Archivo de la categoría "Complicaciones y riesgos"

Síndrome de transfusión de gemelo a gemelo

15 de Diciembre, 2017 por Azalia

El síndrome de transfusión de gemelo a gemelo es una condición rara que afecta aproximadamente un 15% de los embarazos de gemelos idénticos. Los mellizos o gemelos fraternos no se afectan por este síndrome. El problema surge cuando los gemelos comparten la misma placenta y se forman conexiones sanguíneas anormales. Como resultado un bebé recibe mayor flujo sanguíneo que el otro bebé.

El bebé que recibe la mayor cantidad de flujo sanguíneo se dice que es el recipiente, y el bebé que recibe menos cantidad de flujo sanguíneo se dice que es el donante. Esto con lleva problemas para ambos bebés. El bebé que no recibe suficiente flujo sanguíneo (donante) no recibe la cantidad suficiente de nutrientes para desarrollarse de forma normal o inclusive para poder sobrevivir. Alguno de los problemas son la anemia, bajo peso, poca cantidad de líquido amniótico, entre otros. El bebé que recibe mayor cantidad de sangre puede tener problemas como presión arterial alta, ser demasiado grande, problemas cardíacos, entre otros.

Su proveedor de cuidados prenatales puede sospechar esta condición luego de hacer un ultrasonido, usualmente en el segundo trimestre del embarazo. Algunas cosas que pueden indicar este problema son las siguientes:

  • Una sola placenta
  • Diferencias marcadas en el tamaño de ambos bebés en el útero
  • Problemas con el líquido amniótico (un exceso o muy poca cantidad)
  • Sacos amniótico de diferente tamaño
  • Otros

Es probable que su proveedor de cuidados prenatales le recomiende hacer un ecocardiograma fetal, una amniocentesis y ultrasonidos semanales para evaluar la severidad de este síndrome. La mayoría de las veces los bebés se recuperan adecuadamente luego de tener esta condición. Hoy día existen avances médicos y tratamientos que pueden ayudar a mantener la salud de los bebés con este síndrome, inclusive mientras están en el útero.

Su proveedor de cuidados prenatales puede resolver sus inquietudes. Haga preguntas y pida que le explique de una forma clara lo que esto significa. También puede enviar sus preguntas a preguntas@nacersano.org  Nuestras educadoras en salud están disponibles y pueden ofrecer información sobre este tema. Esto puede darle tranquilidad y servirle de apoyo.

 

Hacerse la prueba del VIH ayuda a prevenir el contagio en los bebés

1 de Diciembre, 2017 por Azalia

La prueba del virus de la inmunodeficiencia adquirida (VIH) puede ayudar a evitar el contagio de esta infección a cientos de bebés cada año. Según lo explica Los Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC por sus siglas en inglés), aproximadamente 150 bebés se contagian de sus madres durante el embarazo y el nacimiento. Cuando la mujer embarazada se hace la prueba del VIH, esto permite tratar tempranamente a las madre con VIH. Las terapias de antirretrovirales han demostrado ser excelente evitando la transmisión del VIH de la madre al bebé, por ello la mejor forma de evitar la infección por VIH en estos infantes, es que las mujeres embarazadas se hagan la prueba del VIH.

La prueba de detección del VIH es un un análisis de sangre que se le puede hacer a la mujer como parte de su cuidado prenatal. La prueba sirve para saber si la persona se ha contagiado con el VIH. Un resultado positivo quiere decir que hay presencia del virus en la sangre.  El VIH causa el SIDA (síndrome de inmunodeficiencia adquirida). El SIDA es la fase más avanzada de la infección por el VIH.

De acuerdo a los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés), todas las mujeres deben hacerse la prueba del VIH antes de quedar embarazada. Su pareja también puede hacerse la prueba del VIH. También recomiendan hacerse otro análisis más adelante en el embarazo a las mujeres que viven en un área donde el VIH es común o si tiene riesgo de infectarse por el VIH, como tener relaciones sexuales sin protección o inyectarse drogas ilegales. Si no se hizo una prueba del VIH durante el embarazo, pida a su profesional de la salud que se la haga durante el parto con una prueba rápida. Las mujeres con VIH pueden conseguir tratamiento y ayudar a proteger a sus bebés contra la infección.

Cuando una mujer tiene el VIH en el embarazo se lo puede transmitir a su bebé. Los estudios muestran que se puede reducir la probabilidad de transmitirle el VIH a su bebé si tiene una cesárea, en vez de un parto vaginal, antes de que comience el parto y se rompa la fuente de agua. El Servicio de Salud Pública de EE.UU. y la Asociación Americana de Obstetras y Ginecólogos recomiendan que los profesionales ofrezcan a las mujeres con VIH una cesárea a las 38 semanas completas de embarazo.

El cuello uterino corto y el parto prematuro

15 de Noviembre, 2017 por Juviza

El cuello uterino (cérvix) es la abertura del útero en la parte más baja que se une a la vagina. Mide más o menos de 4 a 5 centímetros de largo. Sin embargo, algunas mujeres tienen el cuello uterino más corto de lo normal. Esto puede causar problemas durante el embarazo, como insuficiencia cervical y parto prematuro.

Es posible que descubran que el cuello uterino es corto durante un ultrasonido (ecografía) que se le hace como parte de su cuidado prenatal. Ya dicho, chequear si el cuello uterino es corto no es una prueba prenatal de rutina. Su profesional de la salud no le chequeará la longitud cervical a menos que:

Si su profesional cree que usted tiene el cuello uterino corto, puede chequeárselo con frecuencia mediante una ecografía vaginal. Las mujeres que tienen un cuello uterino más corto que el promedio y aquellas cuyo cuello uterino se acorta en exámenes subsiguientes, tienen un riesgo mayor de tener un parto prematuro. La probabilidad de riesgo es de 1 de cada 2 casos (50 por ciento).

Muchos factores pueden afectar la longitud del cuello uterino, incluyendo:

  • Tener un útero distendido (estirado o agrandado) en exceso.
  • Problemas causados por el sangrado durante el embarazo o inflamación (irritación) del útero.
  • Infección.
  • Insuficiencia cervical.

Si tiene el cuello uterino corto y está embarazada de un solo bebé, su profesional de la salud puede recomendarle tratamientos para ayudarla a permanecer embarazada más tiempo. Puede recomendar un cerclaje o progesterona vaginal. La progesterona puede ayudar a prevenir el parto prematuro solamente si tiene el cuello uterino corto y está embarazada de un solo bebé. Usted se la coloca en la vagina todos los días antes o a partir de las 24 semanas de embarazo y deja de usarlo justo antes de las 37 semanas.

Si usted tiene algunos de estos factores de riesgo, ha tenido sangrado durante el embarazo, o ha tenido señales de parto prematuro, hable con su profesional de la salud.

Cómo evitar complicaciones por influenza en el embarazo

6 de Noviembre, 2017 por Azalia

Las embarazadas deben cuidarse de no contagiarse con el virus de la influenza. Cuando una mujer embarazada se contagia con la influenza, tiene mayores probabilidades de tener problemas como parto prematuro y nacimiento prematuro que las mujeres que no se enferman. La mejor forma de evitar contagiarse con la influenza, es recibiendo la vacuna inyectable contra la influenza.

La influenza es un virus que transmite fácilmente de persona a persona. Usted se puede contagiar si alguien enfermo con influenza tose, estornuda o habla, cerca de usted. También si toca algo (como la manija de una puerta o un teléfono) que tiene el virus de la influenza y luego se toca la nariz, los ojos o la boca.

Peligros de la influenza en el embarazo

Las embarazadas con influenza tienen mayor riesgo de tener un parto o nacimiento prematuro (que sucede antes de las 37 semanas de embarazo) en comparación a las mujeres que no se enferman. La fiebre causada por la influenza podría estar relacionada a defectos de nacimiento, como los defectos del tubo neural, y otros problemas para su bebé. Los defectos del tubo neural son defectos de nacimiento del cerebro y la médula espinal.

Las complicaciones de salud causadas por la influenza, como la neumonía, pueden ser graves e incluso mortales, en especial si está embarazada. Por eso es mejor recibir la vacuna contra la influenza en forma de inyección cada temporada. Se la puede poner antes de quedar embarazada o durante el embarazo. Mientras más temprano en la temporada (octubre a mayo), más pronto tendrá protección.

La protección de la vacuna sólo dura una temporada, es decir alrededor de un año, por eso es importante vacunarse cada temporada. Su profesional de la salud puede aplicarle la vacuna. Muchas farmacias y lugares de trabajo también la ofrecen en los meses de otoño. Use el Mapa de salud buscador de vacunas (en inglés) para averiguar dónde puede recibir la vacuna contra la influenza.

Además de protegerla a usted de la influenza, la vacuna también podría ayudar a reducir su riesgo de que su bebé sea natimuerto (nacimiento sin vida). El nacimiento sin vida es cuando un bebé muere dentro de la matriz después de las 20 semanas de embarazo. Si usted está embarazada y no ha recibido la vacuna contra la influenza, hable con su profesional de la salud acerca de recibirla.

Su mejor protección contra la influenza y sus complicaciones es recibir la vacuna inyectable cada temporada.

Problemas dentales durante el embarazo

23 de Octubre, 2017 por Juviza

¿Sabía usted que los cambios del embarazo en su cuerpo pueden afectar sus encías y dientes? Durante el embarazo, el cuerpo de la mujer produce más sangre, la boca contiene más acido, y hay un aumento en los niveles hormonales. Esos cambios implican que es más probable que usted tenga algunos problemas de salud dental durante el embarazo que antes de quedar embarazada.

Entonces, ¿qué pasa si tiene un problema de salud dental como dolor de diente, diente flojos, o si le han brotado las muelas del juicio (muelas cordales)? Muchas mujeres creen que ir al dentista durante el embarazo no es seguro. Pero sí es seguro. Aunque lo ideal es ir al dentista antes del embarazo, como parte de su chequeo preconcepcional, durante el embarazo usted puede, y debe, ir al dentista. No debe ignorar sus síntomas. El siguiente guía ofrece información y puntos claves sobre la salud dental durante el embarazo que le pueden ser muy útiles:

  • Si surge un problema dental, es posible que el dentista le tome una radiografía (rayos X). Éstas pueden mostrar problemas, como caries, señales de placa debajo de las encías o pérdida del hueso en la boca, y son seguras durante el embarazo. Asegúrese de que su profesional la proteja con un delantal y protector de cuello de plomo. Eso ayuda a mantener su cuerpo y su bebé seguros.
  • El tipo de tratamiento dental que le den dependerá del problema que tenga y cuán avanzado está su embarazo. Es posible que su dentista evite tratar algunos problemas en el primer trimestre del embarazo porque es un momento importante en el crecimiento y desarrollo de su bebé.
  • También es posible que su dentista le sugiera esperar para hacerle ciertos tratamientos si tuvo un aborto espontáneo en el pasado o si corre mayor riesgo que otras mujeres de que esto le suceda.
  • Según el Congreso Americano de Obstetras y Ginecólogos (ACOG, por sus siglas en inglés), si necesita tratamiento inmediato (por ejemplo, si necesita un extracción de un diente, o tratar caries), es seguro hacerlo durante el embarazo. De no ser así, puede ponerla a riesgo de complicaciones.
  • No tome medicamentos sin receta o de venta libre sin primero consultar con su profesional de la salud. Ciertos medicamentos no son seguros durante el embarazo y pueden afectar la salud de su bebé.

Cuando se presentan problemas de salud dental, es importante recibir el cuidado adecuado. Sin embargo, para reducir su riesgo de  tener estos problemas, se recomienda hacerse chequeos dentales periódicos antes y durante el embarazo. Durante el chequeo, dígale al dentista que está embarazada y comuníquele cualquier preocupación que tenga.

 

El trastorno por déficit de atención e hiperactividad y el embarazo

20 de Octubre, 2017 por Azalia

El trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) es una condición se caracteriza por inatención, impulsividad e hiperactividad. No tan solo afecta a niños sino que algunos adultos y mujeres embarazadas también lo padecen. Algunos síntomas del TDAH, son la distracción, dificultad al concentrarse, no escuchar bien o no prestar atención a lo que le dicen, no poder encontrar cosas, entre otros. Aunque estos síntomas pueden ser muy comunes, cuando hay TDAH se afecta el trabajo, las relaciones con otras personas, la educación y otras áreas de la vida.

Hay ciertas cosas que usted puede hacer para ayudar a controlar estos síntomas:

Terapia cognitiva del comportamiento

La terapia cognitiva es aquella que ayuda a controlar los pensamientos y emociones que a su vez le lleva a ciertos comportamientos. Ofrece ayuda para cambiar ciertos comportamientos no deseados.  Éste tipo de terapia le puede ayudar a desarrollar una mejor manera de manejar su tiempo, de mantenerse organizada, planificar eventos, y completar tareas que usted tenga planificadas.

Consultorías por un coach

Un coach le puede ayudar a los adultos a manejar sus conductas en diferentes áreas de su vida. La meta es que usted reciba consejos y ayuda pero sin perder el sentido de responsabilidad. Una forma de lograr esto es usando un estilo en el cual usted debe contestar preguntas que le ayuden a lograr metas, de una forma realistas y específicas, también a desarrollar un plan de acción y decidir qué cosas le van a ayudar alcanzar sus metas.

No es muy común que durante el embarazo se utilicen medicamentos para el trastorno por déficit de atención e hiperactividad. Pero cada médico debe tomar esta decisión con su paciente, tomando en consideración los beneficios y los riesgos que presenta el medicamento para la mujer embarazada. Usted debe discutir este tema con su doctor y también puede comunicarse con Mother to Baby, una organización que le ofrece información en español acerca de la seguridad de los medicamentos durante el embarazo y la lactancia. Usted puede llamar al 1-866-626-6847 o enviar un mensaje de texto al 855-999-3525  o visitar el enlace adjunto para hablar con uno de sus especialistas.

 

Cómo protegerse contra las infecciones durante el embarazo

16 de Octubre, 2017 por Juviza

Las infecciones siempre son de cuidado, pero durante el embarazo ciertas infecciones pueden ser peligrosas para su salud y la salud de su bebé. Hay muchos tipos de infecciones. Algunas son causadas por bacterias (infecciones bacterianas) y otras son causadas por un virus (infecciones virales). Muchas veces no hay síntomas, y quizás ni sepa que tiene una infección. Sin embargo, hay varias cosas que usted puede hacer para proteger su salud y la de su bebé y reducir su riesgo.

A continuación le proveemos recomendaciones y sugerencias:

Vacúnese. Se recomienda que toda mujer embarazada se aplique la vacuna de la influenza y la vacuna del TDap. Las vacunas que se le dan durante el embarazo protegen a su bebé hasta que él pueda recibir sus propias vacunas. Si está planeando un embarazo, pregunte al profesional de la salud si necesita vacunas (como la del MMR o varicela) o refuerzos.

No comparta comida, utensilios, u otros objetos personales como cepillos de dientes. Estas precauciones la protegen del citomegalovirus, un virus común en los niños (en la saliva y la orina) y aunque no es peligroso para los niños, es muy peligroso para su bebé.

Lávese las manos con agua y jabón frecuentemente y asegúrese que sus alimentos estén bien lavados y cocinados. Hacer esto la puede proteger contra la toxoplasmosis, una infección causada por un parásito. Comer carne cruda o poco cocida, comer frutas y vegetales no lavados, o tocar los excrementos de los gatos son algunas cosas que pueden ponerla a riesgo de contraer esta enfermedad. Las carnes, pescado y huevos crudos pueden contener gérmenes que pueden causar intoxicación, como la infección por salmonela. Cocine sus alimentos por completo. Si tiene un gato, evite cambiar la arena en la caja. Si necesita hacerlo, use guantes y lávese bien las manos después.

Evite contagiarse en el embarazo de infecciones que otras personas pueden tener. Esto incluye infecciones de transmisión sexual o enfermedades contagiosas como la rubéola o varicela.

Hágase la prueba del estreptococo grupo B. Esto es una bacteria común en el tracto genital de algunas mujeres. Cerca del parto le deben hacer una prueba para saber si la tiene o no y saber cómo proteger al bebé durante el parto.

Protéjase contra el virus del Zika. Si usted está embarazada o intentando quedar embarazada, no viaje a áreas afectadas por Zika. Si usted viaja, hable con su profesional de la salud sobre cómo protegerse del Zika. Esto incluye evitar las picaduras de mosquitos y usar un método anticonceptivo de barrera (como un condón o un protector para la boca) si tiene sexo. La infección por Zika durante el embarazo causa un defecto de nacimiento llamado microcefalia y otros problemas del cerebro. También podría estar relacionado a otros problemas serios para un bebé.

Tomar estas medidas de precaución puede ayudarle a mantener un embarazo sano. Si tiene alguna preocupación sobre esto, hable con su profesional de la salud durante su visita de control prenatal.

 

 

Mes de la Herencia Hispana y nuestra salud

11 de Octubre, 2017 por Juviza

El Mes de la Herencia Hispana se celebra empezando desde el 15 de septiembre, hasta el 15 de octubre. Durante este tiempo celebramos no solamente la cultura, pero también los logros y las contribuciones de los hispanos y latinos a los Estados Unidos.

Segun la Oficina del Censo de los Estados Unidos, hay aproximadamente 57.5 millones de hispanos en los Estados Unidos– más o menos 18% de la población total del país. Esta cifra nos identifica como el grupo minoritario racial/étnico más grande en el país. A pesar de este maravilloso crecimiento, hay preocupación por el estado de salud de hispanos/latinos. Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) los hispanos tenemos mayor riesgo de tener diabetes. Esta es una enfermedad que afecta el azúcar en la sangre. Con el tiempo la diabetes puede causar problemas graves y hasta la muerte, si no está controlada.

Muchas cosas pueden aumentar el riesgo de la diabetes (se conocen como factores de riesgos). Algunos factores no se pueden controlar, como historial médico familiar. Pero otros factores, como la alimentación y la actividad física, sí se pueden controlar. Hay varias cosas que podemos hacer para reducir el riesgo de esta enfermedad, vivir una vida sana, y celebrar nuestra cultura día a día. Por ejemplo:

  • Hacerse un chequeo médico todos los años es la clave para la prevención. Hable con su profesional de la salud si alguien en su familia tiene diabetes (por ejemplo, sus abuelos, padres, o hermanos). Pregúntele sobre sus factores de riesgo y pídale que le haga una prueba de diabetes.
  • Cocine sus comidas favoritas de forma saludable. Use vegetales y hierbas para sazonar su comida. Los pimientos, la cebolla, el ajo, y el cilantro son algunos de los ingredientes básicos y comunes de la cocina latina. Éstos le dan un sabor muy rico a cualquier comida, y puede ayudarle a cocinar con menos sal. En vez de postres o galletas, coma fruta fresca.
  • No necesita ser miembro de un gimnasio para ser activa. Usted puede hacer cosas en su casa o comunidad. Por ejemplo, bailar es una actividad que le ayuda a mantenerse físicamente activa. Puede organizar actividades con otras personas que disfruten bailar, o puede bailar en su casa con sus niños, sola, o con su pareja.
  • Evite el cigarrillo, y el humo de los fumadores. No permita que fumen en su auto o en el hogar. Tenga cuidado con la cantidad de alcohol que consume o evítelo por completo. Esto puede causarle problemas de salud serios y causar complicaciones si ya tiene diabetes.

Si usted y su pareja desean tener un bebé, estas recomendaciones le podrían ser bastante útiles. La diabetes antes del embarazo es algo que puede hacerle más difícil quedar embarazada; afecta al hombre tanto como a la mujer. Durante el embarazo, la diabetes puede causar complicaciones como nacimiento prematuro. Por eso es importante que piense en la salud de su futuro bebé antes de concebir. Una de las formas de ayudarle a nacer sano es asegurar que usted y su pareja estén sanos.

Si tiene preguntas sobre estos temas, escríbanos a preguntas@nacersano.org. Tenemos educadoras de salud que son bilingües, disponibles para orientarle y proveerle información y consejos que puede discutir con su profesional en detalle.

La depresión durante el embarazo

6 de Octubre, 2017 por Juviza

Prepararse para ser mamá puede hacerla sentir muchas diferentes emociones. Durante el embarazo puede sentirse feliz, emocionada, triste, y ansiosa todo al mismo tiempo. Por igual, los malestares del embarazo (como cansancio, nauseas, y problemas para dormir), pueden tener un impacto fuerte en su estado de ánimo. Sin embargo, si usted nota que estas emociones son fuertes y han causado cambios en su vida diaria, pudiera tener depresión.

Estos son los puntos principales que debe saber sobre la depresión durante el embarazo:

  • La depresión no es tan sólo sentirse abatida o triste durante unos pocos días. Puede tener depresión si tiene uno o más de los siguientes síntomas por más de dos semanas: sentirse triste o sin esperanzas, llorar mucho, sentirse culpable, cambios en su apetito, tener poca energía, o perder interés en las cosas que normalmente le gustan hacer.
  • Hay muchos tipos tratamientos que pueden ayudarle a sentirse mejor y que son seguros para usted y su bebé durante el embarazo. La depresión puede tratarse de varias maneras incluyendo, terapia, grupos de apoyo, y medicamentos. Un equipo de profesionales pueden trabajar juntos para asegurarse de que usted y su bebé reciban la mejor atención.
  • No tratar la depresión durante el embarazo puede poner la salud de su bebé en riesgo. Si está embarazada y tiene depresión que no se está tratando, corre más riesgo de tener complicaciones como nacimiento prematuro o un bebé de bajo peso al nacer.
  • Algunos factores la hacen más propensa que otras personas a tener depresión. Los factores de riesgo incluyen, haber tenido depresión grave en el pasado, historial familiar de depresión o enfermedades mentales, o si fuma, bebe alcohol o usa drogas ilegales.
  • Si le preocupa que está pensando en hacerse daño a sí misma, llame al servicio de emergencias al 911.

La depresión durante el embarazo la pone a mayor riesgo de tener depresión posparto. Esto es depresión que se presenta después del embarazo y puede resultarle difícil cuidar a su bebé. Sin embargo, el tratamiento para la depresión durante el embarazo puede ayudar a prevenir esos problemas. Hable con su profesional sobre sus síntomas o si tiene dudas o preocupaciones sobre su estado de ánimo durante el embarazo.

La anemia y el embarazo

25 de Septiembre, 2017 por Juviza

Si siente fatiga, debilidad, mareo, dolor de cabeza, o si ha notado que se ve pálida y siente frio en las manos o pies, es importante que hable con su profesional de la salud. Estos síntomas pueden obedecer a una falta de hierro. No tener suficiente hierro en la sangre es la causa más común de la anemia.

Aunque hay algunas condiciones que producen anemia, la principal causa de esta condición es no consumir suficiente hierro. El cuerpo necesita hierro para producir hemoglobina, una proteína que le da a su sangre el color rojo. La hemoglobina es la que transporta el oxígeno de sus pulmones al resto de su organismo. Durante el embarazo se necesita tener suficiente hemoglobina para transportar oxígeno de su organismo a su bebé. Aunque la anemia es común en las embarazadas, debe ser controlada cuidadosamente. Esto es porque la anemia se ha vinculado con un mayor riesgo de un nacimiento prematuro y bajo peso al nacer.

Si usted sospecha tener anemia, o le han dicho que tiene anemia, hay ciertas cosas que usted puede hacer. Por ejemplo:

Coma alimentos que contengan hierro. Estos  incluyen carnes rojas, aves (carne oscura), pescados y mariscos. Los cereales, pasta y panes enriquecidos, los granos integrales y la espinaca, brócoli, y verduras de hojas verdes también son ricos en hierro. Los frijoles, garbanzos y lentejas también contienen este mineral importante.

Consuma alimentos que contienen vitamina C. Estos incluyen el jugo de naranja y toronja, los tomates y las fresas. Éstos pueden aumentar la cantidad de hierro que su cuerpo absorbe.

Cuidado con ciertos alimentos. Hay algunos alimentos que son ricos en hierro pero con los cuales se debe tener cuidado durante el embarazo. Uno de ellos es el hígado, el cual puede hacer que usted consuma demasiada vitamina A. Los mariscos también son ricos en hierro pero los debe evitar si están crudos o poco cocidos.

Tome su vitamina prenatal a diario. La cantidad de hierro que necesita ingerir en su alimentación diaria casi se duplica, de 18 miligramos a 27 miligramos en el embarazo. Es difícil lograr consumir esta cantidad de hierro solo con su alimentación. Pero la mayoría de las vitaminas prenatales tienen esa cantidad.

Hable con su profesional de la salud sobre suplementos de hierro. Si le dice que necesita un suplemento, asegúrese de estar al tanto de ciertos cambios, ya que algunos suplementos pueden producir acidez, estreñimiento o náuseas. Si esto le ocurre, tómese la pastilla con las comidas. Evite tomársela a la hora de dormir. Combata el estreñimiento tomando más agua. Consuma alimentos de grano integral, cereales para el desayuno, frutas y verduras.

Es probable que su doctor le haga una prueba para la anemia durante su primera visita prenatal y luego entre la semanas 24 a 28. Hable con su profesional si tiene alguna duda o preocupación sobre su salud o la de su bebé.