Esté alerta a las señales de la preeclampsia posparto

30 de mayo, 2018 por Azalia

La preeclampsia es un tipo de alta presión arterial que afecta múltiples órganos en el cuerpo. Aunque es una condición que ocurre en el embarazo, en algunos casos pudiera darse después del parto, en ese caso se dice que la mujer tiene preeclampsia posparto. La mayoría de los casos de preeclampsia posparto ocurren 48 horas después del parto, pero pudieran darse casos hasta 6 semanas después del parto.

De acuerdo a la Fundación Preeclampsia, la preeclampsia posparto puede ocurrir aun en mujeres que NO tuvieron problemas de alta presión en el embarazo. La preeclampsia posparto puede sucederle a cualquier mamá. Por ello es muy importante que sepa cuáles son las señales y que sepa cómo actuar.

Los síntomas o signos de la preeclampsia posparto incluyen:

  • Cambios o problemas en la visión (como vista borrosa, luces centelleantes o sensibilidad a la luz)
  • Dolor de cabeza severo, especialmente si no se le quita
  • Problemas para respirar
  • Hinchazónde la cara y extremidades
  • Alta presión arterial (140/90 o mayor)
  • Dolor en la parte superior derecha del abdomen o en el área del hombro
  • Nauseas, vómitos o mareos
  • Orinar poco

Es importante que esté alerta a su cuerpo, usted va a tener muchos cambios después del parto. Si usted tiene aunque sea una de las señales anteriores, déjele saber de inmediato a su proveedor de cuidados de la salud. El identificar y tratar la preeclampsia posparto a tiempo es clave para evitar consecuencias serias, incluyendo la muerte.

¿Qué puede hacer?

  • Vaya a sus visitas de revisión posparto, incluso si se siente bien.
  • Aprenda a cómo identificar las señales de la preeclampsia posparto.
  • Si tiene alguno de las señales anteriores, infórmeselo a su proveedor de inmediato. Si no puede hablar con su proveedor de inmediato, llame a los servicios de emergencia (911) o pida que la lleven a la sala de emergencias.

Conozca las señales de la preeclampsia

8 de mayo, 2018 por Azalia

La preeclampsia es una condición de la presión arterial que solo ocurre en el embarazo y durante las 6 semanas posparto. Típicamente se presenta después de las 20 semanas. Cuando ocurre durante el período de posparto, por lo general es dentro de las 48 horas de tener un bebé. Sin embargo, puede desarrollarse hasta 6 semanas después del nacimiento. Una mujer tiene preeclampsia si tiene alta presión arterial y señales  que pudieran indicar que algunos de sus órganos, como el riñón o el hígado, no están funcionando normalmente.

La preeclampsia es un serio problema de salud para las mujeres embarazadas de todo el mundo.  En los Estados Unidos, es la causa del 15 por ciento de los nacimientos prematuros. El nacimiento prematuro es el nacimiento que ocurre antes de las 37 semanas de embarazo. La mayoría de las mujeres con preeclampsia tienen bebés sanos. Pero si no se trata, puede causar graves problemas de salud para usted y su bebé.

Una de las mejores maneras de detectar la preeclampsia es acudir a todos sus chequeos de cuidado prenatal, incluso si se siente bien. La preeclampsia a veces se desarrolla sin ningún síntoma. Esto significa que puede tener preeclampsia y no saberlo. Durante sus chequeos de cuidado prenatal, su proveedor de atención médica le medirá la presión arterial y analizará su orina para ver si hay presencia de proteínas.

Los siguientes son signos y síntomas que se pueden presentar cuando hay preeclampsia:

  • Alta presión arterial y proteína en la orina. Se las van a revisar con pruebas que le harán en sus chequeos de cuidado prenatal.
  • Visión borrosa, luces centelleantes, sensibilidad a la luz, pérdida parcial o total de la vista
  • Hinchazón en las manos y la cara , especialmente alrededor de los ojos (la hinchazón de los pies es más común al final del embarazo y probablemente no es un signo de preeclampsia )
  • Aumento de peso repentino (2-5 libras o más en una semana)
  • Dolores de cabeza fuertes y que no se le quitán
  • Náusea o vómitos, especialmente si son repentinos y luego de las 20 semanas de embarazo
  • Dificultad al respirar o jadeo
  • Dolor en la parte superior derecha del abdomen o el hombro

Muchos de los síntomas de la preeclampsia se pueden confundir con los malestares comunes del embarazo. Pero es importante que vaya a ver a su proveedor de cuidados prenatales aunque tenga un solo síntoma. Sin tratamiento, la preeclampsia puede causar serios problemas de salud para usted y su bebé, incluso la muerte.

Si usted está en riesgo de tener preeclampsia, es posible que su proveedor desee que tome una dosis baja de aspirina para ayudar a prevenirla. Hable con su proveedor para ver si el tratamiento con dosis bajas de aspirina es adecuado para usted. Visite nacersano.org para obtener más información sobre cómo tener un embarazo y un bebé saludables.

Diez cosas que puede hacer para ayudar a reducir el estrés en el embarazo

4 de mayo, 2018 por Azalia

El estrés es muy común y afecta a todos. Durante el embarazo, pudiera sentir que su nivel de estrés aumenta. Es entendible. Su cuerpo y muchos aspectos de Su vida están cambiando al mismo tiempo. La anticipación, la emoción y los ajustes asociados con tener un bebé también pueden influir en cómo se siente y cómo lidia con el estrés. Es una buena idea encontrar maneras de reducir sus niveles de estrés. Sentir mucho estrés y por tiempo prolongado puede causar problemas de salud como alta presión arterial. También puede aumentar las posibilidades de tener un bebé prematuro.

Aquí hay 10 cosas que puede hacer para ayudar a reducir el estrés:

  • Descubra qué le causa estrés y hable con su pareja, una amiga o su profesional de la salud sobre su problema.
  • Sepa que los malestares del embarazo son sólo temporales. Pregunte a su profesional cómo manejar esos malestares.
  • Mantenga su salud y buen estado físico. Coma alimentos sanos, duerma lo suficiente y haga ejercicio (con la aprobación de su profesional). El ejercicio puede ayudar a reducir el estrés y también contribuye a prevenir los malestares comunes del embarazo.
  • Reduzca las actividades que no necesita hacer.
  • Forme una buena red de apoyo, incluyendo a su pareja, familia y amigos. Pida a su profesional recursos en la comunidad que puedan ayudarla.
  • Pida ayuda a las personas de su confianza. Acepte la ayuda cuando se la ofrezcan. Por ejemplo, puede necesitar ayuda para limpiar la casa o quizás desee que alguien la acompañe a sus visitas prenatales.
  • Pruebe actividades de relajación, como yoga prenatal o meditación.
  • Tome una clase de preparación para el parto para que sepa qué esperar durante el embarazo y cuando su bebé llegue. Practique las técnicas de respiración y relajación que le enseñaron en la clase.
  • Si trabaja, planee con anticipación para ayudar a usted y a su empleador a prepararse para su ausencia del trabajo.
  • Si cree que puede estar deprimida, hable de inmediato con su profesional de la salud. Hay muchas maneras de enfrentar la depresión. Conseguir tratamiento y psicoterapia temprano puede resultarle de ayuda.

Embarazo sano: cómo preparar su cuerpo

2 de abril, 2018 por Azalia

Couple in bed with computer and orange juice

Muchas mujeres desean preparar su cuerpo para el embarazo. Si usted es una de ellas, la felicito, usted ya va por buen camino. Su bebé necesita un ambiente sano para crecer y desarrollarse. Usted puede proveerlo, tan temprano como desde la concepción. Siga las siguientes recomendaciones:

  • Tome una multivitamina con ácido fólico todos los días: El ácido fólico es una vitamina B. Si las mujeres en edad fértil tomaran diariamente 400 microgramos de ácido fólico antes y durante las primeras etapas del embarazo podrían reducir el riesgo de que el bebé tuviera defectos del cerebro y la médula espinal, llamados defectos del tubo neural.
  • Peso sano: Si tiene un peso sano antes del embarazo, tiene menos probabilidades que las mujeres que tienen sobrepeso de sufrir complicaciones graves durante el embarazo, como presión arterial alta o diabetes. También hay menos probabilidades de que su bebé nazca prematuro o tenga defectos de nacimiento. Es menos probable que su bebé tenga problemas de peso más adelante en su vida.
  • Actividad física: Una rutina diaria de ejercicios o actividad física es una excelente forma de mantenerse sana. La actividad física regular puede reducir su riesgo de padecer enfermedades del corazón, ataque cerebral, alta presión arterial, cáncer de seno o colon, diabetes tipo 2, y otras condiciones de salud. Además la actividad física mejora el ánimo y puede ayudarle a controlar el estrés y hasta dejar el hábito de fumar.
  • Evite las sustancias peligrosas: No fume, no beba alcohol, no use drogas ilegales ni tome medicamentos recetados que no sean suyos. Manténgase alejada del humo de segunda mano. Todas estas cosas pueden causar daños en su bebé durante el embarazo. Dígale a su profesional de la salud si necesita ayuda para dejar un hábito como el cigarrillo, alcohol o drogas. Hable con su profesional de la salud de los medicamentos que toma y pregunte si es necesario cambiarlos cuando empiece a intentar concebir.

Usted también debe hacerse un chequeo preconcepcional. Éste es una revisión médica que usted recibe antes del embarazo para asegurarse de que está en el mejor estado de salud cuando conciba. Hable con su doctor acerca de las vacunas que necesita, condiciones de salud que pueda tener, historial médico familiar, medicamentos que toma y de su salud dental. Mientras más sana esté antes de concebir, mayor será la probabilidad de tener un embarazo y un bebé sanos.

¿Puede la aspirina en dosis bajas reducir el riesgo de preeclampsia?

5 de marzo, 2018 por Azalia

La preeclampsia ocurre cuando la presión arterial es alta y hay señales de que algunos de sus órganos, como los riñones e hígado, no están funcionando bien en el embarazo.  Cuando la preeclampsia no se trata a tiempo esta  puede causar graves problemas para la mujer embarazada y su bebé. La preeclampsia también aumenta el riesgo de nacimiento prematuro (antes de las 37 semanas). Los bebés nacidos antes de tiempo pueden tener más problemas de salud que los bebés que nacen a tiempo.

La aspirina en dosis bajas

Para algunas mujeres, la aspirina en dosis bajas puede ayudar a reducir el riesgo de preeclampsia. Si su profesional cree que usted corre riesgo de tener preeclampsia, es posible que quiera que usted tome aspirina en dosis baja para ayudar a prevenirla. La aspirina en dosis baja también se llama aspirina infantil o aspirina de 81 mg (miligramos). Hable con su profesional de la salud para ver si el tratamiento con aspirina en dosis baja es adecuado para usted.

Usted puede comprar aspirina en dosis baja sin receta o su profesional de la salud puede darle una receta médica. Si su profesional desea que usted tome aspirina de dosis baja para ayudarle a prevenir la preeclampsia, tómela exactamente como se lo indique. No tome más, ni la tome con más frecuencia de lo que le indica su profesional. Tampoco comience a tomar aspirina por cuenta propia, esto solo lo debe hacer bajo la recomendación de su profesional de la salud.

Riesgo de preeclampsia

Vaya a todas sus visitas prenatales aunque se sienta bien. Usted puede tener preeclampsia sin saberlo. Si corre un alto riesgo de tener preeclampsia, su profesional puede recomendarle tomar aspirina en dosis baja después de las 12 semanas de embarazo. Algunas mujeres tienen un mayor riesgo de padecer preeclampsia, por ejemplo:

  • Tuvo preeclampsia antes.
  • Está embarazada de más de un bebé.
  • Tiene alta presión arterial, diabetes, enfermedad renal o un trastorno autoinmune, como el lupus.

Las señales o síntomas de preeclampsia usualmente ocurren durante el embarazo, pero a veces ocurren en las primeras semanas después del parto. Llame a su profesional de inmediato si ocurren cualquiera de las siguientes:

  • Hinchazón en las manos y la cara , especialmente alrededor de los ojos (la hinchazón de los pies es más común al final del embarazo y probablemente no es un signo de preeclampsia )
  • Aumento de peso repentino (5 libras o más en una semana)
  • Dolores de cabeza fuertes (que no se le quita al tomar acetaminofén)
  • Visión borrosa, luces centelleantes, pérdida parcial o total de la vista
  • Náusea o vómitos, especialmente si son repentinos y luego de las 20 semanas de embarazo
  • Dificultad al respirar o jadeo
  • Dolor en la parte superior derecha del abdomen o el hombro, sensación de quemazón en la boca del estómago
  • Confusión o simplemente sentirse mal

Cuide la salud de su corazón, su futuro bebé se lo agradecerá

2 de febrero, 2018 por Juviza

Febrero es el Mes Nacional del Corazón, una excelente oportunidad para crear conciencia sobre este importante tema para la mujer. Hay diferentes condiciones que pueden afectar el corazón. Algunas son congénitas, esto significa que están presente desde el nacimiento. Pero otras enfermedades del corazón se desarrollan más adelante en la vida.

Todas las mujeres deben asegurarse que su corazón está sano, especialmente si planifican un embarazo. Un chequeo médico antes del embarazo (llamado chequeo preconcepcional) y un buen cuidado prenatal, pueden ayudarle a tener un embarazo y bebé sano, aun si tiene un problema del corazón. Mire esta lista de recomendaciones:

  • Hable con su profesional de la salud ANTES de quedar embarazada. Toda mujer que planifica quedar embarazada debe hacerse un chequeo preconcepcional para asegurar que todo marcha bien con su salud. Si usted tiene una condición del corazón, hable con su profesional de la salud sobre sus inquietudes y sobre cómo debe cuidarse.
  • Pregunte a su profesional de la salud sobre los medicamentos que toma. Algunos medicamentos no son seguros durante el embarazo. Tal vez su profesional le recomiende otros medicamentos o modifique la dosis que toma. No deje de tomar su medicamento hasta primero hablar con su profesional.
  • Consulte con un asesor en genética si usted nació con un problema cardíaco. Un asesor puede ayudarle a entender si su condición se transmite por herencia.
  • Consulte con un especialista en embarazos de alto riesgo. Junto con su cardiólogo, deben conversar para evaluar y controlar riesgo en su embarazo.

No podemos hablar sobre la salud del corazón sin mencionar ciertos factores de riesgo. Como ejemplo, tener alta presión arterial (hipertensión), tener sobrepeso, el estrés, fumar, y usar drogas ilegales. Estos factores también aumentan el riesgo de que usted tenga complicaciones como preeclampsia o hipertensión gestacional. Ambas condiciones hacen que su corazón se esfuerce aún más y pueden causar serios problemas durante el embarazo. La preeclampsia aumenta el riesgo de tener un parto prematuro.

Qué puede hacer:

  • Controle su presión arterial.
  • No use sustancias dañinas o busque ayuda para dejar de fumar o dejar de usar drogas.
  • Mantenga un peso saludable, una alimentación sana y balanceada.
  • Haga algo activo todos los días.
  • Tenga una revisión anual que incluya un examen físico completo.

Si necesita ayuda u orientación adicional sobre este tema, puede escribirnos a preguntas@nacersano.org. Nuestras educadoras de salud están disponible para aclarar sus dudas.

Buenos hábitos que le ayudarán a tener un bebé sano

29 de agosto, 2016 por Azalia

dia de las madres

Toda mujer debe seguir hábitos sanos antes y durante el embarazo. Esto le ayudará a tener un bebé y embarazo sano.

Qué hábitos debe seguir antes de quedar embarazada para preparar su cuerpo:

  • Tome una multivitamina con ácido fólico todos los días: El ácido fólico es una vitamina B. Si las mujeres en edad fértil tomaran diariamente 400 microgramos de ácido fólico antes y durante las primeras etapas del embarazo podrían reducir el riesgo de que el bebé tuviera defectos del cerebro y la médula espinal, llamados defectos del tubo neural.
  • Peso sano: Si tiene un peso sano antes del embarazo, tiene menos probabilidades que las mujeres que tienen sobrepeso de sufrir complicaciones graves durante el embarazo, como presión arterial alta o diabetes. También hay menos probabilidades de que su bebé nazca prematuro o tenga defectos de nacimiento. Es menos probable que su bebé tenga problemas de peso más adelante en su vida.
  • Actividad física: Una rutina diaria de ejercicios o actividad física es una excelente forma de mantenerse sana. La actividad física regular puede reducir su riesgo de padecer enfermedades del corazón, ataque cerebral, alta presión arterial, cáncer de seno o colon, diabetes tipo 2, y otras condiciones de salud. Además la actividad física mejora el ánimo y puede ayudarle a controlar el estrés y hasta dejar el hábito de fumar.
  • Evite las sustancias peligrosas: No fume, beba alcohol, use drogas ilegales ni tome medicamentos recetados que no sean suyos. Manténgase alejada del humo de segunda mano. Todas estas cosas pueden causar daños en su bebé durante el embarazo. Dígale a su profesional de la salud si necesita ayuda para dejar un hábito.

Usted también debe hacerse un chequeo preconcepcional. Éste es una revisión médica que usted recibe antes del embarazo para asegurarse de que está en el mejor estado de salud cuando conciba. Hable con su doctor acerca de las vacunas que necesita, condiciones de salud que pueda tener, historial médico familiar, medicamentos que toma y de su salud dental. Mientras más sana esté antes de concebir, mayor será la probabilidad de tener un embarazo y un bebé sanos.

La historia de Lisa y la preeclampsia

16 de mayo, 2016 por Azalia

Lisa - Preeclampsia blog post 2016

El mes de mayo se dedica a concienciar sobre la preeclampsia. La preeclampsia es una seria complicación que afecta a muchas mujeres en el embarazo y hasta aún después del parto. Lisa nos cuenta su historia y cómo sobrevivió la preeclampsia.

“Haber tenido preeclampsia en un solo embarazo no fue suficiente, ¡tuve preeclampsia en ambos embarazos! Por ser una enfermera de obstetra, tenía la suerte de conocer los signos y síntomas de la preeclampsia y cómo conseguir ayuda. La preeclampsia es responsable de hasta 1 de cada 5 partos prematuros. Por suerte, yo ya tenía 36 semanas de embarazo, las dos veces que me afectó la preeclampsia. Esto significa que mis bebés tuvieron menos riesgos por nacer prematuramente casi a término. Pero la experiencia de la preeclampsia y los desafíos consiguientes fueron inesperados y abrumadores.

Yo sé que la preeclampsia no es rara, y es potencialmente mortal. Pero nunca pensé que me iba a pasar a mí. Cuando sucedió, no fue una gran sorpresa pero fue físicamente y emocionalmente devastador.

Comparto mi historia con otras mujeres ahora porque es algo que puede sucederle a cualquiera de nosotros. Una crisis médica puede ocurrir desprevenida e inesperadamente, y perdemos el control. Quiero que todas las mujeres conozcan los signos y síntomas de la preeclampsia, para que puedan tener esta conversación con su médico y ser supervisadas adecuadamente.

Durante mis dos embarazos, mi presión arterial se elevó. Esto resultó en un parto inducido y mis bebés nacieron 4 semanas antes de tiempo. Después de mi primer parto, lamenté no haber tenido la oportunidad de tener un primer embarazo saludable y alegre, y tuve que tomar la medicina de la presión arterial durante 6 semanas.

Con mi segundo bebé, la preeclampsia creó complicaciones potencialmente mortales. Por mi historial de preeclampsia, fui supervisada de cerca, desde el principio de mi embarazo. Ya al final del embarazo me sentía segura en mi casa, solamente me faltaban unas semanas para el parto. Pero de nuevo, a las 36 semanas y sin aviso, mi presión arterial aumentó. Mi bebé nació ese día – el médico no quería tomar ningún riesgo.

Todo estaba bien hasta el día que me suponía salir del hospital. Yo siempre había escuchado que el parto es la cura para la preeclampsia. Pero comencé a tener un fuerte dolor de cabeza, y se determinó que tenía síndrome de encefalopatía posterior reversible (PRES, por sus siglas en inglés) – pérdida de líquido en el cerebro que es causado por hipertensión severa de la preeclampsia, y resultó en convulsiones tónico-clónicas.

Fui admitida a la UCI y pasé los siguientes 9 días en el hospital. Mis colegas y esposo fueron testigos del ataque. Luego de la crisis todos me dijeron cuán preocupados estaban al no saber lo que iba a pasar conmigo.

La secuela fue una montaña rusa emocional. Tenía mucho miedo y gran ansiedad. Estaba triste y lloraba mucho, especialmente esos primeros días con mi bebé. Me sentía nostálgica, tenía ataques de pánico, y no era capaz de sostener a mi hijo o ducharme sin supervisión, en caso que tuviese otra convulsión. No pude conducir durante 6 meses. Como profesional de la salud, no podía creer que esto me había sucedido. ¡Fue un tiempo muy aterrador! Ahora, por fin, 7 meses después del parto, he tenido una recuperación casi completa.

Mi mensaje a las mujeres es que deben educarse y conocer los signos y síntomas de la preeclampsia:

  • Altos niveles de proteína en la orina
  • Cambios en la visión; visión borrosa; ver manchas
  • Dolores de cabeza severos
  • Aumento de la hinchazón de los tobillos, manos y pies
  • Aumento de peso de más de 5 libras en una semana
  • Dificultad al respirar, falta de aliento o jadeo
  • Náuseas después de la mitad del embarazo

Y esto es lo que pueden hacer para reducir su riesgo de desarrollar preeclampsia:

  • Acudir a todas sus citas prenatales
  • Hablar con su médico acerca de su riesgo de preeclampsia
  • Medir su presión arterial y su peso regularmente y ponerse en contacto con su médico inmediatamente si el peso y la presión aumentan repentinamente
  • Conocer el historial médico familiar, especialmente de embarazos, presión arterial alta y de enfermedades del corazón
  • Comer bien, hacer ejercicio regularmente y mantener un peso saludable

Por desgracia, no sabemos cómo evitar la preeclampsia, pero estar conscientes de los síntomas, tener una buena relación y comunicación con su equipo de atención médica, y conocer su cuerpo, pueden ayudar a detectar la preeclampsia temprano, lo que puede ayudar a salvar la vida de las madres y los bebés. Las mamás también deben saber que la preeclampsia es un factor de riesgo para desarrollar enfermedades del corazón dentro de 5 a 15 años después de la preeclampsia, y que las mujeres afroamericanas e hispanas tienen un riesgo mayor de desarrollar preeclampsia. Asegúrese de informar a su médico si usted tiene este factor de riesgo. Además, para controlar su salud cardíaca, le deben hacer revisiones en los años después de haber tenido preeclampsia. Para obtener más información sobre la preeclampsia visite www.preeclampsia.org/es.”

 

¿Cuál es la diferencia entre alta presión arterial y preeclampsia?

2 de mayo, 2016 por Azalia

nurse measuring blood pressure

La alta presión arterial, también conocida como hipertensión, es una condición en la cual la presión que ejerce su sangre en sus venas es muy alta. La alta presión arterial puede causar complicaciones en el embarazo. Principalmente hay dos tipos, la alta presión crónica (ocurre antes y durante el embarazo) y la alta presión gestacional (ocurre en el embarazo y casi siempre desaparece después del parto).

La preeclampsia es una condición en la cual la mujer tiene alta presión arterial, pero también tiene proteínas en la orina. Aunque ambas condiciones presentan alta presión arterial, la preeclampsia es un tipo de alta presión más seria porque la presencia de proteínas en la orina indica que ciertos órganos del cuerpo están teniendo problemas que pueden volverse graves.

Alta presión antes del embarazo

Si usted tiene alta presión arterial antes de quedar embarazada es muy importante que controle su condición. Esto quiere decir tener un peso sano y que toma su medicamento para controlar su condición tal y como es indicado. Debes revisar que el medicamento que toma es compatible con un embarazo, antes de que quede embarazada. Algunas medicinas para la alta presión arterial no son compatibles con el embarazo. Si usted tiene sobrepeso lograr un peso sano antes del embarazo puede ayudarle muchísimo a evitar complicaciones relacionadas a la alta presión arterial, entre otras.

Alta presión gestacional

Algunas mujeres desarrollan alta presión alteridad durante el embarazo. A esto se le conoce alta presión arterial gestacional. Usualmente ocurre luego de que la mujer tiene 20 semanas de embarazo. Cuando esto ocurre deben de hacerle una evaluación para determinar si es necesario que utilice medicinas para controlar la presión. La alta presión gestacional suele desaparecer luego del parto. Pero es posible que esto aumente su riesgo de padecer alta presión arterial en el futuro.

Preeclampsia

La preeclampsia es una condición seria que se caracteriza por alta presión arterial y presencia de proteínas en la orina. Las mujeres que tienen alta presión arterial ya sea crónica o gestacional tienen mayor riesgo de padecer preeclampsia. Pero la preeclampsia puede ocurrirle a cualquier mujer, inclusive las que nunca han tenido alta presión arterial. La preeclampsia es muy peligrosa ya que puede hacer que tanto la madre como el bebé tengan complicaciones muy serias. Por ejemplo evita que el bebé reciba suficiente sangre y oxígeno, también puede dañar el hígado los riñones y el cerebro de la madre. La preeclampsia es una de las causas principales de parto prematuro. No se sabe exactamente lo que causa la preeclampsia pero si usted tiene alta presión arterial crónica o gestacional, debe hablar con su profesional de la salud acerca de las formas en las cuales usted puede ayudar a controlar sus riesgos y ayudar a evitar la preeclampsia.

La preeclampsia leve usualmente no muestra síntomas. Es a través de sus chequeos prenatales que su doctor pudiera detectar alta presión arterial o proteínas en la orina. Algunas mujeres tienen señales o síntomas que indican que tienen preeclampsia, debe estar alerta a ellas. Si ocurre cualquiera de ellas, hable de inmediato con su profesional de la salud.

Señales de preeclampsia:

  • Hinchazón en las manos y la cara , especialmente alrededor de los ojos (la hinchazón de los pies es más común al final del embarazo y probablemente no es un signo de preeclampsia )
  • Aumento de peso repentino (5 libras o más en una semana)
  • Dolores de cabeza fuertes (que no se le quita al tomar acetaminofén)
  • Visión borrosa, luces centelleantes, pérdida parcial o total de la vista
  • Náusea o vómitos, especialmente si son repentinos y luego de las 20 semanas de embarazo
  • Dificultad al respirar o jadeo
  • Dolor en la parte superior derecha del abdomen o el hombro, sensación de quemazón en la boca del estómago
  • Confusión o simplemente sentirse mal

Qué es el síndrome HELLP y sus riesgos

14 de agosto, 2015 por Azalia

16445430.thb

Si usted tiene alta presión arterial, incluyendo preeclampsia o eclampsia, puede presentar una condición llamada síndrome HELLP. A veces los síntomas de HELLP son la primera señal de preeclampsia.

El HELLP afecta la sangre y el hígado. Sus glóbulos rojos, los que transportan oxígeno de los pulmones al resto del cuerpo, se descomponen. Usted puede sufrir de anemia. Su hígado no puede funcionar adecuadamente. Las plaquetas, las cuales ayudan a la coagulación de la sangre, bajan. Esto la pone a riesgo de un sangrado excesivo o de sufrir moretones fácilmente.

La mayoría de las veces los síntomas se presentan antes de las 37 semanas de embarazo. Pero a veces ocurren durante la semana después del parto. Si tiene algunos de esto síntomas llame a su profesional de la salud de inmediato o váyase a la sala de emergencia:

  • Vista nublada o borrosa
  • Fatiga o malestar
  • Aumento súbito e peso; hinchazón
  • Dolor de cabeza
  • Náuseas o vómitos que empeoran
  • Sangrado de la nariz u otro sangrado que no se detiene fácilmente
  • Convulsiones
  • Dolor en la parte superior del abdomen

Esta condición es un riego para un desprendimiento de la placenta. Durante o después del parto usted puede presentar estas complicaciones:

  • Hemorragia; usted puede necesitar una transfusión de sangre
  • Edema pulmonary: líquido en los pulmones
  • Falla de los riñones o del hígado

Si su profesional diagnostica el síndrome HELLP, podrá darle medicamentos para controlar la presión arterial y evitar las convulsiones. Casi siempre se debe inducir el parto para evitarles problemas a usted y a su bebé, quien puede nacer prematuro. A veces se necesita hacer una cesárea. Afortunadamente después del nacimiento del bebé, el HELLP se resuelve y desaparecen la mayoría de las complicaciones que esta condición causa.

No se conoce qué causa el síndrome de HELLP. Si lo tuvo en un embarazo anterior es posible que ocurra de nuevo. Lo mejor que puede hacer es prepararse para un nuevo embarazo, comenzar su cuidado prenatal cuanto antes y acudir a todos sus controles. Esto le permite a su profesional diagnosticar y tratar este problema.