Beneficios de la lactancia materna para mamá y para el bebé

30 de Agosto, 2017 por Azalia

En agosto celebramos  el Mes Nacional de la Lactancia Materna. La lactancia  es uno de los mejores regalos que usted le puede dar a su bebé y a usted. Sus beneficios son innumerables.

Beneficios para mamá

  • Ayuda a recuperarse luego del parto. Al amamantar se liberan hormonas que hacen que el útero se contraiga y pudiera disminuir la cantidad de sangrado posparto.
  • Más salud para usted. Las mujeres que lactan, tienen menos riesgo de padecer diabetes tipo 2, alta presión arterial, enfermedades del corazón, artritis reumatoides, colesterol elevado, cáncer del seno y de los ovarios.
  • Le ayuda perder el peso que ganó durante el embarazo. Al amamantar a su bebé usted puede quemar hasta unas 500 calorías adicionales cada día.
  • Sentirse realizada como mamá. La lactancia le presenta una oportunidad única de ofrecer a su bebé, alimento, salud, amor y establecer lazos afectivos y una conexión única con su bebé.
  • Conveniencia. Al salir de casa no tiene que preparar biberones y preocuparse de cómo calentarlos o mantenerlos a la temperatura correcta. Tampoco tiene que preocuparse por esto en las madrugadas cuando vaya alimentar a su bebé. Su leche está disponible y a la temperatura adecuada -todo el tiempo.
  • Ahorra dinero. La leche materna es gratuita a diferencia de la fórmula que puede costar cientos de dólares cada mes.
  • Proteger el ambiente. Cuando usted amamanta a su bebé produce menos desperdicios al ambiente, tales como plástico, envases vacíos de fórmula, etc.

Beneficios para su bebé

  • El sistema digestivo de su bebé se lo agradecerá. La leche materna es más fácil de digerir, por ello su bebé tendrá menos gas, estreñimiento y problemas con la alimentación. No tendrá que estar cambiando fórmulas, su leche es perfecta para su bebé.
  • Menos riesgo para su bebé del Síndrome de Muerte Súbita Infantil. Amamantar provee un factor protector para su bebé contra la muerte en la cuna.
  • La leche materna provee la alimentación de más alta calidad nutricional para su bebé. Provee tiene la cantidad óptima de grasas, proteínas, agua, minerales y nutrientes que su bebé necesita para crecer y desarrollarse.
  • Menos enfermedades para su bebé. La leche materna contiene anticuerpos que protegen a su bebé contra las infecciones de oído, diarrea, infecciones respiratorias y alergias, entre otras.
  • Es altamente beneficiosa para los bebés prematuros. La leche materna ayuda a reducir los riesgos de condiciones de salud a corto y largo plazo que pueden afectar a los bebés prematuros.
  • Seguridad, amor y protección. Al usted amamantar a su bebé, la cercanía a usted y el tiempo que pasan juntos hace que su bebé se sienta protegido, seguro y siente el amor que usted lo transmite. Es una experiencia verdaderamente única.

Poder ofrecer todos estos beneficios, para usted y su bebé, es algo verdaderamente maravilloso. Recuerde que si la lactancia es algo nuevo para usted y su bebé deben darse tiempo para que logren adquirir las destrezas necesarias para lograrlo con éxito. La práctica, paciencia, apoyo e información correcta serán claves para lograrlo. Confíe en su cuerpo y su bebé, ambos serán capaces de lograrlo.

 

Apoyo para las madres que amamantan

4 de Agosto, 2017 por Azalia

Uno de los mejores regalos que usted le puede dar a su bebé es el de amamantarlo.  Al amamantar a su bebé usted le provee a su bebé los nutrientes que lo hacen crecer y desarrollarse. Es algo maravilloso. Pero primeramente usted debe confiar que su cuerpo es capaz de lograr esto.

En el proceso de lactar a su bebé usted va a sentir dudas e incertidumbre. Esto simplemente quiere decir que esto es un proceso nuevo para ambos y como toda experiencia nueva, toma tiempo adaptarse y lograr que funcione como usted espera.

Qué apoyo usted puede necesitar o puede sugerir a amigos y familiares:

  • Pida a su pareja y familiares que le ayuden. Su pareja puede ayudarle al encargarse de todas las tareas, al menos las primeras 3-4 semanas, cuando hay que establecer la producción de leche.  Esto le permitirá a usted a concentrarse en su bebé y la lactancia. También le permite tener un poco de tiempo para descansar.  Descansar y el apoyo puede ayudarle muchísimo a lograr amamantar con éxito.
  • Es importante que no le critiquen. Muchas personas desean dar su opinión, y aunque tengan las mejores intenciones éstas pueden ser percibidas como críticas. Si alguien se le acerca y le hace un comentario que le hace sentir mal usted puede de forma elegante pero enfática decirles “gracias por querer ayudarnos, pero pienso que tenemos diferentes puntos de vista, pero gracias por preocuparte”
  • Si usted está teniendo problemas al lactar a su bebé no dude en consultar con expertos en este tema. Pregunte a su doctor o en un hospital acerca de cómo ponerse en contacto con un consultor en lactancia. Usted también puede comunicarse con la Línea de Asistencia Nacional sobre la Lactancia Materna. Ellos hablan en español y pueden ofrecerle ayuda gratuita, con solo una llamada telefónica. Llame al 1-800-994-9662. También puede preguntar en un foro dedicado a ayudar a madres lactantes, como la Liga de la Leche. Una amiga que haya tenido una buena experiencia y haya lactado varias veces, también puede servirle de apoyo, pero no dude en buscar ayuda profesional si los problemas persisten.
  • Informe en su trabajo que usted está amamantando a su bebé. Pida que le apoyen al ofrecer tiempo para que usted pueda extraerse la leche o para que usted pueda amamantar a su bebé.

Lactancia: qué hacer cuando hay dificultades

17 de Agosto, 2016 por Azalia

Mom calming crying baby

Antes de comenzar a amamantar a mí bebé había leído bastante sobre la lactancia. Aprendí mucho, pero no fue hasta que lo practiqué que realmente supe cómo hacerlo. Lactar al bebé es una destreza que requiere práctica. Y como toda principiante, tuve algunas dificultades, pero con la práctica y con algunos buenos consejos pude resolverlos y lactar con éxito, ¡por dos años y medio!

Hoy día tenemos mucha información y ayuda disponible en línea, por teléfono y de forma convencional- hablando con un consultor en lactancia o una mamá experta, entre otros. No se desanime y siga leyendo, verá que cada situación tiene una solución.

Pecho cogestionado o demasiado lleno. Es normal que haya momentos en los cuales sus senos se llenen de leche. Pero si es demasiado, estos se van a agrandar o a sentir congestionado. Pudieran sentirse sensibles o que le molestan. Esto le indica que debe amamantar o sacarse la leche, si su bebé no está consigo. Cuando logre vaciarlos, la molestia debe desaparecer. Si pasa tiempo lejos de su bebé considere usar regularmente un saca leche, para aliviar la congestión. Pero lo ideal es pueda amamantar, trate de no saltarse ninguna toma de leche de su bebé. Tome una ducha tibia o ponga unos paños tibios en los senos para ayudarle a expresar l aleche. Luego de amamantar debe ponerse unos paños fríos.

Dolor en los pezones. Esto puede ser común, especialmente los primeros días que está amamantando. Si sus pezones están agrietados es posible que deba cambiar la posición en la cual está amamantando. Asegúrese que su bebé se ha prendido correctamente. Si no lo está, debe separarlo (usando su dedo meñique para romper la succión del bebé) y volver a posicionarlo. Coloque unas gotas de leche materna en sus pezones, esto le ayudará a cicatrizarlos. Pregunte a su médico si puede usar cremas que venden para los pezones, que son compatibles con la lactancia.

Ductos tapados. Cuando esto ocurre los pechos se sienten muy duros en un área específica, enrojecidos o irritados. También puede sentir que no se vacían, aun cuando está lactando. Póngase una toalla húmeda con agua caliente o tome una ducha en agua tibia. Cuando amamante comience con el pecho que le molesta, aunque se sienta incomodo es importante que siga lactando para que se destape el ducto. Dese un masaje en el área que se siente dura mientras lacta. Trate de extraerse un poco de leche de forma manual. Hable con el médico si le da fiebre, escalofríos o mucho dolor.

Mastitis. Esto es una infección que puede ocurrir a consecuencia de tener los ductos tapados, no haber podido amamantar o si sus pechos están congestionados. Usted puede sentir un área muy sensible y dura, que se siente caliente y puede estar enrojecida. Además puede darle fiebre, escalofríos o dolor. En estos casos debe llamar al médico, es posible que le haga falta tomar un antibiótico. Usted debe seguir amamantando, la mastitis no afecta a su bebé o la leche, al contrario le ayuda a eliminar la infección. Evite usar un sostenedor muy ajustado.

No sé quede con dudas, ni se dé por vencida si tiene dificultades. Usted puede comunicarse con la Línea de Asistencia Nacional sobre la Lactancia Materna. Ellos hablan en español y pueden ofrecerle ayuda gratuita, con solo una llamada telefónica. Llame al 1-800-994-9662 y una experta podrá ayudarle.

Alimentación y la lactancia: ¿debe seguir una dieta especial?

3 de Agosto, 2016 por Azalia

Mom breastfeeding (2)

La leche materna es el mejor alimento para su bebé. Su cuerpo produce leche materna de alta calidad, inclusive si su alimentación no es “perfecta”. Además, ¿quién lleva una perfecta? Lo que hay que tener en cuenta es que hay ciertos nutrientes que son claves mientras usted amamanta a su bebé. Pero no es necesario llevar una dieta especial mientras amamanta.

Agua

Tomar suficiente agua le ayuda a su cuerpo a recompensar los fluidos que usa al producir leche materna y le ayuda mantener una buena producción de leche materna. Una buena regla a seguir es: tome un vaso de agua cada vez que amamante.

Vitaminas y minerales

Usted puede tomar una multivitamina para ayudarle a cumplir sus necesidades nutricionales. Durante la lactancia su cuerpo necesita mayor cantidades de ciertos nutrientes como la vitamina C, vitamina A, yodo y otros. Tomar una multivitamina no recompensa una mala alimentación, pero ayuda a complementar la misma. Hable con su proveedor de cuidados de la salud para que le ayude a escoger una multivitamina adecuada para usted.

Alimentos nutritivos

Coma alimentos sanos de todos los grupos de alimentos. Evite hacer dietas que limiten grupos de alimentos, por ejemplo, dietas bajas en carbohidratos o grasas. Su alimentación deben ser balanceada y que incluya alimentos que provean buena nutrición y grasas saludables. Por ejemplo: frutas, verduras, pescado, cereales, granos, etc.

Qué debe limitar

  • Cafeína: Usted puede tomar café, pero trate de no excederse. Dos tazas de café al día no le van a hacer daño a su bebé. Pero si usted toma demasiado café puede que la cafeína que lleve a la leche materna interfiera con el sueño de su bebé. De igual forma algunos refrescos de soda y medicamentos pueden contener cafeína. Lo mejor es que no tome refrescos de soda o que los limite. Hable con su doctor antes de tomar cualquier medicamento.
  • Pescado: Coma pescados bajos en mercurio. Los pescados contienen ácidos omega 3 que son esenciales para el buen desarrollo neurólogo o y visual de su bebé. Usted puede comer 2-3 porciones de pescado bajo en mercurio. No consuma más de 6 oz de atún albacore a la semana.
  • Alimentos que no proveen buena nutrición: Algunos ejemplos son las sodas, los productos de panadería, los dulces o golosinas. Este tipo de alimentos provee mucha azúcar y grasas saturadas y pocos nutrientes. Este tipo de alimentos puede hacer que usted aumente mucho de peso y que usted tenga deficiencias nutricionales.
  • Alcohol: Lo mejor es que no tome alcohol mientras amamanta. Pero si usted va a tomar alcohol, debe esperar a que su bebé tenga más de 3 meses. La cantidad de alcohol que toma también juega un papel importante. Solo tome un trago o una bebida alcohólica y espere 2 horas luego que ha tomado una bebida alcohólica para amamantar. Si toma más de una bebida, necesita esperar más tiempo.

Cómo amamantar a su bebé cuando regrese al trabajo

3 de Agosto, 2015 por Azalia

32136487_thm

El regreso al trabajo o a los estudios puede convertirse en un reto para las madres que amamantan. Pero esto no quiere decir que sea algo imposible. El estar bien orientada y prepararse le va a ayudar a continuar la lactancia por todo el tiempo que usted y su bebé quieran.

Antes de comenzar con su licencia de maternidad, pregunte si su lugar de trabajo tiene normas o un beneficio para la lactancia. Algunos de lugares proveen periodos de tiempo (unos 15- 20 minutos en la mañana y en la tarde) para que la madre se extraiga la leche materna. Durante la hora de almuerzo, también pueden aprovechar y extraerse leche materna.

Pregunte a su jefe si su empresa puede facilitar un lugar privado para extraerse leche materna. Algunos lugares tienen un cuarto exclusivo para madres lactantes. Investigue si puede hacer arreglos especiales, como trabajar desde su casa algunos días en la semana o si puede reintegrarse al trabajo a tiempo parcial. El que su lugar de trabajo la ayude a continuar con la lactancia materna es beneficioso para el empleador. Las madres de bebés alimentados con leche materna pierden menos días de trabajo porque sus bebés se enferman con menos frecuencia.

El cuido de niños debe apoyarla a usted y a su bebé. Ellos deben alimentar a su bebé con la leche extraída y siguiendo las pautas que usted establezca. Si fuera posible, usted puede hacer arreglos que le permitan alimentar a su bebé durante el día de trabajo.

Haga un compromiso con la lactancia materna, ya que lidiar con los retos del trabajo y la lactancia puede ser difícil. Si se siente muy abrumada, sea flexible y considere amamantar parcialmente. Pero mientras le sea posible, continue lactando a tiempo completo. Los beneficios para usted y su bebé son inumerables.

¿Qué puede hacer si le da mastitis?

17 de Junio, 2015 por Azalia

37468772_thb

La mastitis es una infección de los senos que puede ocurrirle a algunas mujeres que amamantan. La infección puede suceder cuando tiene un conducto mamario taponado. Esto puede suceder cuando se salta o dejar pasar mucho tiempo entre las tomas de leche materna, o si se le congestionan los senos. Muchas veces se presenta en un solo seno.

¿Cuáles son los síntomas?

  • Dolor y enrojecimiento en los senos
  • Sentir los senos calientes o sensibles al tacto
  • Fiebre o escalofríos; malestar general

Si tiene alguno de estos síntomas, póngase en contacto con su profesional de la salud. Él puede recetarle un antibiótico y un medicamento para aliviar el dolor. Verifique que sean compatibles con la lactancia. Tómese el antibiótico como lo ha indicado su profesional, aun si los síntomas desaparecen.

Tomar mucho líquido y descansar lo más que puede también le ayudarán a recuperarse. Un buen sostén de lactancia que apoye sus senos le ayudará a aliviar las molestias.

¿Puedo seguir amamantando?

No deje de amamantar. No es posible contagiarle la infección al bebé por medio de su leche. La infección es en el tejido, no en la leche. Por lo tanto no hay riesgo en seguir dándole el pecho.

Amamantar ayuda a vaciar los senos y a aliviar la presión que produce dolor. Trate de vaciar completamente el seno afectado. Si su bebé deja de lactar de ese seno antes de vaciarlo totalmente, extráigase la leche con un sacaleches o con la mano. Esto ayuda a descongestionarlo.

Varíe las posiciones en las cuales coloca al bebé. Esto desplaza la presión a otra parte del pezón.

¿Cómo puedo tratar de evitar la mastitis?

  • Amamante a su bebé con frecuencia, apenas dé las primeras señales de que desea comer. Si siente los senos congestionados entre las tomas, extráigase la leche con un sacaleches o con su mano.
  • Asegúrese de que su bebé se esté agarrando al pezón correctamente. Varíe las posiciones en las cuales lo coloca para amamantarlo. Una consultora en lactancia le puede ayudar.
  • Trate de vaciar el seno totalmente antes de comenzar a darle del otro seno. Si su bebé toma menos leche del segundo seno, comience con ese seno en la próxima toma.
  • Comience ofreciendo el seno enfermo o congestionado. Puede aplicarse un paño caliente y darse un masaje antes de ofrecer el seno para ayudar a que salga la leche del seno.
  • Colocarse compresas calientes sobre los senos o tomar una ducha caliente ayuda a que la leche fluya más fácilmente para poder vaciar los senos. Algunas mujeres sumergen el seno en un platón con agua caliente.
  • No use un sostén de apoyo que sea demasiado apretado.
  • Trate de descansar lo más posible. Pídale a su familia y pareja con las labores domésticas.

Proteja su salud y la de su pequeño si ha tenido diabetes gestacional

16 de Marzo, 2015 por Azalia

2013d030_5967_zps0d059e30

La  diabetes gestacional es una forma de diabetes que se desarrolla durante el embarazo. Suele desaparecer después del parto. Sin embargo, si usted ha tenido diabetes gestacional está bajo un mayor riesgo de desarrollarla en un nuevo embarazo. También tendrá un riesgo significativo de desarrollar diabetes en el futuro. Esto puede suceder muy pronto o hasta 20 años después. La gran mayoría de las mujeres que desarrollan diabetes lo hacen bastante después de haber tenido a su bebé.

El Programa Nacional de Educación sobre la Diabetes, (NDEP, por sus siglas en inglés) ofrece varios consejos para ayudar a evitar estas complicaciones en el futuro:

  • En la visita de seguimiento al parto su profesional de la salud le hará una prueba de tolerancia a la glucosa. Esta prueba indica si su organismo está procesando los azúcares en su sangre adecuadamente.
  • Después de hablar con su profesional, comience un programa de ejercicio aérobico para perder peso.
  • Amamante a su bebé. Esto le ayuda a perder peso más rápidamente.
  • Aliméntese sanamente. Considere pedir una cita con un nutricionista, quien le ayudará a diseñar un plan de alimentación adecuado a la lactancia.
  • Su profesional de la salud debe saber que usted tuvo diabetes gestacional. Cada 1-3 años, él le hará una prueba de tolerancia a la glucosa.
  • Si su profesional considera que usted es pre-diabética, puede ser que le indique ciertos medicamentos.

Otro de los riesgos de la diabetes gestacional es la mayor probabilidad de desarrollar una enfermedad cardiaca. No deje de ir a sus controles anuales, en los cuales, entre otras pruebas, su profesional controlará su presión arterial.

Los niños de mujeres que tuvieron diabetes gestacional están bajo un mayor riesgo de sufrir diabetes y obesidad en el futuro. Usted puede ayudar a evitar a que esto ocurra.

  • Amamante a su bebé. La lactancia reduce el riesgo de que el bebé, a largo plazo, desarrolle sobrepeso, obesidad y diabetes.
  • Asegúrese de que el pediatra de su niño sepa que usted tuvo diabetes gestacional. Si cambia de pediatra, no se olvide de darle esta información al nuevo pediatra.
  • Enséñele a su bebé desde muy pequeño a desarrollar buenos hábitos alimenticios.
  • Estimule a su hijo desde pequeño a que la actividad física sea parte de su rutina diaria.

 

La vitamina D y su bebé

24 de Febrero, 2015 por Azalia

34673755_thb

La vitamina D es muy importante para fortalecer los huesos de su bebé a medida que crece. Ayuda al organismo a absorber el calcio y a evitar ciertos problemas, como el raquitismo, que debilitan los huesos. Esta vitamina también juega un papel importante en el sistema nervioso, muscular e inmunológico.

Nuestro cuerpo puede producir vitamina D al exponer la piel a la luz del sol. Los bebés no deben pasar mucho tiempo al sol y  deben aplicarse un filtro solar para protegerse de los rayos ultravioletas, que son dañinos para su piel. Por eso no pueden obtener suficiente vitamina D solamente con la exposición al sol. Las personas de piel oscura también producen menos vitamina D. No deje de proteger la piel sensible de su bebé de los rayos solares.

Los bebés amamantados necesitan gotas de multivitaminas que contengan vitamina D, desde los primeros días de vida. Los bebés que toman 32 oz de fórmula de bebé o más al día pueden no necesitar el suplemento de vitamina D. El pediatra de su bebé puede recomendarle unas gotas de multivitaminas que sean apropiadas para su bebé. También se recomienda que todo niño y adolescente consuma suficiente vitamina D todos los días. Hable con su pediatra acerca de cuál vitamina es conveniente para sus otros hijos.

 

 

Cómo evitar las infecciones de oído en el bebé

20 de Febrero, 2015 por Azalia

41809113_thm

Las infecciones del oído, llamadas otitis media, son muy dolorosas para el bebé. La Academia Americana de Pediatría, (AAP, por sus siglas en inglés) explica que una de las causas que hace más posibles estas infecciones es que en los niños pequeños el conducto que conecta la cavidad nasal con el oído medio es muy corto. Esto permite que los virus que causan el resfriado se pasen fácilmente al oído.

Hay otros factores de riesgo por los cuales su bebé puede desarrollar estas infecciones. Estas medidas ayudarán a evitarlas:

  • Amamante a su bebé. La leche materna está llena de anticuerpos que protegen al bebé contra las infecciones, incluyendo un resfriado.
  • Nunca acueste al bebé en la noche con un biberón con leche. Ésta puede pasársele fácilmente al oído medio y crear un ambiente propicio para los gérmenes. Además es un riesgo para las caries.
  • Protéjalo del humo del cigarrillo. No permita que nadie fume dentro de su casa o en el auto, aun si las ventanas están abiertas.
  • Asegúrese de que el bebé tenga sus vacunas al día, particularmente la vacuna contra la neumonía neumocócica (PCV13).
  • Se recomienda que todo bebé mayor de 6 meses reciba anualmente la vacuna contra la influenza. Toda su familia y las personas que lo cuidan también deben aplicarse esta vacuna. Al protegerse ellos mismos, no pueden infectarse y a su vez contagiar al bebé.

Esté atenta a los síntomas de una infección del oído en su bebé:

  • Irritabilidad
  • Su bebé se hala la oreja o se la golpea con la mano.
  • Fiebre

Su pediatra le recomendará antibióticos a su pequeño, en caso de que los considere necesarios, y le dará medicamentos para el dolor. Si su bebé tiene infecciones recurrentes, la AAP recomienda que lo examine un especialista en oído, nariz y garganta.

Qué llevar al hospital cuando se ponga de parto

22 de Agosto, 2014 por Azalia

 85620866_thb

El momento del parto se acerca y ya está deseosa de conocer a su bebé. Ya el cuarto del bebé está listo y ya ha comprado el equipo que necesita para su bebé. Todo esto es muy emocionante. Ahora debe empacar las cosas que debe llevar al hospital para usted y para su bebé. Cada hospital en cada país es diferente, aquí le proveemos una lista bastante básica. Usted puede también preguntar a sus amigas que ya han pasado por esta experiencia.

Para usted:

  • Su información de seguro de salud
  • Un camisón o una camisa grande para usar durante el parto, aunque el hospital le proporcionará una bata
  • Calcetines
  • Toallas
  • Pantuflas
  • Algunos camisones, pijamas o camisetas y pantalones de gimnasia (si va a lactar a su bebé pueden resultarles más cómodas las camisetas sueltas o las batas para amamantar al bebé)
  • Una bata o salto de cama
  • Varios pares de ropa interior, incluya sostén para amamantar.
  • Compresas o toallas sanitarias grandes autoadhesivas (las que provee el hospital pueden ser pequeñas y difíciles de usar)
  • Jabón
  • Desodorante
  • Champú
  • Cepillo para el pelo
  • Cepillo de dientes y pasta dentífrica
  • Cualquier otro artículo de tocador, cosméticos o artículos para el cabello que desee
  • Números de teléfono de las personas a quienes desea llamar (si es que no los tiene guardados en su teléfono móvil)
  • Su teléfono móvil y su cargador eléctrico, si es que permiten usarlo en el hospital.
  • Ropa para ponerse el día en que regrese a su casa (asegúrese de que sea holgada)

También puede llevar su plan de parto. Un plan de parto es un conjunto de instrucciones que usted escribe sobre el nacimiento de su bebé. Llénelo con su pareja. Comparta su plan de parto con su profesional de la salud, sus familiares y otras personas de apoyo. Es importante que todos sepan con anticipación si usted planea amamantar.

Para su bebé:

La mayoría de los hospitales proporciona todo lo básico que necesitan los recién nacidos durante su internación: una gorrita tejida, una camiseta, pañales y mantas. Cuando sea hora de llevar a casa al bebé, necesitará sus propias cosas.

  • Una manta pequeña
  • Ropa para usar el día de ir a casa, incluidos una camiseta, una gorrita y escarpines
  • Pañales desechables (la mayoría de los hospitales los suministra)
  • Tenga instalada una sillita en el automóvil (para cuando lleve al bebé a casa)