Detección de diabetes gestacional

26 de marzo, 2018 por Azalia

En los Estados Unidos, 9 de cada 100 mujeres (9 por ciento) tiene diabetes. La diabetes es una condición médica en la que su cuerpo tiene demasiada azúcar (llamada glucosa) en la sangre. Las personas con diabetes deben asegurarse de que sus niveles de azúcar en la sangre no sean demasiado altos ni demasiado bajos. Esto es particularmente importante para las mujeres, porque la diabetes preexistente (tipo 1 o tipo 2) que no está bajo control antes del embarazo puede provocar complicaciones graves durante el embarazo. Algunas de estas complicaciones incluyen preeclampsia, nacimiento prematuro y defectos de nacimiento. Por lo tanto, si tiene diabetes, hable con su proveedor de cuidado de la salud sobre cómo controlarla mejor antes de intentar quedar embarazada para ayudar a prevenir estas serias complicaciones.

Hay otro tipo de diabetes que solo ocurre durante el embarazo, llamada diabetes gestacional. La diabetes gestacional generalmente se desarrolla después de las 20 semanas de embarazo y desaparece después de tener a su bebé. Sin embargo, desarrollar diabetes gestacional puede aumentar la probabilidad de que desarrolle diabetes más adelante en la vida. La buena noticia es que hay una manera de detectar la diabetes gestacional. Entre las semanas 24 y 28 del embarazo, se realiza una prueba prenatal llamada prueba de detección de glucosa. Si obtiene un resultado positivo en tu prueba de detección de glucosa, te hacen otra prueba llamada prueba de tolerancia de glucosa para ver si usted tiene diabetes gestacional.

Si tiene diabetes gestacional, aquí hay algunas cosas que puede hacer para ayudar controlar su condición:

La detección de diabetes gestacional es un servicio preventivo cubierto por la mayoría de los seguros médicos bajo la Ley de Cuidado de Salud de Bajo Precio, sin costo adicional para usted. Obtenga más información sobre los servicios preventivos recomendados que están cubiertos bajo la Ley de Cuidado de Salud de Bajo Precio en Care Women Deserve (en inglés).

Diabetes Gestacional: Cómo controlar su azúcar

13 de marzo, 2018 por Azalia

¿Qué es la diabetes gestacional?

La diabetes gestacional es un tipo de diabetes que ocurre durante el embarazo. Significa que su cuerpo no está usando adecuadamente la insulina (hormona que ayuda a procesar las azucares) o que su cuerpo no está produciendo suficiente. Cuando esto sucede, aumenta el azúcar en la sangre. Tener niveles altos de azúcar en la sangre durante el embarazo aumenta el riesgo de ciertas complicaciones, que incluyen: preeclampsia, tener un bebé muy grande (macrosomía), nacimiento prematuro y tener una cesárea.

Qué puede hacer para ayudar a controlar la diabetes gestacional:

  • Cuidado prenatal: Las mujeres que tienen diabetes gestacional deben tener más visitas de control prenatal. Esto ayuda a su proveedor de atención médica a verificar que usted y su bebé están bien.
  • Verifique su nivel de azúcar: Necesitará controlar su nivel de azúcar en la sangre regularmente y mantener un registro. Esto ayudará a su proveedor a controlar su tratamiento. Es posible que necesite usar un instrumento especial para medir su nivel de azúcar en la sangre.
  • Coma alimentos saludables: Elija alimentos sanos, coma la cantidad adecuada y coma regularmente. Esto es un paso crítico para el control de su azúcar en sangre.
  • Manténgase activa: La actividad física ayuda a regular el nivel de azúcar en la sangre. Pregúntele a su proveedor cuánto y qué tipo de actividad puede hacer. Para la mayoría de las mujeres hacer 30 minutos de actividad física moderada (caminar, andar en bicicleta estática) por día es adecuado.
  • Medicamentos: Su proveedor puede recomendar el uso de insulina para controlar su nivel de azúcar en la sangre. En ciertos casos el provecho puede recomendar un medicamento oral. Su proveedor le dará más información de acuerdo a sus necesidades específicas.

La alimentación saludable y el control de la diabetes gestacional

La mejor manera de asegurarse de comer la cantidad y los alimentos adecuados es teniendo una consulta con un nutricionista dietista registrado (también llamado RDN). Un RDN puede crear un plan nutricional individualizado adaptado a sus gustos y sus necesidades específicas. Comer bien es uno de los pasos más importantes para controlar el azúcar en la sangre y reducir los riesgos asociados con la diabetes gestacional. Aquí hay algunas cosas que puede hacer:

  • No se salte sus comidas. La mejor manera de evitar que su nivel de azúcar en la sangre disminuya o aumente es comer regularmente. Asegúrese de comer desayuno, almuerzo y cena todos los días. También es posible que necesite dos o tres meriendas pequeñas al día. Esto ayuda a distribuir las calorías durante el día y así usted evitar pasar muchas horas sin comer o comer demasiado de una vez.
  • Porciones. Es importante comer con frecuencia, pero sin comer en exceso. Aprende sobre cuántas calorías necesitas comer al día y asegúrate de comer los tamaños de las porciones correctos. Por ejemplo, un plátano pequeño (alrededor de 6 “) cuenta como una porción, mientras que un plátano grande (alrededor de 9”) cuenta como dos.
  • Aprenda sobre los carbohidratos. Es recomendado que controle la cantidad de carbohidratos que consume en cada comida. Este es un paso muy importante para controlar su nivel de azúcar en la sangre. Los alimentos que contienen carbohidratos son: frutas, arroz, pasta, papas, pan, leche y frijoles, entre muchos otros. Su RDN puede hacer un plan nutricional que especifique el tamaño de las porciones que necesita de estos alimentos en sus comidas. Ciertos alimentos que contienen carbohidratos y también son ricos en fibra, como: frijoles, lentejas y avena. Estos son una buena fuente de carbohidratos para mujeres con diabetes gestacional. El contenido de fibra en estos alimentos y el tipo de carbohidratos hace que su cuerpo tarde más tiempo para digerirlos. Eso ayudará a que el nivel de azúcar en la sangre se mantenga dentro un rango deseable.
  • Proteínas y grasa. Asegúrese de comer proteínas magras como pechuga de pollo, pescado bajo en mercurio, legumbres, huevos y productos lácteos bajos en grasa, entre otros. Alrededor del 20 por ciento de sus calorías deben provenir de fuentes de proteínas. Las grasas saludables como el aguacate, el aceite de oliva, las almendras y otras nueces son buenas opciones. Limite la cantidad de mantequilla, crema, carnes con alto contenido de grasa o alimentos fritos.
  • Las verduras son su mejor aliado. Asegúrese de comer suficientes verduras y ensaladas todos los días. Sea aventurera y pruebe nuevas recetas. Es posible que se inspire mientras visita el mercado local de verduras. Si no conoce alguna verdura, pregunté cómo se prepara o si pueden compartirle una receta. Coma verduras de una variedad de colores como espinaca, jícama, calabacín, zanahorias, betabel, etc. De esta forma usted se asegura de consumir una variedad de nutriente.
  • Puede usar endulzantes artificiales. El Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos (ACOG, por sus siglas en inglés) dice que los sustitutos de azúcar como el aspartamo, la estevia, la sucralosa y el acesulfame de potasio son seguros para ingerir en cantidades moderadas durante el embarazo.
    Si usted padece fenilcetonuria (también llamada PKU), no consuma aspartamo ( equal y nutrasweet). La fenilcetonuria es una condición en la cual el cuerpo no puede digerir la fenilalanina (presente en el aspartamo).
  • Limite o evite ciertos alimentos. No coma alimentos con alta concentración de azúcares añadidos o simples como refrescos, postres, galletas, dulces, jugos de fruta, frutas secas, jarabes, miel, jarabe de agave, entre otros. Estos tipos de alimentos tienen un valor nutricional muy bajo o nulo y aumentarán los niveles de azúcar en la sangre. Limítelos tanto como sea posible.

Por qué debe aumentar la cantidad de peso adecuada en el embarazo

7 de junio, 2017 por Azalia

Nurse_weight-scale_AA_SP

El aumento de peso en el embarazo es la forma que usted logra proveer los nutrientes y energía necesarios para el desarrollo óptimo de su bebé.  La cantidad de peso total que debe aumentar depende principalmente de dos cosas, su peso antes del embarazo y si usted está embarazada de un solo bebé o de más de un bebé. Para usted saber cuanto peso necesita aumentar debe hacer lo siguiente:

  • Conozca su índice de masa corporal. Esto es para saber si su peso está por encima, por debajo o en la cantidad recomendada (lo que se considera un peso saludable).
  • Para conocer su indice de masa corporal, visite www.cdc.gov/bmi

Una vez usted conozca en qué categoría estaba su peso antes del embarazo (puede ser bajo peso, saludable, sobrepeso u obesidad) entonces usted puede saber cuánto peso debe aumentar durante el embarazo.

Si está embarazada de un solo bebé y estaba:

  • Bajo peso bajo antes del embarazo: aumente entre 28 y 40 libras
  • Peso sano antes del embarazo: aumente entre 25 y 35 libras
  • Sobrepeso antes del embarazo: aumente entre 15 y 25 libras
  • Obesidad antes del embarazo: aumente entre 11 y 20 libras

Si está embarazada de mellizos y tenía:

  • Peso sano o bajo peso antes del embarazo, aumente entre 37 y 54 libras
  • Sobrepeso antes del embarazo, aumente entre 31 y 50 libras
  • Si era obesa antes del embarazo, aumente entre 25 y 42 libras

Recuerde que lo importante es que haga lo posible por mantenerse en estas guías. Lo mejor es aumentar de peso en forma lenta  y continua, pero no se alarme si aumenta más o menos en ciertas etapas. Muchas tienen 1 o 2 períodos de crecimiento y luego se estabilizan. El embarazo no es el momento para bajar de peso. Solo debe mantener un control  del peso total y debe comer alimentos sanos.

  • Si aumenta muy poco de peso durante el embarazo, corre más riesgo que otras mujeres de tener un bebé prematuro o un bebé con bajo peso al nacer.
  • Si usted aumenta demasiado de peso durante el embarazo, corre más riesgo que otras mujeres de tener un bebé prematuro, demasiado grande (macrosomía), necesitar una cesárea, tener sangrado intenso y otras complicaciones luego del parto, tener problemas para lograr un peso sano más adelante.

Cómo le beneficia lograr un peso sano

3 de febrero, 2017 por Azalia

2013d030_5967_zps0d059e30

Tener un buen peso tiene muchas ventajas. Usualmente pensamos en vernos bien, pero un peso sano también le ayudará a sentirse bien  y con más confianza en sí misma. Sin embargo, la mejor razón para tener un peso sano va más allá de esto, es para ayudarle a evitar problemas de salud que afectan su salud reproductiva.

Estos son algunos ejemplos de los beneficios de tener un buen peso:

  • Le ayuda a tener un corazón sano.
  • Menos riesgo de padecer diabetes, antes y durante el embarazo.
  • La probabilidad de sufrir alta presión arterial es menor. Si tiene alta presión, bajar algunos kilos le ayudará grandemente a controlar su condición.
  • También tienen menos probabilidades de sufrir problemas durante el parto, como un bebé demasiado grande o parto por cesárea, que es una cirugía mayor.
  •  Problemas de salud para el bebé. Los bebés de madres con sobrepeso u obesas pueden enfrentarse a sus propios desafíos. Tienen mayor riesgo de: nacer prematuramente, tener ciertos defectos de nacimiento, necesitar atención especial en la unidad de cuidados intensivos neonatales (NICU) y ser obesos en la niñez.
  • Su fertilidad puede mejorar si usted logra un peso sano.

La prueba de la glucosa en el embarazo

31 de agosto, 2016 por Juviza

Pregnant woman with doctor

Cuando me enteré que estaba embarazada empecé a leer sobre las diferentes pruebas prenatales que se hacen durante el transcurso del embarazo. Todas las pruebas prenatales son importantes, ya que ayudan a controlar la salud de la madre y del bebé. Una de las pruebas que espere con más anticipación fue la prueba de la glucosa, que sirve para detectar diabetes gestacional.

Mi proveedor de cuidados prenatales me explicó que el embarazo cambia la forma en la que le cuerpo maneja la azúcar. La diabetes ocurre cuando hay altos niveles de azúcar en la sangre. Aunque los niveles de azúcar se miden (a través de una prueba de orina) durante cada cita de control prenatal, a la mayoría de las mujeres se les hace una prueba de la glucosa entre las semanas 24 y 28 de embarazo.

Si una mujer tiene mayor riesgo de tener diabetes, es probable que le hagan la prueba de la glucosa antes de la semana 24 de embarazo. Dado que yo tengo ciertos factores de riesgo (la diabetes está presente en mi historial familiar), mi proveedor de cuidados prenatales me recomendó hacerme la prueba de la glucosa unas semanas antes de lo normal. La diabetes gestacional  puede causar complicaciones graves (como preeclampsia y nacimiento prematuro) si no es tratada adecuadamente.

La prueba en sí requiere tomar una bebida que contiene 50 gramos de glucosa (una forma de azúcar). Esta bebida me la proveyó mi proveedor de cuidados durante mi cita médica. Exactamente una hora después de haber ingerido esta bebida, me tomaron una muestra de sangre. Ésta le indicó si mis niveles de azúcar estaban en un rango saludable o no. Afortunadamente los análisis indicaron que todo marchaba bien y que mis niveles de azúcar estaban estables y en un rango saludable.

Sentí mucha tranquilidad después de recibir estos resultados. Sin embargo, hablamos sobre la importancia de continuar buenos hábitos, como: comer saludable y hacer algo activo todos los días, para prevenir otras complicaciones.

Si le han hecho la prueba de glucosa y ha tenido un resultado que indica que los niveles de azúcar están altos, es posible que deba realizarse una prueba diagnóstica para comprobar si tiene diabetes gestacional o no. No dude en hablar con su proveedor de cuidados sobre los próximos pasos que debe tomar o si tiene alguna preocupación sobre los resultados. Además tenga presente que la diabetes es una condición que se puede controlar con una alimentación adecuada, ejercicios y, a veces, medicamentos.

 

Controle su azúcar en sangre a través de una alimentación sana

15 de julio, 2016 por Azalia

El embrazo cambia la forma en la que le cuerpo maneja la azúcar en sangre. Por eso se hacen pruebas de azúcar o la prueba de diabetes en el embarazo. Si su azúcar sube en el embarazo, su profesional de la salud debe ayudarle a controlarla. La mayoría de las mujeres embarazadas pueden controlar su azúcar en sangre al seguir una alimentación sana y balanceada, haciendo ejercicios, monitoreando los niveles de azúcar en sangre y algunas veces con medicamento (puede ser medicamentos orales o insulina). La siguiente guía puede ayudarle, pero tenga en mente que no sustituye un plan de alimentación hecho para usted (individualizado) por un experto licenciado en el campo de la nutrición.

Alimentación sana y balanceada

Controle la cantidad y tipo de carbohidrato que consume
Los carbohidratos, son un tipo de nutriente que se convierte en azúcar fácilmente. Usted necesita controla la cantidad y tipo de carbohidrato que consume para que evite que le suba la azúcar en sangre. Otros nombres para los carbohidratos son almidones. Hay diferentes tipos de carbohidratos, algunos elevan la azúcar en sangre con más facilidad que otros. Debe consumir principalmente carbohidratos complejos porque no elevan la azúcar en la sangre. Algunos ejemplos de alimentos que contienen carbohidratos y que puede comer son:

  • Avena
  • Frijoles
  • Lentejas
  • Arroz integral
  • Pan integral (lea la etiqueta para asegurarse que no contiene azúcar)
  • Tortillas de maíz y productos hechos con masa de maíz
  • Galletas integrales
  • Pasta integral
  • Frutas naturales (sin azúcar añadida, por ejemplo al almíbar o en sirope)
  • Leche, quesos y yogur que no tenga azúcar añadida (debe leer la etiqueta)
  • Todo tipo de vegetales y verduras (cuidado con: papas, plátanos, yuca-contienen alta cantidad de carbohidratos)
  • Calabaza y calabacín
  • Arvejas
  • Maíz (elote, choclo, mazorca)

Tenga en mente que una de las cosas más importante al comer carbohidratos es la cantidad que consuma de ellos, no debe excederse. Por ejemplo no consuma más de 2 rebanadas de pan integral de una vez, ni más de 1 taza de avena o frijoles, o 1 vaso de leche de una vez. En segundo lugar, lea la etiqueta del producto, hoy día se le añade azúcar a muchos alimentos, por ejemplo: salsa de tomate, panes, yogur, etc.

Frutas, jugos de frutas y leche
Como las frutas son altas en azucares (que ocurren de forma natural), no consuma más de dos porciones al día. Los jugos de frutas muchas veces contienen azucares añadidas, lo mejor es que no los consuma, prefiera el agua. La leche también contiene azucares naturales (ya sea con o sin lactosa), consuma solo un vaso a la vez. Puede que un máximo de dos vasos al día sea suficiente, pero consuma otros alimentos con calcio como queso, yogur sin azúcar o verduras de hojas verdes.

Tres comidas al día y dos a tres meriendas
Haga sus tres comidas al día. No se salte el desayuno, esto puede hacer que tenga un bajón de azúcar en la mañana. Las meriendas ayudan a controlar sus niveles de azúcar, ya que divide sus calorías en pequeñas comidas, en lugar de hacer solo tres comidas al día. Esto quiere decir que su almuerzo y cena deben ser más liviano que cuando usted no hacia meriendas.

Calorías
No haga dieta para bajar de peso, ni consuma menos calorías de lo que necesita al día. Si usted está embarazada con gemelos o trillizos la cantidad de calorías (alimentos) que necesita al día aumenta. Puede hablar con su profesional de la salud sobre la cantidad de calorías que necesita por día y puede usar una aplicación en su teléfono para calcular lo que come al día.

Identifique azúcar en sus otros nombres
La azúcar tiene diferentes nombres, así que cuando lea la etiqueta de un producto la azúcar puede estar disfrazada con cualquiera de estos nombres almíbar o jarabe de maíz, sólido de jarabe de maíz, agave o néctar de agave, concentrado de jugo de fruta, jugo de caña evaporado, piloncillo, miel, maltodextrina, molasas, jarabe de arce, almidón de maíz fructosa, sucrosa, glucosa, dextrosa, (muchos otras palabras que terminan en “osa”)

No consuma azúcar, especialmente sodas y dulces
Cuando vaya a endulzar sus alimentos (café, avena, etc.) usted puede usar endulzantes artificiales como el estevia, también conocido como stevia o rebaudiana. En moderación la mayoría de los endulzantes artificiales son seguros en el embarazo, excepto la sacarina (Sweet ‘N Low®). Si usted toma refrescos de dieta, debe tener cautela. La cantidad de endulzante artificial en ellos es alta, al igual que otras bebidas dietéticas. Prefiera tomar agua, es la alternativa más saludable. Limite el uso de productos dietéticos y si los usa, consuma cantidades moderadas y que no contenga sacarina. Evite consumir dulces, productos de reposterías y postres. Estos elevan la azúcar en sangre, lo cual es peligroso para usted y su bebé.

Riesgo de padecer diabetes gestacional

28 de marzo, 2016 por Azalia

glucose-gestational-diabetes

La  diabetes gestacional es una forma de diabetes que se desarrolla durante el embarazo. Suele desaparecer después del parto, pero el riesgo de padecer diabetes más adelante en su vida permanece. Al igual que otros riesgos para su  bebé. Por esto es importante que usted haga todo lo que pueda por prevenir la diabetes gestacional. Algunas mujeres tienen mayor riesgo de tener diabetes gestacional que otras, algunos riesgos se pueden controlar, mientras que otros no.

¿Quiénes tienen mayor riesgo de tener diabetes gestacional?

  • Mujeres mayores de 25 años.
  • Mujeres que tienen sobrepeso.
  • Mujeres latinas o hispanas.
  • Mujeres que tienen o tuvieron un familiar cercano (padres, hermanos o hermanas) con diabetes.
  • Mujeres que tienen prediabetes o que tienen la azúcar en sangre elevada, pero no al punto de tener diabetes todavía.
  • Mujeres que han tenido diabetes en un embarazo anterior o que han tenido un bebé que pesa más de 9 lbs (4,100 gramos) o un nacimiento sin vida.
  • Mujeres que padecen del síndrome de ovarios poliquisticos.

Qué puede hacer para disminuir el riesgo de tener diabetes gestacional.

  • Tenga un peso sano antes del embarazo. Si usted está muy sobrepeso, con que baje algunos kilos puede ser suficiente para que el riesgo disminuya.
  • Coma sano. Esto incluye porciones adecuadas y alimentos sanos.
  • Manténgase activa. Hacer ejercicio regularmente le puede ayudar a bajar de peso, evitar el estrés y sentirse mejor.
  • Hágase la prueba de la diabetes. Si usted tuvo diabetes en un embarazo anterior debe hacerse la prueba de la diabetes y hablar con su doctor sobre este tema.

La diabetes durante el embarazo y el parto prematuro

11 de noviembre, 2015 por nacersano

glucose-gestational-diabetes

Existen ciertos factores que pueden aumentar el riesgo de un parto prematuro y, por consecuencia, un nacimiento prematuro. La diabetes gestacional es uno de esos factores. Esta condición afecta los niveles de insulina (una hormona producida por el páncreas) y puede provocar que demasiada azúcar se produzca en la sangre. Aunque usualmente la diabetes gestacional se puede controlar y tratar durante el embarazo, puede ser doblemente peligrosa ya que afecta la salud de la madre y la de su bebé.

La diabetes gestacional se presenta solamente en las mujeres embarazadas y por lo general desaparece después de tener al bebé. Sin embargo, el riesgo de desarrollar diabetes gestacional es mayor si:

  • Tiene sobrepeso o aumentó mucho peso durante el embarazo.
  • Tiene un historial médico familiar de diabetes (uno o más de sus familiares tienen diabetes).
  • Tuvo diabetes gestacional en un embarazo anterior.

Cabe mencionar que la diabetes gestacional también se puede presentar en las mujeres que no tienen esos factores de riesgo. Por esta razón, el profesional de la salud hace la “prueba de detección de la glucosa” entre las semanas 24 y 28 de embarazo. Si la prueba da un resultado positivo, se les hará otra prueba llamada “prueba de tolerancia de la glucosa” para confirmar si tiene diabetes gestacional o no.

Si le han dicho que usted tiene diabetes gestacional es importante que siga las recomendaciones que su profesional de la salud le haya dado. El tratamiento puede variar de mujer a mujer, pero es posible que tenga que:

En ciertos casos, se necesita aplicar insulina. Viene en inyecciones y su profesional le mostrará cómo dárselas usted misma.

Tener un factor de riesgo como la diabetes gestacional, no significa que definitivamente tendrá un parto prematuro. Pero puede aumentar sus probabilidades. Dado que la diabetes es una enfermedad prevenible, usted puede tomar ciertos pasos, como comer saludablemente, lograr un peso sano, hacer algo activo y hablar con su profesional de la salud sobre lo que puede hacer para reducir su riesgo de diabetes gestacional y para ayudar a prevenir la diabetes en el futuro.

Hipotiroidismo

22 de junio, 2015 por Azalia

La tiroides es una pequeña glándula en forma de mariposa localizada en la parte delantera del cuello. Produce las hormonas tiroideas que controlan el funcionamiento de nuestro organismo incluyendo el corazón, cerebro, músculos e hígado.

El no producir suficientes hormonas tiroideas causa una condición llamada hipotiroidismo. Los síntomas pueden incluir los siguientes:

  • Aumento de peso sin explicación
  • Fatiga
  • Sentir frío
  • Períodos menstruales más fuertes
  • Estar olvidadiza
  • Estreñimiento
  • Ritmo cardíaco lento
  • Engrandecimiento de la glándula tiroides
  • Dolor muscular y de las articulaciones
  • Pérdida del cabello
  • Piel seca

Algunas mujeres tienen problemas de la tiroides y no lo saben. Cuando acuda a su control preconcepcional, hable con su profesional de la salud y pídale que le haga una prueba de sangre. Esto es especialmente importantes si hay un historial familiar de problemas de la tiroides o de partos prematuros.

Durante su embarazo la tiroides juega un papel crítico en el desarrollo del cerebro y el sistema nervioso de su bebé. Si su bebé no recibe suficientes hormonas tiroideas pudiera tener serios problemas cognitivos y neurológicos. Esto puede ocurrir cuando la mujer no se ha tratado su hipotiroidismo, quizás porque desconoce que tiene esta condición. En el primer trimestre, es la etapa más crítica porque su bebé depende de las hormonas tiroideas que usted le transmite a través de la placenta. Luego la tiroides del bebé comienza a funcionar por sí sola. Aun así, usted debe controlarse esta condición para evitar las siguientes complicaciones:

Su profesional le recomendará una hormona tiroides sintética. Este medicamento es seguro durante el embarazo.

Si usted ya toma medicamentos para esta condición y queda embarazada, siga consumiéndolos y hable con su profesional lo más pronto posible. Los cambios hormonales propios del embarazo, afectan los niveles de la hormona tiroides. Por esto su profesional controla periódicamente los niveles y modifica la dosis del medicamento según sea necesario.

A veces es difícil diagnosticar problemas de la tiroides durante el embarazo ya que algunos síntomas semejan los cambios que sufre la mujer durante la gestación. Por esto lo mejor es siempre hablar de este tema con su profesional de la salud antes de quedar embarazada. Afortunadamente con el tratamiento apropiado la mayoría de las mujeres con hipotiroidismo puede tener bebés sanos.

Proteja su salud y la de su pequeño si ha tenido diabetes gestacional

16 de marzo, 2015 por Azalia

2013d030_5967_zps0d059e30

La  diabetes gestacional es una forma de diabetes que se desarrolla durante el embarazo. Suele desaparecer después del parto. Sin embargo, si usted ha tenido diabetes gestacional está bajo un mayor riesgo de desarrollarla en un nuevo embarazo. También tendrá un riesgo significativo de desarrollar diabetes en el futuro. Esto puede suceder muy pronto o hasta 20 años después. La gran mayoría de las mujeres que desarrollan diabetes lo hacen bastante después de haber tenido a su bebé.

El Programa Nacional de Educación sobre la Diabetes, (NDEP, por sus siglas en inglés) ofrece varios consejos para ayudar a evitar estas complicaciones en el futuro:

  • En la visita de seguimiento al parto su profesional de la salud le hará una prueba de tolerancia a la glucosa. Esta prueba indica si su organismo está procesando los azúcares en su sangre adecuadamente.
  • Después de hablar con su profesional, comience un programa de ejercicio aérobico para perder peso.
  • Amamante a su bebé. Esto le ayuda a perder peso más rápidamente.
  • Aliméntese sanamente. Considere pedir una cita con un nutricionista, quien le ayudará a diseñar un plan de alimentación adecuado a la lactancia.
  • Su profesional de la salud debe saber que usted tuvo diabetes gestacional. Cada 1-3 años, él le hará una prueba de tolerancia a la glucosa.
  • Si su profesional considera que usted es pre-diabética, puede ser que le indique ciertos medicamentos.

Otro de los riesgos de la diabetes gestacional es la mayor probabilidad de desarrollar una enfermedad cardiaca. No deje de ir a sus controles anuales, en los cuales, entre otras pruebas, su profesional controlará su presión arterial.

Los niños de mujeres que tuvieron diabetes gestacional están bajo un mayor riesgo de sufrir diabetes y obesidad en el futuro. Usted puede ayudar a evitar a que esto ocurra.

  • Amamante a su bebé. La lactancia reduce el riesgo de que el bebé, a largo plazo, desarrolle sobrepeso, obesidad y diabetes.
  • Asegúrese de que el pediatra de su niño sepa que usted tuvo diabetes gestacional. Si cambia de pediatra, no se olvide de darle esta información al nuevo pediatra.
  • Enséñele a su bebé desde muy pequeño a desarrollar buenos hábitos alimenticios.
  • Estimule a su hijo desde pequeño a que la actividad física sea parte de su rutina diaria.