagnostica mediante un ultrasonido. Es probable que no necesite cuidados especiales si el bebé tiene un cordón nucal. Muy raramente un cordón nucal evita que la mujer tenga un parto vaginal. Un control adecuado durante el parto detecta si el corazón del bebé disminuye. En este caso el doctor interviene rápidamente y hasta puede hacer una cesárea para que el bebé no corra peligro.  Con menor frecuencia, el cordón umbilical se envuelve alrededor de otras partes del cuerpo del bebé, como un pie o una mano. Por lo general esto, no representa un riesgo para el bebé.

Qué es el síndrome HELLP y sus riesgos

14 de agosto, 2015 por Azalia

16445430.thb

Si usted tiene alta presión arterial, incluyendo preeclampsia o eclampsia, puede presentar una condición llamada síndrome HELLP. A veces los síntomas de HELLP son la primera señal de preeclampsia.

El HELLP afecta la sangre y el hígado. Sus glóbulos rojos, los que transportan oxígeno de los pulmones al resto del cuerpo, se descomponen. Usted puede sufrir de anemia. Su hígado no puede funcionar adecuadamente. Las plaquetas, las cuales ayudan a la coagulación de la sangre, bajan. Esto la pone a riesgo de un sangrado excesivo o de sufrir moretones fácilmente.

La mayoría de las veces los síntomas se presentan antes de las 37 semanas de embarazo. Pero a veces ocurren durante la semana después del parto. Si tiene algunos de esto síntomas llame a su profesional de la salud de inmediato o váyase a la sala de emergencia:

  • Vista nublada o borrosa
  • Fatiga o malestar
  • Aumento súbito e peso; hinchazón
  • Dolor de cabeza
  • Náuseas o vómitos que empeoran
  • Sangrado de la nariz u otro sangrado que no se detiene fácilmente
  • Convulsiones
  • Dolor en la parte superior del abdomen

Esta condición es un riego para un desprendimiento de la placenta. Durante o después del parto usted puede presentar estas complicaciones:

  • Hemorragia; usted puede necesitar una transfusión de sangre
  • Edema pulmonary: líquido en los pulmones
  • Falla de los riñones o del hígado

Si su profesional diagnostica el síndrome HELLP, podrá darle medicamentos para controlar la presión arterial y evitar las convulsiones. Casi siempre se debe inducir el parto para evitarles problemas a usted y a su bebé, quien puede nacer prematuro. A veces se necesita hacer una cesárea. Afortunadamente después del nacimiento del bebé, el HELLP se resuelve y desaparecen la mayoría de las complicaciones que esta condición causa.

No se conoce qué causa el síndrome de HELLP. Si lo tuvo en un embarazo anterior es posible que ocurra de nuevo. Lo mejor que puede hacer es prepararse para un nuevo embarazo, comenzar su cuidado prenatal cuanto antes y acudir a todos sus controles. Esto le permite a su profesional diagnosticar y tratar este problema.

La preeclampsia y su tratamiento

22 de mayo, 2015 por Azalia

16445295_thb

Aun no se conoce que es lo que causa la preeclampsia. Se cree que la placenta desempeña un papel clave. El parto es el que inicia el proceso de curación, al eliminar del cuerpo la placenta. Es importante reconocer que el parto no “cura” todos los casos de preeclampsia. Hay mujeres que pueden desarrollarla hasta 6 semanas luego del alumbramiento. La placenta, antes del parto, puede excretar en el cuerpo de la mujer toxinas, las cuales no se eliminan inmediatamente. Estas pueden causar preeclampia posparto. Los síntomas son: dolor de cabeza severo, alteraciones visuales, falta de aliento y hasta convulsiones después del parto. Este muy alerta a estos síntomas.

Qué pueden hacer

  • Exámenes y revisiones médicas: Es muy probable que su proveedor de cuidados prenatales le haga chequeos frecuente. Revisarán su presión arterial, le harán pruebas de sangre para verificar la función de sus riñones, hígado y coagulación sanguínea.  Algunas mujeres se les recomienda ser hospitalizada. Mucho depende de la severidad del caso y cuantas semanas de embarazo tiene. El descanso en cama no se recomienda de forma rutinaria a todas las mujeres con preeclampsia. Algunos estudios sugieren que aumenta el riesgo de coágulos sanguíneos mientras que no ofrece un beneficio claro.
  • Revisiones al bebé: Le pueden hacer ultrasonidos más frecuentes y pruebas para verificar que su bebé esté creciendo adecuadamente y que no hay señales de estrés fetal. Mientras sea posible, su proveedor tratará de esperar hasta que tenga 37 semanas de embarazo antes de que induzcan el parto o hagan una cesárea. Hay casos donde el bebé debe nacer mucho antes de las 37 semanas para asegurar que tanto la madre como el bebé pueden sobrevivir.
  • Antihipertensivos: Estas son medicinas para controlar la alta presión arterial. Se recomiendan si la presión arterial está muy alta. Hable con su médico de la seguridad de las mismas en el embarazo. Unas son más seguras que otras.
  • Corticosteroides: Estos medicamentos ayudan a madurar los pulmones de su bebé. Esto es importante si hay riesgo de parto prematuro, algo que sucede con bastante frecuencia. Los corticoesteroides también pueden ayudarle a usted a mejorar la función de su hígado y de las plaquetas, que pueden ser afectadas en casos de preeclampsia severa.
  • Medicinas para detener las convulsiones: En casos severos donde la preeclampsia la puede poner a riesgo de tener convulsiones, pudieran recetarle sulfato de magnesio u otra medicina para prevenir las convulsiones.

Si su profesional cree que usted corre un alto riesgo de tener preeclampsia, posiblemente la trate con aspirina de baja dosis para ayudar a prevenir este trastorno. Hable con su profesional de la salud para ver si el tratamiento con aspirina es adecuado para usted.